Gamora, la mujer más peligrosa del universo.

Esta es la historia de Gamora, guardiana de la galaxia, guardiana del infinito, poseedora de la gema del tiempo, hija de Thanos, la última Zen Whoberi y la mujer más peligrosa del universo.

Por
7
2946
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Es difícil, por no decir imposible, saber lo que le pasa por la cabeza a alguien cuando crea a un personaje y menos si sus planes son a largo plazo, hablo de décadas, sobretodo en un medio con tan poco control sobre él o ella como es el cómic de las grandes editoriales donde un día lo escribe uno y al día siguiente otro, por eso es difícil afirmar si lo hizo consciente de todo lo que podría pasar o si fue solo algo parte puntual parte fortuito parte “voy a ver dónde llego con esto”, pero sea como sea Jim Starlin creó a la secundaria perfecta: Gamora.

Para ser un personaje creado a mediados de una década altamente influenciada por otros medios como fue la de los setenta (aunque muy atrevida, todo sea dicho) Gamora se aleja bastante de los estereotipos femeninos que se prodigaban y que por desgracia aun lo hacen, incluso el propio personaje ha tenido una versión de calidad cuestionable en la gran pantalla, pero eso es tema para otro lugar, interesante sí, pero vamos a centrarnos en lo que de verdad importa, es decir, su papel en los cómics, donde ella es, como decía, la secundaria perfecta.

Gamora es un personaje muy poderoso, tanto como para sorprendernos algunas veces salvando la situación y siendo un activo muy importante dentro de un grupo pero no tiene el poder como para acabar con la gran amenaza de turno, de forma que se puede usar sin miedo a arrebatar a otros personajes su protagonismo. Gamora es inteligente, muy inteligente, tanto como para ser una gran consejera para el mismísimo Adam Warlock o que los primeros Guardianes de la Galaxía en continuidad Marvel (los de Abnett y Lanning, los otros son del próximo milenio) no dudasen en seguirla, aunque algún que otro autor olvidase esa faceta (no solo Brian Michael Bendis, hay más). Gamora es letal pero dista mucho del prototipo de femme fatale, no llega embaucando ni abusa de su sexualidad, a pesar de sus trajes, da miedo desde el primer contacto, tiene su corazón (que llegó a entregar) y sus emociones, al final aunque asesine no deja de tener el coraje de una heroína y a pesar de que se le de muy bien lo de las matanzas es algo que deja de lado con el tiempo (aunque algunos guionistas también se olviden de esto).

A lo largo de todas estas décadas Gamora se ha ido forjando como un personaje fácil de utilizar a gusto del escritor, ¿necesitas un personaje callado en las sombras? Ahí está ella, ¿quieres un buen consejo? Saca a Gamora ¿apalear a alguien? Hazla caer del cielo, en definitiva puede utilizarse para un gran número de situaciones de apoyo al héroe o grupo de turno todo ello gracias a que Jim Starlin se dedicó poco a poco a desarrollar todos estos aspectos durante mucho tiempo y con mucha calma, la suficiente como para que su versatilidad no chirríe incluso cuando sus historias las escriben otros.

¿El problema? Pues que hasta la actualidad no ha tenido ninguna serie propia, ningún momento para ella sola explicándonos mucho, porque hay mucho que explicar y, aunque la mayoría la conocemos por sus grupos, a quien le toque escribirla lo tiene muy difícil si lo quiere hacer bien. Eso lo comprobaremos esta semana, mientras tanto veamos su historia, la historia de Gamora la hija de Thanos, la última Zen Whoberi y…

LA MUJER MÁS PELIGROSA DEL UNIVERSO

El primer contacto con Gamora hay que buscarlo en Junio de 1975 en el número 180 de la antología de Marvel llamada Strange Tales, un cómic escrito, dibujado, entintado (casi por completo) e incluso coloreado por un solo autor: Jim Starlin.

Starlin se encuentra escribiendo una importante historia a nivel cósmico que sentará muchos precedentes, vamos, lo habitual en él, una historia que de hecho ha sido recopilada de diferentes maneras lo cual nos puede llevar a cierta confusión que intentaremos aclarar. En el número 178 de Strange Tales Jim Starlin comienza una historia sobre el que será uno de sus personajes fetiche, Adam Warlock, que dejará la colección en su número 181 pero continúa en la serie propia de Warlock (The Power of Warlock) que comienza bajo ese nombre como continuación de su volumen primero que había durado 8 números pero que ahora deciden retomar, es decir, el Strange Tales número 179 va después del The Power of Warlock número 8 y tras el Strange Tales número 181 va el Warlock número 9. Por si fuera poco este no será el único nombre por el que conoceremos estos cómics ya que tiempo después ser reeditará, tanto en Estados Unidos como en España, bajo el título Warlock Classic aunque en la actualidad se suele llamar a esta clásica historia La Saga de Magus o como a editado Panini hace poco: La amenaza de Thanos.

Es en esta gran serie, en esta imprescindible saga, donde aparece por primera vez Gamora junto a muchos otros personajes que tendrán un papel muy importante dentro del universo cósmico Marvel. Nuestra heroína llega junto a otro de los aliados de Warlock, Pip el Troll, de aquella Warlock ya se alzaba como luchador contra la opresión de los falsos dioses y sus fanáticos religiosos, entre ellos estaban el Magus y Thanos.

En este número 180 Warlock descubre que Magus es su yo futuro mientras que Pip se encuentra con Gamora o mejor dicho es ella quien lo busca a él y a Warlock para ofrecerles su ayuda en la lucha contra Magus y o la aceptan o los mata. Desde aquí sus apariciones serán muy regulares.

Su primera misión será la de rescatar al propio Warlock, atrapado por sus enemigos y bajo el influjo de su Gema del Infinito, la del Alma, que aun no controla. Aquí ya admite tener muchos nombres aunque esos enemigos en concreto la conocerán como Gamora, la mujer más mortífera del universo (The most dangerous woman in the universe, según la edición española la traducción de dangerous irá variando entre mortífera y peligrosa, lo que se puede deber a que parece que en las ediciones originales el most dangeous baila con el deadliest).

El combate no es ningún problema para ella y su actitud de superioridad es constante aunque se ve desde un principio que sus intenciones no son del todo altruistas. No tardaremos en saber que la implicación de Gamora se debe al interés de Thanos por eliminar a Magus y hacerse con sus poderes, es en este punto donde empezamos a conocerla.

Empieza aquí esa continuación algo improvisada de la colección de Warlock con su número 9 retomando la historia de Strange Tales con Warlock y Thanos iniciando esa relación extraña que se extenderá a lo largo de toda sus historia, luchando juntos y ayudados por Pip y Gamora contra los fieles de la iglesia de Magus. Pero centrémonos en Gamora, en este primer encuentro admite ser totalmente fiel a su amo Thanos, luchando junto a él y preocupándose por su estado en todo momento, más incluso que por su propia vida, el por qué no tardará en llegar, será el mismo Thanos quien explique el origen de Gamora.

Esta es parte del gran plan de Thanos a largo plazo, el que todos conoceremos ya que en esta saga se plantan las semillas de lo que será El Guantelete del Infinito y por ende todas las futuras sagas del infinito. Thanos utiliza una maquina del tiempo, afirma que necesitará la gema alma y a Gamora para acabar con Magus y su Iglesia Universal de la Verdad. Habla de los Zen Whoberis, una raza pacifica y religiosa pero que se basaba únicamente en una especie de fe tranquila fuera de un sistema de creencias más “de libro” como la que el agresivo Magus y su ejercito de fieles pretende difundir, por tanto es lógico que los Zen Whoberi rechacen la propuesta de Magus, igual de lógico que Magus decida exterminarlos a todos, excepto a una joven a la que Thanos salva.

La crítica de Jim Starlin a los sistemas religiosos cerrados y dogmáticos es bastante explicita y ya no solo por la figura de Adam Warlock como aquel que recorre el espacio librando a las sociedades de falsos ídolos. Los Zen Whoberi pueden ser vistos como un pueblo con una “buena religión” un pueblo pacifico que expresa sus creencias de forma libre y sin coartar la de los demás, con ello Starlin parece dejar fuera la crítica a la religión como espiritualidad y centrarse en la crueldad de algunos sistemas.

En definitiva, Thanos trae a Gamora de un futuro cercano en un sistema remoto perteneciendo a una especie que será aniquilada por Magus. Él mismo la modela, le da sus poderes letales, la cría como una hija (suponiendo que Thanos sea capaz de tal cosa) y la entrena, de hecho una de las grandes misiones que le manda es vengarse de los que van a producir el genocidio de su especie antes de que esto ocurra. Aclaremos el tema, a esta altura aun no ha sucedido que los Zen Whoberi hayan sido destruidos y Gamora ya ha matado a quien se supone que eran sus asesinos.

La siguiente gran misión a la que Thanos envía a Gamora es precisamente esta, la de ayudar a Adam Warlock y asesinar a Magus ya que se supone que al situarse en una cierta paradoja temporal (el hecho de que Gamora haya evitado el asesinato de su especie y por tanto aquello que la va a convertir en lo que es) Gamora podrá no ser detectada por Magus. Evidentemente es uno de esos grandes embrollos de entidades cósmicas y usos extraños del espacio-tiempo que caracterizan al autor.

El plan sale mal pero tras varios enfrentamientos Warlock logra acabar con Magus, concluyendo esta “The Magus Saga” en el número 11 de la serie de Adam con la partida de Thanos y Gamora. Las aventuras de Adam siguen hasta el número 15, donde se cancela la colección, y es en este en el que regresan padre e hija. Las intenciones de Thanos siguen siendo oscuras, incluso para Gamora que se muestra aburrida y algo caprichosa mientras que a la vez no puedes evitar que de miedo (¿cómo se divertirá?), por eso cuando Thanos le envía a una nueva misión se alegra y más aun cuando le dice que debe ejercer de guardaespaldas de Adam, en parte para asegurarse que no le pasa nada extraño y en parte para mantenerlo vigilado.

Aunque Gamora le sigue siendo fiel comienza a dudar un poco de Thanos, precisamente es el hecho de que este le oculte cosas lo que hace que ella empiece a plantearse la realidad sobre todo lo que le rodea, pero la serie queda colgada con ella dentro de una nave siendo atacada por una entidad desconocida que por su figura ya podemos identificar como su futuro aliado Drax el Destructor.

Para seguir con la historia debemos cambiar de colección pero no de autor, Jim Starlin se ocupará, en el año 1977, de dos anuales, el séptimo de la serie de Los Vengadores y el segundo de Marvel Two-in-one que completarán la narración de la batalla contra Thanos. En su inicio hay un pequeño salto temporal, que no se aclara mucho, en el que Warlock viaja a unas ruinas en un planetoide donde encuentra a Gamora, herida y dada por muerta por su amo tras descubrir que sus intenciones son la de un genocidio a escala universal, precisamente aquello contra lo que ella había luchado para su propia especie, ella esta herida de muerte y para salvarla Adam la lleva al mundo Alma, dentro de la gema. Posteriormente sabremos que Gamora sobrevive al ataque de Drax, el eterno enemigo de Thanos, y vuelve con su amo que la traiciona y le revela sus auténticos planes.

La presencia de Gamora en esta batalla es por tanto nula, solo aparece en los momentos en los que Adam está encerrado en su gema del alma junto a ella y a Pip, con una actitud mucho más relajada cada vez más unida a Warlock en una especie de paraíso mental en el que todos se refugiarán al acabar con la amenaza de Thanos.

Hasta aquí la historia de Gamora en los años setenta, una historia que dice mucho sobre el personaje en muy pocas palabras, una historia tan compleja como brillante que pertenece a un grupo de sagas que conforman una larga narración que llega hasta la actualidad. La editorial deja de lado a estos personajes durante un largo tiempo pero su regreso será impresionante y lo harán como grupo.

GAMORA Y LA GUARDIA DEL INFINITO

La primera gran saga del infinito tiene su previo en dos colecciones: The Thanos Quest, donde Thanos comienza a realizar sus tejemanejes, y el tercer volumen de Silver Surfer, es en este último donde volvemos a ver a Gamora y compañía.

Durante el año 1990 ya se venía gestando poco a poco alguna de las cosas que aparecerán en El Guantelete del Infinito dentro de la colección de Estela Plateada pero es en febrero del 91, en el número 46, donde regresa Gamora, junto a Warlock y a Pip el Troll. El protagonista de la serie aparece con Drax dentro del mundo alma en el que habíamos dejado a nuestros personajes, allí no tarda en encontrarse con Gamora vestida con ropa más humilde, la cara sin sus particulares adornos y unas formas mucho más tranquilas de tratar a la gente, parece de hecho un personaje muy diferente tanto de la inicial y agresiva lacaya de Thanos como de la valiente luchadora que ayudaba a los héroes, lo cual no impide que en pocas páginas se líe a porrazos con Drax para “agradecerle” su anterior encuentro.

Sobra decir que estos dos números están escritos por Jim Starlin con dibujo de Ron Lim y, aunque Adam Warlock devuelve a Drax y Estela Plateada al plano físico, ellos tres deciden quedarse dentro de la gema para evitar posibles malos usos de la misma por parte de Thanos, lo que no tardará mucho en llegar.

A mediados del mismo año aparece el primer número de El Guantelete del Infinito donde Thanos la lía y Warlock renace, pero ¿y Gamora?. En el primer número, en sus últimas páginas, los tres rehacen sus cuerpos en la Tierra, aunque a Gamora no se le llega ni a ver. Luego ayudará, pero no se muestra ningún diálogo suyo hasta el sexto y último número de la historia de Starlin, Lim y George Pérez, donde compartirá unas palabras con los héroes y seguirá a Warlock al acabar la misma, su papel como inseparables ya está hecho y firmado.

La primera consecuencia directa de la gran saga cósmica es la aparición en 1992 de una nueva serie, Warlock y la Guardia del Infinito, que durará 42 números. En esta colección Adam Warlock repartirá las Gemas del Infinito entre sus aliados, él se queda con la del Alma, como no, esconde la de la Realidad para que nadie pueda tenerlas todas y da la del Tiempo a Gamora (por si alguien se lo pregunta: Drax lleva la de la fuerza, Pip el troll la del Espacio y Dragón Lunar se queda con la de la Mente).

El grupo no es perfecto ni refleja amistad entre ellos por lo que Gamora se queja de todo, cuestiona que las gemas estén seguras en esas manos, cuestiona incluso las suyas propias y ahí es donde entra una faceta más del personaje la que es capaz de enfrentarse a Adam con la razón, la que busca una unión y no la pura fuerza, su comienzo como consejera de Warlock se hace patente en el segundo número de la serie, la primera vez que aparece el grupo, y hay partes de su forma de actuar que se asemejan a los originales de su pacífica especie, siendo la más preocupada por lo que puedan hacer los miembros del grupo con las gemas. Lo cual no quiere decir que no siga siendo “la mujer más peligrosa del universo” solo que, como debe ser, la inteligencia entra dentro de los parámetros de esta definición.

Estos particulares héroes acaban por instalarse en la Isla Monstruo situada en nuestro planeta. Gamora va destacando como segunda al mando y toma un papel importante, la isla no esta deshabitada y es ella la que se encuentra con el Hombre Topo y sus secuaces a los que ataca sin dilación, ganando la pelea por supuesto.

La serie de Starlin como guionista, esta vez con dibujantes como Angel Medina, Rick Leonardi o Tom Raney, avanza poco a poco sobretodo narrando la historia de Warlock hasta toparse con otro evento, La Guerra del Infinito, segunda parte del Guantelete y que esta vez tendrá una mayor repercusión en el universo Marvel.

Aquí es Magus quien quiere hacerse con el poder supremo enfrentándose a los héroes de la tierra, embaucando a Thanos, a Warlock y a su guardia, con los doctores Extraño y Muerte por medio, vamos que la magnífica serie se abre en muchos frentes y Gamora tendrá un poco más de importancia que en el anterior tanto para la serie principal como en los cruces con la colección de Warlock y la Guardia del Infinito.

Primero Gamora empieza a tener visiones del futuro, la gema del Tiempo es un poco más peculiar que las otras y aunque no quiera usarla le afecta con sueños y repentinas visiones de lo que va a ocurrir. Esto le toca a nivel personal al ver a Adam en peligro, la faceta sentimental empieza a crecer.

Es inevitable que su encuentro con Thanos, que viene como aliado en contra de Magus otra vez, sea agresivo, el hombre que la crió y la intentó matar esta frente a ella, su pelea dura unas páginas pero más que algo agresivo se puede ver como su manera particular de resolver los conflictos familiares, Gamora ha cambiado, es más serena y a la vez más mortífera, el propio Thanos la elogia afirmando que combate mejor y ella afirma que en parte se debe al cuerpo nuevo que le dio Warlock al salir del mundo de la Gema del Alma.

Se puede decir que en esta saga la personalidad de Gamora ya está formada en un 90% y fuera de estereotipos imaginables. Nos quedan dos hechos importantes que ocurren durante la misma, lo primero que Gamora es escogida por Galactus como compañera para ayudar a curar a Eternidad.

En el noveno número de la serie del grupo Starlin se extiende con este tema, que en la serie principal del evento de la Guerra del Infinito solo ocupa unas viñetas, y ¿qué hace aquí? Pues nada más y nada menos que contarnos parte de su juventud a manos de Thanos.

Mientras es utilizada por Galactus para separar a Infinito y Eternidad, Gamora va recordando un momento importante de su vida, Thanos la entrena para ser letal y en un momento dado aterrizan en un planeta, él le dice que se quede en la nave y ella desobedece, hasta ahí algo normal solo que es sorprendida por una banda de atracadores que le pegan una paliza hasta dejarla moribunda, Thanos llega, los mata a todos y recoge lo que queda de Gamora, salva lo que puede y la reconstruye con un cuerpo más efectivo para la lucha con reprimenda incluida pero no lo ve como un problema, como él le dice: “ahora eres mejor que humana” a lo que responde “¿de qué me sirvió ser humana?”, de hecho a partir de ahí no podrá llorar porque Thanos le quita esa capacidad. Esta historia justifica bastante la forma de ser del personaje en sus primeras apariciones y su relación con su padre/amo.

El segundo hecho importante es una simple frase enmarcada en la relación con su peculiar padre, algo que demuestra la evolución relativamente rápida pero coherente que es capaz de hacer Starlin con sus personajes, hablo de ese momento final en que Gamora le dice a Thanos “tú también has cambiado”.

Se ve que el autor le pilla el gusto a contar cosas del pasado de los personajes y seguirá con la infancia de Gamora en el número 11 con Steve Carr y Deryl Skelton al dibujo pero sin mucha novedad.

Con Warlock en coma Starlin se mete a trabajar con las relaciones entre el equipo, Gamora no se separa de él y sigue con sus visiones de futuro, pero lo más importante para ella es que es la que se ocupa del grupo y de proteger la base, lo que hará luchando contra las Naciones Unidas que mandan un destacamento para hacerse cargo de la isla. Gamora va a negociar pero solo hace falta un capitán machista para que la cosa acabe como debe ser y en menos de tres minutos.

Aun así nuestra Zen Whoberi favorita sigue muy preocupada por lo que el resto de habitantes de nuestro planeta les puedan intentar hacer, su vía diplomática está totalmente definida, aunque la sociedad no le deje desarrollarla. Solo la llegada de un misterioso y amnésico hombre llamado Maxam la alterará ya que en una de sus visiones lo ve encima del cuerpo de Adam Warlock.

Esto sucede en el número 17 que es el último que se publica como colección regular en España, lo que no significa que no tengamos más números, lo que pasa es que aquí se recopilaron dentro del siguiente evento del infinito que pensaba cerrar una supuesta trilogía que no solo no resultó ser tal sino que aun a día de hoy se siguen publicando historias bajo ese título (la más reciente en España la OGN El final del infinito publicada el mes pasado).

Con ello llegamos a La Cruzada del Infinito, serie que pasó algo más desapercibida que las anteriores a pesar de ser más larga y abarcar más colecciones. Aquí es publicada por Forum en once números dobles que contienen los números de la serie, los de Warlock y la Guardia del Infinito y los de Warlock Chronicles así como algún Tie-in más. Aparece la Diosa, otra versión de Adam Warlock también religiosa solo que opuesta a Magus, supuestamente buena aunque en su desarrollo el tema resultará ser bastante más complejo.

Dejémoslo en que La Diosa encandila a aquellos que pueden creer, o más bien que necesitan creer, en ella y su bondad, Gamora entra dentro de ese grupo de fieles junto a muchos héroes de la Tierra aunque duda, pero su historia personal no avanza más. Podemos decir que si bien la Guerra del Infinito supuso un gran avance para ella, en la Cruzada es una simple figurante.

Por otro lado la edición española de la serie incluye en su noveno número una historia aparecida en el Marvel Holiday Special de 1993, una historia simple en la que Thanos se encuentra una muñeca que pertenecía a Gamora y recuerda la historia en que la pequeña con cinco años le salva la vida y él la lleva de paseo, lo único a destacar de un episodio no muy brillante de Ron Lim y Jim Starlin es su intención de hacer ver como Thanos se siente… extraño (triste no es una palabra adecuada para él) por todo lo ocurrido con Gamora en la actualidad.

Continuamos con la serie de Warlock y la Guardia del Infinito, aquí publicada en una serie de tomos llamados Poderes Cósmicos volumen 2, donde se incluían también otras series de Marvel como Silver Surfer o Guardianes de la Galaxia (los del futuro), con una serie cada vez más de grupo y no tan centrada en Adam como antes. Aquí aparece un personaje nuevo, Maya, que el lector ya sabe que va con malas intenciones pero no el grupo, utiliza engaños para conquistar a Warlock y solo Gamora lo intuye, aunque ella lo niega lo cierto es que está algo celosa.

El tema se soluciona rápido y Maya no dura mucho en la colección, pero Gamora vuelve a un estado casi inicial de cólera debido a sus sentimientos y esta es la parte que le quedaba a Starlin por explorar del personaje, la del corazón.

En este punto el gran hacedor de la parte cósmica de Marvel abandona la colección, siendo sustituido por John Arcudi al guión y con dibujo de Pat Olliffe y Mike Gustovich, ellos llegarán al final con el número 42 (aunque en España los seis últimos permanecen inéditos). Por desgracia Arcudi no solo no hace que Gamora avance sino que la deja en un estado a medio camino entre la luchadora caprichosa del principio y la mujer enamorada de Warlock del final dejando de lado el hecho de que era ella quien comandaba realmente al grupo que si bien en la batalla seguían todos a Warlock en su base Gamora es quien logró mantener siempre unido al equipo. Por suerte lo corrige en el último número, o más bien lo intenta, haciendo que el grupo se disuelva y, con las gemas del infinito otra vez desaparecidas, Gamora se va temporalmente con Thanos advirtiéndole que jamás van a ser lo que eran. Nunca sabremos si el escritor pensaba desarrollar esto a largo plazo y la cancelación le vino de sorpresa o si se dio cuenta tarde de que había continuado mal las enormes historias de Starlin, tarea difícil todo sea dicho.

En 1998 Tom Lyle realiza un nuevo volumen de Warlock que consta de tan solo cuatro números publicados aquí en un tomo titulado La herencia del Capitán Marvel. Adam quiere volver a reunir al grupo debido a un asesinato ocurrido en la tumba del Capitán Marvel original, cuyo culpable parece ser Drax, los primeros a los que busca son sus más antiguos aliados, Pip y Gamora, que están juntos. Lyle nos devuelve a la Gamora de la etapa final de Starlin otorgándole el protagonismo que se merece (siempre detrás de la figura de Warlock, aunque hay un momento hacia el final que lidera su rescate) siendo inteligente, letal y teniendo en cuenta ese asuntillo inacabado con Adam.

En definitiva la serie se entiende más como un epílogo mejor escrito de la colección anterior donde Gamora se da cuenta que la frialdad de Adam es principalmente dada por la Gema Alma pero que al ser su cuidador no le queda otro remedio que aceptarlo y decide volver a su lado. Pip también.

Para acabar con este apartado parece correcto mencionar por lo menos dos cruces en los que aparece Gamora, estos son una miniserie de cuatro números llamada Estela Plateada & Adam Warlock: Resurrección, que une al grupo con el heraldo de Galactus en una historia más importante para este último, fechada en 1993, y el gran cruce con Thor, ese mismo año, bajo el título de Sangre y Truenos que ocurre en Warlock y la Guardia del Infinito (números 23 al 25) donde se trata el tema de la locura de Thor. ¿Por qué no se habla de ellos? Pues porque la actuación de Gamora es nula y, a diferencia de lo ocurrido en el Guantelete y la Cruzada, no hay ninguna repercusión para ella, así que pasemos a…

ABISMOS Y ANIQUILACIONES

Saltamos de nuevo unos años, esta vez hasta el 2002 para pasar a un nuevo episodio de la famosa saga cósmica: El Abismo del Infinito, escrita y dibujada por el propio Starlin con Al Migrom a las tintas.

Starlin deshace lo anterior y separa a Gamora de Warlock, dándole independencia como guerrera. Es la primera en enfrentarse a lo que parece un Thanos falso y es que de eso irá esta serie con muchos personajes pero Thanos como figura principal. Mientras al resto de ellos unos seres parecidos a Thanos les van tendiendo una trampa Gamora intuye que algo raro pasa y es ella quien acaba por encontrar al verdadero Titán. Una vez más, en manos de Starlin Gamora toma las riendas desde una posición no protagonista.

A sabiendas de que más vale malo conocido, Gamora se une a Thanos no sin las puyas por haberla traicionado en el pasado y Thanos no duda en utilizarla para sus planes enviándola contra uno de sus dobles, lo curioso es que Starlin sigue explorando esta extraña relación, ella le ayuda siendo consciente de que tiene muchas papeletas para acabar muerta y él aparece siempre justo para salvarla.

En resumen, El Abismo de Infinito es una miniserie de seis números mucho más modesta que las otras sagas del Infinito tanto por tamaño como por posición en el universo Marvel, a ratos casi parece más un arco argumental que le quedó a Starlin colgado de su etapa en Warlock y la Guardia del Infinito, pero para Gamora supone retomar el rol que en esa serie tenía solo que más independiente tomando la iniciativa para salvar a los héroes hacia el final y con una conclusión que el propio autor le debía: su amor por Adam Warlock al fin es correspondido y ambos se van a un universo diferente para criar a un niña con un poder superior.

Aunque sí que sabremos más de Thanos o Warlock para ver a Gamora hay que irse a uno de los mejores eventos de Marvel del presente siglo, aquel que sucedía en 2006, cerca de la Civil War o como el propio Richard Rider le dijo a Iron Man “le saqué las entrañas (a Annihilus) y salvé el universo ¿qué has hecho tú ultimamente Tony?”. Hablo de Aniquilación, está claro, para ser concretos Gamora aparece dentro de la miniserie dedicada a Ronan.

La historia de Simon Furman (guión) y Jorge Lucas (dibujo) no profundiza demasiado en el personaje, nos cuentan como el famoso acusador Kree es exiliado de su planeta por algo que no ha hecho y busca a los culpables de su “falsa acusación”, casualmente una de ellas está bajo la protección de Gamora en un planeta perdido. En ningún momento se explica lo que hace allí Gamora y por qué no está con Adam, además la Gamora que se presenta aquí está mucho más cerca de la villana de los años setenta, pasando de todo lo que había evolucionado en los quince años anteriores. La pelea que se cuece durante toda la serie acaba siendo interrumpida por la ola de aniquilación de los bichos de Annihilus.

Esto hace que Gamora pase a la serie principal donde lucha junto al resto de héroes contra el ejercito invasor. En esa serie Keith Giffen la maneja bastante mejor y, a pesar de que le devuelve la actitud chulesca del principio, avanza en tanto que la devuelve a un estatus poderoso como el que tuviera con la guardia. También hace que se embarque en una relación con el miembro más famoso (y único por aquella época) del cuerpo Nova, el antes mencionado Richard Rider. Decir como curiosidad que aquí es la primera vez que tenemos constancia de que Gamora y Peter Quill se conozcan.

Esta relación asegura a nuestra querida heroína un pase por la serie de Nova desarrollada por Dan Abnett y Andy Lanning (junto con Giffen los mejores hacedores de historias sobre el universo cósmico de Marvel post-Starlin) y su pase por la segunda parte de Aniquilación: Conquista.

Ambos escritores ya devuelven a la Gamora de las últimas etapas de Starlin, consejera, muy centrada, muy peligrosa y muy importante pero siempre detrás de la figura principal, donde antes estaba Adam Warlock ahora tenemos a Nova. Lo único que le añaden es un toque más oscuro y la sexualizan, en el sentido biológico del termino, al narrar su constante tonteo con Richard.

Una vez dentro de la saga Gamora es influida por la Falange y ataca a Nova, a ratos ella intenta resistirse, no solo su mente sino también su cuerpo modificado la hacen fuerte pero el virus transmutador gana y la convierte en una poderosa enemiga. Nova la libera gracias a la actuación del alienígena conocido como Warlock, no Adam, el otro, el de los Nuevos Mutantes, y juntos forman equipo contra la Falange y su líder Ultrón, lo que ya ocurre en la serie principal del evento.

Lo más curioso de esta parte, ya que en realidad nuestro personaje no avanza más allá de una mera secundaria, es que a pesar de que los dos guionistas han sabido escribir al personaje al estilo de Starlin parecen obviar ciertas cosas de su pasado como que se encuentre con Adam y no se digan ni una palabra con la cantidad de años que pasaron juntos y esa última escena del Abismo del Infinito en el que formaban una familia. Parece que continuar la Gamora de Starlin es menos atractivo que mostrar a la guerrera oscura (y esto es realmente lo único que se puede echar en cara a las dos magnificas Aniquilaciones).

¿Cómo solucionan el tema? Bueno, primero tenemos que decir que el final de la saga nos muestra a Gamora sentada en la mesa con Peter Quill, entre otros, lo que da pie a que ella sea parte de un nuevo equipo: Los Guardianes de la Galaxia, estos primeros guardianes (en tiempo Marvel, recordemos que los anteriores eran del futuro) tienen en sus filas a la mitad de la Guardia del Infinito ya que junto a Gamora están Drax y Adam Warlock. La solución se da en una conversación con Richard Rider en la que le dice que este Adam Warlock no es el amante que había conocido. Lo cierto es que si nos vamos fijando en los diálogos podemos observar que Gamora tira constantemente frases con segundas interpretaciones y siempre recriminando algo a un frio Warlock, lo que cuadra con su habitual ira.

GUARDIANA DE LA GALAXIA

En esta nueva época dorada de los Poderes Cósmicos de Marvel Gamora se mueve entre las dos series principales, apareciendo en Nova y los Guardianes, aunque siempre en un segundo (o tercer) plano, no podemos hablar de un gran avance personal sino más bien de una reintegración en el universo Marvel que ira creciendo con el tiempo.

Las malas noticias son que a pesar de aparecer de forma constante su papel es todo el rato el mismo, algún chascarrillo, un poco de violencia y siempre detrás, nada de escenas ella sola ni de tomar el mando del equipo, hasta su papel como miembro que trata de unir al equipo desaparece, ni en las series ni en los eventos (tanto específicos de Poderes Cósmicos como generales de todo el universo Marvel) y eso que sale en unos cuantos como Guerra de Reyes, Reino de Reyes, El Imperativo de Thanos, Pecado Original, Infinito… especialmente en el Imperativo de Thanos y en Infinito debería haber tenido algo más de protagonismo pero, lejos de ello, parece que incluso se reducen sus capacidades de lucha, si antes estaba un poco por debajo del poder de su propio padre ahora es una matavillanosdesegunda.

Pero volvamos un poco antes de las macro sagas Pecado Original o Infinito, a un momento polémico, ese en que se relanza la serie de los Guardianes sacando a Abnett y Lanning para meter a Brian Michal Bendis. Este relanzamiento sucede en 2013 en el marco de Marvel Now y la primera imagen ya nos muestra un cambio en Gamora, ahora lleva un traje que le oculta todo el cuerpo y que parece una armadura.

Bendis siempre se ha preocupado más de Starlord, todas sus historias lo tienen a él como centro de gravedad y en la primera parte de su etapa Iron Man sirve de gancho para enlazar las tramas con las cosas sucedidas en la Tierra, aun así lo cierto es que consigue sacar páginas para Gamora donde Gamora pega a muchos, Gamora defiende a gente, Gamora se acuesta con Iron Man (parece que a la pasional Gamora se le pegó la frialdad emocional de Adam Warlock) o Gamora traza planes para que el resto se lancen a la batalla pero sigue dando la sensación de que el personaje ni avanza ni resalta, parece más un recurso argumental que una persona, de hecho en la saga Pecado Original es a través de ella, ejerciendo de interrogadora, como conocemos lo que pasó a Richard Rider y Peter Quill en el cancerverso tras el Imperativo de Thanos sin que tenga que ver con ella misma.

La primera parte de la etapa de Bendis, el conocido como volumen tres en Estados Unidos, está marcada por las idas y venidas de muchos personajes conocidos de Marvel, al mencionado Iron Man se le unen Veneno, Ángela o la Capitana Marvel, además Bendis realiza un par de cruces con otra serie que él mismo escribía, la de los X-Men traídos del pasado, la Patrulla-X original en el presente, el primero es El Juicio de Jean Grey, Gamora casi ni aparece pero en el segundo toma un poco más de importancia, este es El Vórtice Negro.

El Vórtice Negro es el nombre de un arma cósmica que tiene forma de espejo y al que entra se le otorga un gran poder o en este caso una mejora del que uno ya tiene. Kitty Pride roba el artefacto de manos del padre de Starlord y antiguo rey de Spartax, J-Son. En el cruce, mutantes y guardianes discuten sobre si se debe destruir o no puesto que hay la teoría de que el arma también cambia a la gente por dentro. Cuando son atacados por los esbirros modificados de J-Son ¿quién es la primera en entrar? Gamora y esto debe ser lo más coherente que se ha hecho con el personaje en esta etapa, recordemos que no tiene ningún problema en modificar su cuerpo para ser mejor, lo hizo Thanos y lo hizo Adam, ambos con su consentimiento así que esta vez no iba a ser diferente.

Mientras tanto, la diversificación de las series de los Guardianes de la Galaxia (Drax, Starlord…) hace que se cree un Team-Up donde, a la antigua usanza, miembros del grupo harán equipo con otros héroes, en le caso de Gamora hace pareja con la heroína verde más famosa de Marvel, Hulka.

Aunque parezca que todo esto puede dar lugar a que Gamora crezca y co-protagonice algunos de los arcos argumentales nada más lejos, antes de acabar ese tercer volumen y después de salvar a los Guardianes y al planeta Spartax Gamora decide irse para hacer otras cosas con sus nuevos poderes, no sin que haya una emotiva despedida. Bendis justo parece recuperar una pizca del personaje de Starlin y dejar de utilizarla como atrezzo para mandarla fuera de la colección.

Para más inri ahora toca hablar de la poca utilidad de sus nuevos poderes, la siguiente vez que vemos a Gamora es en el siguiente volumen de la serie, este año, donde ella ya no tiene esos poderes, se le agotaron luchando en una pelea que nunca llegamos a ver (aunque se guarda un poco para una ocasión especial). Llega con una misión que se está desarrollando en lo publicado por Panini en estos momentos un arco que parece que puede dar lugar a lo que ocurra en su serie propia, o quizás nos den más información sobre lo que le pasó al dejar el grupo, lo que sea lo sabremos en pocos días (el 21 de este mes). Todo ello, como no, interrumpido por el evento del momento Civil War 2, que aunque no tenga nada que ver con Gamora sí que aparece y se habla de ella puesto que el grupo de la Capitana Marvel tiene a Thanos encarcelado y no saben si decírselo a su hija o no, aunque no tarda en averiguarlo.

Mientras tanto, Jim Starlin, como veíamos antes, se dedica a ir a su aire creando una serie de novelas gráficas (OGN: Original Graphic Novels) continuando su visión de Thanos y Adam Warlock con otros muchos personajes de por medio, que parece que se queda en cuatro entregas: Thanos: La revelación del infinito, Thanos: La relatividad del infinito (ambas con Andy Smith y Frank D’Armata), Thanos: La entidad del infinito (con Alan Davis) y Thanos: El final del infinito (con Ron Lim).

Lo primero es que no debemos fiarnos del nombre, no solo va sobre Thanos, estas novelas gráficas constituyen una única historia en la que Starlin continúa construyendo los mitos de Thanos y Warlock, modificando a su antojo la figura del primero y con un Titán alejado del evento Infinito. El escritor tiene la inmensa característica de trabajar con lo que otros autores han hecho en el universo Marvel, lo cual es bastante loable para alguien de su nivel al que nadie echaría en cara ciertas licencias, pero no duda en tomar a los Guardianes de Bendis, los Aniquiladores o a Annnihilus como antagonista de la serie. En cierta medida casi podemos decir que esto es una tercera parte de Aniquilación con su toque metafísico habitual.

La participación de Gamora es mínima pero Starlin no duda en retomar a su personaje, casi parece la líder del grupo a la hora de tomar la iniciativa, el resto de los Guardianes (y Pip) la siguen, si nos fijamos en los dibujos esto es literal, el la batalla se posicionan detrás de ella. Se alía con Thanos por petición de este para ayudar a Warlock, a pesar de todo sigue preocupada por él y es una preocupación bilateral: Gamora fallece por una herida en la lucha e inmediatamente Adam la resucita.

Thanos también muestra preocupación por Gamora de hecho en las batallas solo defiende a ella y a Warlock, lo de que proteja a Adam es normal ya que hay un interés detrás, pero ¿lo de Gamora? La única explicación es la relación paterno-filial que les une, algo que choca bastante con lo que sucede en otras colecciones pero no con la historia de los personajes, de aquí que algunos tengamos cierto miedo a qué se haga con una colección de ella sola, aunque si es como la de Drax en solitario poca relevancia vamos a encontrar.

¿QUÉ PUEDO LEER?

Al ser un personaje que no ha tenido serie propia es imposible recomendar una sola cosa que nos cuente lo básico de su vida, hay que seguirla en todo lo escrito por Starlin para el universo cósmico de Marvel, evidentemente todo eso es recomendable porque la calidad del autor es de diez, pero si hay que reducirlo a la mínima expresión hay que quedarse con la llamada Saga de Magus en los números 178 al 181 de Strange Tales y los 9 al 11 de Warlock, después seguir con la serie de Warlock hasta su cancelación en el 15 y su continuación en los anuales 7 de los Vengadores y 2 del Marvel Two-in-one.

Saltamos a las sagas del Infinito, el Guantelete es necesario pero no sale Gamora de forma relevante, para ello hay que leer la serie de Warlock y la Guardia del Infinito, completa a ser posible, y sobretodo la Guerra del Infinito. No aconsejaría hacerlo pero la Cruzada nos la podemos saltar. El Abismo del Infinito es otra lectura imprescindible.

Pasamos a cosas más modernas, aunque Gamora no aparezca demasiado y su avance personal sea el justo, hay que leerse las dos Aniquilaciones y los Guardianes de la Galaxia de Abnett y Lanning, no hacerlo debería estar penado con la muerte o el exilio de Hala. Lo de Bendis es otra cosa, algo que ni un admirador de su trabajo como un servidor puede defender, lectura fácil y rápida para pasar el rato y poco más. Como mucho se podría leer El Vórtice Negro aunque no es precisamente muy brillante. Esperemos que su nueva serie tenga más fortuna o que le devuelvan los Guardianes a Abnett y Lanning o que a Starlin dejen de atacarle las máquinas y vuelva a hacerse cargo del tema, no solo de novelas gráficas sueltas que, por cierto, son las cuatro totalmente recomendables.

Otros artículos retrospectivos de personajes Marvel:

Alpha Flight
Puño de Hierro y Luke Cage
Cable
Caballero Luna
Halcón Nocturno
Máquina de Guerra
Silver Sable
Solo
Los Vengadores de los Grandes Lagos
El Merodeador
Ojo de Halcón: Kate Bishop

Leave a Reply

7 Comentarios en "Gamora, la mujer más peligrosa del universo."

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Javier

Buen artículo

Alejandro Ugartondo

Excelente repaso de la historia del personaje, Igor. Como fan de Starlin que soy, tengo cariño por todas sus creaciones y Gamora siempre me ha parecido un personaje muy interesante, sobre todo cuando lo escribe el propio Starlin.

Por cierto, me encanta lo que ha hecho Starlin en las cuatro últimas novelas gráficas dedicadas a Thanos y Warlock. El tío hace lo que le da la gana, hace y deshace a su gusto y de remate se marca un zasca a Hickman como una casa. Un crack

wpDiscuz