Ivar, Timewalker: Cambiando la historia

Reseña del segundo tomo de Ivar, Timewalker dedicado al mayor de los hermanos Anni-Padda por Fred Van Lente y Francis Portela.

Por
1
853
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Ivar, Timewalker #5-8 USA
Edición nacional/ España: Medusa Cómics
Guión: Fred Van Lente
Dibujo: Francis Portela
Color: Andrew Dalhouse
Formato: Libro rústica, 112 págs.
Precio: 12’95€

 

Por fin ha llegado a las librerías el segundo tomo de Ivar, Timewalker, vale, es cierto que la espera no ha sido muy larga especialmente si la comparamos con lo que suelen tardar en publicarse algunos tomos, pero el primero dejo la serie en un lugar tan alto que hasta un solo día se hace largo. La historia del mayor de los hermanos Anni-Padda había quedado en un punto muy interesante y había demostrado una gran calidad ya solo con los cuatro primeros números, que en realidad solo suponían su introducción, donde los autores nos presentaban una particular versión del viaje en el tiempo made in Valiant con más mentiras que verdades e introduciendo a la científica Neela Sethi como la descubridora de la forma para viajar entre las distintas épocas pero también como la antagonista de la historia en su versión futura. Si la presentación fue curiosa ahora nos toca el nudo.

El tomo presentado por Medusa Cómics contiene los números 5 al 8 de la colección y en este caso supone una mejora considerable en el apartado gráfico pues, aunque el guión del primer tomo era muy bueno, el dibujo de Clayton Henry no era nada del otro mundo mientras que aquí tenemos a Francis Portella al que veníamos viendo en Generation Zero y seguiremos contando con él en la actual serie de Faith. Portella tiene un toque muy especial que se ve reflejado en la enorme expresividad de las caras de los personajes, pero además en este tomo hace notar que la ciencia-ficción, las construcciones espaciales y los seres extraños se le dan igual de bien. La química que se desprende de la unión de dibujante y guionista favorece mucho a la narración de este cómic.

Por su parte, Fred Van Lente continúa con los parámetros marcados en el anterior tomo, sigue con ese tono humorístico que oculta algo un poco más profundo, sin pasarse, que al final estamos hablando de una aventura cuya principal finalidad es la de divertir y entretener al lector, pero avanza un poco más en el tema de esa cosa a medio camino entre el romance y el cariño que Neela e Ivar parecían mantener en los cuatro primeros números.

El escritor sabe lo que hace y da al público lo que veníamos demandando desde hace tiempo, es decir, reúne a los hermanos en una misma aventura y entre ellos no se llevan precisamente bien, cosa que ya era de imaginar dadas sus distintas personalidades. Ivar empieza reclutando al guerrero eterno, al defensor de la Tierra y su hermano menor Gilad, solo que no es el mismo que conocemos en la actualidad del universo Valiant sino una versión de un futuro muy remoto, que a la par es donde suceden los acontecimientos que aquí se narran. Es un futuro distópico en el que la Tierra está a punto de caer, donde hay seres que nada tienen que ver con sus pobladores actuales y para convencer a Gilad nuestro protagonista tendrá que realizar alguna misión con él, una misión que ayuda más a un grupo de personas que al futuro del planeta, ya que futuro, lo que se dice futuro, no es que le quede mucho.

Aram, nombre real de Armstrong de la serie Archer & Armstrong, es el siguiente en entrar en acción e Ivar sabe como hacer que le ayude, con una visita al bar vale. El tono de humor que le pone Fred Van Lente es el punto fuerte de estas páginas donde los hermanos ayudan a Ivar bajo la petición de que el otro no esté, ni Aram quiere ver a Gilad ni Gilad a Aram, ni que decir tiene que el autor sigue la línea del anterior tomo donde todos nos creímos lo que nos dice Ivar hasta que nos damos cuenta que es un mentiroso. Y es que en Ivar, Timewalker no se presentan héroes sino personajes, no hay ningún prototipo de la buena moralidad sino un montón de grises aunque no podemos evitar que la actuación de los tres hermanos nos encante.

El Ivar mentiroso se complementa con una Neela Sethi futura con mucho rencor y la misma manera de utilizar a las personas con sus propias intenciones solo que estas parecen bastante más oscuras que las del protagonista, por ahora, que con Ivar nunca se sabe. Los autores construyen aquí una buena villana que no destapará su verdadera cara hasta el final, aunque se va viendo poco a poco que hay mucho tema personal y que es esto lo que la lleva a pasar de la buena científica de la actualidad a ese ser medio mujer medio máquina que trastea con el tiempo a su antojo.

El planteamiento de la historia como bucles dentro de bucles temporales que no se paran de repetir (bonita forma la de enlazar el principio con la historia de Gilad) le da un tono bastante original a la vez que logra que el tiempo sea precisamente la principal temática de la historia siguiendo con lo descrito en el anterior tomo, pero aquí, al llevarnos a un futuro deprimido, no solo de la Tierra sino usando la idea de “fin del tiempo”, y situando la acción en el espacio el componente de ciencia-ficción aumenta con naves espaciales, armas modernas, seres basados en tecnologías futuras y alguna que otra invitada sorpresa del pasado. Un derroche de imaginación.

Falta solo un tomo para la conclusión de esta serie limitada compuesta por doce números en su país de origen y Fred Van Lente nos deja con un cliffhanger final que nos hará mordernos las uñas durante los próximos meses, esperemos que Medusa Cómics no tarde mucho en darnos la esperada meta a la que los autores han llegado, aunque, como decía en la introducción, más de un día ya es mucho.

Ivar, Timewalker es una serie que no defrauda en ningún aspecto, no se qué será del personajes pero visto lo visto yo me apunto a más series con él como protagonista y con Van Lente como guionista. En parte es una pena el baile de dibujantes que, por suerte, respeta los cambios en cada tramo marcado por los cuatro números de turno, pero tras Portela nos toca a Pere Pérez el cual es bienvenido con sonrisa de oreja a oreja para contarnos ese “Ending history”. También cambiamos de portadista de Raúl Allén a Kano. ¿Pasado presente y futuro? Tranquilo Ivar, aquí todo está bien.

  Edición original: Ivar, Timewalker #5-8 USA Edición nacional/ España: Medusa Cómics Guión: Fred Van Lente Dibujo: Francis Portela Color: Andrew Dalhouse Formato: Libro rústica, 112 págs. Precio: 12'95€   Por fin ha llegado a las librerías el segundo tomo de Ivar, Timewalker, vale, es cierto que la espera no…

Ivar, Timewalker: Cambiando la historia

Guión - 9
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.8

Notable

Lo que fue, lo que es y lo que será se merece una notaza sin dudarlo.

Vosotros puntuáis: 7.76 ( 2 votos)
Compartir
Artículo anteriorTebori 1-3
Artículo siguienteThor de Jason Aaron: dioses y martillos

Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo… no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.

Leave a Reply

1 Comentario en "Ivar, Timewalker: Cambiando la historia"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
JoeBarbaro

Totalmente de acuerdo. Encandilado estoy con este carismático Ivar. Muy buen tomo y continuación del primero. Tal vez para mi gusto algo por debajo de este, debido a lo mejor a la cantidad de viajes temporales que se precian en el primero y escenarios diversos que se pierden entre comillas en el segundo. Serie muy muy buena y a seguir. Deseando que publiquen el siguiente tomo.

wpDiscuz