Hal Jordan y los Green Lantern Corps #6-8 (Renacimiento)

¿Esta Hal Jordan muerto? Venditti gana en confianza y comienza a desligarse de la sombra de Johns. ¿Será capaz Venditti de dar el empujón argumental que necesita la serie?

Por
8
1112
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:Hal Jordan and The Green Lantern Corps núm. 8-13 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Robert Venditti.
Dibujo:Ethan Van Sciver, V Ken Marion, Ed Benes, , Rafa Sandoval.
Entintado: Paul Neary, Jordi Tarragona.
Color:Jason Wright, Tomeu Morey.
Formato: Grapa, 48 págs.
Precio: 3,25 euros.

 

Ser un Green Lantern no es ser un superhéroe. Ser un Green Lantern es formar parte de una institución. Portar el anillo es mucho más que ser elegido para ello. Ser un Lantern es una actitud, una forma de ser y de entender el servicio a los demás. Te puede caer un rayo, pulverizar una bomba atómica, beber un líquido, herencia genética, entrenarte hasta alcanzar la perfección física y mental, obtener algún objeto mágico, ser una diosa o un alienígena, pero sea lo que sea que te pase es algo supeditado al azar, una elección propia, un juramento, la ciencia, lo místico, lo divino… cualquiera de estas cosas puede darte poderes y puede hacer que seas un superhéroe, pero llevar un anillo de los Green Lantern no tiene nada que ver con todo lo anterior. Para llevar un anillo hay que ser especial, poseer unas cualidades muy concretas que hacen que puedas ser digno de cerrar el puño y recitar el juramento de los Green Lantern. Y eso es algo que no debemos olvidar cuando encaramos la lectura de esta serie.

Tras la reseña del primer arco argumental de la serie toca centrar nuestra atención en el siguiente y ver si Venditti logra encarar la serie hacia un rumbo más libre, sintiéndose más cómodo con lo que nos cuenta, alejándose de la sombra de Johns.

En estos números Venditti desarrolla un trabajo más personal, con voz propia y todo ello sin alejarse de los conceptos ya implantados dentro de la franquicia como es la presencia de otros anillos del espectro emocional. Ya no se trata de seguir la estela de Johns a rebufo, sino de jugar con todo el potencial de la franquicia y ponerlo a trabajar por y para la historia.

En el anterior arco argumental Hal y Sinestro se enfrentaron en el que podría ser su gran batalla con funesto resultado para ambos. Mientras tanto los Corps, liderados por John Stewart, hacen frente a una llamada de auxilio del planeta Xundar, el planeta del difunto Tomar Re. Todos responden de forma unísona y acuden a su rescate para caer en la trampa tejida por Brainiac, que los captura para llevárselos a alguien a quien denomina El Coleccionista. ¿Quién puede ser esta figura en las sombras que trabaja con Brainiac?

Un argumento sencillo que funciona a la perfección para poder colocar las piezas en su sitio y empezar a construir lo que ya se intuye como una vuelta a lo básico, a la esencia, a lo reconocible pero fresco, que es donde de verdad se aprecia el talento de un escritor.

Venditti cambia de estrategia y centra su atención en los personajes y empieza a generar situaciones que los lleven a ser ellos mismos. En estos tres números podemos disfrutar de un John Stewart soberbio con una capacidad de liderazgo enorme, serio, centrado, disciplinado, motivador, capaz de sacar lo mejor de todos los miembros de los Green Lantern. Resulta muy estimulante ver como Venditti logra apartarlo de la sombra de Hal, tal y como él se aparta de la sombra de Johns.

Pero Venditti no se despista y fija su atención en otro de los grandes Lantern, Kyle Rayner. Desde que Kyle dejó el verde y se pasó al blanco, poco hemos podido sentir de verdad lo que implica ser el White Lantern. La luz de la vida portada por un hombre al que la vida le ha roto el espíritu demasiadas veces. Y es que Kyle tiene mucho potencial en su interior, pero no en su actual estado y tal vez sea por eso que Venditti decide emplearlo de forma directa para lograr lo imposible. Algo que se agradece y que da la sensación de que nos deparará más de lo que se puede ver en este arco.

El gran valor de Venditti en este arco es que ha descubierto como trabajar bien sin Hal y aprovecha el potencial de esa enorme cantidad de personajes, con lo que puede jugar a construir interesantes tramas. Es cierto que no estamos frente a una historia revolucionaria, pero su funcionalidad es incuestionable. Solo queda que el escritor se atreva a meterse en temas más sociales y políticos para que estemos frente a una serie totalmente renovada.

