Año 1000: La Sangre

Por
0
616
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición nacional/ España:Aleta Ediciones y Panini Cómics
Guión:Manolo Matji
Dibujo:Sergio Córdoba
Color:Sergio Córdoba
Formato:Cartoné, 168 páginas
Precio:20€

 

Año 1000: La Sangre es un cómic de Sergio Córdoba que adapta un guion de Manolo Matji. Editado por Aleta Ediciones en colaboración con el sello de Panini Cómics en el que publican material nacional: Evolution Cómics.

Sergio Córdoba es un autor de cómics, ilustrador y animador nacido en Benidorm en el año 1976. Fue uno de los integrantes del colectivo 7 Monos nacido a finales de los noventa. Entre sus obras como autor completo destacan Freaks in Love, Los Últimos y Malas Tierras. Con guiones de Hernán Migoya publicó Hedonistas. Su último trabajo había sido La hija de la tormenta con guion de Víctor Santos. Ha colaborado con historias cortas para Caramba!, TOS o el álbum de Zidrou con distintos dibujantes La anciana que nunca jugó al tenis.

Manolo Matji es un guionista, director y productor nacido en Madrid en el año 1942. En alguna de estas tres facetas ha trabajado entre otras obras en El sueño del mono loco, Los Santos Inocentes, Turno de oficio, Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto o Horas de luz.

El Cantar de los Siete Infantes de Lara cuenta una historia de ofensa, traición y venganza, de enfrentamiento fratricida, ambientada en tiempos del esplendor islámico en la península.

Con Año 1000: La Sangre, Manolo Matji y Sergio Córdoba nos ofrecen una historia que mezcla leyenda, historia, traición, romance y venganza pero sobre todo una pasión y odio tan fuertes capaces de arrasar con todo. Que recuerda partes iguales a las historias de Shakespeare y las leyendas nórdicas, pero sin los elementos mágicos que anidan en ellas y que también tiene la leyenda de los Infantes aunque en el cómic se han prescindido de esos elementos. La leyenda es conocida a partir de textos que datan del siglo XIII, y constituye uno de los más importantes cantares de gesta de la literatura española junto con El Cantar del mio Cid. Con este comparte la localización temporal y la temática, además del tono de la historia. Pese a ser una leyenda, la historia se nos presenta despojada de toda épica. La única parte que se podría considerar mágica es la que concierne al nacimiento de los gemelos. El resto es una historia que perfectamente podría pasar por cierta. Y si tenemos en cuenta que todas las leyendas poseen una base cierta, seguramente lo sea. Pero esta historia y la de el Cid constituyen toda la mitología que queda en la península ya que entre los sucesivos pueblos que pasaron por la península y la acción de la iglesia acabaron con cualquier mitología que hubiera.

Es una historia que parte de un guion de cine y se nota, ya que la acción y el ritmo de la historia es trepidante. Todo se sucede de manera veloz dejando muy poco espacio para la caracterización de los personajes. Aunque en la gran mayoría de los casos no es necesario ya que con pocas palabras están bien definidos. Los mejores y más logrados son Doña Sancha y Doña Lambra que son las que generan el conflicto aunque no lo protagonicen directamente ya que no era posible en la época en la que vivían. Las dos ultimas páginas son una maravilla que sirve para conectar la historia con el resto de acontecimientos terribles que han sucedido en nuestro país demostrando que no aprendemos de nuestros errores.

A pesar de la temática histórica estamos ante un obra distinta a los álbumes francobelgas históricos, ya que esta historia no presta tanta atención al detalle del escenario como lo hacen ellos. Es más parecida a una novela gráfica. La forma de vida y los escenarios son menos importantes que la acción y sus consecuencias. La Edad Media que vemos está alejada de las armaduras brillantes y los caballeros, los ideales de caballería no tienen cabida en esta historia de pasiones.

En el apartado gráfico, Sergio Córdoba opta por un dibujo más centrado en los personajes y sus acciones que en los fondos, lo cual hace que sea una obra en la que brille la crudeza de la época. Sin duda lo mejor de su trabajo se ve en los distintos encuadres que usa y el tempo de la obra, cómo acelera y desacelera la acción para conseguir efectos dramáticos, todo ello en escenas sin diálogos en la que las miradas y expresiones lo dicen todo. Donde está mejor que en su anterior obra La Hija de la Tormenta es en las escenas de acción, que en esta ocasión resultan más dinámicas. El uso del color sepia le otorga a la historia un aire de crudeza e irrealidad que es ideal para la historia que cuenta.

La edición del cómic es perfecta, buen papel, buena reproducción, tapa dura y cuenta con una portada preciosa. Además incluye una introducción del gran José Luis Cuerda, un articulo de Manolo Matji sobre la génesis del guion y bocetos de Sergio Córdoba. Ojala todos las ediciones de cómics en este país estuvieran editados como este.

Año 1000: La Sangre supone una magnifica oportunidad de descubrir una de las leyendas de nuestro país. Sergio Córdoba hace un fantástico trabajo de narrativa en un cómic que no merece pasar inadvertido.

  Edición nacional/ España:Aleta Ediciones y Panini Cómics Guión:Manolo Matji Dibujo:Sergio Córdoba Color:Sergio Córdoba Formato:Cartoné, 168 páginas Precio:20€   Año 1000: La Sangre es un cómic de Sergio Córdoba que adapta un guion de Manolo Matji. Editado por Aleta Ediciones en colaboración con el sello de Panini Cómics en el…
Guión - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.5

Leyenda

Leyenda, historia, traición, romance, venganza, pasión y odio se dan cita en un cómic a reivindicar.

Vosotros puntuáis: 6.7 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorJSA: Los Archivos de la Libertad
Artículo siguienteGanadores premios Carlos Gimenez 2017 – Heroes Cómic Con Madrid

Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga de los cuales, a diferencia, de los superheroes nunca me canse. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del caucaso mientras paseo por una Barrio lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintin y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios…

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz