Action Comics #1-100-200-300

Primero de una serie de especiales sobre Action Comics y Superman

Por
4
3137
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Al mismo tiempo que Action Comics alcanza el millar de números, se cumplen ochenta años desde que Superman vio luz en el primero de sus números. DC Comics va a celebrar la efeméride con la publicación de un especial de Action Comics#1000 donde participarán diferentes autores y que presentará numerosas portadas alternativas, y un cartoné de mas de trescientas páginas que recopilará diferentes historias de Action Cómics publicadas a lo largo de estos mil números.

Desde Zona Negativa nos unimos a la celebración de este insigne acontecimiento con una serie de especiales que se publicarán a lo largo del mes de abril.
Comenzaremos con tres artículos en los que a través de los números centenarios de la publicación que vio nacer al Hombre de Acero, iremos recordando diferentes momentos del personaje como de sus creadores. Tras ello, y ya publicado el esperado Action Comics#1000, que presentará su correspondiente reseña, se publicarán otros tres artículos en los que el hilo conductor que uno los ochenta años del personaje será la Kriptonita.

Tras lo dicho, paseen y lean el primero de los artículos que el Equipo DC de Zona Negativa han preparado para el disfrute de sus lectores.

Action Comics#1

Todo comenzó en abril de 1938.

En Tarragona, el día 15 de abril, los trimotores Savoia-Marchetti S-79 y S-81 del cuerpo de la Aviazione Legionaria delle Baleari, y los hidroaviones alemanes Heinkel He-59 de la Legión Cóndor bombardean Tortosa con 54 toneladas de bombas. Ernest Hemingway escribe en la crónica titulada Bombing of Tortosa, “Encima de nuestras cabezas, en el cielo alto y sin nubes, flota tras flota de bombarderos volaba con estruendo sobre Tortosa. Cuando dejaron caer el repentino fragor de sus cargas, la pequeña ciudad a orillas del Ebro desapareció en un creciente nube de polvo amarillo. El polvo no llegó a posarse, ya que acudieron más bombarderos y al final flotó como una niebla amarillenta sobre todo el valle del Ebro”

Mientras tanto, en Alemania se llevaba a cabo las últimas elecciones al Reichstag (parlamento alemán) durante el régimen nazi, con la siguiente papeleta:
“¿Aprueba usted la reunificación de Austria con el Reich alemán realizada el 13 de marzo de 1938 y vota usted por la lista de nuestro Führer (Dirigente), Adolf Hitler?”- Sí (círculo grande centrado) – No (círculo menor de la derecha) .

Dicha ideología no era ajena al otro lado del océano, en Argentina, el día 10 de dicho mes se celebraba en el mítico Luna Park de Buenos Aires un multitudinario acto nazi.

Y en los Estados Unidos de Norteamérica se pública Action Cómics#1 en cuyo interior, se encontraba entre otras historias, la primera aparición de Superman, el primer superhéroe con poderes del cómic book USA – no debemos olvidar que Ōgon Bat ( Fantasmagórico) apareció en 1930 en Japón en Kamishibais, una especie de pergaminos donde se narraban hechos o ideas.

En la primera de aquellas trece páginas, Jerry Siegel y Joe Shuster contaban que el personaje procedía de un lejano planeta que había sufrido su destrucción, por esa causa sus padres lo habían metido en una nave que aterrizó en la Tierra y fue hallada por un motorista. El niño tenía fuerza sobrehumana, y al crecer era capaz de saltar entre edificios, levantar grandes pesos y correr más que una locomotora. Grandes poderes, aunque Jerry Siegel y Joe Shuster recordaban que diferentes animales lo poseían; como las hormigas y los saltamontes.

Con este inicio y tras señalar que el nuevo héroe, de nombre Superman, luchaba contra la opresión y existía para ayudar a los que lo necesitaban, se narra una historia a contrarreloj para salvar a un hombre inocente de ser electrocutado por un asesinato que no ha cometido, además, ha de enfrentarse a un hombre que está maltratando a su mujer y a un senador corrupto. Y entre medias, la primera cita de Kent con su compañera del Daily Star, Lois Lane, donde Clark se muestra de manera cobarde cuando otros hombres quieren bailar con Lois, y que tendrá como consecuencia, que como Superman actúe como se ve en la mítica portada de este primer número.

Se ha de reseñar, que esta historia, salvo las primeras viñetas de la página inicial, también forman parte de cómic Superman#1, que presentaba como novedad; la presencia de sus padres adoptivos, la motivación para entrar a trabajar en el Daily Star, y como, ante la negativa del editor, escucha a través de los muros como este recibe una llamada relacionada con una multitud que quiere entrar en la cárcel del condado, y que tiene conexión con la inicial historia de Superman de Action Cómics#1.

Action Cómics, al modo de publicaciones precedentes como Detective Comics (marzo de 1937) de la propia National, era una especie de antología que contenía diferentes historias de diferentes personajes.
En su caso, tras la inicial historia de Superman, se podía leer el western Chuck Dawson de H. Fleming, la historia en prosa South sea strategy de Frank Thomas, la cómica historieta de persecución en de Alger – seudónimo de Russell Cole-, el cómic de aventuras de The Adventures of Marco Polo de Sven Elven, la historieta de boxeo Pep Morgan de Fred Gurdineer, el relato periodístico/detectivesco de Will Elly.

A estas hay que sumar otros dos cómics; Zatara Master Magician y Tex Thompson. El primero de ellos escrito y dibujado por Fred Guardineer, recordaba bastante a Mandrake el Mago, personaje creado por Lee Falk en junio de 1934 para King Comics.

