Fun Home. Una familia tragicómica

Por
7
2312
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

 

Guión: Alison Bechdel
Dibujo: Alison Bechdel
Edición España: Reservoir Books / Random House Mondadori (2008)
Contiene: Fun Home: A Family Tragicomic USA (Houghton Mifflin, 2006)
Formato: Tomo rústica con solapas de 240 páginas
Precio: 18,90€
Valoración:

 

“Pero era un círculo vicioso. Cuanta más satisfacción encontrábamos en nuestros propios talentos, más aislados crecíamos”

La historietista estadounidense Alison Bechdel comenzó su carrera a principios de los años ochenta publicando su tira cómica Dykes to watch out for (Unas bollos de cuidado) en el periódico WomaNews, confeccionando una colección de historias y relatos de la escena contracultural de la época que serían recopiladas a partir de 1986 por la editorial Firebrand Books. Estos primeros pasos de Alison Bechdel en el mundo de la viñeta ya dejaban entrever algunas de sus señas de identidad, con una propuesta que iría madurando con el tiempo, dotándola de cierto halo autobiográfico y una importante carga política centrada en las problemáticas sociales de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Esta tira cómica tendría muy buena acogida, especialmente, en Estados Unidos y el Reino Unido, permitiendo a Alison Bechdel dedicarse a tiempo completo al cómic. Hasta mediados de la década pasada, Dykes to watch out for se seguiría publicando ininterrumpidamente y de forma regular siendo la obra más reconocida de su autora a la que también se le podría seguir la pista, entre 1988 y 1990, en la revista The Advocate a cargo de la tira cómica Servants to the Cause en la que trataría temáticas ya habituales y familiares de su bibliografía. No sería hasta entrados los años noventa cuando la autora comenzaría a compatibilizar este trabajo en publicaciones periodísticas con el más ambicioso desarrollo de su primera novela gráfica, inevitablemente autobiográfica, Fun Home. Una familia tragicómica, en la que nos narraría con una prosa deliciosamente ácida y una sensibilidad casi, metaliteraria su problemática y extravagante relación con su propio padre.

De forma colateral Fun Home. Una familia tragicómica es un áspero y humorístico retrato familiar protagonizado por Alison Bechdel y una vez editado por Houghton Mifflin en 2006 se convertiría inmediatamente en una de las obras preferidas de la crítica especializada, logrando ser finalista del Premio del Círculo de Críticos Nacional del Libro en Estados Unidos, siendo reconocida como uno de los mejores 100 libros del año por New York Times y conquistando alabanzas de publicaciones de proyección internacional como Time, Entertainment Weekly, People, USA Today o Los Angeles Times. El trabajo de Alison Bechdel sería comparado con la pluma de autores como Vladimir Nabokov, Marcel Proust o Tobias Wolff, eludiendo las referencias ligadas propiamente al mundo de la viñeta, seguramente no con malicia sino porque las influencias en Fun Home eran claramente literarias, más allá de un apartado gráfico en el que se puede palpar la sombra de Charles Addams (incluso con algún guiño directo dentro de la misma historia). El tono tragicómico del relato, con un agudo humor negro en muchos de sus pasajes, no resulta simplemente una etiqueta gratuita en su subtítulo porque define totalmente el espíritu de una historia compleja en su psicología, intensa en su visión y arriesgada en lo que cuenta y la manera de contarlo, haciendo del elemento biográfico un abierto y sincero acto de constricción intertextual capaz de conectarse con toda naturalidad al lector.

De esta manera, en Fun Home. Una familia tragicómica encontramos una nada idílica y convencional relación paternofilial. La base de la narración son las vivencias y recuerdos de la autora desde su más tierna infancia hasta su adolescencia y juventud al lado de su obsesivo padre, Bruce Bechdel, profesor de lengua inglesa, lector empedernido, coleccionista de antigüedades, restaurador de temperamento maniático y director de la funeraria familiar situada en la misma casa en la crecería Alison Bechdel y el grueso de su familia. Esta es una historia con un poderoso elemento de catarsis, en parte una manera de afrontar la misma muerte del padre de Alison Bechdel, producida sólo unos meses después de declararse la autora homosexual y después de descubrir el paralelo secreto sobre la identidad sexual de su padre que este había intentado esconder durante toda su vida. Las posibilidades del relato son complejas, sobre todo por no atarse estrictamente una línea temporal clara; no hay ningún tipo de linealidad en el relato, simplemente se muestra como una reflexión en la que fluyen pensamientos y sentimientos por un igual, logrando construir una narración por capas en la que cada capítulo aporta diferentes matices y lecturas a la obra. Sólo la provervial habilidad de Alison Bechdel evita perdernos en una maraña de emociones enquistadas y gratuitas por lo claro y diáfano de sus planteamientos, tan certeros que la identificación está garantizada.

Fun_Home_alison_bechdel_1Fun_Home_alison_bechdel_2Fun_Home_alison_bechdel_3
Páginas de Fun Home. Una familia tragicómica de Alison Bechdel

No hay atajos posibles o buscados en Fun Home. Una familia tragicómica, no hay simpleza en su manera de abordar su anunciada tragicomedia, son los protagonistas de la misma los que recargan la atmósfera del relato y su personalidad, fría pero humana y verosímilmente cercana, la que acaba condicionando la narrativa de la obra. En este sentido, Alison Bechdel se sirve de toda una generosa interconexión de recursos, plasmados en la obra con todo tipo de representaciones o imitaciones gráficas, incluso fotográficas o cartográficas, y transcripciones y reproducciones de textos de carácter epistolar, legal o personal, anotaciones a pie de página, citas literarias, enciclopédicas o incluso procedentes de los diarios personales de la autora. Todas ellas dotadas de su propia relevancia y carga anímica mediante un truco tan sencillo como ingenioso de reflejarlas con su particular carácter e identidad, utilizando diversos estilos de fuente y representaciones para los textos. Este elemento y otros obligan al lector a reflexionar y analizar sobre la misma profundidad de estas memorias, eludiendo cualquier tipo de sentimentalismo barato porque Fun Home. Una familia tragicómica casi representa un ensalzamiento al escepticismo familiar, como lo define la misma Alison Bechdel en la obra al describir la susodicha relación con su padre como un “juego narrativo inverso” capaz de impulsar las “historias entrelazadas” de sus caóticos protagonistas.

En el apartado gráfico, como ya hemos avanzado, Fun Home. Una familia tragicómica tiene cierto halo al expresivo trazo de Charles Addams, uno de los artistas con la que creció la autora, pero también intenta mimetizar la esquemática calidez de otro de sus ídolos, el escritor estadounidense Edward Gorey. En ambos casos, nombres que conectan con el embrionario y característico humor negro que sobrevuela toda la prosa de Alison Bechdel, apenas irónicamente disimulado por el opresivo bagaje literario manejado en la obra, multirreferencial al trabajo de Marcel Proust y, sobre todo, F. Scott Fitzgerald, casi un álter ego de su ofuscado padre, y presentándose casi como una disección y estudio interpretativo del Ulises de James Joyce. Todo ello manchado con un uso monocromático del color, sombras de tonos turquesa para el fondo y objetos inanimados que revolotean por el gris y apagado mundo de sus personajes ocupados en un ejercicio profusamente intelectual y ambiguamente o invertidamente emocional. “No solo éramos invertidos”, comenta Alison Bechdel en uno de los muchos inspirados pasajes de su novela gráfica, “éramos inversiones el uno del otro”, trasladando esta dualidad al conjunto de la historia, tanto a nivel puramente narrativo como en sus asumidos y curiosos condicionantes gráficos. En conclusión, Fun Home. Una familia tragicómica es una auténtica obra maestra en su género, un cómic que supone todo un viaje por la inteligencia y madurez emocional de su autora y, de forma adyacente e íntima, por la nuestra propia.

Fun_Home_alison_bechdel_4Fun_Home_alison_bechdel_5Fun_Home_alison_bechdel_6
Más páginas de Fun Home. Una familia tragicómica de Alison Bechdel

Compartir
Artículo anteriorDesvelando los Pecados Originales de Marvel
Artículo siguienteCowa!
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Mi obsesión por las novelas de misterio y aventuras facilitó mi acercamiento al cómic con los Clásicos Ilustrados que adaptaban historias como El Escarabajo de Oro o La Isla Misteriosa. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-man y Dragon Ball. Descubrí las posibilidades del medio con autores como Alan Moore, Neil Gaiman o Kurt Busiek desarrollando mi ecléctica pasión por la viñeta: cómic estadounidense, europeo, manga y webcómics. En la actualidad, colaboro como reseñista y articulista en esta, mi segunda casa, hablando de cómics y cine.

Leave a Reply

7 Comentarios en "Fun Home. Una familia tragicómica"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Docz

Muy buena reseña, y muy buen cómic,aun tengo pendiente la segunda parte

Ocioso

¿Alguien no lo ha leído? ¿A qué estáis esperando?

Retranqueiro

Sí que tiene buena pinta. Habrá que echarle un buen ojo.

calebnewcastle

por algún lugar de la montaña de pendientes por leer lo tengo

cuando reseñaran el fabricar historias de chris ware?

Saludos

Retranqueiro

Leído. Y me has parecido co-jo-nu-do. De los que atrapan desde la primera página (al menos es lo que me ha pasado a mí). Joder; me ha encantado todo, el guión, el dibujo (si acaso – y poniéndome pejiguero- pondría alguna pega a algún que otro uso de las masas de negro en ciertas viñetas) y, sobre todo esos estupendos textos repletosde frases ingeniosas, ac

Retranqueiro

Perdón. Dedos torpes.

…y, sobre todo esos estupendos textos repletos de frases ingeniosas, acertadas, punzantes, irónicas, demoledoras… que llenan los cuadros de texto en los que la autora habla en primera persona.

Vamos, que me ha parecido una puta joya.

Gracias, Jordi Pardo, por descubrirme un tebeo que me habría pasado desapercibido.

wpDiscuz