Batman: Caballero Oscuro III – La raza superior Núm. 1-9

DKIII a concluido y es le momento de ver si el tandem formado pr Miller y Azzarello ha sido capaz de mantener el listón al mismo nivel que con sus obras predecesoras.

Por
5
3279
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:Dark Knight III Master Race núm. 1-9 USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Brian Azzarello, Frank Miller.
Dibujo: Andy Kubert, Frank Miller.
Entintado: Klaus Jason.
Color: Brad Anderson.
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 3,95 euros.

 

Frank Miller lo cambió todo con The Dark Knight Retuns en los años ochenta. Se asomó a un medio, lo estudió, lo analizó, lo usó y cuando estuvo listo le dio la vuelta y modificó las reglas para siempre. Frank Miller plasmó en este trabajo todas sus influencias que provenían tanto del cine, como de la novela negra y los comics de superhéroes, para decirle a la industria que no estaba todo dicho en el noveno arte y que con una buena dosis de experimentación a nivel formal, plástico y narrativo se podían hacer obras capaces de cambiar el sentir de los aficionados a un medio catalogado como infantil. Frank Miller fue capaz de arañar el cristal con su lápiz de tal forma que hizo mella en lo que hasta entonces parecía algo inalterable y eterno. Frank Miller creó una obra maestra imperecedera, EL Regreso del Caballero Oscuro

Pasaron los años y la obra tuvo una continuación espiritual, que retomaba aquellos acontecimientos y se centraba en ampliar una historia que ya era grande cuando vio la luz en los años ochenta. Así vio la luz El Contraataque del Caballero Oscuro como una obra que funciona de forma independiente, pero que complementa a la primera parte, en la que Miller da un paso más en cuanto a la experimentación formal y el color vuelve a ser protagonista de una forma muy llamativa, buscando la provocación directa de las retinas del lector.

Y como dicen que no hay dos sin tres, hoy nos toca hablar de esa tercera parte que se inspira en el universo creado por Miller en las dos primeras partes, pero que se aleja enormemente de las intenciones de las anteriores entregas. Nos referimos a Dark Knight III: La Raza Superior.

Lo primero que hay que señalar es la larga espera a la que se ha sometido a los lectores a la hora de poder leer la obra al completo. Se empezó a publicar en España en mayo de 2016 y no se concluyó hasta octubre de 2017, nueve números que necesitaron de dieciséis meses para completarse. Sin duda no es una espera que deba ser achacada a ECC, al contrario, si de algo hay que felicitar a ECC es de la publicación casi simultánea de la obra, el problema fueron los retrasos que sufrió este trabajo en USA.
Pero la espera ha terminado.

DKIII puede ser una obra decepcionante si uno espera encontrarse en ella al Frank Miller de Dark Knight Returns. Esto es importante ya que Frank Miller no está en el mismo estado creativo que en los años ochenta, y la obra está escrita principalmente por Brian Azzarello, un escritor de estilo diferente que acompaña a Miller a la hora de plasmar esta nueva entrega que, acertadamente, como ya se ha comentado, se basa en el universo creado en Dark Knight. Aquí no se puede hablar de una continuación al uso, tal y como concebimos una continuación, ya que aquí se toman ciertos aspectos y sobre ellos se crea la historia que mueve la trama.

Con esto claro la obra se puede empezar a ver de otra forma.

Un ejemplo de uno de los cuadernillos.

DKIII resulta muy inferior en pretensiones a las dos obras anteriores, pero no estamos, ni mucho menos, frente a una historia fallida. DKIII funciona a la perfección tal y como está concebida, con un nuevo paso en esa experimentación constante de la que Miller parece gozar en cantidades industriales. ¿Dónde se encuentra dicha experimentación? En el dibujo de esta obra no, ya que el encargado de dar forma a todo este conjunto de ideas es el veterano Andy Kubert, que ilustra con su característico estilo el guion de Miller y Azzarello. No, la experimentación llega de la mano del propio Miller en los pequeños cuadernillos, que, a modo de comics seminales, se encartan en cada número de la obra.

Dibujo tosco... pero poderoso visualmente.

Estos pequeños comics, tanto en tamaño físico, como en número de páginas, complementan de forma magistral el grueso de la trama principal, hasta el punto de llegar, en algunas ocasiones, a ser más interesantes que la historia central. En ellos Miller dibuja, con su particular estilo, un estilo feista, anatómicamente grotesco, alejado de los formalismos, sin usar apenas fondos, pero con una fuerza visual única y poderosa de conjunto. Aquí, Miller y Azzarello (pues también está acreditado como escritor de estos cuadernillos), van rescatando a los personajes para añadirles una densa capa de personalización. Una capa que no llega a través de densos diálogos, sino de poderosas imágenes y diálogos concisos con los que cada personaje se define a sí mismo tanto por lo que dice, como por lo que hace. Su aparición dentro de la obra es indispensable para su comprensión y hacen de la lectura algo diferente.

En cuanto a la obra central, como ya se ha adelantado, decir que es mucho más convencional, más superhéroica, acercándose más al tono de una historia de Superman y Batman en sus series regulares que a una historia en este particular micro cosmos donde Batman es una figura casi mitológica. Miller y Azzarello tejen un entramado donde el Dr. Ray Palmer, Átomo, desencadena el problema al liberar a los habitantes de la ciudad embotellada de Kandor, reducidos hace años por Brainiac, que al verse por fin libres deciden actuar de forma contundente contra Superman y el mundo entero para hacerles pagar por su encierro.

Dicho así, reducir toda esta historia a un simple acto de venganza es algo frívolo ya que tras esta cortina de terciopelo se esconde mucho más de lo que a simple vista se puede percibir. Esta es la excusa para construir una historia con la que mirar, no profundizar, acariciar, no arañar, temas tan espinosos como la sociedad (Miller y Azzarello incluyen en la historia no solo las televisiones como elemento narrativo, sino también los chats de mensajería móvil), la religión, las nuevas tecnologías y la política. Temas presentes de forma constante en la obra de Miller y que Azzarello recoge con más ganas que acierto, al no ser capaz de llegar a concretar de forma más clara sus intenciones. Es como si los autores se estuvieran conteniendo a la hora de plasmar las ideas con las que remover la mente del lector. Ideas que están, pero no explotan con la contundencia que sí lo hacían en las dos entregas anteriores.

Todo este conjunto, sin embargo, funciona muy bien y la lectura resulta entretenida y satisfactoria, pero sin sustancia que de verdad deje una herida abierta en el lector. La historia pronto entra en una espiral predecible y no sorprenden los acontecimientos que se van desarrollando, para acabar todo tal y como un lector con cierto rodaje es capaz de suponer llegado a la mitad de los números.

Cuesta mucho hablar de forma negativa de esta obra, pero tampoco es honesto ensalzarla como una obra con valores importantes. Esta tercera parte es una digna tercera parte, pero su contenido resulta descafeinado y falto de la garra, fuerza y profundidad de sus dos predecesoras. Leer DKIII no va a decepcionar a nadie, pero no va a cambiar a nadie tampoco y mucho menos es una obra que vaya a cambiar nada como si lo hizo Dark Knight en los años ochenta.

  Edición original:Dark Knight III Master Race núm. 1-9 USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Brian Azzarello, Frank Miller. Dibujo: Andy Kubert, Frank Miller. Entintado: Klaus Jason. Color: Brad Anderson. Formato: Grapa, 48 págs. A color. Precio: 3,95 euros.   Frank Miller lo cambió todo con The Dark…
Guion - 7
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.5

Sí, pero no.

DKIII convence por planteamiento. DKIII es una obra muy satisfactoria, pero no logra mantener el nivel de sus dos predecesoras. DKIII es una digna sucesora, una muy digna tercera parte, pero falta más valor, más profundidad, más intensidad a la hora de abordar muchos de los temas expuestos.

Vosotros puntuáis: 6.54 ( 16 votos)

Leave a Reply

5 Comentarios en "Batman: Caballero Oscuro III – La raza superior Núm. 1-9"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
AlbierZot

Algo desangelado pero se deja leer y tiene un bonito final. Pero para mí el auténtico DKIII ha estado en los mini cómics que es donde se ha visto una continuidad en el estilo y el tono; con un Miller en los alambres, tirando de intuición y talento como les ocurre a los grandes en el ocaso (aunque no sea este el caso) de sus carreras cuando, limpios de polvo y paja, se ven reducidos a su esencia

Mabaros

Un buen cómic, que es imposible de comparar con los anteriores y además es un ejercicio sano no hacerlo, ya que no disfrutas de la serie. Aunque en el artículo se comenta algo en la que no estoy muy de acuerdo: Andy Kubert no tiene aquí su característico estilo, ha querido acercarse al estilo de Miller todo lo que le ha resultado posible, y ojo, tampoco es malo, pero si ves otras obras un poco anteriores, vemos que el cambio de estilo es abismal. En definitiva, un buen cómic, cuyo final da pie a cuantas partes quieran hacer. un 8 sobre 10.

Garrac

Meh

Sith

Coincido en parte con la reseña, The Dark Knight Return I fue simplemente increible y para mi es una obra de arte, ahora bien la segunda parte es realmente mala, si vamos a comparar podemes decir sin dudar que no esta al nivel de la primera parte ya que dejo el liston muy alto como para que le pueda hacer sombra, pero si se puede afirmar que sin mucho esfuerzo supera a DKR II.

En cuanto a la historia, es muy entretenida, la saben dessarrollar sin perder el ritmo y me gustó el final planteado; por otra parte Kubert hace un muy buen trabajo, y se nota que intenta adaptar su estilo para asemejarse a Miller en algunos tramos.

aswered

DK1 no solo cambio la imagen que teníamos todos de Batman, sino que Miller abrió las puertas a una nueva forma de narrativa a la que hoy estamos acostumbrados sobradamente.
También hay que destacar el contexto histórico, social y cultural de la época, el cual fomento la aparición de autores como Miller. Por eso siempre digo que cuando se lee un libro o cómic, o bien se ve alguna película en particular, hay que verla desde el punto de vista de la época en la que salió.

wpDiscuz