Entrevista a Lee Bermejo

Por y
10
1305

Lee Bermejo es uno de los nuevos talentos más interesantes del panorama artístico americano que ha surgido en el presente siglo. Pese a tratarse de un autor joven en cuanto a producción se refiere (más teniendo en cuenta que su presencia en series regulares es prácticamente nula), ha tenido la oportunidad de dejar huella en los iconos de DC Comics con la interpretación de Superman y Batman, además de sus respectivas némesis. Su estilo inconfundible y el trabajo en las páginas de la miniserie centrada en Lex Luthor le llevaron a la fama internacional y rápidamente se convirtió en uno de los artistas del momento. Tras unos primeros proyectos colaborativos con Brian Azzarello, Lee Bermejo dió un paso adelante y no solo decidió encargarse de las portadas, el dibujo y las tintas de sus obras, sino que además firmó él mismo el guión de su best-selling Batman: Noël, sorprendiendo a propios y extraños y encontrando una nueva voz (artística y argumental) para un Batman del que tras 75 años parecía que ya estaba todo dicho. Tras unos meses centrados en una de las miniseries de la polémica Antes de Watchmen y gracias a los servicios prestados, DC Comics le ha premiado a Bermejo quien está preparando una serie de creación propia dentro de la renacida línea Vertigo bautizada como The Suiciders. Para hablar de todo esto y mucho más y aprovechando su visita a las Jornadas de Cómic de Avilés, mantuvimos la siguiente entrevista con Lee Bermejo.

Nota: Esta entrevista fue realizada en las pasadas Jornadas del Cómic de Aviles y publicada previamente en el número 218 de la revista Dolmen.

Entrevista a Lee Bermejo

Zona Negativa: Lee, para empezar nos gustaría hablar un poco sobre tus inicios como lector de cómics. ¿Qué es lo que leías cuando eras pequeño? ¿Cuándo empezaste a leer y a comprar cómics?

Lee Bermejo: Leía principalmente Batman, algo de Superman y algo de Spiderman. Cuando era pequeño, creo que iba a quinto o sexto así que tendría unos 10 años, mi familia se mudó a California y allí descubrí por primera vez una tienda de cómics, porque en el pueblo en el que vivíamos era pequeño y no tenía ninguna. Allí empecé a descubrir todo ese tipo de material que no podía encontrarse en un estante giratorio dentro de una droguería. Series como The Shadow, que sacaba DC en aquel momento, Kyle Baker, Clive Baker, Bill Sienkiewicz, Wasteland, Black Orchid y todo lo que estaba haciendo Howard Chaykin por entonces, como American Flagg!.

Más importante aún fue que prácticamente fue la misma época en la que mi abuela me regaló el tomo de El regreso del Caballero Oscuro. Esa fue una de las primeras obras cuyo dibujo me impactó de verdad. Por primera vez me fijé mucho más en los dibujos y quería saber quién era el responsable de haberlos hecho. En ese punto fue cuando para mí los cómics pasaron de ser un sitio donde leer sobre unos personajes a ser una profesión.

Z.N.: Así que a uno de los primeros artistas que conociste como tal fue a Frank Miller.

Lee Bermejo: Uno de los primeros fue Howard Chaykin y por supuesto Arthur Adams, Bill Sienkiewicz…todo aquello salía en la misma época. Obviamente, La Broma Asesina, que salió más o menos cuando Batman: The Cult. Estos fueron los primeros cómics cuyo arte me impactó mucho.

Z.N.: Y ya cuando empezaste a dibujar, ¿quiénes eran tus mayores influencias? ¿En qué artistas te fijabas más para perfeccionar tu estilo?

Lee Bermejo: Eran muchos. Fui pasando por fases. Copiaba mucho a Howard Chaykin y a Norman Rockwell. Mi madre tenía un gran libro de Norman Rockwell en casa y copiaba de él muchas ilustraciones. Y entonces, cuando me rondaba cada vez más la idea de dedicarme a dibujar cómics, comenzó la era de Image Comics. Artistas como Whilce Portaccio, Marc Silvestri y muchos otros que habían estado trabajando para Marvel aterrizaron en Image. Yo seguía e incluso imitaba mucho de su trabajo. Por ahí fueron mis comienzos artísticos.

Z.N.: ¿Puedes hablarnos del procedimiento creativo de dibujo que sigues a la hora de encarar una página? ¿Ha cambiado con el tiempo éste proceso?

Lee Bermejo: Sí, así es. Siempre comienzo con el mismo principio básico, que es un boceto. Pero lo he hecho de distintas maneras a lo largo de mi carrera. Algunas veces hago el boceto en una página en un tamaño más pequeño que el de la versión final. Pero la mayoría de las veces me permito pasar directamente a la página definitiva porque sé visualizar bastante bien cómo quiero que sea. Y así, paso a componerla directo al tablero. Empiezo a hacerlo holgadamente y luego poco a poco lo voy refinando hasta llegar a la fase de entintado. Pasé por una época en la que dibujaba cada viñeta individualmente, en distintos pedazos de papel, esperando que eso me ayudara con la composición. Pero era demasiado tedioso. Había mucho que encajar y dibujos con mucha energía que luego la perdían por completo cuando los pasaba a la página definitiva. Así que ahora lo que trato de hacer es ir directo al tablero de dibujo, abocetar todo al tamaño final e intentar ser lo más preciso posible para intentar mantener toda la “vida” que pudiera tener el dibujo.

Z.N.: En tu carrera destacan los trabajos que has venido haciendo con Brian Azzarello. La primera vez que coincidisteis fue en un número especial de 100 Balas ¿Fue ahí donde os conocisteis, o había habido algún contacto previo?

Lee Bermejo: No, no, lo primero que hicimos fue el Batman/Deathblow, porque el pin-up para 100 Balas lo hice mientras trabajaba en aquella miniserie. Ya estábamos trabajando juntos por entonces.

Z.N.: Así que en realidad os conocisteis con Batman/Deathblow.

Lee Bermejo: Sí, sí. Fue un proyecto que me llevó mucho tiempo, tardé como un año hasta que el cómic pudo salir, así que ya llevábamos trabajando un tiempo cuando hice lo de 100 Balas.

Z.N.: Batman/Deathblow fue tu primer gran encargo, con dos personajes icónicos en sus respectivas editoriales y con un guionista de garantías. ¿Cómo surgió esta oportunidad?

Lee Bermejo: Yo había crecido siendo un gran fan de Tim Bradstreet y antes de convertirme en profesional le conocí en la Comic-Con de San Diego. Y empezamos a mantener una relación, era muy amable y generoso con su tiempo. Era uno de esos profesionales en los que fijarse, siempre que podía me ayudaba con páginas de prueba que eran una porquería y cosas así. Y cuando empecé a trabajar mantuvimos esa relación, obviamente. Cuando Tim no estaba ocupado haciendo muchas ilustraciones, entintaba de vez en cuando, así que llegó un punto en que pensamos que sería buena idea trabajar juntos. Esto pasó al poco de empezar 100 Balas, creo que habían salido unos seis números de la serie. Yo ya había comprado Jonny Double antes, y me encantaba lo que estaba haciendo Brian [Azzarello] por entonces. Tenía un gran estilo escribiendo, era una persona con la que tenía muchas ganas de trabajar. Y Tim le conocía, creo que ambos eran de Chicago o algo así. También habían trabajado juntos, así que Tim me dijo: “Hablaré con Brian sobre ello”.

Al mismo tiempo, Jim Lee también fue una pieza fundamental para que el cómic pudiera hacerse. Creo que justo en aquel momento DC acababa de comprar Wildstorm, así que sabíamos que la posibilidad de usar esos personajes existía. Como yo trabajaba por entonces para Wildstorm, queríamos introducir personajes de ese universo en la serie. Así es cómo Batman acabó juntándose con Deathblow. Creo que fue la combinación de todos estos factores lo que convenció a Brian [Azzarello] de hacer la serie.

Lee Bermejo 1

Z.N.: También hiciste con Azzarello Lex Luthor: Man of Steel (2005) y Joker (2008), que se han convertido en dos de tus obras más conocidas. ¿Cuál es tu visión de estos dos personajes? ¿Qué diferencias y similitudes encuentras entre ambos?

Lee Bermejo: Creo que la mayor diferencia entre los dos personajes es que Lex Luthor no se considera a sí mismo un villano. Y el Joker es absolutamente feliz con qué y quién es. No creo que haya en la mente del Joker ninguna duda acerca de su naturaleza. Lex, por otra parte, realmente cree que está haciendo algo por el bien de la humanidad. Lo más interesante para mí es que hace de verdadero contrapunto a Superman. Y ahora, con la película [El Hombre de Acero], creo que es interesante que hayan optado por un acercamiento más alienígena a Superman, que hayan decidido centrarse en el hecho de que es un extraterrestre. Eso es algo que nosotros hicimos en aquel cómic, porque queríamos hablar de Superman como posible amenaza extraterrestre.

Y creo que otra de las diferencias entre ellos es que para mí Lex Luthor es un personaje del que te puedes fiar, es digno de confianza. Aunque sea un genio multimillonario creo que su actitud no está muy lejos de lo comprensible. El Joker, por otra parte, es sólo un psicópata, es un perro rabioso, uno no puede vivir despreocupadamente con el Joker por ahí, porque está demasiado loco. Pero eso también es liberador cuando trabajas con él como personaje. El Joker es sin duda el personaje con el que más me he divertido al dibujarlo porque es la pura definición de lunático. Un lunático caótico.

Z.N.: Precisamente en esta obra es donde veríamos por primera vez un diseño de Batman que se ha convertido en tu marca personal, ya que desde entonces lo has usado en todas tus interpretaciones del personaje. ¿Por qué decidiste desde un principio usar un diseño propio?

Lee Bermejo: Creo que fue por la confluencia de un par de factores. Uno de ellos es lo lento que soy. Me lleva tanto tiempo completar un proyecto que no puedo hacerme a la idea de trabajar en algo si no puedo hacerlo mío de algún modo. Aunque no sea un personaje mío tengo que encontrar la manera de darle un toque personal. Así que todos esos cambios visuales son una manera de hacerlo más interesante para mí, de hacer al personaje mío de alguna manera. Y Batman siempre fue un personaje del que tuve claro cuál era mi visión, sabía que quería anclarle a la realidad lo más posible. Y quería que tuviera una silueta angulosa. No creo que Batman deba tener un contorno redondeado, creo que debe ser casi como un objeto afilado. Y todo esto llevó a aquella armadura de batalla urbana, con kevlar y demás que le ayudaría a sobrevivir. Intenté una aproximación tan real y personal como pude.

Z.N.: Desde entonces has dibujado a Batman en muchas otras ocasiones que te podrían haber permitido utilizar otro diseño, como las portadas de Gotham Knights o Batman: Noël, ¿Por qué decidiste ser fiel a tu diseño original?

Lee Bermejo: Porque no podría hacerlo si no me lo tomo en serio. Aunque lo haya hecho antes, hay personajes con los que no puedes hacer demasiado. Es decir, yo no soy uno de esos artistas que puede hacer…Green Lantern y darle un toque propio. Yo no le veo sentido a hacer este tipo de cómics si no pones algo de ti en ellos. No estoy dibujando un libro para colorear, quiero que mi arte sea personal. Aunque los personajes no sean míos y pertenezcan a un gigantesco conglomerado empresarial que todo el mundo conoce, quiero que haya algo de mí en ellos de forma que la gente pueda decir “Ése es el Batman de Lee Bermejo” o “ése es el Superman de Lee Bermejo”

Ésa es también la razón por la que no he trabajado con muchos otros personajes. Hay algunos que simplemente no puedo hacerlos. Ni les haría justicia ni sería divertido para mí. Así que todo lo que hago tengo que filtrarlo primero por mi propia versión.

Z.N.: ¿Crees que tu diseño quedaría bien en pantalla? Podría ser la mezcla perfecta entre funcionalidad y fidelidad a los cómics.

Lee Bermejo: Si, quedaría bien. No creo que lleguemos a verlo pero seguro que sería interesante ver ciertos elementos de ese traje. Lo que me gustaría es que se deshicieran de los trajes de goma. Creo que eso ya sería dar un paso en la dirección correcta.

Z.N.: Cuando DC Comics publicó Wednesday Comics y fuiste elegido para dibujar la “strip” de Superman. ¿Cómo encaraste este proyecto desde un punto de vista artístico y en cuanto a método de trabajo?

Lee Bermejo: Fue muy divertido. Y una oportunidad de dibujar más grande de lo normal. Es una forma muy…plural de contar una historia, porque en una sola página, para llegar del punto A al punto B tienes muchísimo espacio. Pero tuve suerte al trabajar con [John] Arcudi, porque creo que supo componer las historias de una forma muy razonable. Había una página en particular que era el origen de Superman. ¡En una página! Y… ¡guau! Quizás, visto desde fuera pueda parecer fácil, pero hacerla fue un trabajo realmente complicado porque había que elegir un momento exacto para cada etapa. No podíamos dejarnos nada para la página siguiente, había que aprovechar cada espacio, todo tenía que estar en el lugar adecuado y en el tiempo adecuado. Aquello me hizo respetar mucho el trabajo de los artistas de tiras cómicas, cuyo medio es mucho más implacable que el de un cómic de 22 o 24 páginas.

Lee Bermejo 2

Z.N.: Has mencionado a John Arcudi, ¿cómo fue trabajar con él en esta obra?

Lee Bermejo: Fue divertido. Creo que John es un guionista muy inteligente y que imprime una especial sensibilidad a todo lo que hace. Lo más interesante de aquella historia era que su Superman era un poco más emocional que el Superman que vemos normalmente. Y alguna gente reaccionó de forma bastante violenta contra ella, porque todavía existe esa parte del público que lo único que quiere es divertirse viendo a Superman golpeando cosas durante 22 páginas. Pero para mí su Superman es uno de los personajes más expresivos que uno puede dibujar, porque John [Arcudi] fue capaz de mostrar un gran rango de emociones a lo largo de toda la historia. Era una gran historia pero con un ligero tono íntimo.

Z.N.: Desde tus primeras entrevistas siempre declarabas tener un sueño: publicar tu propia novela gráfica de Batman. El sueño se hizo realidad con Batman: Noël. Ahora que ha pasado un tiempo… ¿cómo valoras el resultado? ¿Estás contento la obra y con su acogida?

Lee Bermejo: Si, creo que fue acogido bastante bien. Pero para mí esa obra fue más como un ejercicio que otra cosa. Estaba diseñado específicamente para ayudarme a aprender a escribir y estructurar una historia. No es que una sola obra me vaya a enseñar a ser guionista pero para mí, su objetivo principal por encima de otros era el de ver si podía hacerlo, era una prueba. Y ahora que estoy escribiendo mi propia serie con mis propios personajes me doy cuenta de cuán importante es definir correctamente la estructura de una historia desde el principio. Aquella obra estaba basada en Cuento de Navidad así que sabía lo que tenía por delante y lo que necesitaba de los personajes. Fue más un problema de poner cada pieza en el lugar correcto y de mantener la sensación de ser un cuento para niños sin que pareciera forzado.

Creo que hay ciertos elementos de la obra que contradicen lo que estoy haciendo ahora y que seguramente cambiaría, pero eso pasa con todo. Pero estoy muy contento con el coloreado del cómic. Creo que, al final, lo más importante es que se produjo un buen matrimonio entre el trabajo de Barbara Ciardo y el mío. Hubo una química casi perfecta y es lo que yo diría que fue lo mejor de aquel proyecto.

Z.N.: También trabajaste con ella en Wednesday Comics.

Lee Bermejo: Sí, y en Rorschach también. Y seguramente coloree mi nueva serie también. Creo que hay muy buenas vibraciones entre nosotros dos. Ella entiende perfectamente lo que hago. Su trabajo es muy…femenino, y no lo digo sólo porque sea mujer. Es un trabajo muy suave, muy delicado…el mío, por el contrario, yo suelo decir que es masculino. Mi dibujo es pesado y vasto y ella lo completa de una forma muy genuina.

Z.N.: Así que tuviste muy claro desde el principio que Batman: Noël iba a ser a color.

Lee Bermejo: Sí, indudablemente. Mi objetivo era hacer un cuento para niños con Batman en él. Por eso tampoco utilicé bocadillos para el guión, porque quería que tuviera aspecto de cuento infantil. Algo que los padres pudieran leer a sus hijos. Todo los cómics que había hecho hasta ese momento eran bastante maduros, especialmente Joker, que contenía material bastante fuerte. Y me gustó hacerlo, pero quería ver si sería capaz de hacer algo más ligero y que a la vez fuera mi carta de amor a Batman.

Lee Bermejo 3

Z.N.: La novela gráfica es un formato que se usa en DC Comics de forma muy selectiva ¿Por qué lo preferías a una miniserie?

Lee Bermejo: Casi siempre lo he preferido. Yo disfruto con historias que tienen introducción, nudo y desenlace. No hay demasiadas historias seriadas que me guste leer mes a mes. Prefiero tener un tomo, algo que pueda leer del tirón. Y me gusta ese formato de libro alto porque no lo veo algo como de usar y tirar. Quería algo que pudiera leerse más de una vez, de hecho, yo leo un montón de novelas gráficas más de una vez. Y para alguien que trabaja tan lento como yo lo hago y que no trabaja necesariamente de mes a mes sino a lo largo de cierto tiempo, para mi gusto ése era el mejor formato.

Z.N.: En Batman: Noël usaste un estilo más pictórico, similar al mostrado en Wednesday Comics ¿qué supone para ti como artista esta aproximación frente a las que habías tenido previamente, trabajando con otros entintadores?

Lee Bermejo: Ya en Luthor: Hombre de Acero and Joker empecé a entintarme a mí mismo e hice yo la mayoría. Bueno, de Luthor si que hice yo bastante, pero con Joker fue distinto. Yo quería entintarlo pero a la editorial [DC Comics] le preocupaban los tiempos, no querían que me tirara una eternidad haciéndolo y trajeron a un entintador para que lo completara [N. del T.: fue Mick Gray]. Siempre he querido tener todo el control que pueda sobre mis proyectos, por eso no me gusta dejar mucho trabajo a otros colaboradores. Y de nuevo, por eso el trabajo de Barbara [Ciardo] es tan espectacular, porque es algo excepcional que yo haga todo lo que hago y que alguien pueda añadirle algo más sin estropearlo. Y ella es capaz de hacerlo.

Pero como decía, todo se reduce a una cuestión de control, quiero controlar el producto final todo lo posible. Que puedo escribirlo, genial. Que puedo dibujarlo y entintarlo, mejor aún. Quiero ofrecerle a la gente un cómic que parezca mío desde el principio hasta el final.

Z.N.: Noël fue tu primer gran reto como guionista. ¿Te encontraste a gusto dibujando tu propia historia? ¿Cómo lo enfocaste, hiciste primero un guión detallado?

Lee Bermejo: Sí, así lo hice, escribí un guión completo. Siempre trabajo con guiones completos e incluso ahora que los escribo para mí mismo, también lo hago así. Porque sé que acabaré cambiando cosas de todas formas pero necesito tener una idea muy específica de todo y así poder afrontar guión y dibujo por separado. Hay algunos artistas completos que pueden dibujar y luego escribir lo que han dibujado, pero yo no soy uno de ellos. Me gusta tener todo tan organizado y estructurado como pueda. Así me siento más libre cuando empiezo a dibujar, no me gusta tener la necesidad de ir solucionando problemas de guión según avanzo así que todo eso intento hacerlo con el guión previo siempre que puedo. Así que sí, incluso para mi mismo prefiero un guión detallado. Necesito ponerme a prueba, estar seguro de que sé lo que estoy haciendo.

Z.N.: Esta obra tiene un estilo claramente cinematográfico, ¿qué crees que pueden aportar estos recursos o efectos fílmicos al cómic?

Lee Bermejo: Creo que, como todo, puede tener tantas ventajas como desventajas. Pero mis gustos personales tienden a buscar algo que parezca tan real como sea posible. Quiero ser capaz de perderme dentro de la fantasía todo lo que pueda. Y ese realismo, según yo lo veo, es la manera de olvidar que estoy leyendo algo. Ése es el objetivo de cualquier cómic. Se puede hacer de muchas otras maneras, pero siempre que se mantenga un estilo congruente, sea cual sea el que el autor haya elegido, los lectores podrán, con suerte, caer dentro de ese mundo que has creado para ellos.

A mí me gustan las texturas, me gustan las cosas que parezca que pueda tocar. Según funciona mi cerebro tiene sentido que yo haga cosas realistas, porque esa es la manera en que yo siento que podría alargar la mano y tocar cierto objeto. Si dibujo una pared sucia, tiene que parecer que esa pared tiene una cierta edad. Si puedo darle textura a una cara de forma que pueda tener personalidad, esa persona será más real para mí. El otro lado de la moneda es que a veces los dibujos puedan quedar un poco rígidos, toscos o demasiado detallados. Así, visto desde esa perspectiva es todo un reto. Creo que los artistas que nunca han intentado hacer algo realista deberían probarlo. Porque es difícil, es extremadamente difícil hacerlo bien. Por supuesto no estoy diciendo que sea fácil dibujar bien en otros estilos, cada uno tiene sus propias complicaciones. Pero cuando optas por un estilo realista estás comparando tu trabajo con lo que la gente ve cada día. No es un mundo de dibujos animados, ya sabes. Es un mundo real, así que es más fácil para cualquiera mirarlo y ver dónde hay algo mal dibujado. Dirán “Espera, esto está mal. Aquí algo que falla”.

Z.N.: Y en cuanto a los artistas que a ti te gustan actualmente, ¿tienen también un estilo realista?

Lee Bermejo: No, tienden a gustarme cosas que son completamente opuestas a lo que yo hago, que están justo al otro lado del espectro artístico. Me gusta Paul Pope. Me gusta Rafael Grampá, cuyo trabajo he estado siguiendo últimamente. Stuart Immonen es bastante bueno. Y me encanta Nicolas De Crécy, me encanta cada dibujo que hace. Y es autor que está en el lado del espectro completamente opuesto al mío, pero creo que en lo que hace es un genio. Así que eso es, como lector mis gustos van en dirección contraria. Porque no me apetece ¿sabes?, hay bastante gente que dibuja realista y lo hace muy bien pero ya paso bastante tiempo haciéndolo yo mismo.

Z.N.: Como artista, una de tus facetas más conocidas es como portadista. ¿Qué es lo que buscas cuando estás haciendo una portada? ¿Qué dirías que diferencia una buena portada de una buena viñeta?

Lee Bermejo: Creo que si has hecho tu trabajo bien en una portada habrá alguien que coja ése cómic y lo mire. Ese es tu trabajo. Quiero que cuando un lector entre a una tienda de cómics y eche un vistazo a todas las estanterías llenas de portadas, su mirada se dirija hacia la mía. Quiero hacerle querer coge ese cómic. Aunque no quiera comprarlo, al menos quiero que lo coja, que lo mire más de cerca… Entonces estaré satisfecho. Con ello habré conseguido la mitad de lo que me proponía. Las portadas tienen sus propias complicaciones, pero lo que siempre intento es que sean lo más impactantes posibles. Que sirvan al conjunto pero que sean impactantes.

Z.N.: Tu último trabajo ha sido la miniserie Before Watchmen: Rorschach, una vez más con Brian Azzarello en los guiones. Lo primero que nos gustaría saber es como fue tu relación con Watchmen como lector.

Lee Bermejo: Leí Watchmen por primera vez cuando tenía 15 o 16 años. Recuerdo disfrutar de la lectura pero no conseguí entender todos los matices políticos subliminales que había en la historia y algunas partes se me atragantaron un poco. No era todo lo que yo buscaba en un cómic por aquel entonces. Tenía los requisitos para mis lecturas de un chaval de 15 años y Watchmen no las cumplía del todo. Pero sí que consideré que era una lectura interesante y que los personajes eran geniales. Me gustó Búho Nocturno Me gustó mucho Rorschach. En definitiva, se me hizo un poco largo para mí por aquel entonces.

Lee Bermejo 4

Luego la releí cuando tenía unos 19 años y fue una experiencia completamente diferente. Como mucha otra gente en esa etapa, era como si hubiese madurado hasta el punto en que estuviera listo para este tipo de material y todo estuviera ya en su sitio para que yo pudiera disfrutarlo. Es una obra maestra absoluta. La obra es un lenguaje visual en sí misma y tiene una formalidad que muy pocos cómics o novelas gráficas tienen. Pero por encima de todo eso tiene una cosa básica y única, y esto solo me ha pasado con unos pocos cómics que realmente admiro, Watchmen crea en ti sentimientos que permanecen contigo una vez la has acabado. Lo mismo ocurre con otras obras como El regreso del Caballero Oscuro., Predicador, El Cuervo… Esas cómics, tras leerlos, quedan para siempre dentro de mí. Son de las pocas obras que cada vez que las lees puedes encontrar nuevos detalles que no habías visto o no recordabas de otras veces. Es una obra maestra.

Z.N.: Siendo así ¿cuál fue tu reacción cuando te ofrecieron el proyecto?

Lee Bermejo: Fue el sueño de aficionado hecho realidad. Es como si viene alguien y te ofrece la única cosa que siempre pensaste que jamás podrías hacer. Nunca se me habría pasado por la cabeza hacer ese cómic. Jamás. Cuando me lo ofrecieron reaccioné como lo haría cualquier aficionado y les dije que me encantaría hacerlo. Porque los personajes son geniales, pero sobre todo porque era Rorschach. Si me hubieran ofrecido al Dr. Manhattan habría dicho que no. Pensé que con Rorschach si podría convertirlo en algo propio, que podría lograr que para mi fuera realmente divertido dibujarlo. Pero es eso, cuando me lo ofrecieron reaccioné sólo como aficionado, con mucha pasión.

Z.N.: En Navidad comienza tu propia serie bajo el sello Vertigo, The Suiciders…

Lee Bermejo: Creo que se ha retrasado su salida.

Z.N.: ¿Ah sí?

Lee Bermejo: Sí, creo que saldrá para verano de 2014.

Z.N.: ¿Qué puedes contarnos de esta serie?

Lee Bermejo: Bien, se llama The Suiciders y tiene lugar 30 años después de que un gran terremoto diezme el sur de California, Los Ángeles, etc. Cuando uno crece en el sur de California está acostumbrado a oír hablar de El Grande, que se supone que es este gran terremoto que algún día devastará la zona. Hay todo tipo de ideas estrafalarias sobre ello, quizá las hayáis oído, sobre esta zona de California separándose del resto del estado.

Suiciders-Lee-Bermejo

Lo que quería era contar una historia post-apocalíptica pero situada en un lugar que yo conociese, un lugar con el que yo me sintiera conectado. Y también una historia sobre inmigrantes, porque yo mismo lo soy. Quiero intentar contar una historia que no sólo sea personal, sino que yo la sienta como si fuera real. Así pues, este Los Ángeles en que se sitúa la historia fue devastado por el terremoto y después reconstruido. Y en ese periodo de tiempo el estado se secesionó del resto del país, así que ya no es parte de los Estados Unidos. Son un pequeño mini-país aparte. Allí se ha procedido a realizar una purga social, se construyó un gran muro y se envió a toda la gente no deseada al otro lado del muro. En lo que ahora sería el Valle se construyó una ciudad futurista y al otro lado están las áreas más afectadas por el terremoto: Hollywood Hills, Santa Monica, Venice Beach, Beverly Hills, etc. Todas ellas se han convertido en un gigantesco suburbio.

La historia está situada en este mundo pero básicamente habla de dos hombres. Existe un nuevo deporte en este mundo que se llama Los Suicidas y que es una mezcla entre artes marciales y lucha de gladiadores, donde dos hombres pelean dentro de un coliseo. Estos hombres, o luchadores tienen un aspecto primitivo y cada uno de ellos es un lado del muro. Es como una mezcla entre algo parecido a Mad Max con toques de Vivir y morir en Los ángeles.

Z.N.: ¿Cómo afrontas el reto de tener que dibujar una serie todos los meses, a la vez que realizas los guiones?

Lee Bermejo: La idea es de momento ir adelantando todo el trabajo que pueda, pero en algún momento alguien me sustituirá durante unos números. Algo parecido a lo que estuvo haciendo J.H. Williams en Batwoman.

Z.N.: Así que se trata de una serie regular, ¿no es así?

Lee Bermejo: Sí, es una serie regular a medio o largo plazo. Lo bueno de situar la historia en este mundo tan específico es que me permite jugar con muchos personajes de ese mundo. Algo parecido a Sin City en ése sentido.

Z.N.: Tu serie formará parte de un importante relanzamiento del sello Vertigo. ¿Qué significa para ti ser parte de ello?

Lee Bermejo: Para mi Vertigo siempre ha sido un nombre que he asociado con cómics que me gustaría leer. En los años noventa, cuando Vertigo estaba en la cima, hacían series que me encantaban: Los Invisibles, Enigma, El Extremista…todas aquellas obras del comienzo de Vertigo yo las compraba en su época. Y creo que sigue siendo un rincón de DC en el que los autores pueden crecer desarrollando parte de sus habilidades. También ayuda el hecho de que yo siempre he trabajado con los editores de Vertigo. Incluso cuando hice Luthor y Joker siempre trabajaba con las oficinas de Vertigo y no con los editores de DC. Así que ya tenemos una muy buena relación y confío en mi editor, confío en que me permita cagarla.

Z.N.: Ya para ir terminando, como sabemos que desde pequeño siempre has sido un ávido lector de cómics, queremos saber cuáles tus hábitos de lectura actuales ¿Lees cómics hoy en día? ¿Cuáles son tus series favoritas?

Lee Bermejo: Sí que leo, no mucho, pero leo. Suelo escogerlas por los autores que te mencionaba antes. Por ejemplo, Battling Boy sale en un mes o así y la espero con muchas ganas. No sigo muchas series regulares. Sí que leí los dos primeros tomos de Wonder Woman, de Brian Azzarello y Cliff [Chiang]. Acabo de empezar a leer también La Nueva Patrulla-X y la verdad es que me ha impactado. Y creo que es la primera vez desde que tenía 12 o 13 años que un cómic de la Patrulla-X me impacta de esa manera. También estoy leyendo The Wake, la serie de Scott Snyder. Pero no leo todo lo que me gustaría.

Z.N.: ¿Y qué es lo que buscas en tus lecturas?

Lee Bermejo: Sólo busca algo que me aburra en las 5 primeras páginas. Tengo claro que no voy a seguir leyendo algo cuando lo cojo, voy al baño, lo abro y ya no me apetece seguir cuando voy por la quinta o la sexta página. Luego voy pasando páginas, sólo viendo los dibujos…pero algo no me engancha sino consigue sorprenderme de inmediato.

Un desafortunado efecto colateral de trabajar en esta profesión es que uno sabe demasiado bien cuáles son sus gustos y lo que quiere ver, esperando que te encante y siendo demasiado exigente, incluso con mi propio trabajo. Me suele costar mucho engancharme a una serie porque busco algo que me proporcione una experiencia única, una experiencia que sólo pueda proporcionarme ese autor en particular.

Z.N.: Muy bien, pues eso es todo.

Lee Bermejo: Genial, gracias.

Z.N.: Muchas gracias a ti.

Entrevista publicada previamente en Dolmen 218.

Compartir
Artículo anteriorGravatar (las instrucciones)
Artículo siguienteGreen Lanterns Corps Núm. 4
Antiguo redactor de actualidad de DC Comics. Ahora sólo a tiempo parcial en Zona Negativa, aportando lo que puedo a este proyecto tan ilusionante. El primer tebeo DC que cayó en mis manos fue antes de que supiera leer, literalmente.  Soy ávido coleccionista de Batman en todas sus épocas y encarnaciones. En mi identidad secreta soy Ingeniero Técnico, gestor web, empresario y hasta aquí puedo leer.  Mis cinco series DC preferidas del momento son: Detective Comics, Green Arrow, Swamp Thing, Justice League y Batman.
Redactor de Zona Negativa. Lecturas preferidas actuales: Capitan América: Sam Wilson, Capitán América: Steve Rogers, Squadron Supreme, Totally Awesome Hulk, Scarlet Witch, Uncanny Avengers, New Avengers, Spider-Woman, Vision, Mockingbird, All-New Wolverine, Black Widow, The Mighty Thor, Spiderman/Deadpool, Howard The Duck, Squirrel Girl, Moon Girl and Devil Dinosaur, Black Panther, Doctor Strange, Old Man Logan, Deadpool, Star Wars, Darth Vader,

Leave a Reply

10 Comentarios en "Entrevista a Lee Bermejo"

Notifícame
avatar
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Spirit
Lector

Repito lo mismo que ya dije la otra vez; creo que cada vez os preparáis mejor las entrevistas y así éstas son más interesantes y ofrecen un mayor recorrido por el artista que sea. En este caso, todo un señor…poco a añadir a sus respuestas, un tipo de trabajos selectivos que, por supuesto, al tener el influjo de los 80 no podía salir menos que un señor artista…

ross andru
Lector

Felicidades por la entrevista, muy bien elaborada. Se nota que hay mucho trabajo detrás y la selección de preguntas muy acertada. Disfruto mucho con el trabajo de Lee Bermejo, tengo la miniserie que hizo de Rorschach y recreó de forma muy detallista las calles de la película Taxi driver.

TrinoX
Lector

Muy buena entrevista, me ha gustado mucho leerla.

Terrific Lines
Lector

Gran artista. Tengo pendiente el Batman: Noël, pero el resto de sus obras creo que las he pillado todas. Bueno, la de Roschard no, pero es que no me interesa… Si algún día sacan alguna oferta en digital del Before Watchmen quizás me pille algo, pero de momento puedo esperar…

Pero lo dicho, gran artista. Su estilo me parece increíble, en el sentido de pararme a observar la página durante un buen rato antes de seguir con la historia. Normalmente me leo los cómics que pillo varias veces, pero en el caso de Bermejo (como otros ilustradores), lo vuelvo a releer prácticamente al terminar la primera lectura (para poder, esta vez, centrarme más en la historia).

Felicidades por la entrevista.

r7varola
Lector

Excelente entrevista. Me parece muy interesante lo que dice en relación a como decide que personajes dibujar dependiendo si puede aportarles algo o darles su impronta personal. Por lo que a mi respecta, me encanta su dibujo y su visión de Batman, espero que cada cierto tiempo pueda regalarnos con alguna nueva obra del murciélago, que todas las que ha hecho son de colección

Bajavoz
Lector

Genial entrevista. La empecé ayer a las tantas y tuve que dejarla a medias, la acabo de terminar.

No he leído nada de Bermejo, no me suele gustar ese hiper-realismo en el cómic, pero el tío le da un sentido a su forma de trabajar. Se ve que no es “nada forzado” y que es su manera de hacer y eso ayuda a iniciarse en sus tebeos.

Por no hablar de haber conseguido crear una serie como autor completo sobre un personaje como Batman, cambiando ligeramente su diseño. Es algo normalmente impensable.

Así que mi enhorabuena y espero que le siga yendo genial.

Mr. X
Lector

Una entrevista estupenda, tanto en las preguntas, que se nota muy preparadas, como en las respuestas de Bermejo, al que se le nota muy cómodo y que es, como todos sabemos, un señor profesional… un gran profesional que ha dibujado cómics buenos -como sus colaboraciones con Azzarello- pero ninguno, de momento, para mi gusto realmente excepcional… A ver si le toca un guión a la altura de su arte.

Por cierto, ¿se sabe cuándo se empieza a publicar The suiciders? Porque no me suena de las últimas solicits deceítas.

Retranqueiro
Lector

Conozco muy poco del trabajo de Bermejo. Muy buena la entrevista.
Me ha llamado especialmente la atención que uno de sus autores favoritos sea Nicolás de Crècy.

Bajavoz
Lector

#8 Difícilmente encontrarás a un dibujante que no le guste De Crécy 😉

A mi también me ha llamado la atención positivamente.

MrCervero
Lector

Muy buena entrevista ! Lo cierto es que a mi este señor me parece un fenómeno y me encanta ! Me ha gustado mucho como habeis afrontado la entrevista y también me ha sorprendido lo cercano y abierto que parece Lee Bermejo. Da gusto que este señor este en DC y esperemos que lo cuiden bien, porque realmente creo que tiene un futuro brillante creando tanto en DC, como Vertigo como Wildstorm, qu quizás también serían sellos a revitalizar con gente tan grande como este señor 😀

Un saludo.

wpDiscuz