Con Dos Tacones

Por
2
549
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

 

Guión: Joan Tretze
Dibujo: Miquel Casals
Formato virtual: Con Dos Tacones
Formato físico: Desconocido

 

“Un clásico en los cómics protagonizados por mujeres pero escritos por hombres es que en algún momento habrá un escarceo lésbico. No falla… casi nunca.”

Hace un par de años, el premio al Mejor Comic Online en el Expocómic de Madrid 2010 recayó en manos de Mike Bonales y su Conejo Frustrado imponiéndose este a otros webcómics destacados del paronama español como, entre otros, Las Crónicas PSN de Andrés Palomino, El Joven Lovecraft de José Oliver y Bartolo Torres, La Legión del Espacio de Fedde o 20pocos de Miquel Casals. Esta última era una serie de tiras cómicas en clave de humor generacional, o comedia de situación, en las que su autor, dibujante, guionista, diseñador gráfico, motion grapher y director de cortometrajes, nos contaba las andanzas y desventuras cotidianas de un grupo de veinteañeros común y corriente (o no tanto).

No obstante, pese a su reconocimiento y éxito, 20pocos llegó a su final en ese mismo año 2010 y Miquel Casals decidió crear un spinoff de su obra llamado Con Dos Tacones, “un webcómic semanal de humor rosa”, también en clave de comedia, y lleno de “sexo, risas y croquetas de pollo”. En su primera temporada Miquel Casals establecería las pautas de su proyecto y presentaría a sus personajes, en la línea del trabajo desarrollado en 20pocos, y a partir de la segunda temporada renuncia a los guiones de la serie para cedérselos a Joan Tretze, autor del webcómic El Sistema D13, con quién Con Dos Tacones comienza a evolucionar, manteniendo y respetando su señas de identidad y espíritu, hasta el presente más inmediato realizando en conjunto un trabajo que les ha servido a ambos para volver a estar nominados en los premios del pasado Expocómic de Madrid 2011.

Este webcómic de corte femenino, que no feminista, se articula mediante tiras cómicas y gags con un toque costumbrista, fresco y directo, y poniendo énfasis en sus diálogos y en la interrelación de sus cuatro personajes protagonistas y las disparatadas situaciones en las que se ven envueltas. La continuidad de la serie ha ido adquiriendo una textura más robusta desde la llegada de Joan Tretze y la distribución de las tiras ha tenido sus cambios beneficiando al conjunto y también el dibujo de Miquel Casals muy de la escuela Bruguera y muy apropiado para el humor gráfico de este tipo. En definitiva, Con Dos Tacones es uno de esos webcómics que nos ganan por esa simple y sencilla empatía, tan difícil de lograr y mantener en cualquier tipo de relato, a través de la cuál sus autores son capaces de embaucarnos para curiosear que de nuevo ha pasado con sus personajes y con las historias en las que estos se ven inmersos.

Zona Negativa entrevista a Miquel Casals y Joan Tretze

Zona Negativa.- Empezaremos con una presentación. Miquel, Joan, ¿quiénes sois y porqué deberíamos conoceros o os gustaría que os conociesen?

Miquel Casals.- Pues yo soy Miquel Casals, tengo 26 años, dibujo chicas y dirijo zombies. Soy el dibujante del webcómic Con Dos Tacones y también intento hacerme un hueco en el mundo del cine, de momento haciendo algunos cortometrajes como Fundido a negro o Persuasió.

Joan Tretze.- Yo soy Joan Tretze, guionista y dibujante, trabajo en El Sistema D13 y en Con dos Tacones. Me gustaría que se me conozca por ser un autor capaz y una persona amable, esto último me importa bastante más de lo que debería.

ZN.- ¿Cómo empezasteis en el mundo del webcómic y que os atrajo de este medio? ¿Cómo ha sido vuestra evolución y adaptación al mismo desde vuestros primeros pasos en él?

Miquel Casals.- Yo empecé en los webcómics por casualidad. Allá por el 2007 estaba publicando historietas de Sete, mayor de edad en una revista de Girona. Cuando esta cerró busqué alguna nueva fórmula de publicación, y consideré que la red social de moda por aquel entonces, el Fotolog, me podría dar un público nuevo y una relación muy recíproca con ellos. Allí empecé a publicar 20pocos. Un tiempo después descubrí la gran comunidad de webcómics que existía en la red y no dudé en añadirme. Desde entonces he pasado de colgar las tiras junto a las fotos de adolescentes hiper-hormonados en Fotolog a tener mi propio espacio web con una agradecida tropa de visitas. Lo mejor de todo ha sido recibir el aliento de los lectores y haber conocido a muchos otros dibujantes.

Joan Tretze.- Yo estaba retirado del mundo del tebeo y era un simple lector, llevaba muchos años sin dibujar nada pero algunos amigos insistieron en que sería importante que volviera a tomar los lápices, de primeras dije que no pero me quedé con la idea. Poco después descubrí Las Crónicas PSN y ahí me dije que yo también podía hacer algo parecido. Después de un mes dibujando y haciendo tiras ya estaba enganchado al proceso creativo, pensando nuevas historias y dibujando en todos mis tiempos muertos. Y un día te das cuenta de que tienes lectores, entonces empieza a girar la rueda. Cuando tenía 20 años estaba en la Joso dibujando mis mierdas y nadie las leía; en cambio haciendo un webcómic descubrí gente que leía mis mierdas, e incluso les gustaba.

Luego la evolución viene con la experiencia. Uno debe ser muy analítico con lo que hace y ahí empieza a crecer como autor. Mejorar las mecánicas del humor, evolucionar en el dibujo, es importante no conformarse y no tener miedo a cambiar. Y aprender lo que es el medio web, es normal que empecemos emulando el papel pero con el tiempo acabas rompiendo con esas ideas prefijadas. Empecé con un formato muy rígido y ahora entiendo que en web puedo y debo ser mucho más libre, no tengo que limitarme a las dimensiones de una hoja… Aquí puedo jugar con el scroll vertical para sorprender, y la cuarta pared funciona de una forma distinta. Es con estos detalles que uno empieza a asumir lo que es un webcómic, que tiene unas reglas propias que hay que asimilar y explotar.

ZN.- ¿Tenéis alguna meta a alcanzar con vuestro trabajo?

Miquel Casals.- Yo llevo dibujando toda la vida, he pasado muchísimas horas de mi infancia entre folios y rotuladores. Quizá la meta de mi trabajo y de toda esta dedicación vital sea la de poder vivir de mis dibujetes. Sí, nadie dijo que fuera fácil…

Joan Tretze.- Soy una persona realista y me he ido planteando metas sensatas a corto plazo , he ido viendo que las voy cumpliendo, y claro, sustituyes una meta por otra, la idea es no estancarse, crecer siempre, pero nunca corro. Y por encima de todo está esa gran meta, el sueño de todos es vivir de esto, vivir muy bien de esto. Mecagüen la puta, quiero vivir de puta madre mientras Miquel dibuja las cosas que yo le escribo desde mi piscina con forma de riñón… Pero de momento mi objetivo sigue siendo ganar lectores.

ZN.- ¿El webcómic solo tiene sentido en internet? ¿Habéis tenido alguna oferta para adaptar vuestros webcómics a otro formato, habéis pensado en la autoedición o no es algo que os interese especialmente?

Miquel Casals.- La tira cómica y el humor gráfico considero que habitan especialmente bien en internet. La viralidad y la comunidad de la que se benefician en la red les proporciona una nueva dimensión muy interesante tanto para autores como para lectores. Con 20pocos sí que me ofrecieron publicarlas en una revista local, pero al final no pasó de una de pequeña colaboración de tiras cómicas durante algunos meses. Con Joan ya hemos hablado del tema de la publicación en papel, pero yo todavía no acabo de saber cóme encararlo. Voy a esperar a ver cómo le va a él con El Sistema D13 y valoraremos…

Joan Tretze.- El webcómic como tal para mí solo tiene sentido en internet, aunque no deja de ser cómic y por eso se puede pasar al papel, eso siempre. Pero a mí me gusta que los webcómics funcionen donde deben funcionar, en la red; no me convencen tanto aquellos que parecen hechos para ser impresos, creo que son medios distintos y hay que tratarlos asumiendo esas diferencias, adaptarlos. Internet tiene unas características que condicionan todo lo que hacemos, el formato, la inmediatez, la comunidad que creas alrededor de lo que estás haciendo, el fácil acceso, la viralidad. Y además te da algo más, te da lectores; en su contra juega el hecho de que es mucho más volátil, no puedes detenerte, no puedes parar de crear…

No puedes hacer un Maus, colgarlo en la web y esperar que esté siempre entre los webcómics más visitados, si haces algo bueno felicidades, tendrás muchas visitas un día, quizás una semana, pero dentro de un mes ya nadie se acordará de eso. No creo que muchos lectores se digan “tengo media hora, me preparo un Rooibos, pongo algo de Wagner, y me voy a leer Con dos tacones”. Más bien creo que la gente dice…. “joder, me han vuelto a bajar el sueldo y mi jefe es gilipollas, a tomar por culo, ahora que no hay nadie en la oficina me voy a leer Con dos tacones”. Los primeros disfrutarán un cómic en papel, los segundos necesitarán mucho más con un webcómic, a mí me gustan ambas experiencias pero son distintas.

Joder, como me enrollo. Y las ofertas… Creo firmemente en la autoedición y me gustaría probarlo en un futuro cercano pero justamente me encuentro en el otro lado, ahora mismo estoy enfrascado en un proyecto editorial con el objetivo de sacar un tebeo de El Sistema D13 en 2013. Me gusta pensar que ese es el destino de los autores de webcómic, alternar ambos campos ya que se retroalimentan muy bien. Cierto sector de la industria está dando la espalda al mundo web, allá ellos, los autores no deberíamos hacerlo.

ZN.- Miquel, tú llevas o has llevado varios webcómics al mismo tiempo, La Liga de los Estrellados, El Mercado Está Fatal con guiones de Alena Kh o el mismo Con Dos Tacones. ¿Te cuesta centrar esfuerzos en un único punto?

Miquel Casals.- Sí, soy bastante culo inquieto y me gusta tocar muchos palos al mismo tiempo. Me los tomo como entrenamiento, con el que perfeccionar la técnica y abrir así mucho más el abanico de recursos estilísticos y narrativos. Pero es un arma de doble filo a veces, ya que además de repercutir directamente en mi vida personal y social –requiere muchas horas de mi tiempo libre–, acabo sin poder dedicar el 100% del tiempo que requerirían algunos trabajos. Por eso mismo ahora estoy intentando reducir mi implicación en tantos proyectos. Aún así este año seguiré con Con dos Tacones, El Mercado Está Fatal y en la revista oficial del Girona F.C.

ZN.- Antes de Con Dos Tacones, tu anterior webcómic, 20pocos, fue un éxito por el que llegaste a estar nominado al premio al Mejor Cómic Online en el Expocómic de Madrid 2010 aún después de haber acabado tu trabajo en él. Teniendo esto en cuenta y a pesar de la buena aceptación de la serie, ¿por qué decidiste apostar por un spin off de la misma y no continuar con 20pocos?

Miquel Casals.- Creo que 20pocos gustó porque era algo muy natural, directo y, aunque suene a tópico, fresco. Disfrutaba mucho haciéndolo por lo que salía lo mejor de mi dibujo, era un “divertimento”. Pero soy muy crítico y perfeccionista con mi trabajo y analizando las tiras se puede ver que no sabía cerrar bien las tramas, las historias eran simples locuras y no guiones elaborados y los personajes evolucionaban sin sentido alguno. Además, me iba alejando de los veintipocos años y creí que era una buena ocasión para cerrar una etapa divertida e iniciar una de más madura y sólida. Pese a ello, no me quise poner las cosas fáciles, al proceder de la escuela Ibáñez, siempre me había costado mucho dibujar mujeres y precisamente creé una serie protagonizada por cuatro chicas, así seguro que aprendería alguna cosa…

La nominación al Expocómic llegó un par de meses después de terminar la serie. Fue muy bonito, un broche de oro para la serie después de tres años. Me hizo muchísima ilusión.

ZN.- ¿Tu renuncia a los guiones de Con Dos Tacones es solo por falta de tiempo, administrar mejor el esfuerzo o también por tu interés en colaborar con otros autores?

Miquel Casals.- Soy realista y muy crítico con mi trabajo y considero que no soy demasiado buen guionista. Siempre tengo una especie de ansia o prisa por coger el lápiz y no acabo de rematar bien los guiones. Por eso quise buscar un guionista, una persona que compensara ese vacío en mi trabajo y que al mismo tiempo me permitiera dedicarle mucho más tiempo y dedicación al dibujo.

ZN.- Joan, ¿cómo conociste Con Dos Tacones? ¿cómo compaginas tu trabajo en él con el realizado en El Sistema D13?

Joan Tretze.- Ya era lector del trabajo de Miquel en 20 pocos aunque reconozco que mientras lo leía nunca se me pasó por la cabeza que yo podía escribir esos guiones pero cuando vi que Miquel buscaba guionista me dije que “adelante”. Pasé las pruebas de selección haciendo unos guiones de muestra y empezamos a trabajar juntos. De hecho la cosa arrancó mientras yo estaba en Nueva Zelanda y me resultó bastante difícil, estaba muy descolocado en ese momento, era jodido eso de preparar algún guión en un McDonald’s o en un albergue llenos de alemanes. Fue bastante curioso.

Una vez de vuelta empecé a dominar todo el asunto, soy ave nocturna y sumamente caótico pero trabajo bien desde el caos, creo que Miquel ya se ha acostumbrado a recibir guiones o correos míos a las 4 de la mañana. Muchas veces tengo algo del Sistema D13 en el Photoshop y en la pestaña de al lado un guión de Con dos tacones. Lo que peor llevo es pensar gags para dos series distintas, a veces salen muchas ideas para unos personajes y nada para los otros, cuesta equilibrarlo.

Miquel Casals.- Lo de hacerle escribir cuando estaba en Nueva Zelanda era parte del cásting, quería verle trabajar en situaciones límite, jejeje.

ZN.- ¿El humor es la mejor manera para acercarse al lector de webcómics?

Miquel Casals.- No sé si es el mejor pero es el género con el que mejor me encuentro dibujando. Curiosamente cuando narro algo en vídeo, en cortometrajes o cualquier otro tipo de ficción me alejo más de la comedia.

Joan Tretze.- El humor funciona muy bien en pequeñas dosis y eso es clave del webcómic. Esto es como si te pasan un link a un video de youtube, si dura 10′ lo va a ver su puta madre, pero si dura 30´ siempre le vas a dar una oportunidad. Pues un webcómic explota esos 30” para lograr algo y para eso el humor es la mejor forma de conectar. Eso no quiere decir que otras posibilidades no funcionen pero el humor es el rey, como en los años de Bruguera.

ZN.- ¿Os sentís más dibujantes que guionistas o al revés? ¿Cuesta separar el trabajo de ambos y no entrar en el terreno del otro?

Miquel Casals.- Por naturaleza me siento dibujante. Nací con un lápiz en la mano y me gusta abocetear a todas horas. Piensa que pasé muchas horas en la escuela dibujando muñegotes en clases de Física y Química. Era más instantáneo y entretenido que escribir guiones ante tantas horas muertas entre fórmulas y operaciones matemáticas…

Diferenciamos claramente el rol de cada uno en Con dos Tacones. Los dos sabemos que los dos dibujamos y escribimos nuestras cosas, pero aquí cada uno adopta su rol. Aún así no dejamos de proponernos cosas el uno al otro, pero como los bomberos, nunca nos pisamos la manguera.

Joan Tretze.- Yo soy como un futbolista, juego de lo que me diga que el míster, lo que quiero es jugar. Me encanta dibujar cómics, me encanta escribir cómics, entonces me da igual ser lateral que portero. Dicho esto, cuando uno tiene el control absoluto del proceso la experiencia es más reconfortante, más directa… Te ahorras pasos. En cambio si trabajas en equipo necesitas un buen compañero, si no te vas a hundir en la miseria.

En Con dos Tacones hay mucho respeto, a veces incluso demasiado, de hecho poca gente es consciente de ello pero Miquel y yo aunque somos compañeros muy cordiales apenas nos hemos visto 3 veces en la vida. Vamos, que no nos mandamos Whatsapps con fotos de nuestros respectivos gintonics.

ZN.- ¿Cómo organizáis vuestro trabajo en la serie? ¿Cuál es el método de trabajo de cadauno por separado y cómo os adaptáis el uno al otro?

Joan Tretze.- Lo voy a reconocer, aquí el que más sufre es Miquel. Es la puta verdad, ser guionista de cómics es un chollo. Sales en los créditos en grande mientras el dibujante es un matao que hace lo que le dices. Si eres guionista de cómics puedes llevar barba y decir que las pelis que hacen inspiradas en tus tebeos son malas, no hay mejor gremio para el guionista que el cómic. Si incluso en los 80, cuando Bruguera tenía su equipo de “negros” haciendo Mortadelos, pues a veces salían acreditados los guionistas, los nombres de los dibujantes nunca aparecieron publicados.

Asumiendo entonces que Miquel se come el marrón con el tiempo hemos ido puliendo nuestro método de trabajo y creo que ya lo tenemos bastante sistematizado. Yo envío el guión técnico de toda la vida, y junto a ese guión hago un storyboard muy esquemático para que se entienda bien la narrativa de la tira. Miquel lo dibuja, me pasa el resultado casi acabado y entonces empiezan los retoques. Expresión, diálogos, más expresiones, colocación de los globos, las putas faltas de ortografía… Y así, una vez, y otra, y otra… Creo que Miquel es una persona muy paciente, extremadamente paciente porque a veces corregimos muchas cosas antes de dar una tira por acabada. Pero aún así me gustaría trabajar menos, mi sueño secreto es algún día hacer algo a lo Stan Lee y decirle “Miquel, en la tira de hoy Milena lucha contra el Rino”, nada más, y que Miquel se apañe. Pero es eso, un sueño.

Miquel Casals.- Sí, Joan lo ha explicado muy bien. Por mi parte, cuando yo recibo el guión, lo primero que hago es mirarme el storyboard de Joan e intentar descubrir qué partes de la viñeta voy a ahorrarme dibujar y qué curro me va suponer. Mi proceso de dibujo sigue siendo muy clásico, todavía no soy de esos autores que dibujan directamente en ordenador. Yo dibujo a lápiz, con El Lápiz. Un lápiz de mina blanda que me compré en 2003 y que todavía aguanta… (el truco está en hacerle punta una vez o dos al año). Entinto con plumilla y tinta china sobre papel caballo. Dibujo los personajes dispersados a lo largo de la página y hago la composición de la viñeta con Photoshop. Ahí es donde me ahorro algo trabajo, cambiando expresiones faciales, manos, reciclando fondos…

ZN.- Visto ahora en perspectiva, ¿qué supuso la llegada de Joan Tretze a Con Dos Tacones para él mismo y para la serie? ¿Habéis conseguido llegar a entenderos en este tiempo sin llegar a las manos?

Miquel Casals.- La llegada de Joan a Con dos Tacones ha sido importantísima. Joan, como gran consumidor y conocedor del mundo del cómic que es, posee una gran sabiduría sobre este arte, y aunque él no sea consciente de ello ha aportado muchísimo a la serie. Con comentarios e indicaciones sutiles la serie ha mejorado substancialmente: los personajes y su fondo son mucho más firmes y consistentes y sus guiones y tramas han aportado un nuevo aire a la serie. Estoy muy contento de él y de sus rizos rubios.

Joan Tretze.- Para mí fue como volver a empezar de cero. Uno hace sus cómics y dice, guay, ya sé hacer cómics. ¡Y una mierda! Decirle a otra persona como tiene que hacer un cómic es muy difícil, hay que entender muy bien el medio. Es una sensación muy extraña la primera vez que alguien dibuja algo que tú has escrito, ha cumplido literalmente con tu guión pero joder, no se parece en nada a lo que estabas pensando. Eso es lo peor de ser guionista y no dibujar tus propias ideas. En mis tiras yo pienso como van a ser y al final se parecen bastante a lo que tengo en mente, hacer eso con otro dibujante es imposible pero al final entiendes que así debe ser.

Lo de evitar llegar a las manos en cambio ha sido más fácil, hay un secreto, la distancia. Más de 100Kms nos separan, yo aprecio mucho esa distancia cuando le pido cambios de última hora. Para esos cambios siempre utilizo formas como “si te da tiempo”, “si te va bien”, “si no es molestia”… Miquel suele ceder y yo sonrío mientras acaricio un gato imaginario.

Miquel Casals.- Sí, quizá sea la distancia el truco de nuestra buena convivencia. También creo que cada uno ha sabido respetar el terreno del otro. Él me hace corregir muchas cosas pero tampoco se mete demasiado con mi dibujo. Yo tampoco no le he puesto ninguna norma demasiado exigente… Bueno sí, me gusta trabajar con un búffer destacable. No me gusta terminar las tiras sobre la bocina, y siempre intento tener un par de tiras terminadas al publicar la tira de la semana.

ZN.- ¿En qué creéis que ha cambiado o como ha evolucionado el proyecto a lo largo de sus diferentes temporadas?

Miquel Casals.- Yo noto mucha diferencia entre la primera y la segunda temporada, sobretodo porque una de ellas la escribí yo y la otra no. Joan le ha dado una estructura de serie mucho más robusta, pero por lo general creo que ha sufrido una evolución bastante sutil, sobretodo porque llevamos muy poco recorrido todavía. Poco más de un año y medio y tan sólo unas 60 tiras cómicas…

Joan Tretze.- Hemos cambiado el formato, cosa que es muy importante porque nos da mucha más libertad narrativa, la tira horizontal es un medio genial pero muy rígido, y además creo que en formato web no da el máximo, en vertical juegas mucho más con lo que queda oculto, puedes hacer una última viñeta más sorprendente. Y más allá del formato los personajes crecen, siempre crecen. Creo que nos hemos ido asentando en un género intermedio entre el gag y la sitcom, tenemos una subtrama que avanza lentamente y que permite coger cariño a los personajes pero sin darle la espalda al chiste. Me aburro si los personajes no evolucionan, necesito hacerlos crecer y que sean distintos a como fueron en un principio.

ZN.- ¿A qué público creéis que va dirigido o buscáis dirigiros con este webcómic?

Joan Tretze.- Se suponía que es para tías, pero eso del género me parece una tontería. Con dos tacones tiene su público entre gente de 15 a 40 años, y también en el sector de los jeques, nos interesa mucho que nos lean los jeques árabes. Haríamos cualquier cosa por ellos.

Miquel Casals.- Yo buscaba hacer un tipo de humor femenino que gustara también a los chicos. Tanto que al principio pensaba que las mujeres se ofenderían por según qué cosas, pero la verdad es que cuando publicamos alguna tira con algún punto sexista o que nos pasamos de varoniles, son las que más gustan entre ellas.

ZN.- ¿Habéis pedido asesoramiento femenino en algún momento para definir vuestros personajes y tiras cómicas?

Joan Tretze.- Yo le pregunto a mi pareja, pero más que pedir asesoramiento quiero ver su reacción cuando ve la tira acabada, reconozco que en alguna ocasión me ha dicho “una tía nunca haría eso”, y posiblemente tenga razón. También le pregunto muchas cosas a Andrés Palomino, que no es una tía pero mira Divinity.

Miquel Casals.- Asesoramiento no he pedido, simplemente he robado actitudes, humor y formas de actuar a algunas de mis amigas. Cosas sutiles pero que me ayudan mucho a dibujarlas…

ZN.- ¿Con cuál de vuestras chicas tendríais una cita?

Miquel Casals.- Yo la verdad es que estoy enamorado de las cuatro. Supongo que me iría de concierto con Milena, saldría a bailar con Daniela, me pegaría una buena fiesta con Natalia y con Lourdes… ¿Lourdes…? No me acercaría demasiado a Lourdes esta temporada…

Joan Tretze.- Lo que diré sonará paradójico pero diría que con ninguna… Quizás tendría algo más de afinidad con Milena, pero tiene ese punto magufo que me enerva mucho, ella cree en el Tarot, en el Reiki y todas esas mierdas que yo no soporto, solo por eso acabaríamos discutiendo. Y con alguna de las otras tres no tendría una cita ni de coña, y eso que Miquel las dibuja muy guapas pero es que están muy mal de lo suyo. Supongo que al hacer los guiones intento que todas tengan un punto negativo y sé demasiado bien de qué pie cojean. Probablemente los lectores no serán de mi misma opinión, eso sí, a cualquiera lo suficientemente deseoso de tener sexo le recomendaría que probara con Daniela. Las posibilidades de éxito se disparan.

ZN.- ¿Cómo fue eso de estar nominados en la categoría de Mejor Cómic Online en el Expocómic de Madrid 2011?

Miquel Casals.- Pues da mucha alegría. Era un segunda nominación consecutiva con dos webcómics distintos (2010, 20pocos y 2011, Con dos Tacones) y con tan sólo un veintena de tiras publicadas. Fue un buen empujón inicial, sin duda. Estas cosas de premios y nominaciones sólo sirven para que tus padres, novia y amiguetes no piensen que estás perdiendo el tiempo dibujando monigotes, hace especial ilusión a la gente. En Girona incluso me entrevistaron en la tele y me sacaron en la contraportada del periódico del domingo, ¡eh!

ZN.- ¿Hasta cuando podremos disfrutar de Con Dos Tacones?

Joan Tretze.- Hasta que Miquel se canse. Ha habido Con dos tacones sin Joan Tretze, pero no puede haber Con dos tacones sin Miquel.

Miquel Casals.- Hasta que el cuerpo aguante y la gente nos quiera leer.

Enlaces de Interés

Webcómic Con Dos Tacones de Miquel Casals y Joan Tretze
Webcómic 20pocos de Miquel Casals
Webcómic El Sistema D13 de Joan Tretze

Reseña del webcómic El Sistema D13 de Joan Tretze en Zona Negativa

Compartir
Artículo anteriorAvX: Skottie Young y Guruhiru se unen para darnos sus propia versión del evento
Artículo siguienteGraham y Dalrymple hacen magia cósmica en Prophet
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Mi obsesión por las novelas de misterio y aventuras facilitó mi acercamiento al cómic con los Clásicos Ilustrados que adaptaban historias como El Escarabajo de Oro o La Isla Misteriosa. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-man y Dragon Ball. Descubrí las posibilidades del medio con autores como Alan Moore, Neil Gaiman o Kurt Busiek desarrollando mi ecléctica pasión por la viñeta: cómic estadounidense, europeo, manga y webcómics. En la actualidad, colaboro como reseñista y articulista en esta, mi segunda casa, hablando de cómics y cine.

Leave a Reply

2 Comentarios en "Con Dos Tacones"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Daniel Gavilán

 Uyba. Tanto tiempo leyendo esta tira web y no había caido en que el guionista era Tretze. ¡Con lo obvio que era! Estupenda entrevista, tanto por parte de los entrevistados como de nuestro compañero Jordi. Para leer detenidamente rememorando los grandes éxitos de sus autores, que aunque se mueven en un campo bastante difundido en nuestro país, no cabe duda que han sabido crear un producto tan divertido como carismático

Franky

Una entrevista muy interesante y que te deja con ganas por leerte el tebeo (webcomic) .

Un gran trabajo .

wpDiscuz