La carrera de la rata

Por
0
774
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
La-carrera-de-la-rata_Lauzier_Grijalbo_portada

Edición original: La course du rat (Dargaud, 1978).
Edición nacional/ España: La carrera de la rata (Grijalbo, 1985).
Guión y Dibujo: Gerard Lauzier.
Color: Sin acreditar.
Formato: Tomo rústica 64 págs.
Precio:.

 

A principios de año, a propósito de Las cosas de la vida, recuperada íntegramente en un volumen por Fulgencio Pimentel, apuntamos el carácter aventurero del francés Gerard Lauzier -conocido simplemente como Lauzier en los terrenos de la historieta-, su mirada iconoclasta y sus intereses diversos, repartidos entre el cine, la literatura y el cómic. Indicamos, también, que Lauzier siempre tira con bala, a izquierda y a derecha, a hombres y a mujeres, y que sus criaturas, amargados ciudadanos corrientes y molientes, llenos de frustraciones y contradicciones, son un espejo cruel de nuestras imperfecciones y deseos. Y aquí estamos de nuevo. El protagonista de La carrera de la rata, Jerome Ozendron, publicista que ha aparcado sus aspiraciones juveniles de consagrarse a la literatura por la falsa seguridad de la vida moderna (empleo, familia, hijos), es decir: más o menos cualquiera de nosotros, encuentra en una fiesta a su viejo amigo Christian, actor de vida bohemia que le hará replantearse muchas cosas. No esperen una oda a la realización personal según las almibaradas fórmulas del Sueño Americano, pues la mordacidad –no está de más insistir- es la marca de fábrica del señor Lauzier.

Lo más desconcertante y abrumador del talento de Lauzier es la vigencia de sus retratos de la clase media occidental, veraces hasta en sus mínimos patrones, hundiendo sus largas uñas en la mediocridad insatisfecha de una sociedad atrapada, de unos ciudadanos que se sienten cobayas de los poderosos y se rodean de excusas y traiciones para seguir adelante con unas migajas de dignidad. En Francia La carrera de la rata fue publicada en álbum en 1978. Entristece comprobar que nada ha cambiado, ni siquiera las burdas hipocresías con que enmascaramos nuestros fracasos, que Lauzier desgrana con cómica frialdad rayana en el sadismo.

La implacable reflexión de Lauzier, a menudo incómoda pero siempre divertida, se ceba en los aspectos más pueriles de la burguesía urbana, con sus infidelidades congénitas, su afán de notoriedad (especialmente lacerante su visión del mundo del cine) y su palabrería sobre altos ideales que esconden satisfacciones vulgares. Alrededor del éxito social, baremado en el dinero y el sexo, bailan unos personajes crispados, cuyos rictus faciales parecen congelados en el desdén o la ira.

La-carrera-de-la-rata_Lauzier_Grijalbo_p017 bis definitiva

El discurso de Lauzier rehúye los convencionalismos del cómic para instaurar los suyos propios: elementos visuales muy sencillos tanto en el dibujo (esquemático, con poca variedad fisonómica y gestual) como en la gramática (abundancia de planos medios), y complejidad en los textos, con andanadas de réplicas agudas y largas peroratas como huella personal. También llaman la atención las elipsis temporales, sin transiciones remarcadas, deducibles únicamente por la nueva contextualización. Las acciones se suceden sin descanso, con un vago atropello que rezuma desesperación y futilidad.

Gran éxito en su momento, La carrera de la rata franqueó las barreras del cómic y obtuvo adaptación cinematográfica (Je vais craquer, dirigida en 1979 por François Leterier) y teatral (Cacao, a cargo de Dagoll Dagom en 2000). No obstante, lleva ausente de nuestras librerías desde su publicación en 1985 por Grijalbo en el nº5 de su colección dedicada al autor.

  Edición original: La course du rat (Dargaud, 1978). Edición nacional/ España: La carrera de la rata (Grijalbo, 1985). Guión y Dibujo: Gerard Lauzier. Color: Sin acreditar. Formato: Tomo rústica 64 págs. Precio:.   A principios de año, a propósito de Las cosas de la vida, recuperada íntegramente en un…
Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 9

8.7

Vosotros puntuáis: 7.9 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorSpider-Man y Batman: mentes desordenadas
Artículo siguienteGanadores concurso Spiderman La historia jamás contada
Nací siendo muy pequeño en Galicia y luego en Madrid fui creciendo hasta una complexión ordinaria. Entretanto, mi mente se volvió una turbulencia de Shakespeare, Lennon, Tarkovski o Superman que me ha llevado por extraños derroteros, incluyendo el periodismo económico y la presentación de actos en el Ritz. Cumplido el tercer año en Zona Negativa, aún sigo sorprendiéndome del cariño y la afición de mis lectores, la verdadera razón de ser de todo esto.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz