Batman: Un Año Después, de James Robinson, Leonard Kirk y Don Kramer

Por
19
839
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Batman: Un año después
Guión: James Robinson
Dibujo: Leonard Kirk y Don Kramer
Edición Original: Batman Nº 651 a 654 y Detective Comics Nº 817 a 820 USA
Fecha Edición: mayo de 2007
192 páginas, color
12,95 €
Planeta DeAgostini

 

Algún que otro pequeñísimo spoiler por ahí delante…

Gotham ya no es la que era hace un año. Curiosamente, es la que era hace unos cuantos años más: Jim Gordon vuelve a ser el comisario de policía, hay corrupción en el GCPD, incluso Harvey Bullock ha recuperado su puesto. Nadie ha sabido nada de Batman en 12 meses, ya que se marchó dejando la ciudad en manos de un rehabilitado Harvey Dent, aparentemente… Pero esta noche Batman regresa, Gordon enciende la bat-señal por vez primera en muchos meses, mucho antes de Crisis Infinita, y él acude acompañado de Robin. Porque es así como ha de ser: “Has llamado. He venido”.

El Dúo Dinámico es requerido porque Hiedra Venenosa ha vuelto, y esto sirve de excusa a Robinson para mostrarnos a la pareja trabajando como un equipo, confiando el uno en el otro, como ha de ser. Pero un misterioso vigilante patrulla las calles de Gotham, asesinando villanos con dos disparos en la frente. ¿Acaso Dos Caras vuelve a hacer de las suyas? ¿Tal vez hace que Dent imparta su propia clase de justicia?

Robinson no nos ofrece respuestas fáciles. Cuando Batman se plantea que Dos Caras haya vuelto y va a él en persona a preguntarle, Dent reacciona con evasivas, herido por haber perdido la confianza que se depositó en él. Y siendo respuesta o no, Batman ha metido la pata. Batman y Robin avanzan con su investigación, y aunque el lector tiene claro que Dos Caras está luchando por salir a la superficie, no está nada claro si ha sido él el asesino. Por el momento, y aunque todas las pistas señalan a Dent, se trata de un montón de callejones sin salida, pues ni siquiera el lector es capaz de señalar a un sospechoso.

Batman busca un aliado diurno para que continúe el trabajo cuando él no esté presente, y lo encuentra en Jason Bard, un detective privado de segunda fila, pero con muchos recursos. Robinson introduce este personaje de nuevo en el mundo de Batman de forma lógica y práctica, con un primer episodio que ya nos hace prever que éste es un personaje destinado a despertar tantos odios como simpatías. Evitando los aires de perdedor de los detectives clásicos, este investigador de nuestros días está pagado de sí mismo y a la vez… es de “los buenos”, sin dudas morales. Oh, tampoco es que trabaje por amor al bien y la justicia, no… Batman lo contrata por un sueldo de muchos dígitos.

La historia se va desarrollando con sobriedad, sin prisa pero sin despistarse en cosas innecesarias, y el guionista la adereza con detalles muy jugosos: Batman no se corta a la hora de reconocer a Robin los progresos que hace como luchador contra el crimen, llegando a decirle que cree que será mejor que Dick; vemos también como Bruce reflexiona sobre la necesidad de alguien como Tim en su vida, arrojando algo de luz al mundo de oscuridad el que vive; Batman charla con Bullock y la tensión entre ambos se suaviza. El poder de un buen diálogo… Y a falta de saber qué hicieron exactamente Bruce, Dick y Tim en su año de ausencia, tenemos los suficientes datos como para que no se eche de menos. Robinson se toma demasiado en serio su trabajo como para dejar incómodos cabos sueltos, y está consiguiendo justamente lo que se pretendía con OYL: historias válidas tanto para nuevos lectores como para los veteranos.

En conjunto, la historia sirve para poco más que reestablecer a Batman en Gotham, así como sus secundarios y su relación con ellos. Robinson se sirve de un McGuffin bastante poco disimulado, con el misterioso vigilante de la ciudad, pero la resolución del caso, así como la ejecución de la historia evidencian que el interés del guionista no estaba en esa incógnita. El encuentro entre Batman y Gordon ha sido una escena estupenda, Robinson ha escrito los personajes de una forma fiel y fresca, incluso Robin parece haber evolucionado sin dejar de ser él mismo.

Pasado el ecuador del cross-over la trama avanza rápidamente, con poca emoción pero con intriga, y nos lleva a uno de los grandes momentos de Face the Face: el regreso de Dos Caras (el título original de la historia era bastante claro). La otra escena destacable de la historia no llega de forma natural en el contexto argumental de lo que está sucediendo (aunque no por ello es menos importante, al contrario), pero el episodio centrado en Harvey Dent y Dos Caras es implacable, directo, y uno de los mejores episodios de Batman que he leído últimamente, claro que este es mi villano favorito de Batman, así que… En él, Harvey y su alter-ego hablan. Simplemente. A través de flashbacks vemos como Batman le otorgó la protección de Gotham, y como le le preparó para dar la talla. Dos Caras, con venenosas palabras, consigue que Harvey vuelva a dejar el buen camino, y lo que es peor, nos damos cuenta de que en ningún momento le engaña, es la dolorosa realidad lo que le ha convertido en lo que es, o el mundo tal y como lo ve él, y eso significa que nunca llegará a rehabilitarse porque él quiere ser como es…

Robinson desarrolla así un caso que se sigue a través de Bard y de Batman, con una historia que en realidad son dos, la del asesino de villanos y la de Harvey, explicada en dos series del Hombre Murciélago, con dos culpables y dos finales…

Lamentablemente, después de todo esto, el culpable de todo se trata de alguien a quien los lectores pueden no haber llegado a conocer siquiera, pues su única aparición fue en la poco conocida miniserie Arkham Asylum: Living Hell (2003) de Dan Slott y Ryan Sook. Y esto hace sentir al lector engañado, como si le hubiesen ocultado información básica para resolver el misterio por sus propios medios. Esta solución es parte de la renovación de Un Año Después, aire fresco incluso en los bajos fondos de Gotham, pero la solución al misterio puede dejar frío a más de uno, a mí el primero. Face the Face se convierte en una historia bastante funcional y con poca chispa, cumpliendo su propósito “informativo” para los lectores, estableciendo a los secundarios en sus nuevas situaciones, nuevos personajes, y lo más importante, la relación de Batman con todos ellos, pues creo que en ese aspecto Robinson ha cumplido de sobras. Personalmente, me alegro de que la historia haya propiciado la elaboración del episodio de Dos Caras, y además sin necesidad de echar mano a su antigua amistad entre él y Batman, que en realidad fue idea de Frank Miller para la versión post-Crisis, y una buena idea, pero que no es definitoria del personaje.

En cuanto al otro momento importante del cross-over es el que afecta a Robin, pero es carne de spoiler, y lo dejo a vuestra lectura. Se trata de un nuevo paso en la historia de Batman, una escena emotiva que provocará cambios radicales en algo que teníamos asumido desde hace mucho tiempo…

Y con esto, queda el terreno libre para que llegue Grant Morrison en el siguiente número a pisotearlo, con el regreso del “otro hijo” de Batman. Saltarán chispas… De echo, tanto Morrison como Paul Dini, como los demás guionistas de 52, han ignorado en general la historia de Robinson, salvo vagas menciones al asunto de Robin. La recuperación de Jason Bard, que se planteaba interesante, ha caído en saco roto, y ha tenido que pasar casi un año para que el nuevo villano de Gotham vuelva a hacer acto de presencia. Confiemos en que no se despisten.

Mirando la historia globalmente nos damos cuenta de que funciona mejor en tomo que serializada, así que se agradece este último sprint realizado por Planeta para avanzar material. Ni más ni menos que 8 cómics del tirón, a un precio ajustado, y una buena edición. Por si no ha quedado claro, este cómic no es imprescindible para seguir la nueva serie mensual de Batman, pero se trata de una agradable lectura, y muy interesante a ciertos niveles. Disfrutadla sin prejuicios.

Leave a Reply

19 Comentarios en "Batman: Un Año Después, de James Robinson, Leonard Kirk y Don Kramer"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
El critico

Un cómic bastante bueno.Robinson trata muy bien al personaje y vuelve con muchas fuerzas.La escena final(por lo menos en mi opinión) es cuanto menos emotiva.
Lo dicho, que la compra merece la pena.

m2 g2

Un comic bsastante esperado….pero que una vez leido, te deja bastante insulso. Aunque puede ser una interesante aventura, pero se queda en eso. “pudiera” haber sido una buena historia

Nandito

Cual es lo nuevo que afecta a robin y que de nose que pasa en la historia de batman, y que lo suponiamos? Que no me salgan que en verdad era una relacion homosexual porque me largo del mundo de los comics y me meto de lleno a los deportes.

Chichonman

La historia es bastante intrigante y bien elaborada. Y sobre todo Kramer está magnífico al dibujo, simplemente excepcional.
Lo que me duele es que, como bien se ha comentado en el artículo, se haya dejado en el tintero lo de Jason Bard y las actuaciones del nuevo capo criminal. Creo que, en general, el cómic estadounidense carece, con demasiada frecuencia, del sentido de continuidad.

Sergio Robla

Paul Dini ha recuperado hace muy poco al mafioso, que Morrison está pero que muy liado con su saga de hijos y múltiples Batmanes, pero ha tardado lo suyo en asomar la cabeza.

Sobre Robin, si alguien quiere saberlo, puede echar un vistazo a la reseña que hice en su día y de la que esta es un remiendo. Pero vaya, que no es una mala lectura como para tener que enterarse a través de Internet antes que en el cómic.

Face the Face

Sputnik

Ojalá la calidad de la serie mensual de Morrison-Dini siguiese en la línea de esta obra. Pero una vez leído el número uno de la nueva serie, este batman año uno parece aún mejor en comparación xD (sólo he leído el número uno, espero que la cosa mejore después). Nunca pensé que Dini me fuese a parecer mejor que Morrison, que simplemente no parece él. Si aún por encima me decís que pasan de esas cosas planteadas en este Batman OYL… buff.
Batman se merecería un poco más de esmero, ¿no? ¡Que es Batman!

Sputnik

he puesto batman año uno en una ida de pelota/lapsus. Quería decir Un Año Después, por supuesto XD.

Sergio Robla

Jeje… OK. Los primeros números de Morrison me parecieron bastante flojos, pero más adelante la cosa se complica (para bien) y es entonces que comprendes mejor los primeros. En unos días tendréis reseña de Batman v2 #1 y me explicaré más detenidamente.

La pega es que los de Morrison tienen continuidad entre sí, y los de Dini no (en general), así que uno no sabe bien con cuál quedarse. Cada cual tiene sus alicientes.

Ricard Clau

Pos yo no sé vosotros pero el capítulo centrado en Harvey Dent me encantó en USA y me ha vuelto a encantar.

Para mí las 4 de one year later que me he comprado (Superman, Batman, Titanes y Outsiders) de momento bastante bastante bien. La verdad dejé de leer lo de USA para leer a ritmo de aquí así que no sé mucho cómo siguen pero de momento bien bien.

^Geist^

el final, Robin y Batman en la mansión..

me ha encantado…..

ya era hora, pobre Tim, exiliado en el granero…. de que Bruce se decidiera y se lo propusiera…

Sergio Robla

Por cierto, Sputnik, no es que pasen de lo planteado en esta historia, sino que no lo aprovechan (vale, menos los chicos de 52, pero de eso hablaré en las anotaciones cuando toque, aunque ya comenté con anterioridad mi teoría de por qué pasaron del pobre Harvey).

Y sí, lo vuelvo a decir: Harvey es lo más.

Superman95

Enrtretenida sin mas. Si tuviera que elegir, nada se compara al “Un Año despues” de Superman con Kurt Busiek y Fabian Nicieza. Muy buen argumento y un magnifico dibujo de Renato Guedes y Pete Woods.

Centigon

Para uno que nunca ha leido nada o casi nada de Batman, le recomendariais empezar con estos numerso??? 🙂

Salu2

Sergio Robla

Sí, ése es el principal propósito de esta historia: poder empezar a leer Batman a partir de aquí, y creo que cumple, dando una historia accesible para nuevos lectores y con suficiente contenido para los antiguos.

Quique

Acabo d leer el primer numero de Morrison y me joroba que tenga que venir un guionista megaestrella a destrozar lo que ha escrito un artesano más que correcto. Cada vez se las pela más la continuidad. Si yo fuese guionista no me preocuparia una mierda de crar conceptos nuevos, tramas o encajarlo todo en la mitologia del personaje, si el que va a venir detras va a hacer lo que le de la real gana y santas pascuas. Parece que cada año empezamos de cero.

QUIQUE

Centigon

Bueno, pues como decis que se puede comenzar con esto, voy a darle una oportunidad al murcielago XD
Gracias por la respuesta

Salu2

Templeton Peck

Dadle tiempo a Morrison… Que venimos del Batman pre-IC

Ted Kord

Que comic o tomo sigue esta historia?
pd: Soy un novato apenas he acabado crisis infinita y 52 y quiero seguir leyendo sobre el batman post IF .

Miki

A éste (que es autocontenido) le siguen las etapas de Grant Morrison y Paul Dini como guionistas respectivos de las dos colecciones de Batman (no recuerdo quién en cuál, sorry) que son bastante interesantes cada una en su estilo (y la de Dini se está reeditando en el coleccionable actual) aunque la de Morrison recibió muchos palos en su día por lo chanantes que suenan algunas propuestas aplicadas a Batman, que venía de muchos años siendo serie “negra” sin demasiados elementos fantásticos en sus colecciones. Las tramas de Morrison acompañan hasta Crisis Final y se ven influidas por un evento que ocurre allí, lo digo para que vayas avisado.
Después de Crisis Final Dini se va a otras colecciones del minibatverso, que siguen sus tramas iniciadas aquí, mientras se lian con la etapa/crossover/minievento/cosa de la lucha por la capucha y Morrison sigue a los guiones hasta acabar su etapa ya dentro del New 52 (aunque en la cabecera Batman Incorporated), quedando un poco descolgado de lo que cuentan Scott Snyder y Tony Daniel en sus respectivos primeros números N52.