Entrevista a Jamie Delano

Jamie Delano formó parte de la primera Invasión Británica al cómic norteamericano, para cambiar la forma de hacer y entender el cómic.

Por y
0
835
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Durante el Salón del Comics de Barcelona pudimos compartir unos minutos con Jamie Delano en el stand de ECC y pudimos conversar sobre sus inicios, Vertigo, Karen Berger y su visión de su carrera como escritor.

ZN: Vamos a empezar por la típica pregunta que se le hace a un autor. ¿Cuáles fueron tus inicios como lector?

J. Delano: De niño no leí mucho cómic o cómic internacional, por un tiempo tuve un cómic llamado Victory, que estaba basado en aventuras de la II guerra mundial y ese tipo de cosas, también leí The Eagle un poco, pero realmente no era un fan de comics. De niño prefería leer libros, me encantaban los clásicos de la literatura infantil, como la Isla del Tesoro.

Tuve la oportunidad de escribir comics y eso me hizo estar más interesado, pero nunca he sido lo que puedes definir como un gran aficionado en el estricto término de la palabra oficial.

ZN: ¿Cómo fue tu primer trabajo como guinistas? ¿Quién te dio la posibilidad de trabajar como escritor?

J. Delano: Alan Moore y yo crecimos en el mismo pueblo en Inglaterra. Yo no estaba haciendo mucho para lograr materializar mis ambiciones de ser un escritor de novelas, en cambio, Alan estaba ocupado estableciéndose como creador de comics y un día me dijo “Jamie tu puedes hacer esto” y yo le dije “ok, lo intentaré”. Alan me facilito el contacto de algunos editores en el UK y las primeras cosas que escribí fueron unas historias para un personaje llamado Night Raven (1983-1984), con ilustraciones de Alan Davis, que fue creado por Dez Skinn y dibujado por David Lloyd. Siempre estaba escribiendo historias de tipo pulp y entonces tuve la oportunidad de escribir el Capitán Britania para Marvel UK, en lo que fue mi primer trabajo en una serie regular.

Después de eso hice un par de Doctor Who, aprendiendo y practicando como escribir en cada trabajo, ya que al no ser un fan no sabía cómo funcionan los comics. Tuve mucha ayuda de Alan Moore y de Alan Davis mientras hacía Capitán Britania ya que tenían la experiencia que a mí me faltaba experiencia. Les estoy muy agradecido por ello.

Tuve la oportunidad de desarrollar Hellblazer para DC Comics que era un proyecto intimidante en aquel momento y no esperaba que durara más de 1 año, como máximo, y 25 años después sigue por aquí.

ZN: Tu nombre está escrito entre los cinco grandes, Moore, Milligan, Morrison y Gaiman, los pioneros con los que formaste parte del primer desembarco en USA de escritores ingleses tras Alan Moore. ¿Qué crees que aportaba la visión de todos vosotros al cómic estadounidense?

J. Delano: Desde la perspectiva histórica todos fuimos radicales y revolucionarios en nuestras obras, pero si nos referimos a la invasión británica como tal, fuimos invitados. Karen estaba buscando nuevas voces con las que hacer cosas nuevas en el mercado americano para salirse del circulo de creatividad americana con el que la gente había crecido (ya sabes, fans de superhéroes “mainstream”). Llegaron a la industria nuevos creativos con distintas tradiciones e influencias del cómic extranjero, otras políticas, etc.

En este tiempo yo solamente estaba cogiendo lo mejor de las historias que me entretenían para deleitar a los lectores de similar sensibilidad. Así que no, no tuve consciencia de ningún movimiento ni nada en este contexto histórico. Pero sin lo hubo, sucedió accidentalmente, no formaba parte de ningún gran plan.

ZN: Karen Berger ha conseguido grandes éxitos en la industria y es admirada por todos por su trabajo. ¿Qué crees que la hace tan especial? ¿De qué forma te ayudo?

J. Delano: Solo puedo hablar bien sobre Karen. Ella tuvo la visión y la oportunidad para llevarla a cabo. Trabajó muy duro debido a una más que considerable oposición, que imagino estaba motivada por la estructura corporativa de aquel tiempo en DC Comics. Karen tenía una visión de todo aquello y nunca dejo de trabajar para hacerla realidad.

Karen es una editora excelente y fuerte, pero también sabe cuándo apartarse y tambien sabe cómo alejar la política de la industria lejos de los creadores. Yo no tenía ni idea de lo que ocurría entre bambalinas mientras me ocupaba de escribir mis historias. Karen estaba trabajando por nuestro bien, dando forma a su visión a fin de que hubiera comics fuera de la corriente de superhéroes. Karen tambien es genial en los detalles. Recuerdo estar al teléfono en EEUU, revisando coma a coma el guion, asegurándome de que todo encajara perfectamente y revisando todo de nuevo cuando me llegaban los lápices para hacer los cambios que fueran necesarios, sin embargo ella no tenía como objetivo primordial que fuera bueno, quería, sobre todo, que se publicara.

Ella no presionaba, ella sabía cuándo algo estaba mal. A veces los escritores, aun sabiendo que algo está mal, lo mandamos igualmente y cuando el editor te dice “eehh… esto quizás…” entonces eres consciente de que ya lo habías pensado, se confirma que necesita cambiarse. Karen es genial.

ZN: ¿Qué significó Vertigo para ti como escritor?

J. Delano: Buenos estaba trabajando con Karen en DC antes de que Vertigo existiese. Hellblazer se publicó en 1988 y creó que Vertigo nació en 1993. Mirando atrás en el tiempo, Vertigo era una comunidad de artistas, escritores, portadistas, dibujantes de interiores y editores que se preocupaban de la calidad de las historias que eran contadas.

Daban la oportunidad para forzar los límites o mantenerlos, supongo. Desde mi punto de vista que no estaría haciendo lo que hago si no fuera por la existencia de Vertigo, porque no había otro sitio, en aquellos días, para el tipo de cosas que soy capaz de escribir. Nunca he sido un escritor de superhéroes o escritor de comics mainstream, no sabía nada de eso, de otro modo hubiera vuelto a conducir taxis o algo así sin Vertigo, así que si, significa mucho para mí, y no estaría aquí sentado hablando con vosotros.

ZN: Primer escritor de Hellblazer. Moore creó al personaje, pero contigo Constantine se asentó entre los aficionados. Marcaste un estilo en la colección y en el personaje. ¿Cómo asumiste ser el escritor de la serie que definió al personaje y a Vertigo durante sus primeros años?

J. Delano: Fue instintivo, Alan Moore creó al personaje, un simple cameo, lo que permitía que existiera la posibilidad de desarrollarlo en profundidad.

Cuando propuse hacer unas historias, no sabía cómo quería Alan que fuera el personaje, así que supongo que profundice en mi propio interior para entender su mundo y su relación con este e intentar proyectar eso a través del personaje de terror. Nunca fue mi intención ser un escritor de terror pero esa era la oportunidad que me habían dado, así que tuve que plasmar mis propios miedos a través de esta peculiar plataforma.

Para mí fue una experiencia personal bastante intensa escribir a John Constantine porque era un trabajo enorme el que tenía que hacer y es un personaje bastante siniestro, una vez que estas dentro de su cabeza.

Nunca tuve un plan, nunca tengo un plan, solo ocurre, me siento e intento escribir una historia y escuchar las voces de los personajes y les permito hablar y desarrollar la historia a ellos.

ZN: Sin dejar a Constantine, ¿Qué te parece que escriban al personaje autores no británicos?

J. Delano: De lo poco que he visto, bien, me gusta Brian Azzarello, no lo he leído todo, no he leído todo lo que han hecho los escritores británicos, suena quizás un poco arrogante pero cuando acabe de escribir Hellblazer no quería ser crítico, no quería leerlo y tener que decir “ohhh, Constantine no diría esto o haría aquello” es porque cada escritor aporta algo, es una de las bellezas de Constantine, es multifacético y puedes reflejar diferentes aspectos de las personalidades de todos y no estará mal.

Por mi cercanía con el personaje, obviamente hay cosas que molestan como que le hacen beber Guinness en vez de gin tonic y cosas así, pero eso es válido.

Sí, es un personaje intrínsecamente británico, la gente británica puede escribir sobre los personajes americanos si son suficientemente buenos entendiéndola por la afinidad con la cultura. He intentado escribir sobre muchos personajes americanos. No hay razón por la cual un americano no pueda escribir un buen Constantine, eso sí, la película es horrible.

ZN: El reto de continuar Animal Man tras el trabajo de Morrison, Milligan y Veitch era considerable, pero se superó con creces. ¿Cómo te planteaste asumirlo?

No era un desafío porque no había leído el Animal Man de Morrison, Milligan o Veitch, empecé a escribir Animal Man porque el editor en aquel momento Tom Peyer me llamó, creo que había acabado Hellblazer y tenía un poco de tiempo libre mientras estaba escribiendo otras cosas que no recuerdo lo que eran y me dijo “Jamie tengo un problema, no tengo escritor para Animal Man, ¿me puedes ayudar?” y pensé que sería interesante escribir sobre un personaje del que no conocía nada. Pensé que sería relajante después de Hellblazer, así que le dije “sí, claro, pero me tienes que dar información de cómo es Animal Man”, lo hizo y me zambullí en ello de lleno. Escribir a Animal Man lo encontré muy relajante y más divertido que escribir Hellblazer.

ZN: ¿Cuáles eran los objetivos de Vertigo?

J. Delano: Se puede decir que de vez en cuando es necesario ir por un camino, tengo un par de personajes en la cabeza que me gustaría presentar y cosas así. Sin embargo, Vertigo no estaba diseñado así, no estábamos paranoicos sobre como “alimentar” un mercado, sino más sobre encontrar El Mercado, porque queríamos desarrollar un nuevo mercado, un mercado que no estaba satisfecho con el existente, esa es la belleza de la estrategia de Karen, ella te dejaba hacer y si funcionaba estaba feliz, si no funcionaba te lo decía, pero sabia reconocer cuando estabas haciendo algo que pensaba que podría tener importancia en lo que estaba intentando alcanzar.

ZN: ¿De dónde sacas las ideas para escribir?

J. Delano: ¡Solo de la vida! Casi todo en esto de escribir viene de la vida, supongo son todo experiencias, quiero decir de cada libro que has leído, película que has visto, la política de la sociedad en la que vives, tus amigos y familia, tus propias experiencias, todo eso forma parte de ti. Para mí no puedes separar el trabajo de escribir un comic del trabajo de vivir una vida. Asi que de ahí viene la inspiración, de cualquier lado, de cualquier manera y forma.

ZN: ¿Cambiarias algo de lo que hiciste en tu trabajo? ¿Qué objetivos perseguías cuando afrontaste Hellblazer, Animal Man…?

J. Delano: Para hacer mi vida más fácil, para poder hacer entrevistas como está de manera más sencilla hubiera prestado más atención a lo que estaba haciendo, hubiera pretendido tener un plan por lo menos, porque me hacen esta pregunta bastantes veces, sobre lo que haces y lo que se supones que tienes que hacer, etc.

No había plan, cuando escribo tengo una leve idea, tienes que tener al editor feliz, es como en la guerra donde el plan nunca sobrevive en el primer encuentro con el enemigo. Los personajes mismos revelan la historia. Para mí es más como una intuición. Para hacer mi vida más fácil te diría que sí que tenía un plan pero no, no lo tenía. Y no, probablemente no cambiaría nada.

ZN: Temas sociales y políticos en tus obras. Ecología, colapso cultural, sexo, imperialismo… ¿Qué te mueve a incluirlos?

J. Delano: Eso es el mundo, la vida. Porque los argumentos de un comic no tienen que ser una “cuarentena” del mundo real, la política se cuela en la vida de cada uno de nosotros, escribo sobre la vida. Solo estoy interesado en escribir sobre gente y su reacción sobre el mundo y sobre lo que el mundo le hace a la gente. Lo que la política hace a la gente, mucho de Hellblazer es la respuesta de lo que la política hace a los individuos, cuando hablamos de que el cielo y el infierno lo es todo… porque es la existencia la que maneja nuestras vidas y de ahí viene el drama. Fue una decisión consciente el incluirlas. Estas son las cosas que me enfadan y me ponen triste, buscas llevar eso a tu trabajo y sino tú trabajo es inútil. Esa es mi visión, mi punto de vista.

ZN: Tus novelas no han llegado al mercado español y es una faceta desconocida para los lectores de aquí. ¿Qué nos puedes contar sobre A. William James y sobre la experiencia de escribir prosa?

J. Delano: Creo que cuando tenía 12 años que ya suponía que iba a ser un novelista más que un escritor o escritor de comics, mi carrera en los comics fue casual, porque se me dio la oportunidad de ganarme la vida de este modo. Esto me distrajo de la escritura de mí novela para practicar otro tipo de escritura. Entonces me encontré cerca a los 60 y me dije que si no escribía una novela me iba a quedar sin tiempo.

Tienes estos momentos en tu vida y quizás para mí llegó a los 60, en los que piensas que puedes ser productivo y conseguir escribir algo. Fue un momento de duda ya que llevo tantos años escribiendo comics y es tan diferente escribir prosa… lo había dejado durante mucho tiempo diciéndome si debía hacerlo o no, si les gustaría a la gente, si seré un fraude…

Soy un novelista pero en un modo creativo totalmente diferente. Tienes todo este tipo de inseguridades, da igual cuantos comics hayas escrito, no estás seguro si le ha gustado a todo el mundo o si son realmente buenos. Fue difícil pero un amigo me dijo que debería intentar escribir la maldita novela.

La novela de Delano firmada bajo seudónimo.

Mi primera novela (13) la escribí bajo otro nombre porque asumí que no quería que la novela se basara en los mismos dramas que los comics, fue algo loco lleno de pensamiento introvertido. No tenía confianza en ella y no la mande a grandes editoriales y como ahora lo puedes publicar tu mismo, así lo hice. La producción, la edición y la impresión, soy un inútil en marketing pero salió muy bien y pensé… ¡voy a escribir más! Su argumento nos presenta un futuro cercano, una Inglaterra alternativa después de una serie de catástrofes no especificadas, que se refieren a la reducción de la población y de la civilización. He llegado a esto y me encanto.

El primer libro, “13” habla de un escritor que está bloqueado y está sufriendo para escribir su 13er libro de una serie de novelas de un personaje llamado Leepus. El plan era escribir esas doce novelas, ahora estoy con las dos primeras.

ZN: Si pudieras retroceder en el tiempo… ¿Qué consejo te darías a ti mismo?

Se produce un largo silencio mientras mira a la lejanía.

J. Delano: Presta más atención al detalle, al negocio, entiende lo que está ocurriendo a tú alrededor en el “negocio” más que solo concentrarte en la creatividad.
En términos de vida en general….quédate en casa. Escóndete, es horrible estar aquí fuera, es peligroso. (Risas)

ZN: ¿Puedes indicarnos cuáles son tus próximos proyectos?

J. Delano: No tengo planes definidos para futuros comics, tengo algunas invitaciones de algunos amigos, que tienen acceso a la industria editorial y que quieren que haga algo con ellos y se lo he prometido encantado. Y también estoy profundamente distraído por los libros de Leepus ya que quiero desarrollar mi talento en esa direccion, por lo que estoy en conflicto conmigo mismo.

Tengo algo en comics pero no te voy a decir nada, hay gente que quiere que escriba algo divertido, otros quieren que haga cualquier cosa y prometo aparecer con algo, pero quizás no sea hasta dentro de un par de años.

ZN: Muchas gracias por su tiempo. Ha sido todo un placer.

J. Delano: Lo mismo os digo.

Artículo anterior#ZNCine – Vengadores: Infinity War. La redacción opina
Artículo siguientePantera
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

  Subscribe  
Notifícame