Entrevista con Dave Gibbons

Entrevista con el genial Dave Gibbons con motivo de su visita al salón del cómic de Barcelona

Por y
6
1779
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Uno de los invitados estrella del salón del cómic de Barcelona fue sin lugar a dudas Dave Gibbons, autor de obras tan importantes como Give Me Liberty, Martha Washington Goes to War, la brillante Superman, Para el hombre que lo tenía todo (Superman Annual #11) o sus varias incursiones en el universo Green Lantern. Aunque si hay una obra que destaca por encima de todas ellas y que como el mismo jocosamente dijo a algún medio generalista durante el evento, Watchmen será la primera palabra que aparezca en su lápida. Y es que es inevitable cuando tienes a alguien históricamente tan importante delante preguntarle por su importante labor en la génesis de la que para muchos está considerada una de las mayores obras maestras del mundo del cómic.

Con un guión de varias páginas llegamos a la entrevista donde recibimos la terrible noticia de que por problemas de agenda tan sólo podríamos tener 15-20 minutos con el autor, con esto presente y obviamente agradecer a ECC Cómics que al menos tuvimos el honor de contar ese tiempo optamos por disculparnos con Gibbons y recortar las preguntas sobre sus primeros trabajos para centrarnos en su gran obra. Por suerte, se mostró con un autor encantador, que disfrutaban dando el máximo de detalles y explicando curiosidades que desconocíamos, sin más os dejamos con lo que dio de sí la entrevista y una vez más queremos dar las gracias a la editorial y al autor.

Es inevitable hablar de Watchmen, sin lugar a dudas la obra más importante en la que ha participado. ¿Podría explicarnos cómo surgió este proyecto? ¿Cuál fue su primera impresión cuando te lo explicaron?

Irrumpí en los cómics un poco antes que Alan Moore. Lo conocí en 1980. Me lo presentó un amigo suyo llamado Steve Moore. Ningún parentesco aunque tenga el mismo apellido. Los dos tenían pinta hippie. Hablamos brevemente. Yo estaba trabajando en 2000AD, el cómic británico, y me dí cuenta de que el nombre de Alan comenzaba a aparecer en pequeña historias con giros finales sorprendentes.

Entonces comencé a trabajar en DC. Vinieron a Gran Bretaña y se pusieron a reclutar a artistas. Me llevaron a un hotel y me dijeron “¿Querrías trabajar para nosotros?”. Me ofrecieron más dinero, el dinero de las reimpresiones, los derechos, un pago por el trabajo, e incluso una mesa de dibujo. Así que tuve que decir que sí.

Hice algunas historias de refuerzo y entonces me dieron la serie de Green Lantern. Yo estaba muy contento con eso, porque desde pequeño me encanta Green Lantern. Y sentí que había llegado a la meta, que estaba haciendo Green Lantern. Pero las historias de Green Lantern que me gustaban eran historias de ciencia ficción pura. Y en ese punto, Green Lantern estaba como atrapado en la Tierra y todo giraba alrededor de él y su novia. Así que sentí un poco… No decepcionado, pero tampoco eran mi tipo de historias favoritas.

Así que hablé con Alan, que por aquel entonces ya nos conocíamos bastante bien. Habíamos hecho algunas historias en 2000AD. Y teníamos un par de pitchs que queríamos trasladar a DC. Una era para Challengers of the Unkown, y otro era para J’onn J’onzz, el Detective Marciano. Y en ambos casos DC dijo que no, que esos personajes ya estaban siendo desarrollados por otros, así que no, gracias.

Y una noche recibí una llamada de Len Wein, que era el editor y creador de La Cosa del Pantano, preguntándome si tenía el teléfono del escritor británico llamado Alan Moore. Le di el número de teléfono de Alan. Len lo llamó y Alan pensó que alguien le estaba gastando una broma y lo colgó. Len volvió a llamar a Alan y le ofreció escribir La Cosa del Pantano.

Y entonces tuvo un éxito enorme. Tomó un personaje que estaba muerto y lo revitalizó del todo. Y entonces DC se preguntó: “¿Qué sería capaz de hacer con estos personajes que acabamos de comprar?”. Los publicaron originalmente en Charlton Comics, Blue Beetle, Capitán Átomo… Y Alan vino con el tratamiento de eso, el tratamiento de la historia.

Y entonces se lo oí decir a un amigo, a un amigo en común. Y luego me encontré con Alan y me dijo “me aburro con Green Lantern. Sería genial si pudiéramos hacer esto juntos”. Porque siempre hemos disfrutado trabajando juntos. “Serías genial para esto, Dave”.

Una semana después, estaba viajando a Estados Unidos, a la Chicago Comic Con, y DC tenía una fiesta. DC siempre organiza fiestas. Y fui hacia el editor manager, Dick Giordano, y le dije “ey, respecto a esta cosa que está haciendo Alan con los personajes de Charlton, me gustaría unirme”. Y me dijo “vale, ¿Qué opina Alan de esto?” y yo le respondí “A Alan le encantaría poder hacerla conmigo” “Vale, es tuya”.

Con la ventaja que da el tiempo ya pasado, ¿cambiaría a día de hoy algo de este proyecto?

Cuando hicimos las reimpresiones, corregimos muchos de los errores con el color. Que tampoco eran errores del color, si no de producción. Y en ese momento, podría haber rehecho algunos de las ilustraciones, pero pensé que si hacía eso no habría terminado nunca. Siempre hubiese estado viendo algo. Y sentí que era como un disco mítico, te gustan esas composiciones clásicas. Puede haber algunas notas imperfectas, pero sin esas notas, no sería lo mismo. Así que tuve la oportunidad de cambiar las cosas, pero decidí no hacerlo. Así es como se hizo, así es como debe ser.

Uno de los puntos diferenciadores de Watchmen es el uso de la portada como primera viñeta introductoria de cada episodio, ¿como surgió esta idea? ¿Le supuso una especial dificultad el tema de concebir la portada de esta forma? ¿De cual quedó más satisfecho y cúal fue la más compleja de realizar?

Mi portada favorita es la del número cuatro, que es la de las arenas de Marte, con huellas en ella. Tengo el arte original de esa portada. Dibujé las líneas, y John Higgins pintó los colores, en un anteproyecto. Así que yo tengo el anterpoyecto de eso, con todos los colores.

La portada favorita de Watchmen de Dave Gibbons

Tan solo pensé que funcionaría muy bien como portada. También es mi número favorito de Watchmen.

¿Este mismo?

Sí.

Gibbons hablándonos de su capítulo favorito de Watchmen

¿Nos podría explicar por qué?

Creo que es por el modo en el que la historia se despliega de una forma única. Por el modo que avanza y retrocede en el tiempo, y hace que éste cambie. Puesto que va hacia adelante y hacia atrás sobre los mismos sucesos, muchas de las viñetas son copias. Dibujaba una viñeta, luego la copiaba, y ahí se quedaba para más tarde.

Cuando dibujé ese número no lo hice en orden, normalmente vas viñeta a viñeta hasta que llegas al final del número. Pero este tenía muchos huecos. No fue hasta que un día comencé a rellenarlos y cuando lo leí entero por primera vez, la historia tenía sentido. Así que tuve una experiencia única.

Watchmen capítulo 4 página 1 y 2

Una de las enormes sorpresas que dejó el especial Rebirth es esa escena final con la que se da pie a la inclusión de los personajes de Watchmen dentro de la continuidad del universo DC. Previamente ya fueron utilizados en Before Watchmen. ¿Como padre de ellos, cómo se siente al respecto? ¿Qué cree que pueden aportar al universo DC?

No quería que DC hiciese Before Watchmen. No creí que fuese una buena idea. Creo que en lugar de expandir Watchmen, lo que hicieron fue diluir lo que la historia original hizo. Y Watchmen es una novela. No es parte de una continuidad en marcha. Es una novela. Para mí es como hacer una secuela o precuela de una novela. Como la precuela o secuela, de Lo que el Viento se Llevó, o de cualquier otro libro. Pensé que era una idea realmente mala. Sé porque DC quiso hacerlo, porque obtendrían beneficios y ganarían mucho dinero y ganar aún más dinero. Así que comercialmente, lo ve. Pero artísticamente, no creo que fuese una acción particularmente buena. Pusieron a buenos artistas a trabajar en ello, y respecto a eso no tengo ningún problema. Son artistas freelances. Y la verdad es que no lo he leído, pero ojeé algunos y hay un buen arte en ellos. Pero al final, no son más que otros cómics de DC.

Creo que su último trabajo como dibujante de una serie de cómic fue en la miniserie Secret Service junto a Mark Millar, ¿que no puede contar de ese proyecto? ¿Cómo fue su colaboración con Mark Millar? ¿Cómo fue trabajar, de nuevo, en un proyecto cerrado?

Llevo conociendo a Mark desde hace bastante tiempo. Él me escribió una carta de fan, cuando él tenía dieciséis años, justo había acabado de hacer Watchmen. Y me dijo “Hey, Dave. Me gustó Watchmen, y sé que es lo que deberías hacer después: esta historia que he escrito”. No recuerdo en que momento lo leí, pero recuerdo enviarle una respuesta muy amable y enviarle un sketch. Y entonces, años después comencé a ver su nombre entre los créditos. Y fue cuando hizo The Ultimates para Marvel cuando comencé a darme cuenta de su trabajo. Realmente me gustaba como escribe este tipo. Nos conocimos por aquella época. Nos dijimos que sería genial hacer algo juntos. Y tenía unas cuantas ideas que le rondaban la cabeza. Y que dijo “¿Qué te parecería hacer un cómic que sea una historia de espías?”. Y yo le dije “sí, nunca he hecho eso. Estaría genial”. Y surgió “Secret Service”. Originalmente se iba a llamar Uncle Sam, porque se iba a ambientar en Estados Unidos. Iba a estar protagonizada por un chaval y su tío Sam, que literalmente iba a ser el tío Sam. Pero cuando hablamos de ello, llegamos a la conclusión que iba a ser mucho mejor si lo ambientábamos en Inglaterra. Y eso fue realmente lo que lo hizo, porque pudimos jugar con eso de los chavales pobre de clase trabajadora frente a los espías con ostentosos. Eso fue lo que realmente hizo que se construyese la historia.

Mark cocinó originalmente la historia con Matthew Vaughn, el director. Se iba a hacer como una película desde el principio, aunque nosotros trabajásemos de otra manera en ello. Así que la película no fue realmente una adaptación del cómic, como sí que lo fue Watchmen. Creo que es una gran película. Fantástica y muy entretenida. Y por lo que he oído, la secuela, The Golden Circle, que se estrenará en unos pocos meses, también es muy buena. No tengo ni idea, no he estado para nada implicado, pero tengo muchas ganas de verla.

¿Algo en el horizonte para un futuro cercano?

Todavía sigo trabajando. Hago mucho trabajo de consultor creativo para Madefire, una compañía de cómics digitales. Los puedes descargar para tu Ipad, lo cual es genial. O en tu dispositivo Android. También ando trabajando con la compañía Magic Leap, que tiene una tecnología increíble de la que oirás hablar pronto. Probablemente a final de año.

Mi otro gran proyecto es que estoy diseñando un videojuego para ordenador con un amigo mío. No puedo decirte nada de eso. Y también estoy haciendo mi autobiografía, la cual espero que salga dentro de un año. A la vez estoy haciendo un “Cómo dibujar cómics al estilo Dave Gibbons”. No se titula así, pero es una guía sobre cómo dibujar. Y saldrá para finales de año.

Compartir
Artículo anteriorEl perdón y la furia
Artículo siguienteNovedades Yermo Ediciones mayo 2017

Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor.

En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.

Pedro de Mercader. Barcelonés de nacimiento (noviembre, 1992) hasta que me picó una araña y me fui a habitar a mundos imaginarios. Mi pasión desaforada por los cómics, el cine y los videojuegos me hizo estudiar comunicación audiovisual y creció en mí una necesidad por intentar contar historias en cualquier medio posible y hablar sobre las narraciones ajenas. Quise ser Tony Stark y me quedé en Jarvis. Gaiman, Miller Moore, Morrison, Brubaker y Hickman (entre muchos otros) son mis guías. Estaba perdido en el espacio, hasta que mi nave hizo un viaje interdimensional y acabé en este lugar amigable. Salvo por Annilihus.

Leave a Reply

6 Comentarios en "Entrevista con Dave Gibbons"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
billyboy

Dios, lo que nos perdimos con unos Challengers of the Unkown de Moore y Gibbons

frankbanner49

Buena entrevista!.

Yo me conformaría con que alguien publicase su HEROES DE HARLEM.
Hay más cosas,claro,pero de momento me conformaría con eso.

Sergio Aguirre

Ostras, Frank, me acaba de venir una coz de recuerdos con esa alusión. Qué mítica esa revista en blanco y negro con los seriales de Héroes de Harlem, Flesh!Dan Dare y Halcón Negro; cómo me aterrorizaban de niño con carga de violencia y sangre, acostumbrado a los superhéroes de Marvel y DC!

frankbanner49

A mí lo que siempre me flipába (y mucho!) de aquellos cuatro seriales era el RITMAZO que le metían. Aquí se iba al grano.Y avanzando, pero a ritmo de crucero!.
Y luego,siempre me viene a la cabeza que a nadie en Hollywood,(y con una franquicia como la de Spielberg,dando sus réditos), se le haya ocurrido aún llevar al formato de serie de televisión,un material tan potente como el de FLESH.

(el enano prehistórico de la porra,esa criatura que era como una especie de gusano devorando la mente de Halcón negro y que acaba con las púpilas en blanco,jejé…si que era era un material muy cañero).

Lo dicho,ahora que se reedita de todo,ya están tardando en reeditar estos seriales…y de postre que también lo hagan con aquella fotonovela de orígén “British” con aquel alienígena que salia en la revista Mortadelo. 😉

Superman95

A juzgar por el texto, se ve que Gibbons es un artista sencillo y agradable al trato. Geniales sus anécdotas, en especial de como pasa de responder a un ávido fan que termina convirtiendose en un gran escritor, como lo es Mark Millar.

Lance1

Comparto el punto de vista del señor Gibbons respecto a la inclusión de Watchnen en el universo DC. No es bueno artísticamente.

Watchnen era una obra que estaba completa, tenía un principio y un final bastante cerrados. Fue creada con eso en mente, ser autoconclusiva. Porque seguir exprimiendo algo que ya ha terminado?