Daredevil: Zona cero

Por
14
996
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Daredevil #236-253 y 264 USA (Marvel Comics).
Edición nacional/ España: Diciembre 2013 (Panini Cómics).
Guión: Ann Nocenti, John Harkness (Steve Englehart).
Dibujo: Barry Windsor-Smith, Louis Williams, Sal Buscema, Todd McFarlane, Keith Pollard, Chuck Patton, Tom Morgan, Keith Giffen, Rick Leonardi, John Romita Jr.
Entintado: Bob Wiacek, Al Williamson, Al Milgrom, Danny Bulandi, Tony DeZuñiga, Dave Hunt.
Color: Max Scheele.
Formato: Libro tapa dura. 480 págs.
Precio: 34.95€.

 

Panini hace justicia a una de las más memorables etapas de la serie de Daredevil recuperando los primeros números de la andadura de Ann Nocenti al frente de la colección del hombre sin miedo en un tomo de la serie Marvel Héroes que enlaza con el material de esta guionista que ya había publicado la editorial dentro del coleccionable del mismo título aparecido hace un par de años.

Al trabajo de Ann Nocenti en Daredevil siempre le ha caído el sambenito de tener que lidiar con la mítica etapa que Frank Miller realizó justo antes, en la que vio la luz la saga Born Again con la que el guionista y dibujante consiguió una de las cumbres del cómic de superhéroes de los años 80. Aunque la sombra de Miller es alargada y su influencia se deja notar en el trabajo que realizó Nocenti, hay que reivindicar la labor de esta guionista que consiguió destacar con una voz propia creando una etapa muy interesante llena de aciertos y, a su manera, tan revolucionaria o más que la que llevó a cabo Miller. Nocenti apostó, en sus primeros números, por un enfoque urbano muy arraigado a la ciudad de Nueva York de los años 80, en plena era Reagan, en la que los conflictos humanos y de corte social tienen un papel predominante y que la autora utilizó con habilidad para expresar sus propias opiniones políticas. Temas como la drogadicción, la lucha por la preservación del medio ambiente o la lucha contra las desigualdades sociales serán tratados por la autora de una forma que por aquella época no se había visto en el cómic de superhéroes.

La llegada de Nocenti a la serie fue casi un accidente. Ella había escrito una historia autoconclusiva, dibujada por Barry Windsor-Smith, que estaba prevista publicar una vez acabara la etapa de Miller como relleno a la espera de la llegada del nuevo guionista regular de la serie. Éste iba a ser Steve Englehart pero cuando vio que sus planes entraban en conflicto con la historia que había preparado Nocenti tuvo un enfrentamiento con el editor de la serie que acabó con la salida de Englehart del proyecto. El editor recurrió a Nocenti para cubrir la marcha de Englehart y así empezó una de las etapas más recordadas de Daredevil. Que la llegada de Nocenti a la serie fue repentina se aprecia claramente en el estilo de los primeros números de los que se encargó. Se trata de una serie de historias autoconclusivas o de un par de números de extensión en los que la autora se dedica a explorar las posibilidades del personaje pero sin embarcarse en subtramas de larga duración ni cambiando la situación en la que quedó el personaje tras la saga Born Again. La mayoría de estas historias estaban inéditas en España y no suponen lo mejor de la etapa pero ya dejan entrever la sensibilidad de la guionista por los problemas sociales -por estas páginas desfilan drogadictos, chicos de la calle, veteranos de guerra, proletarios convertidos en asesinos,… – y su interés por explorar las contradicciones inherentes a Daredevil – defensor de la justicia como abogado de día y justiciero enmascarado de noche- que tanto juego han dado a lo largo de los años. En estos números además la escritora se dedica a explorar la relación sentimental entre Matt y Karen Page, su amor de toda la vida, aportando una interesante perspectiva femenina. Llama la atención el pesimismo que destilan muchas de estas historias, con personajes que viven al límite de la sociedad o que han sido dejados de lado por ella.

Portadas de Mike Zeck (241), Keith Pollard (242) y Louis Williams (244)Interior_daredevil_zona_cero_2Interior_daredevil_zona_cero_3
Portadas de Mike Zeck (241), Keith Pollard (242) y Louis Williams (244)

La sensación de falta de continuidad en las historias se ve reforzada por el continuo baile de dibujantes que sufre la serie en estos números. En apenas 11 números pasan por estas páginas 8 dibujantes, de estilos dispares. El que más presencia tiene es el veterano Louis Williams quien realiza 4 números con un estilo bastante clásico pero que no acaba de encajar con el tono urbano de la obra. Otros autores que se dejan ver en estos números son Keith Pollard, un primerizo Todd McFarlane, Keith Giffen, Tom Morgan o el omnipresente Sal Buscema. De todos ellos el más destacado sin duda es Barry Windsor-Smith con el que la autora parece tener más afinidad. El capitulo que realizan juntos, American Dreamer, quizás sea el mejor ejemplo de este principio de etapa ya que reúne todos los elementos que la caracterizan: un personaje marginal como hilo conductor de la historia, una imagen negativa de las agencias federales, la ciudad como un ambiente hostil, el héroe afrontando las consecuencias de su vida violenta y un sentido trágico que impregna todo el relato, elementos que se repetirán en mayor o menor medida en todos los números que componen el primer tramo de este tomo.

La evolución de las historias de Nocenti tiene un punto de inflexión claro en los números dibujados por Rick Leonardi (#248-249 USA), donde la autora ya se permite establecer un nuevo status quo para el protagonista y empieza a potenciar personajes secundarios de la serie, como Foggy Nelson, que había dejado de lado hasta el momento. Es en estos números donde la influencia de Miller se empieza a dejar notar sobre todo por la recuperación de Kingpin como gran villano de la serie. Todos estos cambios hacen que las historias de Nocenti ganen en interés sin perder la referencia de los conflictos sociales como elemento presente en todas ellas. Nocenti lo consigue devolviendo a Matt Murdock su papel como abogado, trabajo que había perdido durante la etapa de Miller , y que ahora recupera en una asesoría y clínica de ayuda para personas sin recursos y drogadictos. De esta forma Nocenti consigue mantener la presencia esos personajes al margen de la sociedad que le permiten tratar problemas de interés social a la vez que refuerza el conflicto personal que le supone a Matt tener que respetar las leyes como abogado a la vez que las quebranta como vigilante. Todos estos cambios se consolidan con llegada de John Romita Jr. como dibujante regular de la serie proporcionando la estabilidad que ésta necesitaba y demostrando una magnífica compenetración con la guionista. El dibujante, en uno de sus mejores momentos artísticos y magníficamente entintado por Al Williamson, es el otro gran pilar de esta etapa y la imagen que da de Daredevil sigue siendo una de las más icónicas del personaje.

Portadas de Rick Leonardi (248) y John Romita Jr. (250 y 253)Interior_daredevil_zona_cero_5Interior_daredevil_zona_cero_6
Portadas de Rick Leonardi (248) y John Romita Jr. (250 y 253)

Una de las características de la etapa de Nocenti es la utilización de villanos de nueva creación (al margen de Kingpin) que consiguen distanciar esta etapa de su predecesora y dotarla de su propia identidad. En los cuatro números dibujados por Romita Jr. incluidos en este tomo, Nocenti presenta a dos nuevos enemigos de Daredevil: Bala, un mercenario que tiene un hijo pequeño obsesionado con el fin del mundo, y Munición, un pandillero con un look salido de un video musical de Van Halen y que se dedica a sembrar el terror en las calles de Nueva York aprovechando el caos desatado durante el evento La Caída de los Mutantes (en una de las mejores historias del tomo). Ambos son personajes alejados del estereotipo habitual del villano de superhéroes y siguen la línea habitual de Nocenti de personajes marginales contrarios a la sociedad en la que les ha tocado vivir. Esta tendencia culminó en el siguiente número (incluido en el siguiente tomo de la serie) con la creación María Tifoidea, la gran aportación de Nocenti a la mitología de Daredevil.

A este tomo y a los dos publicados en el coleccionable Marvel Héroes se les sumará otro que está previsto publicar este mismo año y que acabará por recuperar entera la magnífica etapa de esta autora al frente de Daredevil. Sin duda es una magnífica noticia y una satisfacción por conseguir ver cumplida una vieja reivindicación de los fans del personaje que pedían ver editada completa la excelente labor de la guionista.

Leave a Reply

14 Comentarios en "Daredevil: Zona cero"

  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
El Asombroso Espaiderman
Lector

Magnífica reseña, Alejandro, a la que no voy a añadir nada, porque básicamente es mi opinión de la serie.
Me encanta ese tono social que Nocenti imprime. Es un comic de súpers que no renuncia a ser de súpers pero que es adulto, en cierta forma. Me encanta esto, aunque es cierto que el baile de dibujantes le hace un flaco favor. Yo leí hasta el tomo de Tifoidea, y para mi es uno de mis comics favoritos desde ya.
P.D: siento explicarme tan mal, pero el iPad es incómodo para estas cosas.

frankbanner71
Lector

tratare de resumir lo que pienso de esta etapa con tres nombres.

frank miller.

ann nocenti.

brian bendis.

abcdef
Lector

Daredevil a pesar de Miller sufrió mucho maltrato por forum, que nos privó de los primeros números de la etapa Noccenti. Esta etapa en algunos momentos es bastante superior incluso a los de Miller del principio, que parecen más de lo que son por una narrativa de miller magistral.

Arturo Porras
Autor

Excelente artículo Sr.Ugartondo. Vaya patata caliente le cayó a Ann Nocenti en su momento, después de la etapa Miler. Es cierto que el marrón iba para Englehart, pero ,curiosidades del medio, acabó en sus manos y realizó una de las mejores etapas del “cuernecitos”. Esta es la fase inicial y hay ciertos titubeos ( como dice Alejandro, los bailes de dibujantes no ayudan).Desde el principio supo aportar ese toque social que le vino muy bien a la colección. El culmen lo tenemos en las historias de María Tifoidea y los cruces con Inferno.
La llegada de John Romita Jr fue la guinda para que el pastel mejorará. No se si queda pasado de moda o fuera de lugar, pero desde este comentario me gustaría hacer mi particular homenaje al pequeño de los Romita. Un dibujante que parece que ahora se tiende a menospreciar, pero aquí en plenitud de formas demuestra que tiene ganado un lugar en el Olimpo del comic. A lo mejor es que yo no puedo ser objetivo. Pero echando un vistazo hacia atrás me doy cuenta que algunas mejores etapas de Iron Man, Spiderman, Daredevil Patrulla x cuentan con sus dibujos; soberbios.

Arturo Porras
Autor

Alejandro Ugartondo ha comentado:
Yo también creo que Romita Jr. está impresionante en esta serie y en todo lo que hizo en los 80 y buena parte de los 90. Incluso trabajos posteriores que han sido más criticados a mi me han gustado (la mini de los Eternos por ejemplo). Para mi siempre ha sido una de las señas de identidad de Marvel y me da un poquito de pena quese haya ido a DC
Entiendo su parecer. Para mí, Romita era igual a Marvel. Hasta me estoy planteando picar con la serie de Superman…
Lo dicho, para un servidor John Romita Jr es parte esencial de mi imaginario comiquero. Entiendo ciertas críticas porque a un dibujante de su nivel hay que exigirle lo máximo. Y últimamente en Marvel había decaído. Pero no entiendo que ciertos artistas puedan tener “obras menores” y otros no. Yo reconozco un Romita jr. cada vez que lo veo.Y ese estilo conlleva recuerdos positivos. Me toca la fibra, que le vamos a hacer. Es algo de corazón, más que de cabeza.

Raúl Peribáñez
Lector

Espera, espera… entonces, ¿este tomo contiene episodios inéditos?

Tengo la edición de Forum… que empezaba con el número 248 USA. Los episodios anteriores quedaron inéditos, pese a que ya estaban escritos por Ann Nocenti. Forum prefirió comenzar con los dos episodios dibujados por Rick Leonardi, que además del maravilloso dibujo tenía el gancho de que aparecía Lobezno. Y, si no recuerdo mal, incluso aparecía un personaje que sería importante en los siguientes números. En el 250 USA ya llegaba John Romita Jr., que permanecería una larga temporada.

Es curioso: normalmente nos referimos a la etapa “de Nocenti y Romita Jr.”, pero en realidad la guionista ya había escrito un puñado de episodios antes de la llegada del dibujante… e incluso permanecería más que este, acompañada por Lee Weeks, de nuevo por Leonardi e incluso Mark Bagley.

Si este tomo contiene los episodios previos a la edición de Forum, me interesa, me interesa… aunque al parecer también incluye capítulos que ya tengo. Estoy seguro de que lo de Steve Englehart debe ser infumable, pero bueno… el completismo me puede. Una pena el precio, eso sí :S

jmponcela
Lector

Un verdadero tostón toda esta etapa de Nocentti en Daredevil. Repetitiva, repleta de tópicos, con un Matt Murdock absolutamente irreconocible como personaje porque todo en la serie es una excusa para que la escritora nos cuente sus neuras. Los niños están bien escritos pero no va ninguna parte con ellos… ni con ningún personaje, la verdad. Llegados a la historia de Mefisto daban ganas de pegarse un tiro de tanto monólogo. Solo recomendable por el trabajo de Romita Jr. y de Al Williamson, dibujante legendario que fue en su día tan bueno o mejor que el propio Romita Jr.

frankbanner71
Lector

jim owsley…tambien conocido como christopher priest.

Arturo Porras
Autor

Frankbanner71 ha comentado:
“jim owsley…tambien conocido como christopher priest”
También conocido como Dr.Jive Turkey en la revista Crazy. Músico y guionista, todo un personaje

frankbanner71
Lector

si,ya lo creo.por lo que se deduce de lo recopilado de su vida personal,todo un afroamericano militante que seguro que sigue y/o seguia a malcolm x y a sus miticos panteras negras.un activista que milito hasta en su propia linea de comics ligada a autores de color(negro) dentro de dc.comics.milestones comics,y ministro de la iglesia baptista.

y,segun la mayoria de las fuentes,jim owsley de nombre de nacimiento,hasta el año 1993 en que decide el cambio a christopher priest.

desconocia que perteneciese al staff de la mitica CRAZY,y mas aun que fuese musico.buen dato.

Lemmytico
Lector

Y el único con una etapa larga en Conan el Bárbaro mínimamente interesante, Thomas aparte.

Retranqueiro
Lector

Aún no me he leído el tomo, pero lo haré màs pronto que tarde. Para mí, la etapa de Nocenti está entre lo mejor del cuernecitos.

“Y el único con una etapa larga en Conan el Bárbaro mínimamente interesante, Thomas aparte.”

Espero que la reedición de Conan el Bárbaro llegue, como mìnimo, a cubrir la etapa de Owsley.