Alan Davis, un gigante dedicado en cuerpo y alma a Marvel Comics

Por
60
978
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Alan Davis estaba destinado a ser un gran dibujante. Nacido en Inglaterra en 1956, él mismo define su juventud como la de un chico solitario al que solo se le daba bien dibujar. Y ese gusanillo ya no se lo pudo quitar. Pero Alan era un tipo pragmático y veía el trabajo en el mundo de la viñeta como algo lejano, casi imposible. Así que tras su formación, se caso joven y buscó un trabajo convencional en una fábrica. Pocos podían suponer entonces que iba a ser uno de los dibujantes más reputados y prestigiosos en el cómic de superhéroes. Desde sus inicios en el mundillo en 1980, se ha mantenido al pie del cañón durante más de tres décadas. Y todavía tiene proyectos pendientes. Marvel le ha encomendado la apertura de una nueva serie, Savage Hulk, una antología de relatos, a cargo de distintos autores, donde nos cuentan historias de Bruce Banner y su alter ego sin el lastre de la continuidad. Qué mejor motivo para hacer una retrospectiva del genial artista.

Antes de empezar, se impone hacer una pequeña aclaración. El motivo de este artículo es hacer un repaso del trabajo de Davis en Marvel, por el hecho de tener nueva serie en la Casa de las Ideas. Con esto no se pretende hacer de menos sus trabajos en otras editoriales. El talento del autor es el mismo ya sea en DC, Warrior, 2000AD o Marvel. Hechas las aclaraciones, empecemos el repaso.

Inicios en Marvel UK

Alan Davis empezó a despuntar en su Inglaterra natal, en la filial inglesa de Marvel. Fundada en 1972 para adaptar las publicaciones americanas al mercado semanal británico, pronto encontró un camino propio gracias a la gran cantidad de talento que se hallaba bajo sus filas. Nombres como Alan Moore, Jamie Delano o Grant Morrison, por citar los más deslumbrantes, pasearon su buen hacer por Marvel UK, antes de ser mega estrellas del cómic. Alan Davis recaló en la compañía a principios de los años ochenta, después de empezar como se hacía en la época, vía fanzine. Lo primero que dibujó fue una tira para Frantic Magazine, una de las muchas revistas que sacaba al editorial, aunque no tardaría en ser asignado a propósitos mayores. En 1981 le propusieron un proyecto que iba a cambiar para siempre la carrera del artista. Hacerse cargo de los lápices del Capitán Britania. Éste fue el primer héroe creado ex profeso para el mercado británico.

Alan Davis 1

Hasta 1976, todo lo que publicaba la editorial era material ya visto en USA. En ese momento se dio luz verde a la creación del Capitán Britania, que tenía que ser la versión inglesa de su homólogo americano. Para tales menesteres se contó con Chris Claremont, autor nacido en Gran Bretaña pero criado en los Estados Unidos, y el dibujante Herb Trimpe, artista voluntarioso que no será recordado por su gran calidad. El guionista lo rodeó de conexiones mágicas y lo emparentó con leyendas artúricas (introduce a Merlyn, inspirado en el Merlín clásico, pero éste es un guardián del Omniverso). Con el paso del tiempo parecía claro que no contaba con el apoyo del público. Davis fue el encargado de rediseñar al capitán, cambiando su imagen por completo. El dibujante permaneció una buena temporada en la cabecera, dando formas a los guiones de Dave Thorpe, Alan Moore y Jamie Delano. De todas ellas, la etapa más recordada sin duda es la que colaboró con el mago de Southampton. Moore tenía claro su objetivo cuando se puso a guionizar la creación de Claremont. Desde el principio no le gustaron las conexiones místicas del personaje y lo enfocó más hacia la ciencia ficción. También se deshizo de personajes y, sobre todo, supo otorgarle villanos que pusieron en jaque al buen capitán. Tenemos a Jim Jaspers, un demente capaz de retorcer la realidad a su antojo, y la Furia, un ser prácticamente indestructible que no se frenará hasta que destruya a su enemigo. La colaboración entre ambos fue provechosa. Davis, todavía sin llegar al techo de sus capacidades, ilustra estas historias de manera satisfactoria. Tanto que ambos autores se volverán a encontrar y harán historia (con mayúsculas) del cómic. En la etapa de Delano, Davis empezó a dejar señales de su gusto por la escritura. Según el dibujante, le pasaba argumentos al guionista y éste les daba forma definitiva. De la filial inglesa de Marvel se llevaría una muy buena relación con Paul Neary, director editorial de la misma durante un tiempo, siendo uno de sus entintadores predilectos. Puesto en que se ha afianzado Mark Farmer, su más estrecho colaborador en fechas recientes.

Ya fuera de Marvel UK, lo tenemos trabajando con Alan Moore de nuevo en 2000 AD, en una cabecera conocida como DR & Quinch. Harry Twenty on the High Rock fue otro de sus trabajos más relevantes. Pero volvamos a su colaboración con Moore. El bardo tiene la oportunidad de revitalizar un concepto largo tiempo apagado en la revista Warrior. El viejo Marvelman (que por motivos legales actualmente se conoce como Miracleman) era una vuelta de tuerca al Capitán Marvel de la editorial DC. Moore recupera todo lo esencial del personaje y lo lleva a zonas más oscuras. Para ello cuenta con dos dibujantes de la talla de Garry Leach y nuestro Alan Davis. Desgraciadamente, la colaboración entre los dos Alan no terminó de forma amistosa. Gran talento unido a poderosos egos suele dar como resultado “diferencias creativas”.

En esta primera etapa ya podemos ver los elementos definitorios de su arte. Uno puede mirar cientos y cientos de cómics y siempre reconocerá uno de Davis. Los rostros que dibuja el maestro son inconfundibles, llenos de expresividad. Que su apariencia clásica no nos lleve a engaño. No es fácil transmitir las historias con semejante fluidez narrativa como lo hace él. Puro espectáculo superheroico.

En poco tiempo Davis se ha forjado un impresionante currículum en su país. Pero estaba claro, por el talento mostrado, que la industria americana no tardaría en recabar sus servicios. Y el dibujante se encontraba preparado para dar el salto.

Aterrizaje en Marvel USA: Excalibur

A pesar de las evidentes conexiones con Marvel, su primer trabajo en los Estados Unidos es en DC cómics. Chris Claremont, un tipo bastante despierto además de gran guionista, llevaba tiempo pidiendo a don Alan que colaborará con él en la Patrulla X. Davis, todavía poco convencido de sus capacidades, declinaba el ofrecimiento una y otra vez. Así que acepto dibujar a Batman y los Outsiders y participar en Detective Comics, acompañado de su entonces inseparable Paul Neary. Desavenencias editoriales propiciaron la salida de ambos artistas de DC. El patriarca mutante estaba allí para procurarle nuevo destino. Conocedor de su pasado con el Capitán Britania, le propuso una nueva serie mutante con él como miembro de la formación. Davis ya se encontraba preparado para pasar a dibujar a los mutantes. La inclusión del capitán fue la guinda a un pastel que ya no podía rechazar.

Alan Davis 3

Antes de dar el paso a esa nueva cabecera, el dibujante se hizo cargo de dos anuales en Nuevos Mutantes, guionizados por el patriarca mutante. En New Mutants Annual #2 nos introduce a la hermana del Capitán Britania, Betsy Braddock, que posteriormente sería conocida como Mariposa Mental. Es secuestrada por Mojo y llevada a su desquiciante mundo paralelo, donde todo es un espectáculo de televisión. Su hermano se adentrará en el mundo de Mojo para salvarla. Allí se encuentra con los bebés X, víctimas también del villano. Es la primera aparición americana de Betsy. El personaje ya había debutado en la colección inglesa; el capitán era conocido en USA desde finales de los setenta, siendo quizás su aparición más recordada el team up que hizo junto a Spiderman contra el malvado Arcade (Marvel team up#65, escrito por el mismo Chris Claremont). El New Mutants Annual#3 es el célebre enfrentamiento entre Warlock y el Hombre Imposible, a cuenta de quién es capaz de adquirir las forma más inverosímil. Todo un prodigio visual a cargo de Davis.

También se hizo cargo de dos episodios de Uncanny X Men. En el número 213, parte todavía de la masacre mutante en los túneles Morlocks, asistimos al ataque de Dientes de Sable contra Betsy Braddock en la mansión X. En el 215 nos introduce a un extraño grupo de veteranos mutantes de la II Guerra Mundial, especializados en cazar a ciertos elementos que están fuera de la ley. Confundieron a Tormenta con una criminal, con el consiguiente enfrentamiento. Y, siguiendo con la tónica, se encargo del anual mutante del año 1987. En X Men Annual#11, la patrulla tiene la misión de conseguir un cristal con extraordinarios poderes. Con invitados como el Capitán Britania y su amada Meggan, los hombres X sucumbirán a sus más insospechados deseos, siendo Lobezno el único capaz de superar la prueba del cristal.

En estas pequeñas píldoras ya podemos intuir el aspecto que tendrá su próxima serie conjunta: situaciones delirantes, mundos donde todo es posible, conflictos entre personajes que dejarán huella… ¿Pero qué es lo que tenía planeado Claremont? El guionista siempre se ha preciado de su origen británico. Los mutantes se encontraban en ese momento bajo su control, por lo que decidió crear una sucursal británica (la Segunda Génesis ya estableció la universalidad de los mutantes). Para ello puso en marcha una línea argumental en la cabecera principal, “La caída de los mutantes”, donde la Patrulla X acaba enfrentándose a un poderoso demonio místico conocido como Adversario. Para superar a tan peligroso enemigo nuestros héroes deberán sacrificarse y perecer en el intento. Todo ello ante la incrédula mirada de miles de personas que los observan a través del televisor. Ante tal acto de valentía, Roma (hija del mago Merlyn, habituales de Otromundo, lugar del que proceden los poderes del Capitán Britania) les devuelve la vida, les otorga el don de no ser detectados y acceso a Lugar Peligroso (antiguo artefacto arcano que los hombres X utilizarán para administrar justicia). Luego sabremos que todo el enfrentamiento con Adversario estaba orquestado por la propia Roma.

Lo importante es que, a ojos del mundo, la patrulla ha muerto. Y no todos sus integrantes estaban en el suceso. Kitty Pride (Gata sombra) y Rondador Nocturno son testigos silenciosos de la tragedia. Se encuentran en Isla Muir, base de la doctora Moira Mactaggert, situada en Escocia. Los dos juntos hacen frente al dolor de perder a sus queridos amigos. Muy cerca de allí tiene su refugio el Capitán Britania, que convive en un faro con su pareja, Meggan. Ellos también han sufrido la pérdida de Mariposa Mental.

La historia de la formación de tan extraño grupo se nos cuenta en el especial Excalibur: The Sword is drawn. Dibujada por Alan Davis, con tintas de Paul Neary, y guionizada por Chris Claremont, es el comienzo de una de las series de culto con más éxito de las colecciones X. Contamos con dos mutantes clásicos como son Rondador y Kitty. Esta última va madurando poco a poco en manos de Claremont. Lejos queda ya aquella niña que fue introducida en el grupo para recordar que Charles Xavier era profesor. Y Kurt sigue siendo el simpático aventurero con aspecto demoniaco que nos presentaron en la Segunda Génesis. Miembro apreciado como pocos, se encuentra en Isla Muir por ser herido gravemente. Cayó en coma y fue enviado con Moira para su recuperación.

A ellos se les une Brian Braddock, alias Capitán Britania, viejo conocido tanto del dibujante como del escritor. Brian no es un mutante, su historia se asocia más a hechos mágicos. Su padre era miembro del cuerpo de capitanes Merlyn y fue señalado como progenitor del futuro campeón que derrotaría a Necrom, hechicero rival de Merlyn. Nuestro héroe tuvo un serio accidente de moto, que lo dejó al borde de la muerte. Ese fue el momento que eligió Merlyn y su hija Roma para ofrecerle dos extraños objetos: la Espada del Poder o el Amuleto del Derecho. Brian escogió el amuleto, que era la elección correcta, por lo que su cuerpo se lleno de energía mística y adoptó el manto de Capitán Britania. Con él tenemos a Meggan, una mutante metamorfa cuyos poderes tienen que ver con su estado de ánimo. Desde bien pequeña se le había considerado una especie de monstruo. Brian supo hacerle ver que era una persona maravillosa, adoptando entonces su imagen más agradable. Pronto entablarán una relación sentimental. Ambos fueron presentados y forjados en las colecciones de Marvel UK.

El último integrante de la formación es Rachel Grey, hija de Cíclope y Jean Grey en una realidad alternativa, portadora de la fuerza Fénix. Es una viajera temporal y en la Patrulla X encontró conceptos como familia y hogar que nunca había conocido (su mundo de origen es poco recomendable). De hecho, la unión del grupo es debida a su aparición. Volvamos a la historia del especial. Brian, apenado por la muerte de su hermana, ahoga sus sentimientos en alcohol. Su amada se ve incapaz de sacarlo de ese estado. Meggan decide entonces hacer una visita a Kurt y a Kitty en Isla Muir. Allí tenemos a un extraño personaje que les muestra un mensaje de la Majestrix Omniversal llamada Ópalo Luna Saturnina (y don Chris se quedó a gusto), responsable mantener el orden y la realidad. Y esto se va ver afectado por la llegada de Rachel. Envía a la Tecno red, un grupo de caza recompensas del Omniverso, criaturas pintorescas y con extraños poderes. Nuestros amigos no van a dejar que Fénix sea capturada. Por otro lado vemos a Rachel huir de los Lobos de Guerra, unas criaturas enviadas por Mojo para atraparla y llevarla al Mojoverso. La Tecnored apresa a Meggan y a Kitty. Rondador consigue teletransportarse a tiempo y huir de los caza recompensas. Solo le queda Brian, aunque no se encuentra en un estado muy recomendable. Al final, todos unidos consiguen derrotar a los Lobos de Guerra y a la Tecno red. En las últimas páginas asistimos al momento ceremonial de la creación de Excalibur como grupo, apelando al sueño de Xavier y a los valores del Rey Arturo y su mesa redonda.

Davis tendrá dos etapas diferenciadas en la cabecera. Una al alimón con el patriarca mutante y otra como autor completo. La primera cubrirá el especial más el inicio de la colección hasta el número 24. El cariz de las historias que tienen preparadas ya se habían intuido en el episodio inicial. Los Lobos de Guerra de Mojo seguirán instigando a nuestros protagonistas. Tendremos aparición de villanos clásicos de los mutantes como el Juggernaut o Arcade, con un todavía más delirante y perverso tablero de juegos. Seremos testigos del acercamiento entre Meggan y Kurt, mientras Brian la descuida de forma evidente. El sentido del humor y el juego con el lector será una constante. Tenemos la constatación de que el Omniverso es un lugar extraño, con idas y venidas de nuestro grupo, llevándoles a situaciones nunca antes vistas en cómics de superhéroes. Merlyn y Roma les embarcan en una cruzada interdimensional que no parece tener fin. Y, por supuesto, la Tecno red sigue tras la pista de Excalibur. El equipo creativo tiene la firme intención de que la cabecera sea algo especial y lo consiguen. Todo en esta obra, desde las portadas, repletas de humor, hasta las abundantes referencias a aspectos de la cultura popular (ya sean comiqueras o cinéfilas), transmite la sensación de que ambos están disfrutando con las peripecias de los personajes.

Desgraciadamente, Davis abandona el barco. Claremont continúa, pero se nota ya un bajón. Aparte del baile de dibujantes al que se ve sometido, el patriarca mutante comienza a tener problemas con los editores mutantes, lo que le llevará a abandonar en el número 34. Con el sucesor, Scott Lobdell, Excalibur entra en caída libre hasta que la oficina X reacciona a tiempo y se vuelve a colocar a Davis al mando. Esta vez no será solo el dibujante, sino que también se hará cargo de los guiones. Y el artista demuestra rápidamente que el éxito inicial de la serie fue debido a él en gran medida. Excalibur remonta el vuelo de nuevo. Y lo hace apelando al espíritu inicial, buen humor y acción frenética. El dibujo vuelve a brillar, como era lógico suponer tras su vuelta a los lápices. Se retoman hilos argumentales de las primeras aventuras, para dar coherencia a situaciones y personajes. Tenemos nuevos compañeros de aventuras creados por Davis para la colección como Feron o Cereza (que buenos momentos con Rondador). Una última colaboración entre X men y Excalibur será el fin de su etapa en la cabecera. La sombra del dibujante será alargada. La serie fue una constante durante años (y no hay duda de que volverá, tarde o temprano). Cambiando de miembros, pero manteniendo sus raíces en Gran Bretaña (excepto la época en que Claremont los ubicó en Genosha), nunca volvió a ser la misma.

Antes de terminar esta primera fase del dibujante en Marvel, hacer referencia a un par de trabajos que acometió tras su primera estancia en Excalibur. De nuevo con Claremont, puso los dibujos a una historia de Solo Avengers en 1989. Esta cabecera se encargaba de relatar episodios de vengadores que no tenían serie propia. Y aquí nos cuentan un relato de Hulka, centrado en su faceta de abogada. Jennifer Walters, la adorable prima de Hulk, se encuentra en los juzgados y no deja de ser interrumpida por Titania, una villana con superfuerza. De puro intrascendente, el trabajo de ambos autores consigue sacar una sonrisa al lector, que es el único objetivo al que aspira la historia. Más profundo es el acercamiento que hizo a Lobezno en Wolverine: Bloodlust, además en calidad de autor completo. Aquí nos plantea una historia en solitario de Logan, siempre en lucha con su yo animal. Siguiendo con su gusto por seres mágicos, nos introduce a los Neuri, seres primigenios en sintonía con la madre Tierra. Pero algunos de ellos abandonan el camino recto y tienen que ser detenidos. De nuevo Davis realiza un gran trabajo con un Lobezno desatado, aportando acción y tensión narrativa al alcance de pocos.

Clandestine, su obra más personal

El dibujante había dado muestras de ser más que un simple ejecutor de las ideas de otros. Desde sus inicios, en Marvel UK, había aportado ideas a los guionistas. Llegó a ser autor completo, dibujante y guionista, en Excalibur, pero sus inquietudes todavía le pedían más. Y se embarcó en su proyecto más personal: la creación de una peculiar familia, que había estado desde siempre en el Universo Marvel, pero nunca quiso salir a la luz. Para tan arriesgado proyecto volvió a la que había sido su primera casa, la filial inglesa de Marvel, regida por su colaborador habitual Paul Neary. El desgraciado cierre de dicha sucursal provocó que fuera la casa madre la encargada de su publicación.

Alan Davis 4

Davis plantea un grupo de superhumanos, unidos por lazos familiares. La cabeza reconocible es Adam Destine, un humano dotado del poder de la inmortalidad. Nacido en el siglo XII, participó en las Cruzadas y tuvo relaciones con seres místicos que le otorgaron sus poderes. Es el principal culpable de que la familia esté en la sombra. Como consecuencia de su longevidad, ha engendrado una gran cantidad de hijos, cuya esperanza de vida es mayor a la de un humano normal, por estar emparentados con fuerzas místicas y mágicas. Pandora y Rory son los dos últimos. Viven con su hermano Walter, que se hace pasar por su tío. Sus poderes se manifiestan y están decididos a ser superhéroes. Esto rompe la regla de pasar desapercibidos ante el mundo. Como Cruzado Carmesí y Duende se enfrentaron a Lentz, un ser artificial que se había forjado en IMA. La verdad sale a la luz, descubriendo el parentesco y el origen de todos los poderes del clan. La familia Destine estaba preparada para caminar por el Universo Marvel.

Ese recorrido fue más corto de lo esperado. Davis sólo duró ocho números en la serie. Las razones para la espantada del dibujante fueron la escasa promoción que estaba recibiendo por parte de La Casa de las Ideas. A la cúpula editorial le parecía un éxito, ya que sin apenas promoción, estaba haciendo buenas ventas. Don Alan, que había puesto todo su esfuerzo en la serie, no quedó contento. ClanDestine siguió con otro equipo creativo tres números más, para ser cerrada hasta nueva orden. Una pena porque el concepto era potente y podía haber dado mucho más de sí. Como dato curioso, los números apócrifos han quedado como un sueño de uno de los personajes en la continuidad Marvel.

Davis los volvería a retomar en un especial con los X Men. Los Destine volvían a la acción junto a los mutantes, enfrentándose a otro peligro de origen místico, el demonio Synraith. Muchos años después, en 2008, de nuevo los saco de la oscuridad, si bien de manera muy breve. Los unió a su otro grupo fetiche, Excalibur, aunque sin tiempo para contar nada relevante. No es la última vez que los hemos visto. El artista se reserva todavía una historia para cerrar las tramas pendientes, aunque no será en una cabecera con el nombre de Clandestine.

Dibujante consolidado y guionista reputado

El dibujante a mediados de los años noventa es un privilegiado. Su buen hacer conlleva que elija los proyectos según sus necesidades. La pequeña decepción que supuso la falta de visibilidad de su proyecto más personal, Clandestine, no hace que Davis se retire de lo que mejor sabe hacer, dibujar. En el entorno X dibuja en 1996 un anual de X-Man, mutante llegado de una dimensión alternativa emparentado con los Summers y los Grey. Con Terry Kavanagh al procesador de textos, es una vuelta a la Era del Apocalipsis, un concepto tremendamente popular en esta época.

Después de esto es llamado para ilustrar la aventuras de los 4 Fantásticos con motivo del Heroes Return. Es decir, recuperamos a los héroes más importantes de la compañía, que por azar del destino, estuvieron una temporada en una dimensión de bolsillo. Su compañero de viajes es el guionista Scott Lobdell, habitual en aquellos tiempos en La Casa de las Ideas. Toca explorar las consecuencias del retorno de los 4F a Tierra 616, gracias al hijo el matrimonio Richards, Franklin. Además Lobdell recurre a villanos clásicos, como el Hombre Topo, o algunos de nuevo cuño, como un puñado de monos transformados y con superhabilidades (sic!). El apartado gráfico luce de maravilla con el tándem compuesto por Davis y Farmer, no tanto los guiones. Prueba de esto es que don Alan abandona al tercer número, siendo sustituido en la colección por el valenciano Salvador Larroca.

x-man@pinoymail.com

También deja su impronta en Thor vol. 2#58. El dios del trueno estaba en manos de Dan Jurgens. En ese momento se había creado un culto hacía su persona y el Doctor Muerte no iba a permitir esa religión en sus cercanías. La historia continua en Iron Man vol. 3 #64, con el consiguiente enfrentamiento entre ambos vengadores.

Los noventa para Marvel no fueron precisamente plácidos. Decisiones empresariales incomprensibles llevaron a la editorial a sufrir hasta la bancarrota. En ese panorama sombrío, las colecciones mutantes fueron las únicas que aguantaban en ventas (que no es sinónimo de calidad, pero ese no es el tema). A pesar del buen estado de las colecciones X, en la oficina mutante eran conscientes de que quedaban lejos los tiempos de grandeza, aquellos en que Claremont gobernaba el timón. Bob Harras, editor jefe en ese momento, pensó que Alan Davis tenía las capacidades para retornar esa grandeza a los mutantes. Para ello le otorgó el mando de las dos series principales, Uncanny X Men y X Men a secas. Sucedió a Steven Seagle y a Joe Kelly, que intentaron aportar nuevos conceptos aunque no llegaron a cuajar. Así, a finales de la década, se encargó de los argumentos principales. Se hizo acompañar de guionistas habituales de Marvel, como Joey Casey, Terry Kavanagh o Fabián Nicieza. Y no solo eso, sino que dibujó intermitentemente la colección X Men sin adjetivos. Dejando los lápices de Uncanny a dibujantes de la talla de Adam Kubert o Leinil Francis Yu (cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia). Su estancia data desde X Men#85 hasta X Men#99, mientras que en la Imposible estará desde el número 366 hasta el 380.

Davis empieza fuerte trayendo al más clásico villano de los hombres X a primera línea con el ciclo conocido como la Guerra de Magneto. Éste viene dispuesto a demostrar que cualquier humano corriente puede ser un peligro para los mutantes. Y Erik esta vez no va a consentirlo. Junto a sus Acólitos, mutantes fieles a su causa, lanzan ataques contra la Patrulla X, en previsión de que los pupilos de Charles Xavier desbaraten sus intenciones. Pero el amo del magnetismo tiene un plan milimétrico para conseguir sus objetivos. Tenemos rondando por las colecciones mutantes a un personaje llamado Joseph, cuyo parecido con Magneto había alimentado distintas teorías (como que él era el mismo Erik sin memoria ni recuerdos). Con la vuelta del auténtico amo del magnetismo, este Joseph tendrá poca razón de ser. El guionista descubre su origen, es un clon del mismo Erik, y le otorga un papel principal en el clímax de la batalla final, donde su sacrifico impide que Magneto pueda quebrar los campos electromagnéticos de la Tierra. Pero el plan de Magnus va más allá de la simple destrucción. Mientras que los hombres X y Magneto estaban en la pelea, su embajador Ferris estaba negociando con las Naciones Unidas. Consigue la soberanía de Genosha por el cese de hostilidades. Ha sido más inteligente que su rival, el Profesor X, y, después de tantos años, ha vencido en buena lid. No sin perder fuerza en sus poderes. A partir de ahora Genosha será santuario mutante, por lo menos hasta que Grant Morrison prepare un ataque brutal a la isla en New X Men, dando como resultado la extinción de millones de sus habitantes.

Tras la guerra, nos embarcamos en un viaje dimensional, de esos que le gustan a Davis, con Cain Marko, el Juggernaut, como hilo conductor, debido a las conexiones con la magia del cristal de Cyttorak. Éste será puente de unión entre realidades, lo que llevará a los X Men a un extraño planeta, con habitantes que recuerdan a los héroes de la Tierra. Descubrimos que son Skrulls y que está perfeccionando las habilidades de los campeones terrestres (¿germen de Invasión Secreta?) para infiltrarse entre ellos. Saben que se encuentran en el pasado, debido a la aparición de héroes muertos en ese momento. Su objetivo será hacer fracasar los planes de los alienígenas verdes y volver a su tiempo.

Consiguen regresar a nuestro planeta y algunos se dirigen a Isla Muir para visitar a viejos amigos. Lo que no podrán prever son los planes de un malvado Cráneo Rojo, que tiene bajo su poder a la criatura conocida como Douglock. Ya hablamos algo de este episodio en la retrospectiva de Warlock. La patrulla X se unirá a Nick Furia para impedir que el Helitransporte y sus recursos sea controlado por el villano nazi.

Las cabeceras continúan su discurrir, primero con una desbandada de la mayoría de sus entonces miembros. El Profesor X tiene un comportamiento muy extraño; preocupa e irrita a partes iguales a los hombres X. La patrulla vive aventuras a pequeña escala, ya sea juntando a Coloso con su hermano Mijail en los túneles Morlocks o reuniendo a Pícara con su madre adoptiva Mística, iniciando la trama de Los libros del Destino (desarrollada a posteriori por Claremont).Nos presenta una nueva raza acostumbrada a moverse entre dimensiones, los Mannitas, que buscan el auxilio de Xavier, pero éste se halla luchando con sus demonios internos. Los hombres X les ayudan y se encuentran con un extraño personaje, que luego se hará llamar Muerte. En un enfrentamiento con este rival se produce lo inesperado, Logan sucumbe y muere ante la mirada de sus compañeros. Pero que nadie se preocupe, Lobezno no ha muerto. Había sido suplantado por un Skrull (recordemos la visita al planeta de los alienígenas verdes). Y no solo eso, descubrimos que Muerte es el mismo Logan en persona, con lo que conectamos con Apocalipsis, el mutante que se propone acabar con esta realidad y crear una nueva a su imagen y semejanza.
Davis empezó bien con la Guerra de Magneto, pero hay que reconocer que las series empezaron a decaer de forma alarmante. La trama de los Mannitas, la rocambolesca suplantación de Logan y su conversión en jinete de Apocalipsis bajaron considerablemente el listón. Pero ahí estaba el maestro para remediarlo y lo hizo mediante la llamada trama de Los Doce. Esta idea ya circulaba desde los primeros tiempos de X Factor de Louise Simonson. Don Alan se encargó de esclarecer el misterio de una vez por todas. En Shaba Nur, nombre de pila de Apocalipsis, necesita a doce mutantes concretos para llegar a un estado de omnisciencia nunca visto. Los elegidos son: Xavier, Magneto, Cable, Bishop, Polaris, Fuego Solar, Jean Grey, Cíclope, el Monolito Viviente, Tormenta, Hombre de Hielo, Mijail Rasputin y Kaos. X Man aparece para interrumpir el proceso, dando lugar a una lucha sin cuartel que termina con la fusión de Apocalipsis y Scott Summers. Otra visita a realidades alternativas y fin del proceso con el sacrificio de Cíclope.

La travesía de Davis estaba llegando a su fin. La segunda venida del patriarca mutante se estaba preparando. Sus últimas historias tendrán como invitado especial al Alto Evolucionador. Éste había sido manipulado por Mr. Siniestro, dando lugar a que tomará la decisión de eliminar el gen mutante. Inmediatamente, todos los mutantes pasan a ser hombres corrientes. La Patrulla X, sin sus habilidades especiales, lucha con Siniestro para poder recuperar el status quo.

La sensación general con la que nos quedamos es que esta etapa pudo ser grande y se quedó en aceptable. Desde luego está lejos de su nivel en Excalibur. Quizás la haga mejor lo que vino después, con Claremont y Lobdell enganchados a tramas enrevesadas y anodinas. Quizás también la ayuda de los co-guionistas no estuvo a la altura. Lo cierto es que tiene momentos de auténtica calidad a nivel argumental (Guerra de Magneto, Los Doce) con otros más pobres. Porque a nivel de dibujo Davis mantuvo el nivel acostumbrado. Sometido a mandatos editoriales (tanto lo de Joseph como lo de Los Doce fueron sugeridos por Harras), supo capear el temporal y dejar una etapa digna en los mutantes.

Nuevo Siglo, el mismo Davis

El dibujante termina su camino con los mutantes, pero rápidamente encuentra acomodo en otra colección. El primer destino de Davis será en los Vengadores, cabecera que estaba en manos de Kurt Busiek desde Heroes Return. El hasta ahora dibujante, George Pérez, abandona la serie en el año 2000, con el consiguiente baile de artistas para el bueno de Kurt. Alan Davis se encarga de dibujar la llamada Dinastía de Kang, con un Kang el Conquistador dotado de una megalomanía que se sale de los registros. También tenemos a su hijo, el Centurión Escarlata. Ambos pondrán en grave peligro a los Vengadores (Avengers vol. 2 #38-#43).

La llegada del nuevo siglo trajo consigo importantes cambios editoriales en las altas esferas. Joe Quesada se convierte en editor jefe y consigue darle un impulso a la compañía para alejarla de los malos momentos de la década pasada. Y Quesada tenía planes para Alan Davis.

Tras este breve paso por la cabecera vengadora, el maestro vuelve a enfundarse el traje de autor completo con la miniserie de 6 números Killraven. Este personaje será creado por el propio Davis y es un guerrero de la Tierra-2120, uno de los muchos mundos del complejo espacio-tiempo Marvel. Hay que decir que hay otros “Killravens” pero cada uno en su Tierra y nunca han llegado a interactuar. A estas alturas ya conocemos los gustos del autor por la magia y los mundos paralelos. Junta elementos apocalípticos, bárbaros y gladiadores de otras dimensiones, ciencia ficción y mutaciones genéticas. Todo bien mezclado da lugar a las peripecias de Jonathan Raven.

Siguiendo con el repaso cronológico tenemos una segunda colaboración con el patriarca mutante. Como se ha dejado caer en líneas anteriores, la segunda venida de Claremont no fue tan celebrada como su primera época. Aún así, Davis presta lo mejor de sus lápices para Uncanny X Men durante dos años. Se traen a la Furia, aquel enemigo que creó Alan Moore para Capitán Britania, y tratarán con nuevos personajes como X-23, el clon femenino de Lobezno. Sin olvidar la típica saga en Tierra Salvaje. Davis se despide de los mutantes con dos episodios relacionados con el Día de M, con el Capitán Britania invitado de excepción. En un claro intento de recuperar aquellos tiempos locos de Excalibur.

Alan Davis 5

Tras los mutantes, otro proyecto como autor completo. A Davis le propusieron participar en una serie de iniciativas conocidas como The End y le asignaron el de los 4F .Los editores pensaron que sería interesante ver el fin de sus héroes, fuera de la continuidad, claro está. Y encargaron varias series con ese fin. Normalmente lo han hecho autores que han dejado una impronta en el personaje. Pero Alan Davis sólo dibujo tres números de los 4 fantásticos en la época de Héroes Return. Conocía bien a los personajes y los editores no erraron en su elección. Todo lo incluido en esta maxiserie es un canto a las bondades de la Primera Familia. Veamos como plantea este futuro. Comenzamos en medio de una batalla descarnada entre los 4F y el Doctor Muerte, mejorado con implantes mecánicos. Franklin y Valeria, los hijos del matrimonio Richards también se encuentran en el lugar. La lucha va aumentando en intensidad y los dos niños mueren. Esto provoca una separación inmediata de los fantásticos, cada uno con un objetivo. Reed se dedica a forjar una utopía interplanetaria. Le acompaña una Hulka servicial, que no quiere abandonarlo. Susan investiga vestigios arqueológicos en el océano, con el consiguiente encuentro con Namor. Johnny ha madurado y es un miembro destacado de los Vengadores, que se dedican a velar por la paz en el cosmos. Y la adorable cosa de ojos azules vive plácidamente en Marte con su mujer, Alicia Masters, y sus hijos. Todas estas tramas, aparentemente distintas, confluirán en una única. Reed Richards conseguirá su objetivo, la vuelta a la vida de sus hijos, dejando un cierto regusto a final feliz que no es característico de estas series. Como ya se ha apuntado, todo lo relacionado con los 4 Fantásticos está presente aquí: Inhumanos, Galactus, Estela Plateada, los Skrulls, Atlantis, el Doctor Muerte, Annihilus y la Zona Negativa.

En el cómic homenaje que La Casa de las Ideas le dedicó a Stan Lee, uno de los creadores del Universo Marvel, Davis dibujó al Maestro de las artes místicas, el Doctor Extraño, y su encuentro con “The Man”. Una divertida anécdota en su curriculum. En 2008 breve vuelta con ClanDestine (que ya hemos comentado más arriba) y un especial de los Jóvenes Vengadores. La serie que lanzó Allan Heinberg con chavales que querían ser como los Vengadores tuvo un éxito inesperado. El autor no estaba preparado para una serie regular, por lo que la editorial decidió calmar la sed del aficionado con especiales centrados en los chicos y lo que representa ser un héroe. Davis colaboró con Matt Fraction para el episodio de Ojo de Halcón, es decir, Kate Bishop. Clint Barton, el clásico arquero, estaba muerto aparentemente, aunque pronto descubrimos que ha adquirido la personalidad de Ronin .Lo importante de este capítulo es que se comienza a establecer una relación entre ambos personajes, de la que sacarán oro puro Fraction y David Aja en Hawkeye. Kate es tan protagonista como Clint en esta serie, sin olvidar al Pizza Dog y a los rusos en chándal.

A finales de 2007, Straczynski se hace cargo de la colección del dios del trueno, Thor. Conocido por sus retrasos, se tuvieron que hacer varios episodios de relleno para cubrir la ausencia de la colección. Alan Davis se hizo cargo de uno conocido como “Thor. Truth of the history” a finales de 2008. De nuevo como autor completo, nos narra una historia ambientada en el antiguo Egipto, acompañado de los Tres Guerreros, Lady Sif y Balder el Bravo. Un trabajo menor para cubrir expediente.

El destino vuelve a juntar a Fraction y a Davis para un one shot centrado en Reinado Oscuro. Norman Osborn es el hombre fuerte ahora mismo en el mundo. Tiene una lista de enemigos de los que quiere deshacerse. Los mutantes y, en especial, Namor están en su punto de mira. A Osborn no se lo ocurre otra cosa que lanzar a Marrina, antigua amante del atlante, convertida ahora en un monstruo marino terrorífico.

Un proyecto de mayor envergadura supuso en 2010 hacerse cargo del dibujo de Avengers: Prime. Brian Bendis, el guionista estrella de Marvel, se encarga de poner en contexto una reconciliación largamente esperada. Nos encontramos tras los sucesos de Asedio; Asgard ha caído y la tríada vengadora, Capitán América, Iron Man y Thor, son transportados sorpresivamente a distintos lugares de los nueve mundos. Cada uno por separado, harán frente a poderosas criaturas, los engaños de la Encantadora y una épica lucha final con Hela, diosa de la muerte. Los tres vengadores dejan atrás todo su pasado reciente y se vuelven a unir para luchar por el bien común. El dibujante se encuentra como pez en el agua con ese ambiente mitológico, regalándonos páginas excelentes durante toda la serie.

Ya en 2012, tuvo una última (por ahora) oportunidad de tratar a sus personajes fetiches, los Clandestine. Mediante una maniobra que recientemente se puso de moda en Marvel, juntó los anuales de tres cabeceras, 4 Fantásticos, Wolverine y Daredevil, para cerrar tramas pendientes de su familia predilecta. La historia gira en torno a Vincent Destine. Éste fue asesinado a manos de su padre, creyéndolo poseído por un demonio. Tenía la habilidad de viajar por el tiempo. Ahora se sabe que no está en su tumba y que busca un nuevo huésped para encarnarse. El Doctor Extraño acude a pedir ayuda a los 4F, pero sólo encuentra a Ben y a Johnny. Su familia también le busca, para evitar males mayores. Daredevil y, sobre todo, Lobezno se verán involucrados en este asunto familiar.

Marvel Now

En 2011 se produce la salida de Joe Quesada del máximo puesto editorial. Su sustituto, Axel Alonso, parecía que iba a seguir una línea continuista. Nada más lejos de la realidad. El nuevo editor jefe puso en marcha la maquinaria para sacar a artistas y guionistas de sus zonas de confort. Se llamó Marvel Now y Davis tuvo un puesto asignado desde el principio.

Junto a Paul Cornell, se les encomendó la tarea de relanzar la nueva serie regular de Lobezno. Cornell, autor británico que tuvo un relativo éxito con el capitán Britania y el MI13 (una Excalibur encubierta), se encargaría de los guiones. Mientras que Don Alan haría las veces de dibujante, con la maestría que siempre la ha caracterizado. Así que en 2013 y durante algo más de un año el maestro dibuja la cabecera de Wolverine. El guionista no está a la altura y plantea situaciones repetidas y tediosas que Davis se esfuerza en dar brillo. Su último arco representa la pérdida del factor curativo de Logan. En una maniobra extraña, se vuelve a relanzar en 2014, manteniendo el guionista pero cambiando al dibujante. Curiosamente, lo mejor de la colección. Ryan Stiegman sustituye a Davis en 2014 para hacer frente al camino que lleva a la muerte de Lobezno.

Y hablando de Lobezno, entre sus numerosas cabeceras tenemos una donde autores completos, generalmente, se dedican a dar visones de Logan fuera de la continuidad y con libertad plena. Es la llamada Savage Wolverine. Ese mismo modelo lo han aplicado al Goliat Esmeralda, por lo que este mes debuta Savage Hulk, cuyo primer arco completo va correr a cargo de Alan Davis. Sabemos que ha recuperado a la Abominación, uno de los más peligrosos enemigos de Hulk. Por lo demás, Starlin le sustituye en Agosto, por lo que a muchos nos sabrá a poco.

Alan Davis es un extraño caso. Siendo un veterano, su trazo y su narrativa permanecen frescos. No hay duda de que podría hacerse cargo de una colección regular, con resultados satisfactorios. Ha dibujado a todos los personajes Marvel habidos y por haber, pero su puesto de dibujante regular se reduce a pocas cabeceras, casi todas mutantes. Por elucubrar un poco, dibujando la serie de Thor no desentonaría. Su trabajo en Avengers: Prime demostró que era capaz de plasmar los mundos de la mitología nórdica como nadie. De hecho nunca ha dibujado a los principales vengadores en sus series propias. Un Capitán América o un Iron Man a cargo de Davis tampoco serían descabellados. Su narrativa clásica y pulcra lo hace el autor ideal para cualquier cabecera que quiera volver a los conceptos básicos superheroicos. Pero si se me permite la licencia, un Doctor Extraño bajo sus designios, con el gusto que profesa por las cuestiones mágicas, sería ideal. La película del personaje ya ha empezado a moverse, lo que significa que el buen doctor pronto tendrá cabecera, y dejará de ser uno de los grandes olvidados en el relanzamiento de Marvel Now.

No sabemos que le deparará el futuro a Alan Davis. Mientras la salud le acompañe, seguro que seguiremos teniendo muestras de su arte. De momento, nos ha dejado su aportación al Goliat Esmeralda. Y eso tiene que ser motivo de alegría. Por lo menos, para los amantes del cómic de superhéroes.

Alan Davis 2

Leave a Reply

60 Comentarios en "Alan Davis, un gigante dedicado en cuerpo y alma a Marvel Comics"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Jagermeister

Si que dibujó al Capi en su cabecera en solitario, un arco argumental de Brubaker en el que retomaba el tema de la pérdida del suero supersoldado.

Por cierto que Alan Davis dibuja como Dios, y no se si por lento o por que es pero no tiene un trabajo continuado…

Ocioso

Pues anda, que si os digo que a mí siempre me ha parecido que el estilo de Alan Davis le pega mas a DC. No me pidais que lo explique. Eso sí, la DC de los 80, no la mierda impersonal de ahora.

manolin

Ultrarequeteadmirador de Alan Davis , me tendré que imprimir y leer con calma este artículo (y son varios los que tengo en lista de espera , pero es que ultimamente ando fataal de tiempo) , eso sí, quiero añador al título que Marvel le ha correspondido muy poco. ¿¿Como a nadie se le ocurrió darle en Heroes Returns los 4F para él solo en vez de ponerlo a dibujar los guiones del paquete de Lobdell? Si eso hubiera sucedido hoy estariamos hablando d euna d elas etapas más míticas del grupo, quizás solo superada por las de Lee/Kirby y la de Byrne, con la de Waid y Wieringo pisándole los talones, y no de una etapa estrambótica y olvidable como la de Claremont, que ya para entonces estaba quemadísimo. ¿¿Como han vuelto a repetir la cagada no dándole una serie completa en el Marvel Now desde el principio, en vez de ponerle a dibujar al lobezno de Cornell?? ¿¿como le obligaron a irse de Excalibur, y no le pusieron todas las facilidades del mundo para que siguiera con su Clandestine?? ¿¿acaso alguna de estas series fué a más con sus sustitutos??.
Y, en cuanto a DC, aunque en sus tiempos lo promocionaron bastante como dibujante, sobre todo en los 80 con los Outsiders y Batman, que como dice Ocioso le iban como un guante, como autor completo a penas le han dado algún que “otrosMundos” donde solo hemos podido vislumbrar la maravilla que podria hecer este autor si dejaran la Legión de Superheroes en sus manos. En fin…….

jorgenexo

Pues anda, que si os digo que a mí siempre me ha parecido que el estilo de Alan Davis le pega mas a DC.

Será porque lo descubriste en su Batman y/o los Outsiders (atendiendo a tu teoría de que a uno lo que se le queda y valora es, sobre todo, el primer contacto con una serie)

Aunque también puede ser porque te pase como a mí: para mí Davis siempre ha tenido algo de un Dick Sprang estilizado, una lumiinosidad, una alegría que incluso en las viñetas más oscuras brota a raudales.

En mi lista de preferencias para mí es el nº 2 en esto de dibujar super héroes. Aunque si nos atenemos al conjunto de su obra es el nº 1 indiscutible: muy pocos dibujantes pueden presumir de mantener un nivel tan alto desde hace tanto tiempo. Seguramente le ayude no haber dejado sus tintas en manos de cualquiera. ¿le ha entintado alguien alguna vez que no sean Neary o Farmer?

jorgenexo

MIrad, decidme que no veis a Davis en Sprang:comment image

Lemmytico

“Por elucubrar un poco, dibujando la serie de Thor no desentonaría”

Ya lo hizo, en los últimos números de la etapa Fraction, la saga “Todo Arde”. No es su mejor trabajo, he de decir.

Por supuesto, apuntadme entre sus admiradores. Pero leyendo el artículo… ¿No os da la impresión de que no ha dibujado demasiadas historias a la altura de su talento? Fuera de las referencias habituales (X-Men ochenteros, Excalibur, Clandestine…) ha dibujado mucho, pero no tantos cómics que uno ansíe por tener en su biblioteca. En ese sentido, no en otros (Ignacio apareciendo en 3, 2, 1…) me parece que está detrás de Byrne o Pérez.

guolberin

Hombre, ¿y qué cómics han hecho Byrne y Pérez en los últimos, no sé, 10-15 años que ansiemos tener en nuestra biblioteca? Pues eso, ninguno. En ese aspecto, no veo ni a Pérez ni a Byrne por delante. Pérez tiene probablemente mucha más producción, pero en los últimos años, nada tan destacable como en otras épocas. Y Byrne, menos todavía.

Lemmytico

No hablo de los últimos años, sino de toda su trayectoria.

jorgenexo

Yo creo que sí que ha dibujado bastantes comics buenos o muy buenos pero… sí que es cierto que le falta haber participado de forma continuada en una de esas magna opus.
Pero no ovidemos su Capitan Britania, su Excalibur (para mí uno de los mejores tebeos de la historia de Marvel, sin duda) o su particiación en la ahora de nuevo de moda Miracleman. A mí mee gusta más que Pérez, pero no tiene ni sus New Titans ni su Crisis. Así es la vida.
¿Os imagináis que Moore hubiera contado con él para hacer Watchmen? Seguo que lo habría hecho de cojones. O V de Vendetta. Aunque quizás habría desentonado algo en unas historias tan sombrías yo lo veo perfecto en ellas.

manolin

Jorgenexo: Pues sí, algo de Sprang tiene, y también de Neal Adams (opinión extendidísima) y de Nick Cardy (opinión personal que creo que bastantes comparten)
Y sí es verdad que AlanDavis ha tardado bastante más en quemarse que otros dibujantes como Byrne, Neal Adams…..que también es verdad que son anteriores a él. Yo solo conozco otro dibujante que haya estado durante más años que él manteniendo un nivel altísimo: George Perez, bueno, y quizas John Buscema, pero este tenía un estilo tan clasicote que para muchos ( y no es mi caso) se hizo algo monotono, mientrás que alan Davis conserva una frescura que hace que no parezca fuera d elugar entre los dibujantes actuales.. En cuanto a como guionista es que se le han dado muy pocas oportunidades, pero vamos, como autor completo para mí solo esta un poquitito por debajo de Byrne y Miller (y muy superior a la producción actual de ambos) y al mismo nivel, o superior, que Walter Simonson o George Perez, además de que estos dos fuera de Thor y Wonder Woman no tienen ninguna obra como autor completo que destaque especialmente, mientras que Alan Davis mantiene un nivel muy similar en todas sus obras.

guolberin

“No hablo de los últimos años, sino de toda su trayectoria.”

Entendido, te había entendido a los últimos años.

Lemmytico

No problem 😉

A todo esto he escuchado de todo de su “Killraven”… Hablad, pueblo.

Terrific Lines

Raro es que compre algún cómic sólo por algún autor, pero yo me pillo absolutamente todo lo que dibuja Alan Davis. Me pillé aquel Thor escrito por Jurgens (creo que era Jurgens). De la última etapa de Brubaker en el Captain America me pillé sólo los números dibujados por Davis. Si me pillé todos los números del Wolverine de Cornell fue por él. Este Savage Hulk va a caer fijo. Y así todo lo que (como mínimo) me he enterado que este señor haya publicado.

Alan Davis tiene en mi opinión el estilo perfecto para los cómics de superhéroes. La composición, los diseños, los gestos, las expresiones… y con el permiso de Adam Hugues, las mujeres más sexy.

Pero vamos, todo lo que dibuja, aunque el guión a veces sea una mierda, me parece una gozada y vale cada centavo pagado.

Por cierto, echando un vistazo “por la red”, me encuentro su web oficial con un montón de detalles interesantes (como que entre los 5 autores que pone como inspiración uno de ellos sea un español, Jesús Blasco, quien realmente dibuja de maravilla pero yo no conocía en absoluto). También a destacar la sección Trivia (donde se ve que es un cachondo). La web, por si a alguien le interesa: http://www.alandavis-comicart.com/

Ganazas de este Savage Hulk. En este caso por doble interés: el dibujo y la historia. Un Hulk y los X-Men originales (los de verdad, no los All-New Kids on the Block): COMPRO!!!

Y por pedir a los de Marvel: ahora que ha vuelto Rondador, que le den a Davis la serie (una miniserie o un especial o lo que sea) de Excalibur! Si en otro hilo jorgenexo decía que La Patrulla-X sin Byrne no habría sido nada (cosa que no se lo cree ni Byrne), con Excalibur sí se puede decir que la serie fue lo que fue gracias principalmente a Davis. A ver si junta a Rondador, Rachel y a Kitty y hace que el mundo sea un lugar mejor para todos!!!

Saludos!

Spirit

Yo también pienso que el estilo de Davis encaja más en DC, quizás por ese estilo clásicote con reminiscencias de Neal Adams (que definió a muchos de los iconos de la casa). Es más; yo siempre lo he visto como el autor completo de una extensa etapa en SUPERMAN, que creo que hubiera sido la repera.

Sus obras para MARVEL son todas exquisitas (felicito al sr. porras por el artículo, dicho sea de paso), pero personalmente tengo el sabor agridulce de que cortaran tan pronto su andadura en CLANDESTINE, que estaba destinada a ser algo excelso. Su limited los 4f; el fin, para quien sugiere que hubiera estado genial como autor en los 4f, se quedó un poco en algo digno pero sin esa chispa de genialidad, al igual que su limited de KILLRAVEN. Ojalá hubiera sido el dibujante regular de la patrulla x, como se propuso en su momento con la marcha de John romita jr, (algo que él mismo declinó por no sentirse preparado) y ojalá el amigo Davis siga muchos años al pie del cañón, que los amantes del dibujo clásico, sin trampas ni rayitas, con legilibidad y buen hacer, necesitamos un bastión para demostrar que sigue siendo una forma de hacer cómics válida.

AlbierZot

A mí el Batman de Alan Davis me parece a veces indistinguible del de Don Newton:
comment image

En Marvel yo le hubiese dado a Shulkie y a correr, y en DC lo asociaría con Giffen y DeMatteis en algún proyecto con el Gran Queso Rojo. Sí, puedo verlo.

Hablando de V de Vendetta, no vamos a ver nunca una edición respetando el B/N original?

jorgenexo

“Si en otro hilo jorgenexo decía que La Patrulla-X sin Byrne no habría sido nada.”

En la puta vida he dicho yo eso: digo que ni de palo habría llegado a ser lo que ha venido siendo, y lo diré siempre. Y tendré razón; creo que es algo que se cae por su propio peso: a partir de qué momento la serie se convirtió en el estandarte de Marvel, a partir de qué numeros la serie se consolidó como lo mejor que había dado Marvel. Y es más: la etapa Caremont/Byrne de la Patrulla fue el canto del cisne de la preponderancia creativa de Marvel sobre DC; a partir de la marcha de Byrne la Patrulla siguió siendo grande, pero ya por no destacaba tanto sobre el resto de la producción suyperheróica de ambas editoriales y comenzó la Golden Age II de DC .

Si reducimos Marvel a su esencia más pura tenemos Amazing Spiderman ±39-100, Fantastic Four ±43-104 y Uncanny XMen 111-143. Bueno, Marvel y el género super heróico en su totalidad.

Pero bueno, vosotros mismos.

Retranqueiro

Aquí otro que flipa con Alan Davis. Cualquier tebeo dibujado por él merece la pena aunque el guión sea malo.

Y para mí sí está por encima de Byrne y Pérez. Como dibujante. Otra cosa es su trascendencia en el género. Ahí sí que los otros dos están por encima. Tanto por producción como por la importancia de algunas de sus etapas.

Retranqueiro

Y yo me lo pasé pipa con su Killraven.

Antoine

Entre Pérez, Byrne y Davis, como dibujante, quizá me quede con Davis (no por mucho), pero lo cierto es que los otros dos tienen muchos más tebeos que me gustan.

jorgenexo

Aquí otro que nunca entendió todas las críticas que se llevé el Killraven de DAvis en su momento. Es más, en mi opinión debería de haber seguido algo mas con el personaje: si algo puede achacársele a la historia es que deja con ganas de más. Lo que no sabía es que no era el Killraven “de verdad”.

ross andru

Guolberin: “Hombre, ¿y qué cómics han hecho Byrne y Pérez en los últimos, no sé, 10-15 años que ansiemos tener en nuestra biblioteca? Pues eso, ninguno. En ese aspecto, no veo ni a Pérez ni a Byrne por delante. Pérez tiene probablemente mucha más producción, pero en los últimos años, nada tan destacable como en otras épocas. Y Byrne, menos todavía.”

JLA/Vengadores es de 2003-2004 y es bastante destacable.

Ocioso

Pues por tocar un poco las pelotas tengo que admitir que el Alan Davis de los últimos años me resulta bastante cargante. Explicándome. Mantiene su mejor trazo, pero se empeña en recargar las páginas con demasiada información y abusa de viñetas giradas y de formas raras, siempre montadas unas sobre otras.
Creo que intenta ser moderno y el efecto que produce es el de saturación. Por lo menos a mí me cansa.
Bajo mi punto de vista debería intentar recuperar la simplicidad (aparente) de sus primeros años.

Ocioso

Pues aquí estamos, esperando a que se me valide un comentario. Sin enlaces y sin tacos.
Después de lo de Reve, a ver si nos están haciendo un RBA….

Miki

Killraven estaba bastante bien para ser un refrito/resumen, con bastante sabor a Burroughs, de lo que en su momento hicieron McGregor y Russell, no era de diez pero sí que era muy entretenido. Supongo que se le dieron palos porque no era lo que se esperaba aunque no me parece malo para nada.

Alberto Benavente

Ocioso, el akismet dice que ” No se admiten injurias, calumnias, spam, trolleo, mayúsculas masivas, claras desviaciones del tema propuesto -off-topics- o enlaces de descargas, así como ningún tipo de contenido ilegal. Además, cualquier comentario con más de un enlace precisará ser aprobado por los moderadores”.

Paso nota. No hay conspiranoias.

Kravinoff

No os falta razón en eso de que le faltan grandes obras en comparacion con otros, lo que es una pena. Pese a ello, Alan Davis es mi dibujante de supers favorito de siempre(literalmente, el primer cómic de supers que leí fue ese annual de X-Man del que me sorprende que Arturo se haya acordado, así que desde siempre), me parece simplemente perfecto. Y también me gusta bastante como guionista, desde luego que si con estos Marvel Now le hubieran dado una serie de autor completo (no solo un arco como en este Savage Hulk) raro hubiera sido que no picase.

abcdef

Jorgenexo, te comentè en otro artìculo, pero te lo repito aquì por si no lo viste

Obviamente, uncanny xmen de Cockrum tuvo èxito, y luego se multiplicò con la llegada de byrne / austin… y sì digo austin… porque , estariamos hablando de la etapa claremont byrne si hubiese entintado Rubistein, Tom Palmer o el propio Byrne? El dibujo de Byrne fue un revulsivo para aquella època, pero no creo que fuese tan solo èso, fue un cùmulo de cosas,y la principal de todas ellas no fue el dibujo, fue la muerte de fènix y ahì hay muchos responsables, incluìdos Shooter y la casualidad… sin la muerte de fènix no estarìamos hablando de Byrne, ni de Claremont, ni de austin ni nada…

Por otra parte, tomando tu misma teorìa… estarìamos hablando de una etapa Claremont si no hubiesen pasado luego Paul Simth, Arhur Adams, Alan Davis, Silvestri, Leonardi? Y lo que màs te va a doler… estarìamos hablando de una etapa Matt Fraction o Jason Aaron si no hubiese habido una etapa Jim Lee?

abcdef

Sobre Alan DAvis…

A mì me encanta, y ver esa portada con los xmen de los sesenta hace que se me salten las làgrimas.

Mi problema con Davis es como guionista… No me gustan sus guiones, no tanto por las historias que tienden a ser sencillitas para mi gusto, sino por el tratamiento de personajes, a mi juicio soso, ojo no me contestèis a èsto, porque es solo mi apreciaciòn, no estoy diciendo que sea asì, pero a mì no me llenan. Ya no conservo su segunda etapa de Excalibur y sus Clandestine, es que me parecen horrorosos.

Entre Byrne, Pèrez o Davis, Pèrez me parece el mejor dibujante de lejos, sus caracterizaciones estàn infinitamente màs curradas, peinados, narices, formas de las caras… Davis y Byrne no se lo curran tanto, bueno byrne hace mucho que no se curra nada. Pèrez como guionista, solo he leìdo wonder woman, pues me parece un poco soso tambièn, pero a lo mejor era Wonder Woman, personaje un tanto difìcil de sacar partido, o eso opino yo… A Byrne en cambio le tengo un grandìsimo respeto como guionista. Solo sus 4f y sus alpha flight estàn entre mis series favoritas de todos los tiempos… hasta sus next men son la mar de entretenidos y bien caracterizados. Eso sì, es un autor en decadencia… aunque lo mismo dicen de Claremont, pero creo que el patriarca mutante todavìa puede sorprendernos y de Byrne lo dudo bastante.

Nacho Teso

Alan Davis era lo único bueno del volumen 5 de Lobezno. Y para el actual volumen 6 van y lo quitan. Facepalm.

Dynamo

Yo en el Olimpo tengo a Davis, Adams, Smith y Pérez. Pero como artista completo es Byrne con quien más he disfrutado.

jorgenexo

Jorgenexo, te comentè en otro artìculo, pero te lo repito aquì por si no lo viste

Lo vi pero no contesté sobre él porque es un cúmulo de obviedades que no aporta nada a mi tesis de que la etapa Claremont sin la etapa Byrne (que no sólo aportó dibujo, junto con el sí, nunca suficientemente bien poderado Austin) no habría llegado a ser, ni de lejos, lo que fue.

Tu última pregunta se responde a sí misma. sin la potenciación que logró la serie tras el binomio Claremont/Byrne las cosas habrían sido tan diferentes que inlcuso podríamos no haber tenido diversificación del universo mutante, no se habría llegado a convertir en la atractiva franquicia que ha llegado a ser.

Y si no lo queréis ver, no lo veáis, pero yo creo que cualquier conocedor mínimamente en profundidad del tema os hablará mejor que yo de lo decisiva que fue no ya para la Patrulla, si no para buena parte del comic de super héroes, esa etapa.

Y Pérez (ni Davis) le han llegado a Byrne a la suela del zapato en términos de caracterización gráfica de personajes en la vida: se dice mucho que todas sus caras son iguales y es falso. Son reconocibles en su estilo, pero muy pocos autores han jugado tan bien con la gestualidad como Byrne. La diversidad de los jetos de sorpresa, dolor, mala hostia o alegría de Byrne no tienen excesivo parangón en nuestro género. Es más, la expresividad de los personajes es algo que autores actuales que nos molan mucho a todos por lo bien que se lo curran en términos de dinamismo o composición de página se la suda mil. ¿Nadie se acuerda del careto que puso Pietro cuando se enteró que iba a ser papá? Pues eso.

Por cierto que, hablando de caras Byrne, he descubierto un actor que para mí es como si lo hubiera dibujado Byrne, sobre todo desde que ha perdido bastantes kilos: el pavo que hacía de Queen en Dexter:comment image

frankbanner71

a alan davis se le puede achacar lo mismo que al gran sal buscema.que su estilo no ha evolucionado apenas en varias decadas,pero mientrás siga manteniendo los estandares de calidad que aún conserva en sus lapices,oye,yo más feliz que una perdiz de verle(aunque sea de higos a brevas).

killraven,no es que sea mala.solo es impersonal,aburrida.que no emociona,vaya.lo mismo que con sus últimos clandestines,ni más,ni menos.

y a mí lo que más me sigue molando es su SED DE SANGRE,con el lobezno.

y,sí,es cierto que su etapa en BATMAN Y LOS OUTSIDERS ha envejecido muy bien.

Dynamo

A todo esto, Don Arturo, muchas gracias por el artículo, no me acordaba cuánto disfrute de la serie de eXcalibur. enhorabuena.

Dynamo

Jorgenexo, le tiñen de moreno y este tío clava al Namor de Byrne

Igverni

Simplemente comentar que Alan Davis para mi es uno de los mejores dibujantes de siempre, y que a diferencia de otros que no están envejeciendo muy bien (cada uno que ponga aquí el que prefiera), para mi sigue a muy buen nivel!!!

Además, Alan Davis ha sido, es y seguirá siendo de lejos el dibujante que mejor y más claramente coreografía las escenas de acción, con su dibujo limpio y claro y “sencillo”

Y también como guionista creo que ha conseguido trabajos siempre de notable, es cierto que nunca sobresaliente, pero sabiendo que hablamos de superheroes, una lectura entretenida, bien contada, bien dibujada, etc… En fin, un trabajo muy por encima de la media.

saludos

Deke Rivers

“Por cierto que, hablando de caras Byrne, he descubierto un actor que para mí es como si lo hubiera dibujado Byrne, sobre todo desde que ha perdido bastantes kilos: el pavo que hacía de Queen en Dexter”

Pues hablando de Alan Davis, siempre he pensado que Gary Cooper tenía una cara “Alandavisiana”

Ocioso

El señor que ha enlazado Jorge se está mordiendo los carrillos por dentro como Mario Vaquerizo.

ipso_facto

Davis, Pérez, Byrne… son tres autores que despiertan tal pasión entre sus fans acérrimos que muchas veces impiden a ésts evaluar objetivamente el trabajo que realizan.

Primero reseñar una errata: Killraven no es un personaje creado por Alan Davis; fué creado conjuntamente por Roy Thomas, Neal Adams y Gerry Conway en 1973.

Segundo: ¿qué ha hecho George Pérez en los últimos 10-15 años que merezca la pena? Los Vengadores de Busiek, Avengers/JLA, La legíón de los 3 mundos, The Brave and the Bold, Titanes: Juegos…

Tercero: ¿qué ha hecho Byrne en los últimos 10-15 años que merezca la pena? mmmm… no lo sé. Depués de abandonar 4F y Alpha Flight dejó de interesarme. Su Superman me aburre y todo lo que ha hecho después no me ha llamado la atención.

Cuarto: Byrne no es particularmente ducho en retratar expresiones faciales. Yo siempre he pensado que utiliza expresiones-tipo. Davis también lo hace. Para mí es Pérez quien consigue un mayor rango de expresiones gestuales, sin llegar nunca al nivel de un Maguire.

Quinto: la narrativa del Byrne de antaño (el de Vengadores, X-Men, 4F) es impecable; la narrativa del Davis de antaño (el de Excalibur) es impecable; la narrativa del Pérez de cualquier época es impecable.

Sexto: Para mí Pérez es el que mejor dibuja fisionomías y el que mejor sabe diferenciar rasgos faciales (no hablo de expresiones gestuales), y a su trabajo en Avengers/JLA me remito. Byrne siempre dibujaba las mismas caras (cuando dibujaba bien) y Davis siempre dibuja las mismas caras (incluso ahora que sigue dibujando bien), particularmente las de las mujeres guapas y las de los heroes guapos (con los feos aún conseguia mostrar cieras diferencias)

Séptimo: Davis me parece un muy buen dibujante DE SUPERHÉROES, pero esa misma especialización le ha incapacitado para tratar otro tipo de géneros. Su Killraven, por ejemplo, que debía ser un cómic más de ciencia-ficción, gráficamente está tratado como un tebeo de superhéroes al uso.

Octavo: Davis es un muy buen ilustrador, pero su narrativa cada vez me resulta más cargante. Esa tendencia suya a la “composición total de página” hace que pierda fluidez y legilibilidad.

Noveno: Davis es un muy buen ilustrado, pero como guionista es un carca. Esa irrefrenable tendencia suya al revival acaba resultándome cansina.

Décimo: Davis ha trabajado mucho en Marvel… y en DC. Ahí está su etapa en Batman, sus Outsiders, El Clavo, El Otro Clavo, La Legión de Supeboy… comics en algunos de los cuales ejerció de autor total, que están a la altura de cualquiera de sus obras marvelitas y que no se mencionan en este artículo.

Y por último: si Dios fuese dibujante no se llamaría Alan Davis, se llamaría Frank Quitely.

x-ternon

En lo de Byrne y la patrulla, estoy totalmente de acuerdo con Jorgenexo. En cuanto a Davis siempre ha sido de mis favoritos aunque debo reconocer q hace unos años me saturaba un poco por su excesivo clasicismo, pero lo cierto es que no recuerdo un tebeo suyo aburrido, que alguno tendrá, y a día de hoy estoy completamente reconciliado con el

Antoine

Arturo Porras: “Probablemente porque Moore no dejaba cambiar ni una coma mientras que Chris aceptaba sugerencias de sus dibujantes.”

Hasta donde yo sé, Claremont trabajaba con el método marvel (ignoro si lo sigue haciendo), por lo que está bastante claro que Davis tenía bastante más manga ancha que con el barbas, cuyos guiones detallados, en los que describe una viñeta en dos folios, son míticos.

Ignacio

Lemmytico, por alusiones:

Alan Davis dibujó el Capitán Britania y algunos números de Miracleman de Moore. La primera quizá no, pero la segunda en su global me parece mejor que cualquier tebeo que hayan dibujado Byrne o Pérez, pero es cierto que su paso por la serie fue muy breve.

Aparte de eso, no ha dibujado guiones a la altura de los de Claremont y el propio Byrne en la Patrulla, eso es cierto, pero hombre… hablamos de uno de los momentos cumbres del género pijamero contra el que casi cualquiera sale perdiendo. Su Excalibur o su ClanDestine me parecen obras estupendas, tanto de guión como de dibujo. No sé si los guiones están a la altura de los 4F de Byrne, pero desde luego son muy buenos tebeos. A Pérez no le recuerdo dibujando ningún guión tan bueno, por ejemplo.

Si hablamos exclusivamente de él como dibujante, albergo pocas dudas: es muchísimo mejor que Byrne o Pérez, tanto a nivel de anatomía, como de movimiento de figura, como a la hora de visualizar (ahí es probablemente donde más se nota la influencia de Neal adams). Narrativamente tiene momentos muy brillantes, pero quizá no es tan claro y limpio como el mejor Byrne. Pérez nunca me ha parecido gran cosa en ese menester.

Pero sobre todo, hablamos de un dibujante que ha envejecido con una dignidad enorme y que ha mantenido un nivel elevadísimo durante toda su carrera. Sus tebeos pueden estar dibujados bien o excelsamente, pero nunca mal. Desde luego, Byrne no puede decir eso. Pérez sí es más regular, pero mucho más limitado que Davis.

Saludos.

Lemmytico

De acuerdo en casi todo con ipso-facto.

” A Pérez no le recuerdo dibujando ningún guión tan bueno, por ejemplo.”

Crisis en Tierras Infinitas
La Saga de Korvac
Los Nuevos Titanes
Vengadores de Busiek
Wonder Woman

Mmmm, cualquiera de esas como poco puede mirarse con las mejores de Davis (salvo Miracleman, que no he leído pero es Miracleman) y con algunos de los de Byrne.

Luisru

Alan Davis es, sin ambages, mi dibujante de superhéroes favorito. He de reconocer que no soy del todo objetivo con él y defiendo trabajos mediocres suyos a capa y espada. Sus guiones en general me parecen muy buenos, aunque es cierto que a veces abusan de clásicos. A mí su Clan Destine me encanta, incluso los últimos números que se han criticado tanto. Su Excalibur, de lo mejor de Marvel de todos los tiempos, y obras “menores”, como JLA: el clavo, Killraven o su etapa completa en X-Men me parecen muy por encima de la media en general… Cierto que la media de los últimos años no es muy alta, pero…

… Sobre lo de Fran Quitely, no es que me parezca un mal dibujante, supongo que aquí hay un componente de subjetividad, Quitely tiene un estilo muy característico que te puede gustar más o menos pero en el resto de aspectos de un buen dibujo (narratividad, capacidad de dibujo de diferentes géneros) no es ni mejor ni peor que decenas de otros, creo yo. En el sentido de dibujante “total”, por ejemplo, ya que se habla tanto de Byrne, creo que sería algo así como este dibujante: con un estilo muy elegante, capaz de dibujar gente normal tanto como supers, con una narrativa impecable… Perez me encanta pero creo que está más limitado. De la última hornada, creo que el dibujante “total”, es JH Williams III, que haría interesante un cómic sobre la vida de una encina.

Ignacio

No coincido contigo en ninguno de los ejemplos que apuntas, Lemmytico. 🙂

Mr. X

Yo en el tema de dibujo no control mucho de dibujo. Los cómics los “leo” más que los veo… pero… hala, desde la perspectiva de un lego, ¿os parecería aceptable un top seven de dibujantes actuales del cómic americano formado por –en el orden que se prefiera- Frank Quitely, Stuart Immonent, J. H. Williams, Michael Lark, Manapul, Samnee y David Aja?

Ahí lo dejo.

Ignacio

Alan Davis sigue dibujando, así que para mí debe estar en ese top sí o sí.

Mr. X

Y George, ¡Y Byrne siguen dibujando! 😉 Pero me refería a autores más actuales y no ya “absolutamente consagrado”, “jóvenes –más o menos- maestros” o “futuros clásicos”.

frankbanner71

otro al que frank quitely le parece el mejor dibujante que hay ahora mismo.

y la razón es muy sencilla.

porque es el más COMPLETO.

capaz de dibujarte naves espaciales,animales,los seres más estramboticos pósibles,y hacerlo además en estilo americano ó europeo.

un todoterreno,vamos.

la pena es lo evidente,claro.

que es un puto vago.

Ignacio

Es que ni el Pérez ni el Byrne actuales me parecen dibujantes TOP. Davis sí, totalmente.

Mr. X

No sea quisquilloso, Sr Ignacio. Usted sabe a qué me refiero. Es como si digo “mejores novelistas en lengua castellana actuales”, y no me estoy refiriendo ni Ana María Matute ni a Vargas Llosa, sino a los que han destacada en fechas más recientes;)

Antoine

¿A Pacheco lo metemos en los top o no?
Al de Superman o Avengers Forever, sin duda. Al de Capitán América no.

Ignacio

No soy quisquilloso. Yo entiendo como dibujantes actuales a dibujantes que dibujan en la actualidad. Y Davis para mí es uno de los mejores, por no decir el mejor.

Mr. X

Vaaale, Mr Ignacio.
Entonces, ¿top de dibujantes de la industria americana…. nacidos después de 1965? 🙂

Igverni

Aunque no se fechas de nacimiento, los que últimamente más me gustan son:

-J.H. Williams III
-Stuart Immonem
-Andrea Sorrentino
-Daniel Acuña
-Esad Ribic

Mis gustos actuales de comics americanos creo que se ven claros…

Jerome Opeña (que desde infinity no se sabe nada de él…) o Frank Quitely también entrarían en mi lista si publicaran más a menudo, y de Alan Davis, con decir que compraré lo que publique, con eso está dicho todo…

Y sobre valores en alza, me están gustando mucho
-Matteo Scalera (Black Science)
-Wes Craig and Lee Loughridge (Black Science)
-Jason latour (Southern Bastards)

saludos!!

Terrific Lines

Mira que me mola Frank Quitely, pero “acusar” a otros de dibujar “a todos los personajes igual” y poner al bueno de Quitely como ejemplo de todo lo contrario… Que el tipo es un genio a los lápices y sus cómics son una gozada, pero sus hombres y sus mujeres están hechos con el mismo patrón y está claro que no se molesta en no ocultarlo.

De tu lista, igverni, me quedo por encima de todos con Jerome Opeña. El día que le pongan a dibujar un cómic de Batman el mundo será un lugar no sólo mucho mejor, sino más cercano al Cielo y la humanidad habrá completado su misión más importante: la creación definitiva.

Nota al Editor DC de los títulos Batman: “Call Jerome!”

Saludos!

Goto Dengo

Llego muy tarde, pero creo que es imperdonable que en la lista de mejores dibujantes actuales os dejeis a Ivan Reis que para mi es el dibujante de superhéroes perfecto… y por cierto, bebe mucho de Alan Davis.

alguien tenía que decirlo

Ocioso

Goto Dengo: bebe mucho de Alan Davis.

No utilices esta expresión cuando hables de dos tíos. Es muy desagradable.

Terrific Lines

Leído el Savage Hulk #1 de Davis, no está mal. Como ya pasa en demasiadas ocasiones, la historia no termina de arrancar. Más que un #1 es un #0.5… Pero es algo ya tan común que uno ya no sabe si tenerlo en cuenta, resignarse o pasar de comprar ya ningún cómic Marvel.

En todo caso, obviando que el dibujo es impresionante, si el cómic tiene un interés es la forma en que Davis presenta ambas partes, el Hulk y los X-Men más novatillos. Sobretodo genial esa página en la que Hulk “se transforma” en Banner, y esos ojos de Hulk observando el cielo.

A ver qué tal el siguiente. Son 3 números de Davis, por lo que es de suponer que se dará más caña.

jorgenexo

Ivan Reis no mama de Alan Davis: mama de Brian Hitch cuando éste mamaba de Alan Davis. En unos años, por tanto, dibujará tan putapénicamente como viene haciendo Hitch.
Ivan Reis es efectismo repleto de defectos, un dibujante… cutrón.