Doppelgänger en la línea Yokohama 1

Por
0
430
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Doppelganger_línea_yokohama_1_Ivrea_Portada

Edición original: Yokohama-sen Doppelganger, Shueisha 2014.
Edición nacional/ España: Editorial Ivrea 2017.
Guión: Vanessa Chihiro Tamaki.
Dibujo: Vanessa Chihiro Tamaki.
Traducción: Pablo Tschopp.
Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (B6), 200 páginas.
Precio: 8,50€.

 

Doppelgänger es el término de origen alemán que se utiliza para, literalmente, definir al doble fantasmagórico de una persona. La palabra proviene de los vocablos doppel (doble) y gänger (andante), de ahí que fuese utilizado por primera vez como expresión en 1796 por el novelista Jean Paul para referirse a “el que camina al lado”. Generalmente es un término muy utilizado en literatura y diversos medios culturales afines para confeccionar historias en las que aparecen fenómenos de bilocación, dando pie a relatos muy basados en el terror o el suspense que se nutren de la idea de la existencia de un gemelo malvado para uno o varios de los personajes. Sin embargo, mucho antes de que el término como tal fuese acuñado y popularizado por medio de los libros, las culturas nórdicas y germánicas ya poseían diversas leyendas y folclore que relacionaban la visión del doble de uno mismo con un augurio de muerte o fatalidad para aquel que tenía la desgracia de pasar por ese trance. Esta utilización del doppelgänger es la elegida por Vanessa Chihiro Tamaki en Doppelgänger en la línea Yokohama, un manga que recientemente ha pasado a formar parte del cada vez más ecléctico catálogo de Ivrea y que supone una grata sorpresa dentro del género de suspense y misterio tan propio del seinen.

No negaré que la primera vez que escuche hablar de este manga, lo primero que hice fue relacionar el hecho de que el título contuviese un “doppelgänger” para hacerme la idea de que esta sería una serie de terror. La presencia de esta figura en obras como la de Junji Ito y la mención a una serie de crímenes en la línea Yokohama en la sinopsis no hizo más que formarme mi propia historia en la cabeza de el típico relato de horror psicológico con un incauto trabajador acosado por su doble malvado cuando tan solo quería tomar el último tren que le llevaba de la oficina a su domicilio. Sin embargo, cuando me sumergí por primera vez en las páginas del primer tomo, la sorpresa saltó, y de manera muy grata, pues encontré un manga que, si bien tiene muchas pinceladas de cierto tipo de terror mental, este va más vinculado al misterio, a los crímenes y al suspense que a los sustos y las lecturas para pasarlo mal de otros autores. De hecho, por el planteamiento y argumento de Doppelgänger en la línea Yokohama, está mucho más cerca (salvando las distancias) de obras tipo Desaparecido o Monster que del puro terror japonés.

Doppelganger_línea_yokohama_1_Makoto_Kenzaki

Doppelgänger en la línea Yokohama es un manga creado por, como ya dije, Vanessa Chihiro Tamaki, y supone la primera, y hasta el momento única obra de esta mangaka. Con un total de 4 tomos recopilatorios, la serie comenzó a publicarse en la revista Shuukan Young Jump de Shueisha en el año 2014 y mezcla con gran acierto elementos de distintos tipos de seinen adulto, con altas dosis de supense y misterio, aunque con un tono y un enfoque bastante juvenil. La historia nos sitúa en el año 2014 en Japón, cuando el protagonista, Makoto Kenzaki, un joven escultor que recientemente a coschado un gran éxito gracias a su trabajo para una famosa serie de televisión, está a punto de ser ajusticiado en prisión como culpable del conocido como “caso de los asesinatos en serie de escultores de la línea Yokohama”, una tanda de 4 asesinatos particularmente cruentos de jóvenes artistas. Pese a que Kenzaki se declara en todo momento como inocente, el hecho de tener un pasado con las víctimas y que el detective Danki, encargado del caso, parece tener una fijación total con encontrar un culpable que no rompa su racha de crímenes resueltos, finalmente es ahorcado después de pasar 11 años entre rejas. Sin embargo, en lugar de morir, Kenzaki sufre una especie de regresión que le lleva físicamente a 2003, justo un mes antes de que se cometan los crímenes.

Totalmente solo y desconcertado por lo que le ha sucedido, Kenzaki resuelve que la única persona en la que puede confiar en esta nueva línea temporal no es otro que él mismo. Así que pese a los malos augurios que trae consigo el hecho de encontrarse con su yo del pasado, Kenzaki se reúne con Makoto (uno usa el nombre y el otro el apellido para distinguirse entre sí) y le convence de la locura que está ocurriendo con ambos y la necesidad de trabajar juntos para impedir las muertes y su detención. Juntos comienzan a atar diversos cabos que parecen apuntar a que los motivos de los crímenes se encuentran en un antiguo incendio en la universidad de arte donde estudiaban y que provocó la muerte de un profesor y la animadversión de varios compañeros de su grupo, entre ellos los futuros asesinados. Con el tiempo corriendo en su contra, Makoto y Kenzaki se ponen en marcha para dar con la resolución del caso pero con una diferencia notable en sus metas: mientras que Makoto quiere impedir los crímenes y salvar a sus antiguos compañeros, Kenzaki solo contempla el objetivo de acabar con la vida de aquel que le inculpó injustamente hace 11 años.

Doppelganger_línea_yokohama_1_natsuki

No hay duda de que Doppelgänger en la línea Yokohama tiene muchos elementos que recuerdan a Desaparecido: protagonista que viaja al pasado, inculpado injustamente de un crimen que no cometió y que se ve obligado a cambiar las cosas para salvarse no solo a sí mismo, sino también a personas de su entorno. Sin embargo, la presencia del doble del protagonista y sus interacciones, la ausencia de más elementos de ciencia ficción más allá del viaje inicial (que de momento tampoco tiene más importancia que ser un deus ex necesario para dar el pistoletazo inicial) y la propia concepción y desarrollo del caso convierten a Doppelgänger en una obra con su propia personalidad. El manga de Vanessa Chihiro apuesta mucho más por el suspense que abraza lo psicológico, con un planteamiento igualmente realista y con detalles duros y escabrosos, pero enfocados de un modo mucho más ligero. Pese a que estas diferencias son buenas, hay alguna más presente en el desarrollo y la estructura que provoca que Doppelgänger este un pelín por debajo de otras obras del mismo corte y que son achacables a ser esta la primera obra de la autora. Como digo, el caso de asesinatos en sí, su planteamiento y desarrollo, la manera de presentar a los personajes y relacionarlos, el misterio y las pistas para su resolución paulatina… Todos los elementos necesarios para gestar un buen seinen están ahí, pero para ser el primer tomo creo que la obra trata de abarcar, de contar demasiado en pocas páginas. En este primer volumen ocurren muchísimas cosas en poco tiempo lo que provoca que haya un ritmo frenético y que no de ningún respiro al lector. Esto está bien en principio, porque engancha muchísimo a la trama, pero provoca que se diluya un poco el aire de misterio salvo en algunos tramos ocasionales.

Aun con esto, es muy loable la dedicación de la autora a intentar dar en todo momento un contexto realista y lógico a la trama, a no dejar cabos sueltos y explicar todo correctamente al lector para que tenga, al menos, las mismas herramientas que los protagonistas para resolver el misterio. Sin embargo, a la espera de leer los próximos 3 tomos, creo que hay mucho en este primero que podría haberse ido desgranando más pausadamente en el resto de la serie, dando un mayor empaque a la estructura y planteamiento general. Pero pese a todo, la historia es bastante buena, típica y habitual, pero muy bien planteada y narrada, y con un tono que verdaderamente me ha sorprendido para bien y que casa a la perfección con el estilo visual que envuelve la obra. Con los personajes pasa algo similar, aunque en este caso está mucho mejor medida la narración y puesta en conocimiento de su trasfondo y su inicio de desarrollo, centrándose mucho en los protagonistas principales y dejando caer algo de peso sobre alguno de los secundarios, pero el justo y necesario. Son también personajes habituales en una historia así, pero me parecen bien escritos y acordes con el enfoque que quiere dar la creadora, destacando el gran trabajo que hace para diferenciar a los dos protagonistas más allá de lo meramente visual.

Doppelganger_línea_yokohama_1_persecución

Mencionaba en el anterior párrafo que el tono general de este Doppelgänger es curioso, ya que el fondo es de seinen maduro pero tiene tratamientos y mecanismos propios de una obra mucho más juvenil. Y en el dibujo sucede algo muy similar. El tono general es oscuro, realista, con un gran diseño de personajes y expresiones y uso abundante del entintado orgánico, a veces muy abundante, para destacar mucho el juego de luces y sombras y el volumen y aumentar la sensación tétrica y de opresión o tensión, tanto en el escenario y los elementos como en los propios personajes. Pero por otro lado los diseños, algunas posturas y, sobre todo, las expresiones faciales, parecen en muchas ocasiones sacadas de un shôjo adolescente, lo cual crea un contraste realmente curioso. No le sienta mal a la obra, porque si bien choca en algunos momentos, la verdad es que aporta un plus de expresividad. En este apartado artístico también se nota la mano primeriza de la autora, con grandes ideas en la composición de página y uso de planos y perspectivas que no están del todo bien ejecutadas, así como algunos problemas de proporciones y cierto estatismo en el movimiento de los personajes. Pero en general es un dibujo aceptable, que de nuevo me ha sorprendido muy gratamente, con varios defectos puntuales que con un poco de trabajo mejorarán mucho. Por lo pronto Vanessa Chihiro ya ha conseguido la complicada misión de dotar a su obra de personalidad propia, lo cual junto a su capacidad para crear una historia bastante aceptable, es un gran primer paso.

Doppelgänger en la línea Yokohama es una obra curiosa, digna de una lectura para los amantes de los seinen de misterio y resolución de crímenes con un toque de terror psicológico pero muy realista y en su justa medida. En este primer tomo suceden muchas cosas que provocan que el ritmo de lectura sea muy alto pero no me parece que sea un punto del todo negativo, salvo que los siguientes tomos así lo determinen. Una obra interesante dentro del catálogo de Ivrea, contando con una duración ajustada, con 4 tomos que no suponen tirarse demasiado a la piscina si decidimos su compra.

Doppelganger_línea_yokohama_1_kinugawa

  Edición original: Yokohama-sen Doppelganger, Shueisha 2014. Edición nacional/ España: Editorial Ivrea 2017. Guión: Vanessa Chihiro Tamaki. Dibujo: Vanessa Chihiro Tamaki. Traducción: Pablo Tschopp. Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (B6), 200 páginas. Precio: 8,50€.   Doppelgänger es el término de origen alemán que se utiliza para, literalmente, definir al…

Valoración Final

Guión - 6.5
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7

Un primer tomo con muchos sucesos y mucho ritmo en este manga de misterio y suspense que presenta una buena, aunque manida, premisa inicial que la autora sabe desarrollar para atrapar al lector y con un curioso apartado gráfico.

Vosotros puntuáis: Be the first one !

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame