Érase un hombre a un narizón pegado

Por
14
428
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Igual que Pérez Reverte cita con la máxima precisión a los clásicos del Siglo de Oro, muchos fans que crecimos con los cómics de Fórum tenemos grabada indeleble alguna de las inconfundibles viñetas de narizones de Cels Piñol (“por mis orejas puntiagudas, nadaré hasta el amanecer”).

Primero fue el fan. Luego, en la Era de las Fotocopias, antes de Skynet, el chaval que alumbraba milagrosamente su fanzine Kiusap. Después, el chico que recorría los pasillos de Fórum, miraba extasiado los pósters y dibujaba narizones, letales o con nata. Y, tal y como profetizaban oscuros pergaminos de las Crónicas Nemedias (las de “Sabe, oh príncipe…”) , creó un pequeño imperio que abarcaría cómics, novelas y juegos de rol.

(Y a la Gusa, no os olvidéis de ella. No le gusta. Se comerá tu Elektra Lives Again si te olvidas de ella. Y tus tebeos de la Guerra Kree-Skrull firmados por Neal Adams)

Lo que siempre ha tenido Cels son muchos, muchos proyectos. Especialmente ahora, tras el golpe de timón que lo lleva de su casa de siempre, Planeta, a los brazos de Panini. Pero será mejor que os lo cuente él en persona. Cels McLane. En exclusiva para ustedes, desde más allá de la Cúpula del Trueno.

¿Cuáles son los motivos de tu marcha de Planeta? ¿En qué términos se ha producido el fin de la relación profesional?

En el pasado Saló del Còmic de Barcelona, cuando se cumplían veinte años como autor de Planeta DeAgostini (Pda), había dos novedades listas para aparecer, en paralelo a la Exposición que me dedicó FICOMIC; pero incluso acabada y entregada, Fantom Town 2 se quedó en el tintero sin motivo aparente. Era la señal de que se estaban produciendo cambios a nivel interno y de que la política editorial iba a seguir caminos diferentes.

Mucha de la gente que gestionaba mis salidas en la editorial dejó de trabajar allí. Están cambiando la estructura de los departamentos. Por suerte, el Director de PdA Cómics, Marc Milián, se puso en contacto con nosotros para organizar la salida, y al cabo de unos meses llegamos a un acuerdo favorable para ambas partes: liberaban las obras pendientes y se rescindían los contratos.

Todo ha sido muy cordial y estamos agradecidos por ello. Incluso sabiendo que mi nuevo destino iba a ser Panini, se portaron de forma excelente.

Hablabas de ser “el último de Filipinas”. ¿Qué recuerdos tienes de tus años en Fórum, especialmente de tus primeros momentos?

¡Ya no lo soy! ^___^ El Post de Los Últimos de Filipinas lo escribí para rendir un homenaje a toda la gente que había conocido en mi etapa en Fórum y Planeta DeAgostini. Para un chaval de 18 años, lector compulsivo de tebeos, haber trabajado allí desde jovencito era como pilotar un Viper Colonial.



Los recuerdos son innumerables, y las anécdotas también. Muchas de ellas las he dibujado en Fan Letal, Fan con Nata o Excelsior Fórum (por cierto, esta sección iba a relanzarse a modo de parodia narizona de El Ala Oeste de la Casa Blanca, pero nunca llegó a consolidarse; hay una docena de tiras que igual recupero a modo de flashback).

Lo que recuerdo con cariño era una redacción caótica, repleta de cajas y cómics que no podían verse en las tiendas, que no podías pararte a leer porque podrías parecer demasiado “fan”. Recuerdo al maestro Pere Olivé haciendo de Cicerone, a Antonio Martín moviéndose como un tanque por los pasillos, pósters alucinantes en las paredes (“cuando los descolguéis, ¿me lo puedo quedar”?) ¡Eh, era el lugar DONDE SE HACÍAN LOS CÓMICS…! Y sobre todo recuerdo la visita que nos hizo Sergio Aragonés. Fue la primera vez en que Sarto, Solé y Martín me integraron en un “evento” del staff. Años después, firmaría cómics a su lado.


Cels y Sergio firmando juntos ejemplares

¿Con qué profesionales has trabajado mejor? ¿Algún mal trago que aún pese?

Ha sido un poco desigual. Cuando era más joven, era impetuoso, tozudo, irascible, todo un troubleshooter, lo que me ha adjudicado una fama de “irreductible” e inconformista en el mundillo. Me duele que con el paso del tiempo, más sosegado y maduro, algunos profesionales del medio me sigan viendo igual. Además, he tenido una especie de contrato en exclusiva tácito con PdA, estaba muy protegido, y a veces ese proteccionismo me impedía cumplir compromisos y proyectos con otras editoriales o sectores. Era “su” autor, los directivos me tenían muy agarrado; pero con el tiempo he descubierto que algo tan tópico como “no meter todas las manzanas en el mismo cesto” podía coartar a un creativo y su relación con terceros interesados en hacer crecer las marcas.

Es la única queja que puedo tener de alguno de mis jefes: “No, no me parece bien que publiques algo así en esta editorial o en este país, o tú mismo desde tu empresa, aunque no sea competencia directa; pero tampoco lo vamos a publicar nosotros”. Así muchos proyectos se quedaron en el aire, aunque, por otro lado, nunca me faltó trabajo, mucho trabajo, y por eso, en otro extremo, aprendí que no hay que diversificarse demasiado o no lo abarcas todo.

Sí, contradicciones. Pero fue una buena escuela.

Me llevaba muy bien con Pere Olivé, tenía mucha complicidad con Jordi Solé, aprendí de todo con Juanjo Sarto, Toni Guiral y Alejandro M. Viturtia, me curtí con Antonio Martín, me lo pasé en grande con los breves encuentros con Pasqual Ferry; he alucinado con la sabiduría de Rafa Marín, con las salidas de tono de Carlos Pacheco, con las genialidades de Chema Pamundi, con el talante autodestructivo de Sequeiros, con la amabilidad perversa de Alejandro Casasola; se me paró el corazón, cuando Carlos Giménez me dedicó el Paracuellos 1, cuando Jan (el más grande entre los grandes) vino a mi stand a saludarme y me estrechó la mano, cuando compartí mesa con Juan Giménez y estuvimos hablando de cazas, bombarderos y motos; Javier Coma, Enrique Sánchez Abulí, David Ramírez, David Baldeón, Rut Serrano, etc., etc., etc. La lista de gente con la que he trabajado, a la que he conocido y que me ha enseñado cosas ocuparía tres campos de Bloodbowl a letra pequeña y a un espacio.

En cuanto a los malos tragos, ¡hop!, se me han olvidado. De lo malo también se aprende y luego se deja atrás.

¿Qué proyectos tienes a partir de ahora? ¿Dónde piensas publicarlos?

En primer lugar vamos a centrarnos en las obras que publicará Panini, bajo la tutela de un viejo amigo, Alejandro Martínez Viturtia, con el que coincidí como Editor en PdA. El primer lanzamiento será Fanhunter: Fan Letal, un libro que recopila las tiras de Fan Letal (antiguas no recopiladas, las publicadas en www.zonanegativa.com y nuevas creadas para la ocasión); el libro que quedó inédito en PdA, Fantom Town 2 (un pueblo interdimensional que es un centro de acogida de ‘niños monstruos’ en tiempos de guerra, donde trabaja mi alter ego McClane) y Deadfan, mi contribución épico-decadente al género de zombies.


3152

Se trata de gags cortos, como máximo de dos páginas, pero con un argumento de fondo común. He fusionado en sólo dos Universos todas mis creaciones. Estoy también ultimando mi nueva novela, Fanboria, que transcurre en los Pirineos, y cuyos protagonistas son un tirador de élite que ha perdido la puntería, un maestro de artes marciales al que se le ralentizan los movimientos cuando quiere luchar, un disc-jockey sordo y el Frente de Liberación de Enanos de Jardín, todo ello otra vez en una España post-apocalíptica, fanhunterizada.

Aparte, ya estamos diseñando las camisetas que una conocida empresa va a realizar con narizones, estamos haciendo hucha para producir cosillas muy cortas de animación, tanteamos el mercado del cómic y el libro digital, y, bueno, vuelvo a estar metido en más cosas de las que debería, pero es necesario porque estamos empezando otra vez de cero, y hay que expandirse.

Tu obra refleja ahora el cambio de gustos de las nuevas generaciones. ¿Corren el riesgo los fans “de siempre” de quedar desfasados?

“Los fans de siempre” son, en mi opinión, los que ven cómo se estrenan películas como Batman: El Caballero Oscuro, Watchmen o Iron Man, donde por fin se refleja el mundo de los superhéroes, o de otros personajes de cómic, con mucho acierto en bastantes ocasiones. Y esas mismas películas conectan con un público joven. El fandom se retroalimenta, se enriquece con los otakus, siniestros, new true believers, etc., y ahora da un paso más en la evolución de los fans cuando gente que antes era normal se”frikinaliza” gracias a series como Perdidos, Galáctica, Mad Men etc. Por favor, hace una década sería impensable una serie como Big Bang Theory… Estamos a un paso de que en los ascensores se hable más de series que del tiempo y casi tanto como de fútbol.


¿Cuáles son ahora tus pasiones “frikis”? ¿Y las que nunca podrás dejar atrás?

Oficialmente, dejé de ser friki cuando Jordi Solé me lo ordenó hace ahora 21 años. ^___^ “Si quieres trabajar aquí, deja de comportarte como un Fan”. Oficiosamente, sigo enganchado a varias cosas, o tengo cariño a muchas obras, y eso es algo genético, creo. Me considero fan acérrimo-acérrimo de Mad Max, por ejemplo, y eso significa e-mailearte con australianos locos que costumizan sus Ford Falcon y los convierten en Interceptores de la MFP; o pujar al minuto en eBay para conseguir una réplica del V-8 negro de la segunda parte; o conseguir las novelas en varios idiomas (por cierto, seguro que gana pasta quien consiga los derechos de esas tres novelas y las publique coincidiendo con el estreno de Fury Road, que están inéditas en España), comprarse los muñecos, pillarse los Blue-Ray, la banda sonora en vinilo, etc ………………………………….. Eso es frikismo PURO.

Siguiendo ese ejemplo (extremo, lo que más), me considero, en mayor o menor medida, fan de Star Trek, de la trilogía original de Star Wars, El Planeta de los Simios, Hellblazer, La Jungla de Cristal, James Ellroy, Jan y otras veinte cosas que he ido comentando en anteriores entrevistas. Eso nunca lo podré dejar atrás. Lo que ya no soy es un fan completista. Sólo me compro etapas de colecciones que me interesan. Es una simple cuestión de espacio.

¿Como planeas enganchar a las nuevas generaciones a tus “narizones”?

Intentando compaginar los chistes de humor paternal con referentes más juveniles, y no me cuesta mucho seguir las tendencias porque conecto con muchas de ellas. Pero no es fácil: sales de Avatar reconociendo que es un bonito espectáculo, pero reconoces también que es una película ñoña, previsible y muy, muy, muy alejada de la frescura y el ritmo de, por ejemplo, Aliens. El problema es que conversas con gente que ha quedado fascinada por esa película, y piensas. ¿Han visto la misma película que yo? ^__^


3153

Pero hay un reducto FAN con carisma que se engancha a cosas que tú consideras que siguen teniendo garra: zombies, cylones, investigadores de los paranormal, cazadores de vampiros de la vieja escuela… Cosas que antes nos parecían exclusivas nuestras ahora están por todos lados. Hay una plaga de lanzamientos ahí fuera que crean fandom, para bien o para mal: es divertido meterse con los fans de Crepúsculo, y sé por qué son tan así: NO HAN VISTO (ni soltado adrenalina) con Aliens. ^___^

¿Qué cambiarías de tu carrera si Hiro Nakamura pudiera llevarte atrás?

Intentaría llevarme bien con todo el mundo en esta profesión, me apuntaría a la Escuela Joso para aprender a dibujar como Dios Kerry manda y me habría sentado a dos sillas de Stan Lee en la cena que organizó PdA cuando vino a Barcelona, pero soy muy tímido y cedí el sitio. Todo lo demás, simplemente “ha pasado y quizás vuelva a pasar”. 🙂

Leave a Reply

14 Comentarios en "Érase un hombre a un narizón pegado"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Walnais

Grandísimo Cels. Espero que te vaya igual de bien como hasta ahora si no más. Mucha suerte en tu nueva etapa.

KalEl el Vigilante

Las crónicas nemedias suelen obviar un regalo más que concedió Crom a los cimmerios. Brazos fuertes, sí; y el secreto del acero, también. Pero además el honor de forjar su propio destino a golpe de esfuerzo y avanzando, siempre avanzando…

¡Ave, Cels, rex de Narizonia!

Darby

Enhorabuena….estoy esperando ansioso esos lanzamientos….sobre todo el DEADFAN….

JPeV92

¿Los tres lanzamientos son para el salón de bcn?

antonio69

Soy uno de los pocos frikis vivos que ha tenido el placer de conocer las primeras aventuras que dibujaba Cels Piño alla por el año….1982,1983, 1984 uf no se. Su imaginación era desbordante y maravillosa. Su sentido del humor inigualable. Lastima que nuestros caminos se separaron un poco en el año 1986-87 y no pude ver sus primeros pasos profesionales en directo.  Si tuviera que hacer una queja a su carrera ( y no tengo ningún derecho a hacerla) le diria que tiene capacidad plena para intentar algo original, alejado del “paracomic” o “parafan” que ha hecho.

En cualquier caso “salve, ñolo”

Erik Lensherr

Lo de pilotar el Viper Colonial me ha llegado al alma…yo también soy un gran fan de la vieja serie de Galáctica, Estrella de Combate…..:)

Cerebus

JP, creo que todo va en el mismo libro.

John Space

La vida carece de sentido. Cels lo ha demostrado con esta entrevista.

JPeV92

¿todo por 15 pavos? Sería un chollazo 😀

Librero Loco

John Space por primera vez te has quedado solo. ¿qué se siente? Hay que reconocer algún dia que de Jordi Ebole solo hay uno.

John Space

Aduladooor…

Andrew Zimmerman

Cels Piñol es un referente del comic en España.Ya sea como fan, como dibujante o editor. Un fan engullido (para bien) por el sistema. A buen seguro añora los 80-90, cuando era más vehemente, un incordio, un batallador. Ahora, metido a empresario-todoterreno, ha perdido frescura, pero ganado coherencia. Y ha dejado una sensación de que todos nos hacemos mayores, seamos frikis, o no. Pura nostalgia.

Dellius

Tremendo libro se viene, felicidades, espero poder acceder a tan esperada continuacion de la zaga narizona!

eterboya1964

¿Vais a volver a publicar (o volver a vender) el  JUEGO de ROL del Fanhunter , Fanpiro y OUTFAN?
Y ya puestos, ¿vais a reimprimir en faccimiles los KUISAPS (ya sabes el fanzines) y los KIUSAPS GOTHIC (volumen 1, volumen 2, volumen 3 y el Celsquest original?

True Fans never dies!

wpDiscuz