El autor de The Phathom a su vez se basó en una mago de los años veinte, Leon Mandrake, con una estética similar al personaje del cómic. A pesar de los parecidos- imagen, poderes, Lothar/Tong- Guardineer proporcionó una acto diferenciador para Zatara: era capaz de invocar hechizos hablando al revés.

Zatara, más conocido actualmente por ser el padre de Zattana , debutó en Action Cómics#1 con una historia detectivesca, pues dejando a un lado su capacidad de ver a través de su bola mágica y su característico hechizo, Zatara, junto a Tong, han de investigar los asesinatos producidos durante los robos a unos trenes, descubriendo que la culpable a la que se han de enfrentar es la villana The Tigress.

La creación de Ken Fitch y Bernard Baily debuta con una historia en la que Tex Thompson, que ha viajado a Inglaterra, es acusado de asesinato, pero lo cierto es que él, junto a un Robert, un crío ingles que se encontró por el camino, hallaron el muerto e intentaron avisar al Sheriff.
Primera historia que poco tiene que ver con la evolución del personaje en Mr. América (Action Comics#33) y Americommando (Action Comics#52All Star Squadron.

Pero sin duda, el hecho de que Action Comics#1 sea hasta la fecha el cómic mas caro de la historia – en 2014 uno de los dos ejemplares que existen con el certificado de garantía 9.0, fue vendido a través de ebay por 3. 207.852$- es por contener la primera historia de Superman.

El precio por este cómic – del que apenas existen entre 50 y 100- ha ido ascendiendo con el paso de los años; en 1992, el cómic que originariamente tuvo un coste de 10 centavos, se vendió por 86,000$ , en 1997 por 150,000$, y ya en el 2010 fue vendido por 1,5 millones de dolares.

Ante estas cifras cuesta creer que los creadores del mismo, Jerry Siegel y Joe Shuster pasasen gran parte del siglo XX litigando contra National /DC Comics por sus derechos como autores, y que en la época en la que Warner Bros anunció el inicio de la producción para un film de Superman, la situación de ambos no fuese boyante, a pesar de los réditos que Superman había producido a lo largo de sus primeros 40 años de existencia – Shuster ciego y compartiendo con su hermano pequeño un apartamento de Brooklin, y Siegel, a sus 61 años trabajando en una empresa postal, por la que recibía 7.500$ al año.

Por ello, a finales de 1975 Phil Yeh y Randy Kosht de la revista Cobblestone, realizaron una visita a Siegel , tras la cual publicaron el articulo The men who created Superman cannot leap over tall buildings in a single bound, cuyo objetivo era descubrir y mostrar la injusticia sufrida por los autores de Superman, ya que pasados casi cuarenta y tres años “ Superman ha ganado millones de dólares luchando por la justicia y el estilo estadounidense, pero Jerry Siegel y Joe Shuster están lejos de ser hombres ricos”.

Al inicio del articulo, Siegel comenta cual fue el origen de la idea de Superman : “Escribí una historia llamada, The Reign of the Supermen, que fue publicada en un fanzine de ciencia ficción que Joe y yo sacamos juntos llamado Science Fiction. Era completamente diferente de Superman, pero fue en aquellos días cuando tuve la idea de The Superman “

A continuación se narra como a pesar de que Action Comics#1 no fue un éxito instantáneo, en un corto periodo de tiempo – y llevando la contraria al pensamiento de Liebowitz – Superman logró tal popularidad para tener una cabecera propia, además de contar sus historias en Action Comics. A pesar de ello, Siegel y Shuster presentaban dificultades economicas, ante tal hecho, Liebowitz les lrecomendaba que no se preocupasen. En una carta con fecha de 23 de enero de 1940 escribió a Siegel: ponte detrás de tu trabajo con entusiasmo y ambición para mejorar, y olvídate de los derechos de los libros, las películas y todos los demás sueños. Nos encargaremos de las cosas de la manera adecuada “.

¿Pero tal hecho ocurrió?

Aquel año empezaron a retransmitir las aventuras de Superman en la radio y al año siguiente le tocó a la televisión con la emisión por parte de Paramont Pictures de los dibujos animados del personaje. Y con ello, llegó el litigio sobre derechos.

En una carta con fecha de 27 de junio de 1941, Liebowitz señaló: “Según los términos de nuestro contrato, tienen derecho a un porcentaje de las ganancias netas acumuladas por la explotación de Superman en canales distintos a los comics. Las cifras del último año muestran que se perdió dinero y por lo tanto no tiene derecho a cobrar royalties. Sin embargo, de acuerdo con nuestra habitual actitud generosa hacia ustedes (refiriéndose a Siegel y Shuster), adjuntaré un cheque de 500$ como muestra de gratitud”.

A este escenario problemático se le suma que Siegel es llamado a filas durante la segunda Guerra Mundial, lo que conlleva que National contrate a negros para escribir las aventuras de Superman y que se quede con los artistas del estudio de Siegel y Shuster.

Siegel recuerda que antes de irse a la guerra les envió una carta “ esperaba que no se aprovecharán de mi ausencia para quitarnos nuestro trabajo en Superman, y justo es lo que hicieron, porque cuando intenté hacer las cosas del mismo modo que antes de irme, nos encontramos fuertes resistencias y nuestros problemas continuaron”

Problemas que incluían los derechos sobre Superboy , causa ganada en 1947 por Siegel y Shuster por el uso ilegal del personaje “Superboy es una entidad separada y distinta de Superman”.
A pesar de esta victoria, Siegel no logra ningún éxito con su nueva creación, Funnyman, ni con los cómics escritos para Ziff-Davis Publishing Company, por ello en 1959 regresa a DC

En 1966, Siegel intenta de nuevo demandar a National, esta vez bajo el reclamo de que nunca había suscrito los derechos de renovación de derechos de autor de ninguna forma contractual, pero Siegel y Shuster pierden la causa.

En 1975, Jerry Siegel piensa en llevar su caso ante la Corte Suprema con la esperanza de que después de todos estos años pudiera obtener algo de justicia. Pero el caso nunca fue presentado ¿ La razón? ”Nos indujeron a abandonar nuestro caso y no llevarlo a la Corte Suprema porque National había indicado que si lo hacíamos (abandonar el caso) hablarían sobre si podían hacer algo por Joe y por mí. Y pensé que después de todo lo que habíamos pasado, debíamos arriesgarnos y confiar en en las buenas intenciones de National. Habían pasado muchos años y pensamos que tal vez habían cambiado las formas de pensar allí … “.

Es tras estás palabras cuando Phil Yeh y Randy Kosht denuncian en el articulo que DC pasados siete meses no han comunicado ninguna decisión a Siegel y Shuster, señalando en su parte final:

“Recientemente, National vendió los derechos fílmicos a los Sres. Ilya Salkind y Pierre Spengler por una suma de 3,000,000$, para una película con un coste de producción de 15,000,000$ . Por supuesto, los creadores de Superman no han recibido un centavo.
Esperamos que haya una posibilidad de que se haga justicia para Jerry Siegel y Joe Shuster. Quizás ahora que el Sr. Siegel ha presentado su caso a muchos medios, se puede ejercer presión pública sobre las personas que poseen ahora Superman, y lograr que se llegue a un acuerdo. Han pasado casi 30 años desde la primera demanda y estos dos hombres todavía se preguntan cómo pudo ocurrir esta gran tragedia irónica.

Nosotros, como artistas y escritores, deberíamos encontrar suficiente coraje moral para exigir que se haga justicia. Escriban a National Periodical Publications, 75 Rockefeller Plaza, Nueva York, NY 10019 y pregunten a Carmine Infantino qué esfuerzos se están haciendo para hacer algo por estos hombres que crearon un personaje que ha dedicado su vida a la ” Verdad, justicia y el modo de vida americano, Superman”.

Yeh y Kosht finalizan el artículo indicando que contactaron con el vicepresidente de Warner, Jay Emmett, que tras señalar que el último juicio de Siegel contra DC había sido previo a la compra de DC por Warner, les informó que iban a hablar con Jerry Siegel y Joe Shuster para arreglar esa situación, planteándoles una pensión vitalicia.
A pesar de estás palabras bien intencionadas, los periodistas señalan que había pasado mas de un mes, y la situación seguía estancada y que “ Cobblestone continuará informando sobre este asunto para que se haga justicia”.

En la siguiente edición de la revista Cobblestone correspondiente a enero de 1976, bajo el título de Will Superman rescue Siegel and Shuster, Yeh y Kosht cumplían su palabra del número anterior, y mantenían la llama sobre el tema de los derechos y royalties de Superman para sus creadores.
Indicaban que de su denuncia se hicieron eco numerosos medios:

The Los Angeles Times, ABC-TV; NBC-TV Los New York Times, CBS, Metromedia TV y Rolling Stone Magazine, muchos de los cuales entrevistaron a Jerry Siegel y Joe Shuster, pero que a pesar del apoyo público, Warner no había logrado un acuerdo con los creadores, pues a estos – con 61 años de edad- no les parecía suficiente una pensión vitalicia, y reclamaban que sus herederos tuviesen también una compensación económica.

Para finalizar, informaban que el 9 de diciembre, la National Cartoonists Society en nombre de su presidente Bill Gallo, a modo de presión a Warner y apoyo a Jerry Siegel y Joe Shuster, redactó la siguiente resolución:
“Nosotros, los miembros de la National Cartoonists Society, deseamos expresar todo nuestro apoyo a Jerry Siegel y Joe Shuster, los creadores de Superman, para que adquieran un reconocimiento financiero por su creación.

Como dibujantes profesionales estamos sorprendidos e indignados, de que pasados treinta y cinco años, los propietarios de Superman se nieguen a compartir una parte de los millones que ha generado la creación de Siegel y Shuster.

Como seres humanos, no podemos creer, dejando de lado todas las consideraciones legales, que aquellos que tienen el poder para hacerlo pueden continuar ignorando las condiciones de dos hombres que han dado tanto y han recibido tan poco”.

En cuatro ocasiones se reunieron los creadores de Superman con los representantes de Warner, hasta que finalmente, gracias a la lucha de Jerry Robinson y Neal Adams por esta causa, y la cercanía del estreno del film de Donner, se llegó a un acuerdo por el que los creadores recibirían 20.000$ al año, Warner se ocuparía del pago de facturás médicas o judiciales – Siegel se estaba recuperando de un infarto de miocardio- y prometían que todas las historias de Superman a partir de ese momento (incluidas las películas) irían acompañadas de la frase Superman creado por Jerry Siegel y Joe Shuster

Action Comics#100

…en septiembre de 1946 aún se podía ver la silueta de la S por los cielos.

Y en Cannes se celebraba la primera edición de su festival de cine, entre la películas que se proyectaron estaban; Berlin de Juli Raisman, documental soviético sobre la liberación de Berlín – que por problemas técnicos se vio varias veces interrumpida, lo que hizo que la delegación sovietica denunciase sabotaje político – Encadenados de Alfred Hitchcock – tambien con problemas, por olvido de una bobina- Roma, ciudad abierta de Roberto Rossellini, La batalla del raíl de René Clément – que rendía homenaje a a la resistencia de los ferroviarios- Gilda de Charles Cukor o La bella y la bestia de Jean Cocteau.

Mientras, en EE.UU se publicaba Action Comics#100 que contenía tres historias principales; la primera de ellas era Superman: The Sleuth who never failed, con guión de Alvin Schwartz, lápices de Ira Yarbrough y tintas de Stan Kaye.
La historia se inicia con un hombre que llegue al Planet, y al ver al Clark Kent, le comunica que sabe que él es Superman pero que ”su secreto está a salvo con él”.
A continuación Schwartz retrocede en el tiempo siete años, para contar que Hawkins, que es como se llama este hombre rechoncho y con sombrero, siendo uno de los mejores detectives de Scotland Yard decide retirarse ¿La razón? Dedicar todo su tiempo a descubrir la identidad de Superman ¿Cómo lo logra? Pues comparando los rostros de este y de Kent ¡y descubrir que salvo las gafas y el peinado son iguales! Ante este descubrimiento, decide ir a Norteamérica, para comprobar si está en la cierto. Allí realiza una serie de pruebas que Kal El ha de superar para evitar ser descubierto; analiza un cabello de Clark, le encierra en una caja fuerte de un banco, le empuja a una piscina de una fabrica de perfume.

La revelación de la identidad secreta de Superman es una cuestión que se ha planteado en numerosas ocasiones, siendo mayoritariamente protagonizadas por Lois Lane, quien en varias ocasiones ha logrado descubrir que Superman se esconde bajo las gafas de Clark Kent.

La primera de ellas sucedió en las páginas de Action Comics#484, número que celebraba los cuarenta años de existencia de Superman y que estuvo escrita por Cary Bates, dibujada por Curt Swan, entintada por Joe Giella y con color de Tatjana Wood

Superman takes a wife , que es cómo se titula la historia, narra inicialmente como Superman enfrenta una invasión de los Mechanical Marauders enviados por el Capitan Future, ante la futilidad de la acción, hace traer a su despacho a Wizard, y tras comprobar sus poderes – recordando sus acciones frente a la Liga de la justicia de América durante las iniciales Crisis – le hace entrega de la varita mágica de Glastonbory que había pertenecido a Merlin y que habían robado hace apenas un mes, para que derrote a Superman.

A continuación vemos a Clark empujando a Lois – quien en las páginas iniciales se ha mostrado desconfiada frente a Kent- para evitar el disparo de los esbirros del Capitan Future, lo cual hacé que se agrandan las sospechas de Lane sobre Clark, quien se dirige a un callejón para quietarse su americana y su pantalón, y salir volando para alcanzar a los villanos, quienes se han llevado unas bolsas de dinero del furgón contra el que iba el disparo. Pero cuando les tiene entre sus manos, Superman desaparece, surgiendo en un prado donde Wizard ha hecho un encantamiento para encerrar al Hombre de Acero bajo el símbolo de la Casa de El, y lograr que deje de existir. La magia negra parece haber dado resultado, pero cuando llega la noche, surge – en una destacada secuencia- el cuerpo vivo de Clark Kent.

En las siguientes dos páginas se narra como Clark ha olvidado que es Superman, opina que no se le necesita, y tras una cita pide a Lois que se casen. Es durante la luna de miel en una playa, cuando Lois ve como Clark es disparado por los subalternos del Capitan Future mientras nada por el mar ¡pero no le dejen herida alguna! Eso hace que regresen las dudas a la periodista, quien por la noche, mientras Clark duerme, intenta cortarle el pelo y cumprueba que no es capaz.

Ante la confirmación de la identidad de Clark, Lois empieza una investigación que le lleva a Wizard, que ahora es un homeless, y que accede en hacer que Superman surga de nuevo en acto público.
En las páginas finales, se cuenta como Lois pretende marcharse de casa, pero Superman no solo se lo impide, sino que le pide que se case ¡al estilo kriptoniano!

Pasadas las famosas Crisis, ya en 1991 Roger Stern , Bob McLeod y Glenn Whitmore escriben, dibujan y colorean Action Comic#662 , primera parte de una historia doble que finaliza en Superman#53. En ella se puede ver al inicio como Clark tiene pensado decir a su prometida Lois quien es, cuando es atacado por Silver Banshee, que se haya bajo el influjo de Blaze. Esto ocasiona que Clark se marche del apartamento y bajo el traje Superman busque y se enfrente a Silver Banshee, cayendo aparentemente derrotado y siendo llevado a un templo, donde Blaze señala a Siobhan McDougal que asesine al al ultimo hijo de Kripton con un hacha y la otorgará todo los poderes que desee, siendo entonces cuando Superman inicialmente la detiene y elimina el fuego de donde surge Blaze, aunque finalmente es Chrone quien salva a Superman de un nuevo ataque de la hija de Garrett McDougal.
Tras este suceso, regresa al apartamento y revela a su amor su verdadera identidad.

Mas recientemente, al final de los new 52, en Superman#42 escrito por Gene Yang, dibujado por John Romita Jr. y con Klaus Janson a las tintas y Dean Whirte, Wil Quintana y Tomeu Morey al color, se pudo ver la siguiente escena:

Action Comics#200

En enero de 1955 nacían los actores Rowan Atkinson, J. K Simmons y Kevin Costner, los músicos Michael Schenker y Eddie Van Halen, así como el jugador de la Real Sociedad Jesús Mari Zamora, y mientras en Brasil Jorge Amado estaba a punto de publicar Agonía de la noche en EE.UU la cabecera Action Comics alcanzaba el número 200, donde junto a historias de Congo Bill y Tommy Tomorrow, se hallaba Test of warrior protagonizada por Superman.

En ella, Wayne Boring narra en apenas diez páginas una aventura en la que Superman ha de ayudar a Hun-Sha, jefe de una tribu india.
El cómic se inicia con la llegada del hijo de Hun-Sha al Daily Planet, señalando que el
hechicero Medice man – había indicado a la tribu que su padre había perdido valentía y coraje, por lo que no puede ser jefe y para demostrarlo demanda que pase el Test del guerrero.

El hijo de Hun-Sha comenta que su padre es un buen jefe, un hombre que ha llevado la paz a la tribu, pero que ya es viejo y no va a poder enfrentarse a las tropelías a los que le va a someter Morwatha.
Perry White le comunica que Superman tiene cosas mas importantes que hacer, pero Kent, que esta presente en el discurso del indio, si cree que es labor de Superman combatir esa injusticia.
Superman ayuda con su soplido helado cuando Hun-Sha tala un gran arbol trucadao y con su supervelocidad cuando navega con su kayak por aguas bravas. En el enfrentamiento entre el jefe de indio y un búfalo, Superman no interfiere, saliendo Hun-Sha victorioso.
Morwatha, al ver que sus trucos no han valido para convertirse en jefe de la tribu, reclama una última petición, que el espíritu del Gran Pájaro haga el favor al jefe indio de traer lluvia a la villa, fenómeno que es posible gracias a Superman. Pero ello, en lugar de favorecer a Hun-Sha, le invalida, ya que el hechicero señala que ello ha sido a causa de Superman.

Ante esa acusación el Hombre de acero ha de probar que es el Gran Pájaro, y para ello ha de mostrarse invulnerable al ataque de las flechas y de un hacha que contiene explosivos colocados por Morwatha . Ante la confirmación de la resistencia de Superman, Morwatha declara su culpabilidad y se muestra arrepentido.

Como se puede observar Action Comics#200 no narra una historia especial que conmemore ese centena, sino más bien, una historia más, sencilla y entretenida. Todo lo contrario ocurrió en la cabecera principal, Superman cuando llegó a la centena, cómic que se publicó en septiembre de ese mismo año.

Superman#100 presentaba tres historias; la primera ellas The Toy Superman Contest escrita por William Woolfolk, dibujada por Wayne Boring y entintada por Stan Kaye, donde se narra un escenario donde los juguetes de Superman son pequeños supermanes con capacidad de volar o presentar visión calorífica, lo cual en ocasiones puede ser peligroso como puede comprobar directamente Kal El.

Al señalar al responsable de la fabricación que no dará nombre a un juguete que puede ocasionar algún tipo de peligro, este le señala que no era su intención, y que el juguete causante era experimental, además aprovecha su presencia para pedirle que sea el juez de un concurso infantil donde una serie de niños aportan juguetes de Superman con diferentes poderes. El asombro se produce cuando Superman elige como ganador el prototipo de un chico que es capaz de ver a través de una planta química gracias a su visión de rayos x. Ante el enfado de los demás participantes, Superman explica la razón de su elección, al mostrar que en ocasiones lo importante no es tener nuevos y sobrenaturales poderes, sino controlar estos para que sean efectivos en diversas circunstancias.

En Superman–Substitute Teacher dibujada por Al Plastino, Superman tras evitar la caída de un piano, observa que una persona está viendo como se está poniendo el traje con el recuperar su identidad de Clark Kent, ante ello y gracias a un árbol al que agarra, se coloca un bigote con el que despistar al hombre. El problema es que con ese aspecto se asemeja al señor Cranston, un profesor de escuela. A continuación, al pasar por un colegio, el director le pide que de una clase, a lo cual accede. Allí se encuentra con un alumno que intenta hacerle varias novatadas, pero Kal El lo impide gracias a sus poderes. Finalmente, cuando empieza a tener bajo control la clase, comunica quien es realmente, y ofrece una clase de astronomía, física y geografía.

La historia final, The Clue From Krypton es parecida a la narrada en Action Comics#100 al centrarse en la identidad secreta de Superman, aunque en esta ocasión más que un afán de resolución de un misterio, es una historia de chantaje.
El señor Floyd, quien hace unos años escribió la autobiografía de Superman, comunica a Clark que tiene en su posesión un pequeño fragmento rocoso encontrado en Smallville que presenta las huellas dactilares de Superman. Le amenaza con revelar su identidad, sino le indica una zona donde haya petroleo que pueda comprar, así como si no le entrega un gran diamante. Ambas peticiones son otorgadas por Superman, pero tras no recibir el fragmento de piedra, Kal El consigue impedir la revelación y que Floyd pierda lo dado .

Se ha de señalar que las historias que se narraron en la cabecera Superman para celebrar los veinte años del personaje, también fueron especiales para la mitología de Superman.

En Superman#119, Edmond Hamilton junto a Wayne Boring narran una interesante historia en la que Superman ante el descubrimiento de un nuevo planeta que se podía considerar un planeta gemelo a Kripton pero mas pequeño, decide ir a visitarlo.
Allí se encuentra con Zoll Orr – al que Superman ve como el doble de su padre- Vana Oir – que es la Lois Lane de este planeta- Kell Ort – que es su gemelo- y la mujer de Zoll Orr – que es la copia de su madre.

Es Zoll Orr, que ha sido salvado por Kal El, el que narra a Superman la leyenda de que Xenon – su planeta- inicialmente fue una luna del gran mundo de Kripton. Tras escucharle, Kal El cuenta su origen y el destino fatal que tuvo su planeta.

Kell Ort, que es un joven ávido de aventuras, al conocer que en la Tierra puede tener poderes como los de Kal El, le pide que le lleve al planeta azul, quedando Kal El como protector de Xenon y Kell Ort de Metropolis.

El cómic finaliza con Superman evitando que el destino de Xenon sea igual al de su planeta gemelo a causa del impacto de un meteorito con kriptonita verde.

En Superman#120 dibujado por Al Plastino, la historia es simple, aunque presenta la curiosidad de que en ella se narra como Superman se enamora y se casa con la sobrina de Perry White, Joyce White, para asombro y desesperación de Lois. Pero como es de esperar, existe un misterio en esa mujer, así como una razón para ese repentino amor por parte de Superman.

En el número siguiente Jerry Coleman y Kurt Schaffenberger cuentan una historia parecida, pero en esta ocasión es Lois quien abandona la tierra para casarse con Future Man, quien dice ser el Superman del futuro. Pero en esta ocasión es XL-49 – nombre real de Future Man en su tiempo- quien tiene sus razones para enamorar a Lois, al mostrarse como ella querría que hiciese Superman. Kal El, a pesar de mostrar explícitamente su rechazo a casarse con Lois a causa de su responsabilidad, no logra que la reportera pierda esperanza a causa de un pequeño engaño de XL-49.

Por último, reseñar la diferencia entre el Action Comics#200 y el Superman#200.

En este cómic publicado en octubre de 1967, Cary Bates junto a Wayne Boring narran una muy disfrutable historia imaginaria, una especie de What if sobre que hubiese pasado si Kriptonopolis – donde viven Jor EL, Lara y su hijo Kal El- hubiese sido reducida de tamaño e introducida en botella por parte de Brainac, no a modo de colección, sino de salvación. Tras esta premisa se cuenta como Brainac no consigue llegar a tiempo de salvar al resto de poblaciones de Kripton, lo cual no impide que busque un planeta donde los los kriptonianos de Kriptonopolis puedan vivir. En ese trascurso, Jor El y Lara tienen otro hijo, Knor El. Ambos hermanos van creciendo dentro de la botella, dedicándose el mayor a la ciencia y el menor a los deportes.

Finalmente, llega el día en el que Brainac comunica que ha encontrado un planeta inhabitado donde pueden vivir, pero cuando se dirige hacia él, un meteorito choca contra la nave de Brainac, quien lucha por soltar la botella en un planeta azul, que es la Tierra.

Jor El descubre que han aterrizado en un planeta de baja gravedad y de sol amarrillo, lo cual proporcionará a un kriptoniano diferentes superpoderes. Ante esta revelación, se realiza una competición entre los jóvenes para elegir que Kriptoniano se convertirá en el Superman de la tierra. A la prueba final llegan los dos hermanos, saliendo victorioso el menor, Knor El, quien es enviado al exterior.

En las páginas siguientes se muestra como Superman imparte justicia y trabaja en el Planet bajo la identidad de Clarkson, y como su hermano mayor tiene envidia sana de él. Pero un día, Knor El es derrotado por acción de la kriptonita por unos invasores alienígenas llamados Supreme one. La desaparición de Knor El es descubierta por su padre, y al ser conocida por su hermano mayor, hace que este decida salir en busca de él gracias haber sintetizado en secreto el gas ZN-4. Fuera de la botella observa como estan asesinando a su hermano, lucha contra ellos, logrando vencerles gracias al efecto que tiene en él la kriptonita verde.

Tras este suceso y sin la posibilidad de regresar a Kriptonopolis, decide trasladarse a Canadá, y convertirse en Hyperman– nombre que utilizó Gaiman en Sandman, cuando no le dejaron usar el personaje de Superman en A game of you.

Como curiosidad, indicar que Superman#200 sirvió tanto para conmemorar los 200 números de la cabecera, como para celebrar el centenario de la Confederación de Canadá.

Action Comics#300

Mayo de 1963

En España el Consejo de Ministros se reúne y acuerda ”remitir a las Cortes, a propuesta del Ministerio de justicia, un proyecto de Ley, por el que  se crea el Juzgado y Tribunal de Orden Público”
Tribunal que desde el 2 de diciembre 1963 hasta el 4 de enero de 1977, encarceló a españoles por delitos de asociación ilícita, propaganda ilegal, por publicar información peligrosa, por uso de documento de identidad falso, uso de público de nombre supuesto, por reunión no pacífica, atentando y lesiones, por manifestación ilegal, por injurias al jefe del estado u ofensas a los caídos del movimiento.

Sin duda, el caso que más se recuerda es el denominado Proceso 1001 de 1973, pero no hay que olvidar que el Tribunal de Orden Público nace a causa de la presión por el Proceso Grimau, en el que se encarcela al político Julian Grimau por su actividad durante la guerra civil, y al que se fusila un 20 de abril de 1963.

Mientras en USA se publica Action Comics#300.

Podría decirse que este cómic escrito por Edmond Hamilton y dibujado por Al Plastino, si tiene en cuenta la cifra alcanzada, al exponer numerosas referencias a la mitología de Superman, a la que hay que sumar el sugerente escenario presentado por Hamilton para un historia atrapante en la que Superman, como consecuencia de perseguir una nave de la Superman Revenge Squad viaja en el futuro un millón de años, a una Tierra que gira en torno a un sol rojo.
Sin poderes, decide caminar en busca de alguna población, descubriendo que la zona árida por la que anda es la carretera que lleva a Metropolis. Una vez allí, se encuentra una ciudad vacía y semidestruida, donde halla el Hall of telephatic history, al colocarse el casco de esa máquina, recibe la información de que el origen de la actual situación del planeta azul comenzó con la conversión del sol amarillo en sol rojo en el año 824.057 A.D. A pesar de todos los intentos por lograr la supervivencia del ser humano en la Tierra, finalmente toda la población viaja al espacio en busca de un nuevo planeta donde instalarse.

Superman se halla asolado al descubrir que es el ultimo hombre de la tierra, pero de repente escucha unos pasos que son causados por ¡Mr. Mxyzptlk! Dicha presencia genera esperanza en Kal El, quien cree que la magia le salvará de la complicada situación en la que se encuentra, pero se da cuenta tanto de su error, como que este no es el personaje de la quinta dimensión con el que se ha enfrentado varias veces, sensación que aumenta al no ser reconocido por el mismísimo Perry White. Ello hace que Superman vuelva a colocarse el casco, quien le informa el origen y las razones de la presencia de estas, y otras, personas relacionadas con la mitología del Hombre de Acero.

Ante esta revelación, Kal El estima que la única solución reside en ir a la Fortaleza de la Soledad, donde encontrar algún tipo de salida a esta situación. El viaje le llevará a pasar por Smallville o Atlantis, y encontrar por el camino tanto animales mutados como nuevos seres; como las Bestias Globo o los Unseeables (seres que no se pueden ver).

Finalmente Superman llega a su destino donde encuentra la manera de regresar a su tiempo.

De Edmond Hamilton debemos destacar otras dos obras protagonizadas por el Hombre de Acero en 1965, donde muestra su amor por la ciencia ficción – de hecho es considerado el creador junto a E.E. “Doc” Smith de la space opera- y su capacidad para crear originales y entretenidas historias imaginarias en las que profundiza y progresa en la mitología de Superman al llevarle a situaciones extremas nunca antes presentadas.

La primera de ellas es la historia The Three Generations of Superman presente en Action Comics#327 con Curt Swan al dibujo y George Klein a las tintas, donde se narrá una historia imaginaria ”que podría ocurrir en el futuro, o quizás no”, en la que un envejecido Kal El, retirado de la actividad superheroica, vive con su hijo Jor El II – actual Superman-, y con su nieto Kal El II.

En este sorprendente escenario, el abuelo relata a su nieto su pasado superheroico y como por su acción, los actos criminales desaparecieron hasta el punto de tener que derruir cárceles por ausencia de presos y construir sobre ellas hospitales, quedando el actual Superman, su hijo, para misiones en el espacio. Pero el joven Kal El II está ávido de vivir aventuras como las de su abuelo, siendo su padre, el que recrimina a su padre que le cuente viejas historias y le anime a desarrollar sus poderes.

Es durante una misión de Superman para evitar el impacto de un asteroide en un planeta lejano, cuando nieto y abuelo forman equipo en la tierra al observar el joven Ka El II a unos individuos, vestidos con un traje que les cubre todo el cuerpo y el rostro, robando vigas de metal. Juntos descubren el objetivo de estos seres, quienes son y la forma de combatir contra ellos, salvando, sin saberlo, una invasión alienígena.

El segundo de los cómics llegaría a las tiendas USA tres meses después, con el mismo equipo creativo, pero en esta ocasión dentro de la cabecera de Superman, con la historia The Superman of 2965 presente en Superman#181.

Como se señala en la página inicial, Superman no puede vivir siempre, y un día, él se casará y tendrá un hijo, Superman II, quien le reemplazará y tras este, otro – perfecto ejemplo de legado – hasta llegar al Superman de 2965 que será inmune a la kriptonita, su fortaleza de la soledad será un satélite invisible y su identidad secreta será la de Klar Ken T5477. En las restantes siete paginas, se narrá como en 2965 la Federación de Planetas – ¿guiño a Star Trek? – nombra a Superman como el agente de la ley de esta institución. Tras ello, solventa que un planeta impacte en Marte o en la Tierra, que uno científicos criminales entren en la Fortaleza de la soledad, o como su tendón de Aquiles es el agua a causa de los residuos químicos que contiene.

Cómo curiosidad, reseñar que Hamilton plantea en esta obra, que en 2965 los criminales tendrán como pena, vivir a una velocidad mas lenta que el resto de los ciudadanos, o que el jefe de un periódico – Daily Planetary News- será una especie de ordenador – en este caso, de nombre PW-5598. En las últimas páginas se muestra que el Superman de 2965 también trabaja como periodista bajo una identidad secreta, tiene como compañera a la bella Lyra 3916 y su supervillano es Muto, un humanoide mutante que usa su gran intelecto a favor del crimen.

Sin duda, The Superman of 2965 – historia que volvió a publicarse en 1971 dentro de Superman#244, aunque con el ¿error? de rotular el título como El Superman de 2565 – es un esbozo, una puerta abierta para desarrollar historias de un Superman en el futuro. Hecho que ocurrió pasados siete meses, cuando estos autores publicaron dentro de Action Comics#338-339 el enfrentamiento entre Superman de 2965 y Muto. Historia doble que sirvió además para ampliar este nuevo escenario al mostrarnos el archienemigo del 5º Superman, o como se desveló que bajo el nombre de Dave Kent y Kanton K73 se escondían el 4º Superman y el 7º Superman, además se narra que Superman ha sido el causante del origen de Muto y se revela que huno unas Past Wars, donde se creo la Expander-Ray una la diabólica arma.

En la historia, las bases plantadas en Superman#181, como su vulnerabilidad al agua marina o su buena relación con los atlantes, son cruciales para el desarrollo de esta imaginativa historia cerrada.

¿Cerrada? No, pues Jim Shooter un año después – mayo de 1967- escribió junto a
Curt Swan y George Klein, la historia The Danger of the Deadly Duo! en World’s Finest#166, donde Muto, que se había escapado de la dimensión donde había quedado encerrado, se aliaba con el Joker del siglo XXX, y juntos enfrentaban al Superman de 2965 – esta historia trascurre en 2967- y al Batman de esta época – cuya identidad es Bron Wayn E7705.

Esta historia, como tantas otras de la Silver age, fue sepultada en 1986 con la publicación de Crisis en tierras infinitas, aún así, hace veinte años – seguro que los lectores veteranos de Zona Negativa la recuerdan – Dan Jurgens, Paul Ryan , Joe Rubinstein y Glenn Whitmore escribieron , dibujaron y colorearon Superman#136 que contenía en su interior la primera parte de cuatro de la saga Dominus Effect.
En este número Jurgens recupera el escenario creado por Hamilton y lo actualiza.

La historia transcurre en 2999, y en ella el enfrentamiento del Hombre de Acero vuelve a ser contra Muto, pero en esta ocasión tiene como aliados – como se pudo ver en el número siguiente- a descendientes de otros miembros de la Liga de la Justicia y de Luthor, así como a su prima Kara.

Tras estos dos números, podría pensarse que el Superman de 2965 – aquí Superman de 2999 – había venido para quedarse, pero en Superman#138, con la revelación de la identidad de una niña, todo da un giro y la historia se desarrolla por otros derroteros, finalizando en Adventures of Superman#561.

Para concluir y aprovechando que en esta última parte se ha escrito sobre versiones futuristas de Superman, se ha de recordar Superman#300 que llegó a las tiendas USA en junio de 1976.
En ella Cary Bates y Elliot S. Maggin al guión, y Curt Swan y Bob Oksner al dibujo, celebraban la cifra que alcanza la cabecera con un cómic que recreaba que hubiese pasado si el bebe Kal El hubiese llegado a la Tierra en 1976 y hubiese crecido durante 25 años hasta convertirse en Superman en 2001.
El argumento a priori parece simple, pero el modo en el que plantean a la historia resulta a atrayente, al no ser ajena a la situación política de mediados de los setenta, y plasmar la aparición de Superman como un símbolo de esperanza hacia que el siglo XXI fuese mejor al anterior.

Cary Bates y Elliot S. Maggin nos recuerdan en el prologo de la primera página, como Jor El y Lara mandan a Kal El a la Tierra ante la inminente destrucción de Kripton, pero al suceder en 1976, la llegada de un Ovni no es ajena a las dos potencias políticas y científicas, quienes esperan el descenso de la nave en aguas internacionales. Finalmente, quien logra atraparla es el ejercito americano. Lo que se encuentran al abrirla es un niño, invulnerable al rayo laser, que sabe hablar varios idiomas, que está hambriento, y que es capaz de volar y romper las paredes con su puño.

Kal El permanecerá catorce años dentro de este edificio del ejercito estadounidense, teniendo como mentor al general Kent Garrett, quien le proporcionará un traje y le nombrará como Skyboy. Durante este tiempo, la URSS reclama que este niño pertenece a todas las naciones, no siendo hasta 1990 cuando la presidente Wiener reconoce la existencia del infante alíen.

Dicha comunicación aviva las hostilidades entre las dos potencias, lo cual es aprovechado por un tercero, quien saboteando los radares de ambos paises, logra que crean que los misiles que se dirigen contra ellos, fueron lanzados por el otro.

Ante esta terrible situación, el adolescente Skyboy surge en los cielos y resuelve el peligro para ambos paises, lo que conlleva un acercamiento entre EE.UU y la URSS, pero lamentablemente, ese final feliz es trágico para el joven superhéroe al producirse la muerte de su padre, el general Kent Garrett, ocasionado que tenga que tomar una difícil solución.

Finalmente, es con la llegada del nuevo milenio y la aparición de un ser de cuatro brazos que se autodenomina como Moka y se proclama como el ser que salvó la crisis de 1990, cuando Superman cruza los cielos para luchar contra aquel que reclama que le cedan todo el poder como salvador que es.

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
2 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Pedro Pascual ParedesGoto DengoCristian Miguel SepulvedaJavier75 Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Javier75
Lector
Javier75

Felicidades por el artículo. Esperando con ganas las siguientes partes y el próximo dedicado a Batman y el milenario Detective Comics.

Cristian Miguel Sepulveda
Autor

Hola Javier, nos alegra que te haya gustado el artículo 🙂 La siguiente parte con el resto de los centenarios ya la hemos publicado, te dejo aquí el enlace por si es de tu interés: http://www.zonanegativa.com/action-comics-400-900/

Goto Dengo
Lector
Goto Dengo

Gracias por estos articulos de clásicos. Animaros a que sigais con otros así. me encantan y pese a que llevaba días sin poder entrar desde mi aparato habitual en el que tengo la contraseña quería felicitaros por él y agradecéroslo. Me da pena que estos trabajazos no tengan mayor número de comentarios y puedan crear añadidos de los aficionados. Por mi parte me provocan ganas de ir a por mi pila, sobretodo de viejos Novaros, a leerme los que encuentre mencionados; el Action Comics#484 lo podemos encontrar en el Novaro 1212 o más reciente “la boda de Superman” de Planeta, el Superman #100 repartido por los Librocomic Novaro XX y XXII, Superman#119 en el Extra n.1 de Novaro (extras de tapas duras), el #120 en ese mismo extra y los numeros 1171 de Novaro normal y II de los Librocomics, el #300 de Action Comics solo en inglés y B/N en el Showcase #4, el Superman #244 en novaro 914 y el Superman #300 en el 1130. los más modernos Superman #136 y #138 y el Adv.of Superman de 1998 se encontraban en los tomitos Vid “Superman 2099” y “Superman: Dominus”.
Una lástima ver como trata Marvel sus clásicos y como cuesta encontrarlos en DC pese a ser el personaje más importante.