Venditti logra hacernos sentir de verdad lo que significa ser un Green Lantern, de ahí la introducción a la reseña haciendo mucho hincapié en los valores de un Lantern. La voluntad, esa fuerza interna que todos poseemos, llega a ser palpable, siendo las acciones de los personajes los que los perfilan y definen. Venditti en anteriores entregas abusaba del texto para decirnos como era cada personaje, ahora busca que sean las acciones de cada uno las que marquen su forma de ser. Una evolución sustancial que hace que la serie haya ganado mucho terreno a la hora de hacer a los personajes más creíbles.

Para cerrar el arco argumental tenemos una historia autoconclusiva que no es sino la puntilla final a ese sentimiento de pertenencia que tiene el ser un Green Lantern. Podría decirse que es como lo que experimentan los policías, los bomberos o los militares, que nunca dejan de serlo aun cuando están retirados. Su perfil psicológico contiene un patrón común que los lleva a no dejar nunca el cuerpo, sea del tipo que sea. Una historia dibujada por V Ken Marion, con tintas del gran Paul Neary, que nos habla de los héroes que fueron y de los que vendrán siempre bajo el prisma de la luz verde de los anillos de los Green Lantern Corps. Una historia en la que Venditti saca su lado más emocional para buscar la complicidad con el lector y hacerle ver que ser un Lantern es mucho más que portar un anillo de poder.

En cuanto al aspecto gráfico de la colección, estamos frente a un nivel muy alto. Por un lado, tenemos el trazo fino y preciso de Ethan Van Sciver, que aun con sus exageraciones anatómicas, nos regala hermosas composiciones de página. Su dibujo puede resultar algo rígido, pero en conjunto es elegante y espectacular. Acompañando a Sciver tenemos a Rafa Sandoval, un dibujante mucho más dinámico y fluido que Sciver, capaz de dotar de más vida a sus páginas, con volúmenes más medidos y mucha más corrección anatómica que su compañero. Sandoval brilla se mire por donde se mire, destacando por su fuerte dinamismo para captar el movimiento en el espacio. Tal vez el punto débil, la nota discordante, de este arco es Ed Benes que queda muy por debajo de sus compañeros al no ser capaz de dotar a sus páginas de un mínimo interés visual. Al menos solo hay que sufrirlo un número.

Un salto cualitativo general que se agradece y disfruta. Un cambio que necesitaba la franquicia y que viene a demostrar que hace falta muy poco para poder generar cambios positivos. Esperemos que Venditti no abandone la senda que ha encontrado y se mantenga fiel a ello y sobre todo a si mismo… y a los Corps.

  Edición original:Hal Jordan and The Green Lantern Corps núm. 8-13 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Robert Venditti. Dibujo:Ethan Van Sciver, V Ken Marion, Ed Benes, , Rafa Sandoval. Entintado: Paul Neary, Jordi Tarragona. Color:Jason Wright, Tomeu Morey. Formato: Grapa, 48 págs. Precio: 3,25 euros.   Ser un…
Guion - 7
Dibujo - 8.5
Interés - 8

7.8

Buenas sensaciones.

Hay un agradable regusto tras la lectura de este arco en el que se ve que Venditti confia más en si mismo. Se siente el cambio, la vuelta a lo básico, pero aun queda camino por recorrer.

Vosotros puntuáis: 8.58 ( 10 votos)

Leave a Reply

8 Comentarios en "Hal Jordan y los Green Lantern Corps #6-8 (Renacimiento)"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
no more events

Buena reseña, personalmente diría que está es mi parte favorita de lo que leí de la serie (deje de leerla cuando vienen unos villanos del futuro, aunque tal vez en algún momento la retome).

Me gustó que al fin se muestre a John como un líder y que Guy también tenga tiempo de aparecer e interactuar (además de ser mi Lantern favorito después de Kyle creo que es el Lantern humano que más llega a lucirse).

Sin embargo, algo que me disgusta pero no es culpa de los guionistas es qué hay muy poco espacio en ara los protagonistas y que directamente los aliens no tienen mucha interacción más allá de Kilowag, Arkillo y Soranik. Espero que en algún momento llegue a dividir la serie en dos para que los personajes tengan más espacio para “respirar”.

no more events

Por cierto, un Off-Topic. Quería empezar algo de la Legion de Super Héroes. Me recomiendas/ recomiendan algo en particular? Tengo entendido que la etapa de Levitz es considerada la mejor, pero como es algo antigua es algo difícil de encontrar; cuál debería seguir, la de Waid, Giffen o Abnett y Lanning? Le agradecería al que me responda.

Saludos

sparkyal

El único Linterna Verde que no mola nada es Hal Jordan

wpDiscuz