Entrevista a Olivier Coipel

Por
3
1023
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

En la pasada Héroes Comic Con Madrid, entre los muchos invitados de primer nivel, encontrábamos la figura del dibujante francés Olivier Coipel. Su presencia en la capital madrileña coincidió con el anuncio de su salida de Marvel Comics, su encargo de hacer las portadas de Batman en DC Comics y su próxima colaboración con Mark Millar para una serie de creación propia. Aprovechando su visita, pudimos entrevistar al dibujante de Thor o Dinastía de M hablando de toda su carrera. A continuación os ofrecemos esta entrevista, así como muchas de las preguntas que se hicieron en la conferencia que ofreció durante la jornada del viernes. Con todos ustedes… Olivier Coipel.

Entrevista a Olivier Coipel

Pedro Monje: ¿Cómo empezaste a leer cómics?

Olivier Coipel: Fui a la Comic Con de San Diego. Por aquel entonces yo estaba viviendo en Los Ángeles, porque trabajaba en el campo de la animación. Me hablaron de la Comic Con y pensé que podría ser una buena idea ir a probar. El primer año que fui no hablé con ningún editor, fui simplemente de visitante, y fue una pasada. Para el segundo año ya me lo pensé mejor. Llevé hacer algunas páginas con lápiz azul, en papel de baja calidad. Eran como cuatro o cinco páginas, nada más. Así que como podrás imaginar, me dijeron muy amablemente que volviera al año siguiente. El tercero lo hice con un portfolio de verdad, con casi cuarenta páginas. Creo que esto fue en 1999. Llegué a la sala donde DC Comics revisaba los portfolios… y estaba llena de gente. No cabía nadie más. Salió un tío a dirigirse a todos nosotros y nos dijo que éramos demasiados y que iban a hacer un sorteo para ver a quién atendían. Iban a atender solo a cincuenta personas, así que yo tenía fe de que me tocara uno de los tickets. Los minutos iban pasando y según los números de los tickets iban saliendo, los agraciados se ponían a gritar de la emoción. Yo seguía esperando, y esperando… Y así hasta que salieron los cincuenta números. No me había tocado. No podía ser. No, no. Me negaba a ello. Nos dijeron que a los que no nos había tocado tendrían que repetir al año siguiente. Pero yo estaba muy desesperado, me quedé allí rezagado como intentando asimilar que no me fueran a revisar el portfolio. Creo que me quedé el último en la sala, y apareció por allí Mark Chiarello. Me preguntó a ver qué me pasaba y le expliqué todo, así que él mismo se ofreció a revisarme las páginas y a presentarme a toda la gente de DC. Dos semanas después me ofrecieron un trabajo.

P.M.: ¿Dos semanas?

O.C.: Si. Yo creo que no se creía del todo que yo hubiera hecho aquellas páginas. Miraba una, levantaba la mirada y me miraba a mí en silencio. Así con todas las páginas. Y después de acabar me presentó a los editores.

P.M.: ¿Cómo recuerdas tu etapa con la Legión de Superhéroes? Porque estuvo rodeado de polémica de principio a fin…

O.C.: Te seré sincero. No sabía nada de la Legión de Superhéroes. Este fue mi primer trabajo y yo estaba concentrado en intentar hacerlo lo mejor posible. No conocer a los personajes era bueno para mí, porque así no iba a estar influenciado por la interpretación de otros dibujantes. Obviamente, cuando empiezas siempre tienes curiosidad por la reacción de los lectores sobre tu trabajo y visité varias páginas web. Y… ¡guau! La gente era muy borde, muy desagradable. Les parecía todo mal. Me criticaban y me daban por todos los lados. “Mi hijo de cinco años dibuja mejor que él” o “Parece que ha dibujado con los pies” era lo más suave que podía leer [Risas]. Obviamente, ahora me rio mucho cuando me acuerdo de todo aquello, pero créeme que lo pasé bastante mal. Y es que en parte los aficionados de la Legión son muy apasionados con su serie y su grupo, pero…

The Thunder

P.M.: ¿Cómo recuerdas tu cambio de DC a Marvel?

O.C.: Estuve en la serie durante mucho tiempo, tenía muchas ideas para la Legión ya que era un reparto de personajes muy grande y podía hacer muchas cosas con ellos. Nunca pensé en cambiar a Marvel, no era un sueño que tuviera. De hecho, me habían contado distintas personas que en Marvel no trataban tan bien a los dibujantes como a los guionistas, que el ritmo de trabajo era mucho más alto que en DC y que quizá no iba a estar muy cómodo. Era como una leyenda. Pero Marvel me contactó en varias ocasiones, y cuando les expuse mis dudas, pues me dejaron bastante tranquilo y acabé aceptando. Al cambiar, efectivamente, me di cuenta que no había tanta diferencia. De hecho, lo que descubrí muy pronto es que estaban dispuestos a apostar e invertir en mi nombre. En DC estuve en la Legión durante muchos años y no me dieron ninguna publicidad extra ni un cambio a una serie más popular ni nada. En Marvel sí. Nada más llegar. Me promocionar mucho y fueron siempre muy amables.

Especialmente pude disfrutar de poder trabajar con Geoff Johns, que era un guionista que a mí me gustaba mucho por aquel entonces. Al leer el script ya ves que todas las cosas están ahí puestas por algún motivo. Que todo tiene un sentido. Cuando Pantera Negra le rompe la mandíbula a Cráneo Rojo… Madre mía. Eso fue alucinante. Había más diferencias con DC, porque al fin y al cabo yo con la Legión no tenía ningún apego a los personajes, ya que nunca los había leído de niño. Pero con Marvel no pasaba eso. Había crecido con ellos. Ya no partía de una hoja en blanco. Gran parte del trabajo ya estaba hecho, porque me los conocía de memoria. Era un poco intimidante, por supuesto, pero una gozada estar ante este reto. Especialmente con el Capitán América. De hecho, creo que a pesar de haberlo dibujado tantas veces estos años, no he conseguido dar con la tecla. Ese boy scout militar no es nada fácil de dibujar. Me cuesta imaginar su cara.

P.M.: Tras una etapa con tantos personajes en la Legión y una etapa también con muchos personajes como Vengadores, diste el salto a dibujar todavía más personajes en una serie [Risas]: Dinastía de M. ¿Cómo recuerdas este trabajo con Brian Michael Bendis?

O.C.: Fue genial. Me acababan de nombrar un Young Gun en Marvel y me habían prometido un evento de este tipo. Sí, por otro lado prefería hacer una serie de un solo personaje, pero esto también era estimulante. Tenía que ser versátil y poder dibujar a todos los personajes en las páginas aunque fuera en una viñeta o solo las caras. Pero es como en las películas. Cuando un actor hace muchas películas que son comedia, te acaban encasillando y es muy difícil salir de ahí para hacer otro registro. Yo quería salir de las series de grupo. La Legión fue por casualidad, no tuve ningún poder de decisión. Pero en Dinastía de M acepté porque era una versión alternativa de los personajes, con trajes y uniformes distintos. Eso me iba a ayudar. Pero te seré sincero, la verdadera razón por la que quise dibujar este evento era porque por fin iba a poder hacer a los X-Men. Como con tantos de los artistas de mi generación, ellos son el sueño al que aspirar.

P.M.: Pues la verdad es que no les has dibujado mucho más.

O.C.: [Risas] Eso es cierto. Hice Dinastía de M y luego un par de números de Uncanny X-Men con Chris Claremont, lo cual fue muy importante para mí. Fue otro sueño hecho realidad.

P.M.: ¿También relanzaste los X-Men con todo chicas y con guiones de Brian Wood, no?

O.C.: [Risas] Sí, cierto. Se me olvidaba. Fue un tiempo en el que Marvel estaba girando el timón y cambiando la atención que les prestaba a las series. Cuando me encargué de esta serie, que hubiera estado muy bien en otro tiempo, Marvel dedicaba casi toda su atención a los Vengadores. Los mutantes estaban en doble fila, así que casi todos los proyectos importantes que me ofrecían estaban protagonizados por vengadores.

P.M.: Si, de hecho más que con los Vengadores tu nombre se asoció mucho con el del Dios del Trueno. ¿Cómo recuerdas tu primera etapa, de tres, en Thor?

O.C.: No pensaba que iba a funcionar tan bien. De hecho, el pensar eso hizo que trabajara con menos presión. Pero la verdad es que el resultado fue muy bueno. Joe Michael Straczynski disfrutamos del placer de traer de vuelta a un personaje que llevaba tanto tiempo desaparecido del Universo Marvel. Eso implica una presión extra, porque hay que hacer algo muy gordo. Pero como por aquel entonces no estábamos todo el día hablando de las películas y cosas así, pues pudimos hacerlo a nuestra manera, intentando estar cómodos con Thor y haciendo que importe. De todas formas esto es importante: siempre, siempre que empiezas una serie, no sabes cómo vas a hacerlo. Vale, sabes cómo dibujar el uniforme, pero no sabes bien cómo hacer que se mueva, que interaccione con el resto, que vuele… Todo eso se va descubriendo sobre la marcha. Y cuanto más lo haces y lo dibujas, mejor acabas definiendo al personaje, la cara, sus gestos, su tamaño, su pelo, sus amigos… Con Thor tuve la oportunidad de que esto fuera así. Todo eso. Incluso Oklahoma. Un sitio en el que nunca he estado pero que estudié muy bien para poder hacer creíble la situación de que unos dioses se plantasen allí. Conseguir dibujar bien la confianza que Thor transmite a los humanos de ese pueblo. Que el lector perciba lo que esos ciudadanos sienten.

P.M.: He estado revisando todas tus aportaciones en Marvel y DC y me ha llamado la atención que no has creado muchos personajes, Layla Miller entre ellos.

O.C.: Esto es un pregunta curiosa. Es cierto lo que dices, pero no creo que el mundo de los superhéroes funcione así. No me importa no haber creado ningún gran personaje, pero sí que me lo he pasado bien reinterpretando a los que ya existían. El último que creo que recuerdo es Spider-Punk, que fue casi un accidente, pero estoy orgulloso de él. Pero vamos, no creo que nunca vaya a tener serie propia… [Risas].

P.M.:Respecto a lo que comentas de reinterpretar, quería comentar cómo fue la tarea de rediseñar el uniforme de Thor para toda una generación de lectores.

O.C.: Pues mira, ahora que me preguntas esto, te puedo responder a la pregunta anterior un poco mejor. Hay un personaje del que estoy muy orgulloso, y es de la Loki mujer que hice en Thor con Joe Michael Straczynski. Muy orgulloso. Porque desde entonces he visto y sigo viendo a muchas chicas y mujeres vestidas como esta versión de Loki en las convenciones. Aunque la verdad es que la hice a la primera, muy de corrido. La diseñé según la dibujaba. No quería hacerla como la típica top-model y busqué algo de inspiración. Por aquel entonces en la televisión estaban emitiendo algo de Marilyn Manson, así que dibujé a Loki sin cejas [Risas]. En cuanto lo ví, lo tuve claro. Así sería más creepy que nunca. Y hay veces que las ideas improvisadas son las mejores. Y otras no tanto.

Respecto a lo del diseño de Thor, fue duro, sí. Te puedes imaginar por qué. Quizá era un poco inconsciente, pero te aseguro que le di muchas vueltas. Quería ser respetuoso con los creadores del uniforme original. Releí muchos de los números de Kirby, para mantener la esencia del personaje en el nuevo uniforme. Y luego a partir de ahí jugar más o menos. Straczynski sí me decía que al menos intentara darle un aspecto propio de El Señor de Los Anillos. Le quité los círculos, y pensaba que eso iba a causar polémica, pero la verdad es que gustó mucho.

P.M.: Con Thor has trabajado en varias ocasiones. Primero con Stracysnki, después con Matt Fraction y más recientemente con Jason Aaron. ¿Recuerdas por qué dejaste la serie la primera vez?

O.C.: Hmmm. No me acuerdo muy bien… No, espera. Yo no dejé la serie. Me cambiaron ellos de serie, porque hubo un malentendido. Les dije que quería hacer un gran evento, así que me pusieron en Cisma. Tan solo quería tomarme un descanso de la serie, no dejarla.

P.M.:En Cisma hubo una doble splash-page donde Sentry descuartiza a Ares y te

O.C.: [Interrumpe] La odio. La odio. Odio esta página [Risas del público, pero Oliver muy serio]. No me gusta hacer este tipo de violencia en los cómics porque sí. Entiendo que se haga dentro de un contexto, pero no sin venir a cuento. Me gusta cuando haces violencia sin enseñar violencia. Pero esta página, con un personaje siendo separado en dos… No me gustó. No me parece bonito.

P.M.: ¿Entonces desde la editorial te pusieron problemas con la página?

O.C.: Todo lo contrario. De hecho, me animaban a poner más. Bendis me decía “Venga, dale, llénalo de sangre”. Si hiciera esta página hoy en día, no lo haría de esta forma. Lo haría muy distinto. Mucha menos sangre, un enfoque diferente.

