Adolphus Claar

Por
0
246
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
adolphus-claar_chaland_norma_portada

Edición original: Adolphus Claar (Magic Strip, 1983).
Edición nacional/ España: Adolphus Claar (Norma, 1985).
Guión: Yves Chaland, Marc Voline.
Dibujo: Yves Chaland.
Color: Beaumenay (Isabelle Beaumenay-Joannet).
Formato: Tomo rústica, 36 págs.
Precio: 650 pts.

 

Hasta dos veces antes he hablado aquí del francés Yves Chaland, muerto en accidente de tráfico en 1990 cuando contaba solo 33 años: con motivo de los dos volúmenes que reeditaban al completo Freddy Lombard y, algún tiempo después, recuperando el primer y único álbum de Bob Fish (el segundo se vio truncado por el fallecimiento del autor). Quedaba sin reseña otra obra popular de su bibliografía: Adolphus Claar, publicada en 1985 por Norma Editorial en nuestro país.

Estas escasas treinta páginas se centran en el personaje homónimo, un chatarrero futurista que protagoniza inverosímiles aventuras de cientifismo pulp, con ramalazos de ironía que esconden apenas el profundo amor del autor por los resortes del género. El álbum consta de cuatro breves historias: Negocio en Marte, Los robots se rebelan, Fouchtrax y Deville y Vacaciones en Próxima. Aunque las cuatro se mueven en la misma órbita, pueden clasificarse interesantes diferencias entre ellas.

Las dos primeras (Negocio en Marte y Los robots se rebelan), las más convencionales, se articulan en torno a una situación desesperante (un robo en el primer caso; una huelga, en el segundo) con resolución sorpresa. Fouchtrax y Deville, acaso la más interesante y compleja gracias al argumento de Marc Voline, es el relato cruel sobre un robot pasado de moda, al que la sociedad ha dado de lado, en lo que puede verse una parábola sobre la invalidez (el androide se desplaza como si fuera en silla de ruedas), la vejez (se trata de un modelo obsoleto) o la pobreza (abandona sus tareas del campo para probar suerte en la gran ciudad), en contraposición a su primo “triunfador”. Vacaciones en Próxima diríase un remedo humorístico de Podemos recordarlo para usted, el relato de Philip K. Dick que dio origen a las dos versiones cinematográficas de Desafío Total (en 1990 y 2012, respectivamente), aderezado -eso sí- con peripecias cercanas a Flash Gordon.

adolphus-claar_chaland_norma_p05 bis

Adolphus Claar transmite todo el rato una sensación de divertimento y ligereza, de juego sobre los patrones asentados de la ciencia ficción: sociedad tecnificada, inteligencia artificial, viajes espaciales, clonación, etc. se cruzan, en términos paródicos, con las tensiones sociales irresolubles del alma humana. El vivaz dibujo de Chaland, dominando los preceptos de la línea clara de su maestro Hergé, es el mejor activo para orquestar secuencias dinámicas donde parece que los personajes se persiguen a cada momento. A efectos compositivos pocas sorpresas hallamos al comparar con sus otras obras analizadas: claramente se sitúa a medio camino entre Bob Fish, de la que conserva la estructura de viñetas (en particular el empleo del marco circular), y Freddy Lombard, que en sus mejores entregas, supera en técnica y profundidad al aventurero futurista. Las capacidades gráficas de Chaland, con un ojo innato para el ritmo y la composición, quedan inteligentemente realzadas por el expresivo color que aplica Beaumenay, basado en amplios espacios blancos (en ropas, edificios o naves) combinado con manchas de azul para el firmamento.

Adolphus Claar no ha sido reeditado desde que Norma Editorial lo trajo a España hace ya 30 años.

  Edición original: Adolphus Claar (Magic Strip, 1983). Edición nacional/ España: Adolphus Claar (Norma, 1985). Guión: Yves Chaland, Marc Voline. Dibujo: Yves Chaland. Color: Beaumenay (Isabelle Beaumenay-Joannet). Formato: Tomo rústica, 36 págs. Precio: 650 pts.   Hasta dos veces antes he hablado aquí del francés Yves Chaland, muerto en accidente…
Guion - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

Vosotros puntuáis: 6 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorSpider-Man 2099 / Spider-Man: El encuentro
Artículo siguienteMasacre 20 Axis
Nací siendo muy pequeño en Galicia y luego en Madrid fui creciendo hasta una complexión ordinaria. Entretanto, mi mente se volvió una turbulencia de Shakespeare, Lennon, Tarkovski o Superman que me ha llevado por extraños derroteros, incluyendo el periodismo económico y la presentación de actos en el Ritz. Cumplido el tercer año en Zona Negativa, aún sigo sorprendiéndome del cariño y la afición de mis lectores, la verdadera razón de ser de todo esto.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz