Deathstroke #01 (Renacimiento)

Deathstroke se resiste a no tener serie en solitario. El mercenario y asesino del Universo DC vuelve a la carga de la mano de Christopher Priest. Una historia absorvente de lecura exigente que se erige como una d elas mejores porpuestas de Renacimiento.

Por
5
1133
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:Deathstroke: Rebirth núm. 1 USA (one-shot), Deathstroke núms. 1 a 8 USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión:Christopher Priest.
Dibujo:Carlo Palugayan, Joe Bennett, Larry Hama.
Entintado: Jason Paz.
Color: Jeromy Cox.
Formato:Rústica, 200 págs. A color.
Precio: 18,95 euros.

 

Poco podían imaginar Marv Wolfman y George Perez que su creación del villano Deathstroke (The Terminator) acabaría teniendo la importancia que tiene hoy dentro del Universo DC. El que fuera el cerebro de una de las sagas más importantes y dramáticas de Los Nuevos Titanes, El Contrato Judas, disfruta hoy de una nueva serie en solitario dentro de la iniciativa Renacimiento. Una colección que nos hace olvidar sus anteriores series de los Nuevos 52. El volumen 2, (el personaje ya tuvo serie en solitario entre los años 1991 y 1996, guionizada por el propio Wolfman) escrito por Kyle Higgins, no llegó a despuntar lo suficiente y desde DC decidieron pegarle un tiro directo a la sien, asignando como escritor a Rob Liefeld, que no contento con escribirla también se hizo cargo de los lápices, sumiéndola en un estado tan deplorable que de verdad merece la pena no recordar dicha etapa. Con la segunda, el volumen 3, el encargado de dar forma a esta nueva propuesta fue Tony S. Daniel, que sin llegar a mostrarnos algo realmente rompedor, sí fue capaz de elaborar historias como mínimo entretenidas.

Con Renacimiento, DC vuelve a apostar por este villano venido a más y se lanza el volumen 4 que hoy nos recopila ECC en este tomo con los primeros 8 números de una serie que está llamada a hacerse un importante hueco dentro de nuestra biblioteca personal.

El culpable de poder escribir tal aseveración no es otro que Christopher Priest (cuyo nombre real era Jim Owsley), un guionista de estilo profundo y denso, que hace suyo al personaje desde la primera página. Priest, no confundirlo con el novelista del mismo nombre, empezó a trabajar para Marvel a la tierna edad de 21 años, más concretamente como asistente del editor, Larry Hama, en los títulos de Conan.

Tras su salida de Marvel recaló en DC y editó la línea de comics Impact y fue uno de los principales valedores de la línea de autor Milestone Media, contribuyendo a la elaboración de toda una guía de estilo que lo hubiera llevado a ser el editor jefe de DC Comics si unos problemas personales no se lo hubieran impedido.

Sin contemplaciones.

Priest nos lanza contra el mundo de Slade Wilson y nos lanza sin contemplaciones o paños calientes. Nos presenta un mundo violento y duro, donde Slade es el amo y señor de todo, gestionando su presente a raíz de su oscuro pasado. Priest tiene un estilo muy característico de forma que la historia está segmentada, rota en docenas de fragmentos que van apareciendo de forma abrupta y que obligan al lector a estar atento a cada detalle, a cada diálogo, a fin de poder seguir el hilo conductor que, sin casi poder verlo, se encarga de cohesionar todo de forma lógica. Leer Deathstroke es toda una experiencia intelectual donde se ponen a prueba las capacidades comprensoras del aficionado. Leer este cómic no debe generar incertidumbre, sino interés por el enorme trabajo que Priest desarrolla con una maestría digna tan solo de su pluma.

Deathstroke es como un espejo roto donde nos miramos para ver nuestro rostro deformado por las aristas del cristal. Somos nosotros, podemos reconocernos, pero al mismo tiempo no lo somos. Así es Deathstroke. Un todo fracturado que se mueve alrededor de la vida de Slade Wilson, su pasado y su presente, para conformar una trama donde Slade se ha de enfrentar a sus propios enemigos para evitar perder lo poco que aún le resulta importante en su vida, mientras lo gestiona todo con su particular estilo y sangre fría. Un duelo emocional interno donde naciones enteras pueden caer por la obsesión de Slade por cumplir o no su contrato. No en vano es el mejor asesino del mundo.

La caracterización que hace Priest de los personajes es soberbia. Todos resultan creíbles, diferentes, con voz propia, explotando su potencia de forma elegante y aportando un grado de tridimensionalidad muy alto a todas sus intervenciones. La forma en la que el escritor se mueve por la historia es muy intensa y son los propios personajes los que hacen que todo vaya fluyendo. Si estos no estuvieran tan bien construidos todo se desmoronaría como un castillo de naipes, haciendo que todo resultara confuso y sin sentido real.

La serie tiene un guion potente y se ve acompañado por unos lápices a la altura. No vamos a quedar impresionados por los dibujos, composición de página o espectacularidad de los mismos, sino por lo integrados que están formando un sólido bloque que permite a Priest disponer las piezas de la forma adecuada para que todo encaje. En este primer arco tenemos a los lápices a tres dibujantes. El primero es Carlo Pagulayan que se muestra el más sólido de los tres. Su dibujo tiene un regusto clásico que llena cada página pero que se integra a la perfección con el tono de la serie. Después le llega el turno a Joe Bennet que prosigue la estela marcada por Pagulayan, añadiendo grosor a la línea y una composición de página menos arriesgada a nivel narrativo, pero igualmente se integra a la perfección con lo escrito por Priest. Y por último llega Larry Hama que se reparte varios números con Pagulayan. Sus estilos se mimetizan bien y logran que toda la parte gráfica de este primer arco quede más uniforme de lo que uno podría esperar.

En resumen, Deathstroke, es un cómic a seguir y disfrutar, magníficamente escrito, donde Slade es más Slade que nunca y todos los secundarios no hacen sino reforzar esta historia de violencia, honor, traición y sentimientos que Priest ha tenido a bien contarnos. Una de las series revelación de Renacimiento, sin lugar a dudas.

  Edición original:Deathstroke: Rebirth núm. 1 USA (one-shot), Deathstroke núms. 1 a 8 USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión:Christopher Priest. Dibujo:Carlo Palugayan, Joe Bennett, Larry Hama. Entintado: Jason Paz. Color: Jeromy Cox. Formato:Rústica, 200 págs. A color. Precio: 18,95 euros.   Poco podían imaginar Marv Wolfman y George…
Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 10

9

Intensa propuesta.

Priest hace gala de su enorme talento y nos mete de lleno en una historia intensa en la que hay que estar atento a todo cuanto ocurre. La narrativa es exigente, pero todo forma parte de un todo que va tomando forma poco a poco.

Vosotros puntuáis: 8.4 ( 7 votos)

Leave a Reply

5 Comentarios en "Deathstroke #01 (Renacimiento)"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
AlbierZot

Coincido. Gran serie y estupenda construcción de personaje. Me ha gustado cómo balancea la relación conyugal y afectiva de un supervillano sin que parezca irreal ni forzada, o cómica. En general todo el status villanesco de puertas adentro me parece sobresaliente. Una serie en la que nada es lo que parece. Pero nada de nada, oye. La enésima vuelta de tuerca cansa un poco, pero bueno, es un mal menor.

Pau

Me parece una gran serie y eso que al principio me entro regular. No me importa que pueda resultar compleja , era solo que lo unico que le veia es ,eso, que era compleja. Despues empieza a regalarte perlas que satisfacen enormemente , como el sermon que le suelta a la hija , o la narracion del capitulo del “repartidor del periodico” dicho asi para no spoilear. Te deja con ganas ,espero que la siguiente entrega no se demore demasiado.

Giovanni Casella

Buenas, Pau. A mí también me dejó con ganas de más. La siguiente entrega se publica en septiembre y abarcará los números del 9 al 18 de la colección.

Pau

Gracias por la respuesta Giovanni. En septiembre, no es tanto , buena recompesa por superar este caluroso verano 🙂

Giovanni Casella

Gracias a ti por leernos.

wpDiscuz