P.M.: Curioso. Después de esto volviste a Thor, con Fraction. Es una pregunta bastante tópica, pero ¿cuales dirías que son las diferencias entre la forma de escribir de estos tres colaboradores?

O.C.: De Straczynski me gusta el tiempo que se toma para contar sus historias. Puedes respirar, puedes sentirlas mucho más. Se toma su tiempo… y de repente te lo cambia todo en un instante. De Matt, lo que me gusta es que está mucho más cerca de la ciencia ficción. Al principio no me parecía muy lógico lo que quería hacer para un personaje como Thor, pero ahora lo veo con perspectiva y me gusta mucho. En su día fue un cambio muy gordo entre la etapa de JMS y la suya, pero ahora lo entiendo. Con Aaron me parece que se ha parecido más a Straczynski, aunque he estado menos tiempo. Me gusta este ritmo. Puedes jugar mejor con el espacio de las páginas. Cuando pasan muchas cosas tienes que juntarlo todo en las viñetas y es más fácil que quede descontento con el resultado. Prefiero las escenas más lentas, aunque sea irónico decir eso teniendo en cuenta que me dedico al cómic americano, que se rige por otros estándares de peleas y nervios.

P.M.:También trabajaste hace unos cinco años en un gran evento como Vengadores vs. Patrulla-X. Y lo hiciste en colaboración con otros dos dibujantes de un estilo muy, muy distinto al tuyo. ¿Qué opinión te merece el resultado artístico de esta saga?

O.C.: ¿Y eso me toca decirlo a mí? Quizá deberías preguntarme sobre si quería formar parte de este evento o no. Todo empezó cuando me pidieron diseñar a los Phoenix Five. Parece que confían en mí para este tipo de cosas, pero luego… Tres dibujantes diferentes en doce números… no soy yo quién para decir nada. Pero sí que es raro. Tener a una sola persona para encargarse de toda la serie hubiera obligado a tener el evento preparado con dos años de antelación. Y Marvel no hace esas cosas. No hay tiempo para pensar, para que un dibujante pueda hacer un trabajo con calidad en diez o doce números. Anuncian series muy rápidas. Muchas veces cuando acabas el tercer número el primero acaba de salir. Y ahí tienes la sensación de ser un poco como Indiana Jones, con la gran roca rondando detrás de ti. La presión de trabajar en una serie mensual es muy alta y hay que trabajar todas las noches y fines de semana.

P.M.: Este año (en 2017) Axel Alonso hizo unas declaraciones…

O.C.: [Risas]

P.M.: Ya sabes por dónde voy, ¿verdad?

O.C.: No sé, no sé… Dímelo tú.

P.M.: Axel Alonso dijo que hoy en día en el mundo del cómic tan solo hay un par de dibujantes que atraigan al público por sí solos (“move the needle”). Dijo tú nombre y el de Steve McNiven. ¿Qué opinión te merece esta reflexión? ¿Cómo reaccionaste cuando oíste esto?

O.C.: Bueno, la verdad es que yo no oí nada. De repente muchos dibujantes me empezaron a preguntar por privado sobre esto y yo no tenía ni idea. Lo primero, no creo que solo sean dos dibujantes los que atraigan al público. El cómic es un arte visual, así que creo que está claro que los dibujantes son clave y hay muchos y muy buenos. La gente compra los cómics para mirar los dibujantes. En cualquier caso, aunque él piense eso, no creo que esté bien decir nombres. Es como cuando estás en el colegio, y un profesor dice que “todos sois una mierda, menos tú y tú”. Eso no se puede hacer. Te pone en una posición muy incómoda con otros compañeros de profesión. No sé si yo soy más popular y vendo más que otros dibujantes. No tiene sentido.

P.M.: ¿Crees que un buen dibujo puede mejorar una mala historia?

O.C.: Si, si. Por supuesto. Estoy convencido de ello. Somos los directores de la película. Tenemos el script, y hacemos la película. ¿Sabes esas situaciones en las que un guión es muy monótono y el director le da vida? Pues creo que nosotros hacemos un poco eso. Le damos vida al guión, lo hacemos creíble. Que sea fluido.

P.M.: Cuatro o cinco meses después de estas declaraciones se anunció que dejabas Marvel y volvías a DC para hacer las portadas de Batman. ¿Cómo surgió este cambio?

O.C.: ¿Cómo? Pues oportunidades ha habido muchas. Siempre me llamaban pero siempre estaba con un contrato en exclusiva con Marvel, y muy feliz con él. Lo dejaba pasar. Desde hace un par de años he hablado bastante con Scott Snyder, que quería trabajar conmigo como fuera. Yo también quería trabajar con él, obviamente. Al principio hablamos de hacer el one-shot Batman: Lost [Nota del editor: este cómic se había publicado justo aquella semana, al final sin páginas de Coipel, tan solo la portada]. Pero todavía me quedaba por acordar muchas cosas con DC, sobre el precio por página y cosas así, así que le pedí a Snyder que se aseguraba que DC no filtraba ninguna información de mi participación. Bueno, pues ya sabéis lo que pasó. Se anunció que yo iba a dibujarlo cuando estaba claro internamente en DC que no lo iba a hacer, y luego la gente ha quedado desencantado. En fin. De todas formas voy a hacer las portadas de Batman. Que ya de por sí es mucha presión, porque es Batman. Todo el mundo le quiere dibujar, pero es difícil encontrar una forma de hacerlo con una personalidad propia, con mi sello. Crees que conoces a Batman. Le puedes haber dibujado mil veces, pero a la hora de la verdad es muy difícil dibujarlo. Sobre todo en portadas. Creo que para mí sería más fácil dibujarlo en páginas interiores que en la propia portada, porque puedes jugar mejor con cómo se mueve y con la ciudad. De todas formas eso me pasa con todas las portadas. No creo que yo sea un muy buen portadista. Creo que se me dan mejor las páginas interiores, hacer una historia. Las portadas tienen trampa… y más en el caso de Batman. Al principio no estaba muy seguro, pero ahora ya estoy empezando a tener más ideas de cómo hacerlo. Siempre cuenta.

P.M.:¿Algún otro personaje de DC que quizás te gustaría hacer en el futuro?

O.C.: Oh, sí, sí. Wonder Woman. Sin duda. Me han ofrecido muchos proyectos pero no quería hacer nada justo después de Marvel que fuera también muy superheróico. Así que de momento serán portadas en DC.

P.M.: Justo a tiempo para esta Héroes Comic Con se ha anunciado tu colaboración con Mark Millar en un proyecto titulado The Magic Order. ¿Qué puedes adelantarnos?

O.C.: Es una mezcla de Los Sopranos con Harry Potter. Mafia con magia. Todo en una perspectiva moderna, en el mundo de hoy en día, muy asociado a las ciudades que conocemos, como Chicago o Londres. Gente normal, nada de superhéroes. Bueno, gente normal no tanto. Son magos y brujas que nos protegen a todos nosotros. Ya conocéis la forma de escribir de Mark Millar, así que habrá mucha violencia. Pero al menos con esta puedo jugar como a mí me gusta [Risas]. Ya la segunda página de la serie Mark me pedía que metiera mucha sangre y yo no dejaba de acordarme de la página de Ares y el Vigía [Risas].

P.M.: [Risas] Es que le encanta. ¿Cómo ha surgido esta oportunidad de trabajar con él? Porque no me suena ninguna colaboración previa…

O.C.: No, no. No habíamos trabajado. Nos hemos encontrado varias veces, eso sí, y siempre me decía que quería trabajar conmigo. Creo que hemos hablado de esto durante cinco años por lo menos… Cuando quedé libre se lo comenté y se emocionó mucho. No dejamos de hablar. Y esto es lo que ha salido. Bueno, lo que saldrá, porque hasta Abril o Mayo no lo publicaremos.

Genial. Lo esperararemos con ganas. ¡Muchas gracias por tu tiempo, Olivier!

Leave a Reply

3 Comentarios en "Entrevista a Olivier Coipel"

  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
ultron_ilimitado
Lector

Puta máquina de dibujante, sin duda uno de mis top 5. A ver si se le vuelve a ver pronto por una serie regular.

Sith
Lector

Completamente de acuerdo con todas tus palabras Ultron, ruego en algún mometno que vuelva a dibujar a Thor ya que para mi desde que volvió al ruedo de la mano de JMS es el dibujante definitivo de Thor, no hay con que darle.

Muchas gracias por la entrevista.

Duma
Lector

Entonces ¿no es que haya terminado su exclusividad con Marvel sino que ha dejado la editorial? Parece que lo considera agua pasada en varias de sus respuestas aunque como tampoco se le ha preguntado expresamente sobre esa cuestión, cuesta saberlo.

Lástima porque no sé si serán sólo 2 o diez, pero este dibujante a mí me hace comprar todo lo que firma.