Entrevista a Charlie Adlard

El autor, en su estudio

De entre todos los autores invitados al 29º Salón Internacional del Cómic de Barcelona, probablemente Charlie Adlard (Shrewsbury, Inglaterra; 1966) fue el más solicitado tanto por los fans, como por los medios de comunicación generalistas y especializados. No era para menos, ya que por una parte los zombies se convirtieron en uno de los pilares temáticos por excelencia de este evento, y por otra la colección Los Muertos Vivientes (creada por Robert Kirman y Tony Moore, y en la que ejerce de dibujante regular), continúa proporcionándole alegrías: acumula nominaciones y premios en los más prestigiosos galardones de la industria (el más reciente, a la Mejor Obra Extranjera en el propio Saló), conserva una envidiable “salud” en cuanto a sus cifras de ventas, y su adaptación televisiva bate récords de audiencias del canal AMC.

Pero pese a haber alcanzado un éxito indiscutido con esta colección, lo cierto es que este historietista británico ha trabajado a conciencia durante las dos últimas décadas para consolidar su posición en la industria del cómic. Al igual que tantos compatriotas y colegas de profesión, comenzó a curtirse en la cantera de 2000 AD, participando en títulos como Judge Dredd, Judge Hershey, Armitage, o Rogue Trooper. Y aunque todavía colabora de forma asidua con la mítica cabecera británica, lo cierto es que no tardó en llamar la atención de las editoriales americanas, a las que llegaría a través de un primer encargo de Marvel UK: Warheads: Black Dawn. A éste le seguirían cómics relacionados con el mundo del cine y la televisión, como las adaptaciones de Expediente-X, Mars Attacks! o The Blair Witch Project: Dark Testament; proyectos en los que dio muestra de su regularidad y buen hacer, convertidos en pasos previos para ganarse la confianza de las grandes editoriales, quienes le confiaron los lápices de la serie regular The Estabishment, diferentes fill-in de Hellblazer, Shadowman o Warlock, además de proyectos especiales como Batman/Scarface o X-Men: El Club Fuego Infernal. Como buena parte de los lectores sabrán, su estatus profesional varió significativamente desde que en 2004 se convirtió en el sustituto de Tony Moore como dibujante regular de Los Muertos Vivientes… Pero no por ello ha renunciado a participar en obras más personales, realizadas junto a autores de su confianza, como Joe Casey (Rock Bottom y Codeflesh), Larry Young (Astronauts in Troubles) o Mathieu Missoffe (en la más reciente Breath of the Wendigo, realizada para el mercado francés).

Un interesantísimo recorrido que nos habría gustado comentar con el autor de forma pormenorizada… pero como apuntamos con anterioridad, Charlie Adlard fue uno de los autores más solicitados del Salón de Barcelona, lo que implicó realizar una entrevista en la modalidad pool compartida con otros cinco medios de comunicación, entre los que se encontraban los compañeros de Walking Dead.es, La Parada de los Monstruos… y Es La Hora De Las Tortas!!!; aprovechando la confianza con los integrantes de esta última web, y la experiencia de anteriores ediciones del Salón, optamos por coordinarnos y repartir esfuerzos en la transcripción de la entrevista que sigue a continuación. No sin antes agradecer su colaboración y la de Joanna (intérprete de Ficómic), y por supuesto hacer lo propio con Charlie Adlard (un tipo encantador, siempre afable y generoso en sus respuestas), entremos en materia…

Entrevista a Charlie Adlard


 El primer artista que dibujó Los Muertos Vivientes fue Tony Moore, que dibujó los primeros números. ¿Cómo fue tu entrada a continuación? ¿Puedes explicarnos un poco?

Charlie Adlard.- Fue fácil para mí, porque simplemente dibujo como dibujo y no sentí ninguna presión para que copiara a Tony o imitara su estilo. Ya conocía a Robert de antes y me puedo hacer una idea de que me escogió porque le gusta mi estilo, no porque pensara que podría dibujar como Tony. Sí fue duro para los fans, que ya se habían acostumbrado al estilo de Moore en los seis primeros números. Porque si coges un personaje como Batman, que ha sido dibujado por cientos de dibujantes, puedes basarte en lo que ha hecho cualquiera de ellos. Pero en el caso de Los Muertos Vivientes, el dibujo de los seis números de Tony era la única referencia visual que los lectores tenían para los personajes. Y tenía que usar mi técnica, que es considerablemente diferente, y los lectores ya estaban acostumbrados a cómo Tony dibuja los personajes.

Pág. 24 de Los Muertos Vivientes #6 y 1 del #7: despedida de Moore y presentación de Adlard
(haced click sobre las imágenes para ampliarlas)

 La crítica ha hablado mucho de Los Muertos Vivientes, dando sus opiniones aceca de sus puntos fuertes. Pero me gustaría saber qué piensa uno de sus autores acerca de este tema: ¿Por qué la serie ha resultado tan atractiva? ¿Cuáles son las claves de su éxito?

Charlie Adlard.- ¿Lo que realmente pienso? Un golpe de suerte. Eh… Realmente no puedo explicar el éxito. Sí, ya sabes… tal vez podríamos decir que se debe a que es un libro en el que priman los personajes sobre la acción, etc. Que la razón por la que la gente regresa constantemente a Los Muertos Vivientes es porque nos centramos en las personas que se enfrentan a los zombies, que casi se pueden considerarse casi como un Macguffin desde el primer momento; no creo que realmente éste sea un cómic de zombies. También podríamos decir que captura cómo se siente la gente en un momento como el actual, en el que el mundo parece al borde del abismo. En momentos de en los que suceden cosas como éstas, las películas de terror tienden a ganar popularidad. Se puede argumentar cualquiera de estas razones.

Pero cuando miro que nuestro libro está en las estanterías de las tiendas, al lado de otros cómics tan buenos o mejores que el nuestro, me pregunto por qué eligen Los Muertos Vivientes antes que otras opciones igualmente válidas, y no sé cuál es la razón. Da la sensación de que es una combinación de muchas cosas… y al final parece que asistimos a una milagrosa alineación planetaria, y estuvimos en el momento y el lugar adecuados, encontrándonos con un éxito en nuestras manos.

 Un trabajo con el recorrido de Los Muertos Vivientes, con tantos números publicados, ¿no echas de menos poder trabajar en proyectos de temática diferente, para variar?

Charlie Adlard.- Ehm.. Sí, sí… Quiero decir, intento hacer cosas diferentes. He hecho cosas diferentes desde que comenzó Los Muertos Vivientes. Me las apañé para dibujar libros –como los llaman– de Savage, para 2000AD, Rock Bottom para el guionista Joe Casey, y un álbum francés titulado Breath of the Wendigo para Soleil. Desafortunadamente, lo que sucede es que cuanto más grande es el éxito cosechado, dispongo de menos tiempo para ello. En el último año… en realidad en el último par de años, mis manos han estado totalmente concentradas en dibujar Los Muertos Vivientes… que es genial, pero en ocasiones resulta algo frustrante no poder hacer algo más. Los proyectos se acumulan, principalmente un libro para una editorial francesa, pero estoy esperando a tener el tiempo del que actualmente no dispongo para poder hacer estas cosas. Pero sí… quiero dejar perfectamente claro que estoy más que feliz de formar parte de Los Muertos Vivientes. Robert (Kirkman) escribe guiones geniales cada mes, y no hay forma de que termine aburriéndome de ello. Por otra parte, sería genial poder hacer otros proyectos, algo diferente de forma ocasional… Estoy seguro de que llegará el momento, pero ahora (risas) ¡estamos increíblemente ocupados!

Portadas de Le Souffle du Wendigo, Rock Bottom y Savage: Taking Liberties

 ¿Eres fan del género zombie en general, y de algunas aproximaciones realizadas en su país hace poco, como Shaun of the Dead (N. del T: Zombies Party, en su traducción española) o Dead Set?

Charlie Adlard.- Sí, quiero decir… Acabas de mencionar Dead Set, y es una de las que realmente me gustan. Probablemente porque soy un gran fan de Charlie Brooker, pienso que sus guiones son fantásticos; y creo que dijo en algún lado que en parte se inspiró en Los Muertos Vivientes… que es una de esas cosas en plan “¡Uauh! ¡Charlie Brooker sabe quien soy!” (risas) Asi que fue genial.

Soy fan de las películas de zombies tanto como lo puedo ser de las películas de terror, dramas, comedias, ciencia-ficción, o lo que sea. No hay ningún genero en particular por el que me sienta especialmente atraído. Así que sí, he visto la mayor parte de las películas clave del género zombie, pero no me he preocupado de ver todas y cada una de las que se han rodado en todo el mundo… no intento ver películas mejicanas de terror, o lo que sea (risas). No sé cómo explicarlo… Respeto el género zombie tanto como cualquier otro, pero no pedí dibujar Los Muertos Vivientes por ser un fan entusiasta del género, sino que lo primero que me atrajo fueron los personajes… simplemente se dio la circunstancia de que también se trataba de un libro de zombies.

 David Fernández.- Una de las características apreciables de forma más evidente en los guiones de Robert Kirkman es la profusión de diálogos extensos, lo cual plantea la necesidad de dibujar muy a menudo escenas de bustos parlantes, o como decís vosotros, “talking heads”. ¿Cómo afrontas el reto de plantear tantas escenas de diálogo, sin que resulten repetitivas desde un punto de vista gráfico y narrativo para los lectores (y para tí)?

Charlie Adlard.- Oh… (risas) Vaya, me alegro… me alegro de hayas visto eso, porque algunas de esas páginas son las más trabajosas de dibujar, intentando que no resulten repetitivas ni aburridas para mí mismo y para el lector. Puedo decir que de hecho prefiero dibujar esos instantes tranquilos, más que las escenas de acción. Y siempre digo que es mucho más duro dibujar esas secuencias y hacerlas parecer adecuadas, que páginas y páginas de acción. Si alguien se acerca a mí en estas convenciones en busca de consejo, siempre les digo: “muéstrame páginas de dos personas hablando en una habitación, y hazlo parecer interesante. Si lo consigues, habrás descubierto uno de los secretos de dibujar cómics”. Cualquier dibujante medianamente talentoso puede dibujar páginas y páginas de gente peleando… no es tan difícil.

Las secuencias de diálogo de Los Muertos Vivientes son mis preferidas, en parte porque siempre representa un desafío hacerlas parecer interesantes. Como siempre digo, éste es un libro basado en los personajes, y si no estás interesado en los personajes, no disfrutarás dibujándolos. Obviamente yo lo estoy: estoy interesado en retratar gráficamente las emociones que se aprecian en sus rostros. Estoy esperanzado en hacerlo de forma exitosa, por eso me gusta tanto dibujar este libro.

Preview de The Walking Dead #61, publicada en CBR
(haced click sobre las imágenes para ampliarlas)

 Nuestra pregunta va relacionada un poco con el tema de la creatividad, y con lo que se acaba de preguntar, y es ¿cuánta creatividad te permiten los guiones de Robert Kirkman?

Charlie Adlard.- Realmente tengo mucha libertad, porque Robert escribe sobre todo los diálogos, el peso recae mayoritariamente en los diálogos. Obviamente, si en ocasiones quiere decir algo, hay algo que deba decirse, lo describe con instrucciones tipo “plano corto sobre A”, “plano corto sobre B”, “plano medio”, ese tipo de instrucciones que me dejan mucho terreno libre. Especialmente en esas escenas de diálogo tan extensas.

Por ejemplo, una de las cosas que ocurrió en una de los últimos números que he dibujado… no quiero comentar el final, pero aparecía Rick hablando a alguien fuera de plano durante tres páginas, en una habitación oscura, sin fondos, simplemente aparece la cabeza de Rick… Es todo un desafío, pero la descripcion de Robert se limitaba a indicaciones tipo: “primer plano de Rick”, “primer plano de Rick”, “primer plano de Rick”… Incluso al final del guión se disculpó por haber sido tan… bueno, perezoso (risas). Pero le dije que no había problema, que no se preocupara, ya que a mí esto me va perfecto, me da la libertad que necesito, en lugar de limitarse a darme instrucciones, algo que no me gustaría demasiado. Así me permite ser creativo. Nuestra relación creativa es perfecta: confiamos mucho el uno en el otro. Robert no ve mis bocetos, ni los lápices, sino que lo primero que ve es la página ya terminada. Confía en mí para dibujar las cosas del modo en que las considero más adecuadas.

 ¿Qué te parece la adaptación de la serie a la pequeña pantalla, y los pequeños cambios que han introducido?

Charlie Adlard.- Estoy realmente contento con ella. Esa es la verdad. No esperaba que siguiera a ciegas el cómic, y aprecio que se dieran cuenta de la necesidad de que la serie tuviera su propia personalidad. También hay que tener en cuenta que en el mercado de los Estados Unidos hay unas 50.000 personas que leen el libro de forma habitual, mientras que el piloto fue visto por unos 5.000.000… probablemente más, ahora.

La mayor parte de la gente que he conocido no creen que éstos sean Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman y Charlie Adlard. Lo han llevado a un nivel diferente, y cambia el modo en que la gente lo percibe: el cómic es algo mucho más secundario, y en numerosas ocasiones los espectadores no son conscientes de que adapta y está basado en un cómic. No me quejo acerca de ello: simplemente es un hecho, cosas de la vida. Y estamos más que felices con el show de televisión: es una forma perfecta de que mucha gente se acerque al cómic. La serie seguirá determinados puntos clave del cómic, pero otros no. Siempre queda la posibilidad de que la tomen como referencia, y de que los espectadores regresen al cómic.

Imagen promocional de los protagonistas de la adaptación televisiva

 ¿Le gusta que el trabajo final sea en blanco y negro? Como es algo con lo que se encontró al llegar, que no pudo escoger, ¿se siente cómodo con el resultado final?

Charlie Adlard.- Soy perfectamente feliz con ello: así es como me gusta ver mi trabajo, ya que en el pasado ha sido arruinado alguna que otra vez por los coloristas (risas). No me gusta ver color sobre mi trabajo… Lo que siempre he hecho, incluso cuando empezamos, es dibujar las páginas en términos de cómo me gustaría verlas impresas, sin color. Me gusta hacer que el trabajo de los coloristas resulte bastante difícil (risas). Así que Los Muertos Vivientes era un cómic perfecto del que encargarme, ya que incluso sin los tonos de gris, se vería realmente bien en blanco y negro. Dibujo de forma que me quede realmente satisfecho con el resultado, como si fuera un cómic en blanco y negro puro y duro.

Hubo un periodo, durante dos o tres años, en que ya estaba haciendo Los Muertos Vivientes, y Savage para 2000AD, también en blanco y negro, sin tener grises, se publicaba directamente tal y como lo dibujaba, añadiéndole tan solo los bocadillos…. Di un paso atrás y pensé: “realmente no hay muchos artistas en la industria del cómic que se puedan ganar bien la vida dibujando tan solo cómics en puro blanco y negro”. Soy un gran fan de los cómics en blanco y negro, y desearía que hubiera más. Me gustaría que no tuvieran ese estigma adjunto, de que para que un cómic venda, tiene que estar coloreado. Un argumento también utilizado con el cine o la televisión, según el cual si una película está rodada en blanco y negro no recaudará demasiado dinero… os lo podéis imaginar.

Ésta es una de las cosas más increíbles relacionadas con el fenómeno de Los Muertos Vivientes: no solo está vendiendo un montón, compitiendo con los grandes cómics que se publican en la actualidad, especialmente en el mercado americano, ¡sino que además es un cómic en blanco y negro! ¡Uauh!

 Una gran parte del éxito que ha tenido Los Muertos Vivientes ha sido gracias al público de los tebeos de superhéroes. ¿Cómo explicas que una serie de una temática tan dispar, tan diferente, haya sido tan bien acogida por este público?

Charlie Adlard.- Oh… Euh… ¿Es así? (risas) No lo sé… quiero decir… no sé si la gente que compra Los Muertos Vivientes también compra cómics de Superman o Spiderman, no sé si los numerosos espectadores que ha tenido también compran cómics de superhéroes. No lo sé… Si es tal y como sugieres, es genial, estaría más que feliz de que gente que compra cientos de tebeos de superhéroes escojan algo tan diferente… Sería esperanzador que se abrieran a gustos más allá del género superheroico, que domina el mercado americano desde hace tanto tiempo. Es tan tedioso que nada más pueda romper ese dominio del género superheróico en la industria del cómic americano… Sería genial que también irrumpieran cosas diferentes a Los Muertos Vivientes, que tuvieran salida, que no fuéramos el único título diferente, y que se nos unieran otros. En los Estados Unidos, obviamente, que es muy diferente a lo que sucede aquí, eso seguro. Me gustaría que más gente se atreviera a comprar cómics que no fueran de superhéroes, porque implicaría que le están dando una oportunidad a algo diferente.

Adlard a la batería, flanqueado por posters de The Waking Dead y La Carretera

 Antes de convertirte en dibujante profesional, probaste a intentar una carrera en el mundo musical, con bandas de rock. Quería saber si todavía escuchas música para inspirarte, alguna banda en particular. Y si podrías decirnos si hay alguna banda que te gustaría que hiciera música inspirada en Los Muertos Vivientes.

Charlie Adlard.- Oh, eso es interesante… Si, quiero decir… no es nada de lo que sentirme avergonzado, ni ningún secreto que intenté ser un músico de rock en Londres antes de convertirme en dibujante de cómics. He estado haciendo música desde que tenía 16 años. Toco la batería… quizás se puede discutir si eso es hacer música, no lo sé (risas). He estado en diferentes bandas… ahora estoy en una junto a Phil Winslade, quien además de ser dibujante de cómics en el Reino Unido, también toca la guitarra (N. del T.: la banda se llama Mine Power Cosmic; ésta es su pagina web oficial, y en este enlace encontraréis comentarios de Adlard en relación a alguna que otra actuación).

No diría que la música me inspira a la hora de crear, en particular. Adoro la música, soy un gran fan y siempre estoy buscando cosas nuevas, nuevas bandas. Hay un programa en la radio británica, llamado 6 music, que es una emisora difícil de describir, pero básicamente es una emisora para fanáticos de la música, donde pinchan cosas nuevas, interesantes…

Es divertido… antes de que anunciaran que Bear McCreary, compositor de Battlestar Galactica, se iba a hacer cargo de la banda sonora de la adaptación televisiva de The Walking Dead, estaba viendo la película La Carretera, con música de Nick Cave y Warren Ellis… y soy un gran, gran fan de Nick Cave, y Robert también… y dije ¿has pensado en Nick Cave para que se encargue de la música? La música de La Carretera parecía muy apropiada, y le sentaría realmente bien a The Walking Dead. Obviamente no teníamos ninguna oportunidad (risas). Pero habría sido interesante probar algo como eso, con Nick Cave (risas). Pero no estoy en absoluto en desacuerdo con la música que han compuesto para la serie.

 David Fernández.- Comentabas antes que eres un gran fan de los cómics en blanco y negro… ¿Hay algún autor clásico o contemporáneo que te haya influido de forma especial a la hora de desarrollar ese estilo de entintado y de crear esos ambientes no solo físicos, sino también emocionales? Tanto en cómic, como en cine o cualquier otro medio de expresión artística…

Charlie Adlard.- Hablando meramente en términos de blanco y negro, hay un grupo de autores que parecerán bastante obvios, por ser reconocidos por su habilidad con el blanco y negro: Will Eisner, Alex Toth, Mike Mignola, obviamente… Gente como esa, que tienen un sentido del blanco y negro realmente fuerte, diseños muy fuertes. Incluso algunos amigos míos me han influenciado, como Sean Phillips o Duncan Fegredo. Los conozco a ambos, y son grandes amigos míos, pero también han influido en mi estilo. La verdad es que me atrae mucho ese tipo de trabajo, ya sabes: negros fuertes, diseño potente, uso de los tonos…

Sí, también me ha influido el cine… No soy el tipo de espectador que se limita a sentarse a ver una película o una serie de televisión, sino que tiendo analizarlas: el modo en el que cae la luz, la iluminación, las sombras, etc. Quizás no es una influencia que se traslade directamente a mis paginas, pero hay una parte de mí que tiende a estudiarlo, por ser cercano al modo en el que dibujo cómics.

Eisner, Mignola y Toth: maestros del b/n, e inspiración para Adlard
(haced click sobre las imágenes para ampliarlas)

 Juice Films ha hecho un motion comic sobre el trabajo de Tony Moore en Days gone by (N. del T: título original de Días Pasados, primer arco argumental de Los Muertos Vivientes. Podéis ver el motion comic en este link, subtitulado en castellano). ¿Lo has visto? ¿Te gustaría ver tu trabajo trasladado a este formato?

Charlie Adlard.- He visto fragmentos, sí. De hecho, los tipos que lo hicieron me mostraron parte de ello en San Diego, en un iPad (risas). Me enseñaron la mejor versión. Creo que su idea era continuar haciendo más, pero no sé si estarán en ello. ¿Por qué sino se habrían acercado a enseñármelo? (risas) Creo que querían saber si estaría interesado… Y por supuesto, claro, me encantaría verlo. Creo que hicieron un gran trabajo, me quedé francamente impresionado con cómo se las apañaron para tomar fragmentos de diferentes viñetas, combinarlos para crear un motion comic. No se trata solo de recortar una viñeta y moverla por ahí, es mucho, mucho más complicado que eso… me impresionó mucho. Así que espero que sigan haciéndolo.

 ¿Admite Robert Kirkman sugerencias sobre la historia?

Charlie Adlard.- No… porque por otra parte yo tampoco admito sugerencias acerca del arte (risas). Como dije antes, confiamos el uno en el otro. Ésta es una relación laboral en la que hay confianza mutua: él escribe los guiones, yo dibujo; él se da cuenta de que este es mi punto fuerte, yo me doy cuenta de que ese es el suyo. Prácticamente las únicas veces en las que comenta algo es cuando cometo algún error de forma accidental… porque mi memoria es terrible, así que incluso a veces dibujo a Rick con las dos manos. Cosas tan obvias como esa. Por ejemplo, la portada del… no recuerdo qué número era (N. del T.: probablemente se refiere a la portada del recopilatorio What we become / En lo que nos hemos convertido, que podéis consultar en este enlace), pero Rick aparece con los brazos extendidos y las manos manchadas de sangre… originalmente dibujé dos manos en la portada (risas). Otra vez dibujé a un personaje con la cabeza demasiado arriba y no quedaba sitio para el logo. Cosas técnicas como esa. Pero Robert no me hace redibujar algo porque no le guste. Tengo mucha libertad.

 Querría saber cuál es su personaje favorito de Los Muertos Vivientes

Charlie Adlard.- Sí, por supuestos que tengo algunos favoritos. Uno de ellos es… siempre que pienso en mis preferidos me acuerdo de Michonne, que me gusta tanto como el que más, por razones obvias (risas). Pero también me gusta mucho Andrea, quien tiene uno de los arcos más grandes entre todos los personajes: se desarrolla desde el personaje muy débil que es al principio, hasta convertirse en uno de los más fuertes del libro. Así que realmente disfruto dibujando y leyendo a este personaje. (N. del T.: con “arco de personaje” se refiere a este concepto en la escritura de guiones, también detallado en este link).

Robert Kirkman y un Charlie Adlard zombificado, en el set de rodaje de la serie

 Los zombies ahora mismo están de moda. Las modas vienen y van. ¿Le preocupa que cuando la moda de los zombies sea reemplazada por otra afecte a las ventas o Robert se canse de la serie y deje este trabajo?

Charlie Adlard.- (risas) ¡O que deje de escribir, en general! (risas) Todo, TODO va por ciclos, con todo sucede eso, y seguro que este ciclo acabará en algún momento. Pero esperemos ser millionarios para entonces. (risas) Bromas aparte, creo que Robert tiene escritos multitud de guiones para el cómic… No hay razón para que dejemos de hacerlo, ya que las ventas siguen creciendo, no hay nada de lo que preocuparse en ese sentido. Se podría argumentar, como ya dije, que es un tebeo basado en los personajes, y no en los zombies, así que no hay razón para creer que no pueda seguir adelante una vez que acabe la fiebre de los zombies. Nosotros empezamos a hacer este tebeo antes de la fiebre zombie, de todas formas. No diría que fuimos nosotros solos los que iniciamos esta fiebre, pero ahora estamos en la cresta de la ola, y por eso espero que seamos los últimos en caer debajo de la misma.

 ¿El cómic empieza con una epidemia, con todo el mundo convertido en zombie, excepto los protagonistas, pero no sabemos por qué ha ocurrido. No sé si tendrás alguna teoría, porque de momento nosotros no lo sabemos…

Charlie Adlard.- No (risas), ¡yo tampoco tengo ni idea! Ni siquiera creo que Robert la tenga. No creemos que sea importante. Al fin y al cabo son zombies, por amor de Dios, no tiene que tener mucho sentido de todas formas. ¿Por qué tratar de explicar cada posibilidad? Sé que hay mucha gente que quiere que se explique todo, y parece que en la serie de televisión seguirán ese camino mucho más de lo que lo haremos nosotros. Si quieren explicarlo, o lo que sea, me parece fenomenal, pero no creo que sea realmente importante. Para ser honesto, obviamente no tengo ni idea de cómo será el final, pero cuando quiera que acabemos la historia, sea cual sea el final, creo que os puedo garantizar que no van a encontrar una cura para la epidemia (risas).

Originales de las págs. 11 y 12 de The Walking Dead #50: violencia desatada...
(haced click sobre las imágenes para ampliarlas)

 David Fernández.- En relación al desarrollo de los arcos argumentales, los lectores ya estamos acostumbrados a que en ocasiones la serie mantenga un ritmo lento y de repente se precipiten los acontecimientos, incluyendo explosiones de violencia muy sorprendentes, o reacciones de personajes que dejan al lector en estado de shock, de lo duras que son. ¿Ha habido alguna ocasión en que haya pensado que Kirkman ha ido un paso más allá de lo que sería recomendable, o le ha sorprendido especialmente alguna de las decisiones de esta historia?

Charlie Adlard.- Sí, Robert me sorprende constantemente, ya que leo el libro como un fan: recibo el guión y no sé de forma anticipada lo que va a pasar en cada número. Robert y yo hablamos… siempre nos estamos e-maileando, pero hablar, propiamente dicho, hablamos dos o tres veces al año, y podemos comentar de vez en cuando lo que va a suceder. Pero sé que lo que Robert tiene planeado, y lo que finalmente escribe puede llegar a ser completamente diferente. Cambia constantemente de opinión, así que muchas veces no merece la pena preguntarle qué va a suceder.

Así que sí, me sorprendió cuando pasó lo de Michonne, me sorprendió cuando dispararon a Lori y más cosas del número 83, pero todavía no lo habéis leído, asi que no voy a describir (risas). Esos fueron momentos en los que pensé “Oh, Dios mío…”. Obviamente, la primera escena en que Michonne tortura al gobernador, tuve que telefonear a Robert y decirle: “Convénceme para que dibuje esto, Robert” (risas) porque personalmente me gusta el terror “fuera de plano”, creo que las imágenes que te imaginas son mucho peores que las que puedes llegar a mostrar. Así que, ¿por qué tenemos que mostrar eso? ¡Pero lo dibujé! (risas)

Es genial ser sorprendido, son geniales esos momentos, “¿Hiciste eso?”. Recuerdo haberle dicho: “Robert, eres un hombre de familia, mírate maldito psicópata. ¿Por qué haces esto?” (risas). Pero es todo culpa suya, yo me limito a sentarme y dibujar su imaginería… y luego la gente me echa la culpa a mí por esas escenas.. ¡es culpa suya!

Detalle de la web oficial de Charlie Adlard (haced click sobre la imagen para acceder)

 Una curiosidad, referida a esto: me parece que una vez alguien le contactó una vez porque había dibujado una escena en que un personaje se cura una herida, y no la había reflejado correctamente. Cuando le contactan directamente los fans, ¿es para recriminarle estas cosas o para alabarle?

Charlie Adlard.- Bueno, generalmente cuando los fans se ponen en contacto conmigo directamente es casi siempre para felicitarme por mi trabajo. Si alguna vez me escribieran para reprocharme algo así, creo que mi respuesta sería “búscate una vida” (risas). Ya sabes… Creo que hay suficientes cosas de las que preocuparse en la vida, antes que criticarme por no haber vendado adecuadamente la herida de un personaje, o lo que sea. En ocasiones, hay que admitirlo, y reconocer que a veces no hacemos la investigación adecuadamente, no hemos buscado lo suficiente. Cuando tienen preguntas que formular, suelen escribir al correo de los lectores: creo que se dan cuenta de que sería un poco raro contactar directamente con nosotros para comentar este tipo de cosas.

Ocasionalmente me escriben, lo cual es genial, establecer contacto con los fans. Soy más que feliz haciendo cosas para los fans, cuando estoy en casa. Pero es muy agradable que alguna gente contacte contigo simplemente para decirte “gracias”, “gracias por dibujar el libro, es genial”. Es genial porque no están pidiendo nada a cambio. Como acabo de decir, no tengo problema en hacer cosas para los fans, cuando estoy en casa o cuando vengo a eventos como éste… para eso me traen aquí. Y es genial, hago tanto como físicamente puedo. Pero cuando estoy en casa es una situación totalmente diferente, intento trabajar y también tengo una vida. Me estoy repitiendo, pero cuando simplemente me escriben un e-mail felicitándome es… “gracias”… Desde mi punto de vista, lo aprecio mucho más que cuando me escriben diciendo: “me encanta tu trabajo… ehhh… me caso el mes que viene, sería genial tener una invitación blablabla…” (risas) Aaahhh, vamos allá (risas).

Enlaces de interés


Página web oficial de Charlie Adlard.
Crónicas: “Dibujando muertos vivientes” y clase magistral impartida por Charlie Adlard.
Página web oficial de Robert Kirkman.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 1: Días pasados.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 2: Muchos kilómetros a las espaldas.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 3: Seguridad tras los barrotes.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 4: Lo que más anhelas.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 5: La mejor defensa.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 6: Esta triste vida.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 7: La calma antes de….
Reseña de Los muertos vivientes vol. 8: Creados para sufrir.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 9: Aquí permanecemos.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 10: En lo que nos hemos convertido.
Reseña de Los muertos vivientes vol. 11: Teme a los cazadores.